Se encuentra usted aquí

Propósitos de Año Nuevo para tres candidatos solemnes

Martes, 23 de Enero 2018 - 15:00

Autor

tere_vale.jpg
Tere Vale

Compartir

captura_de_pantalla_2018-01-23_11.01.23.png

En este inicio de año, qué mejor que hacer nuestros propósitos tradicionales (que no cumpliremos…seguramente) y que al menos nos darán tranquilidad al imaginar que los cumpliremos en los próximos meses.

Con la desesperación de una ciudadana desencantada de la política, me atrevo a sugerirles a estos tres aguerridos candidatos a que seduzcan a sus votantes con estos propósitos de año nuevo para tener (todos) un mejor 2018… ojalá hagan caso. No habla en este caso la erudición, más bien el sentido común.

  • Tendré sentido del humor.

Sé que es mucho pedir, pero a los tres les falta una poca de gracia y otra cosita. El Sr. López es verdad que nos hace reír de vez en cuando con sus tradicionales chistoretes sobre la mafia del poder, los frijoles con gorgojo y la amnistía a los chicos malos…pero ya renuévate Andrés, ya tenemos 20 años oyendo las mismas supuestas gracejadas, ¿por qué no son en serio, verdad? Ya cámbiale.

En cuanto al Sr. Meade, tiene el salero y sentido del humor de los itamitas combinado con el de su Alma Mater: Yale. O sea, la chispa de un enterrador… que tú digas que cómo hace click con la gente sencilla del campo o las masas de Iztapalapa, pues como que no. Le falta emoción y saber divertirse con la aventura que está emprendiendo. Ay Dr. Meade, no seas tan solemne y aburrido. No todos comen en el Club de Industriales.

El cuanto al más pequeño de los tres, un candidato lindo y ¿cortés?; pues parece Don Ricardo un señor ya muy mayor encorsetado en el cuerpo de un chavito; como que lo metieron ahí a fuerzas. Siempre está recitando la lección y mostrando qué tan buen chico es, con su corbatita y sus zapatitos bien boleados. De que sabe hacer travesuras, pues sabe… eso les consta a muchos de sus amiguitos, no más hay que hablar con algunos (y alguna) de ellos… ¡pero es tan tieso y formal! El sentido del humor es cosa de inteligentes, no se les olvide señores suspirantes.

  • ¡No diré lugares comunes!

Sí, es patética la falta de imaginación. Los tres dicen una colección de cosas esperables y de la manera más insípida posible, en todos, todos, todos sus discursos y entrevistas.

Algunos ejemplos de su maltrecho ingenio:

  • Desaparecerá la corrupción (por arte de magia)
  • Llegaremos hasta las últimas consecuencias (de lo que sea)
  • Se respetará el Estado de Derecho (¿¿??)
  • Crearemos empleo (harto)
  • Habrá seguridad para todos
  • Todo lo que se hizo antes no sirve
  • Habrá apoyos para el campo
  • Se reducirá la pobreza…

En fin, por el bien de todos espero contraten unos discurseros un poco más creativos y originales. Intenten hacer propuestas viables, seductoras, en fin… presentar sus programas en otros empaques. Sé que es difícil pero ¡sorpréndanos!, que cada declaración sea inteligente, inolvidable, única. Nos tienen bostezando…

  • Propondré un formato ágil, atractivo y novedoso en los debates.

Por favor, los debates tradicionales son de flojera y no sirven para nada. Lentos, anticuados, acartonados; en donde hay todo menos interacción y pasión. Una señorita o señor presenta a los candidatos, y ahí van las réplicas y contra réplicas, los minutos que parecen horas y los cierres…!uff! ¿Tanto miedo tienen a romper esquemas y hacer algo que realmente nos permita conocerlos más y mejor? Busquen un buen productor, seas más libres, inviten a interlocutores enterados, arriésguense; esa es la única forma de conquistar y ganar.

  • Haré cosas inesperadas.

Qué tal ir al cine y saludar a los asistentes; llamar a un programa de tele o radio para contestar en vivo a las críticas; decirnos cuáles son sus pasatiempos; hablar de sus gustos y preferencias, etc.,etc.,etc… No creo que sea tan difícil salir del acartonamiento y mostrarnos que son personas que tienen algo más que una ambición desmedida por el poder. Ya sabemos que los tres sienten que tienen la verdad en su mano, y todos dizque saben de cómo resolver los problemas de México, pero a mí me gustaría mucho conocer qué clase de ser humano quiere gobernarnos. Eso se logra no con spots propagandísticos, sino con gestos, acciones, encuentros. Espero no les cueste tanto trabajo.

  • Contrataré una gran agencia de publicidad.

Por favor, si nos van a atiborrar con millones de mensajes en los medios, por lo menos busquen a profesionales que los hagan de forma original, inolvidable y divertida. Lo que realmente se consigue con el empachamiento de anuncios políticos es que uno llegue a detestarlos. ¡Convénzanos!, usen esos espacios para no solo decirnos el qué, si no el cómo, cuándo y dónde. Aprovechen estos tiempos para explicarnos cómo pretenden enfrentar nuestros problemas.

En fin, lo que les acabo de recomendar son cosas sencillas que aparecen en detalle en el Manual de los Castores. Les urge leerlo.

Suerte.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER