Se encuentra usted aquí

El miedo no anda en burro

Viernes, 30 de Junio 2017 - 17:30

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

foto_uniradio.jpg

El presidente municipal de Tijuana, Juan Manuel Gastélum hizo honra a la transparencia que existe en su gobierno, para presumir su acto de honestidad y simpatía por la ciudad y para la foto, se reunió e invitó a personas que saben levantar la mano, a la gente leal y protectora de las instituciones. Era importante que saliera a la luz el contrato que hizo con TURBOFIN, por la renta de patrullas para la Secretaria de Seguridad Pública. No así el de la renta de los camiones recolectores de basura.

El Patas estuvo de paseo por Canadá, y además de su inglés, presumió la movilidad que existe en Tijuana en el tema de transporte público. La tantas veces mencionada Ruta Troncal que, sin verla y vivirla, la gente en ese foro canadiense debió creer que nos movemos como lo hacen en el primer mundo. Las mentiras siempre son bonitas desde lejos.

Mientras Gastélum hablaba en Canadá de lo maravilloso que es el transporte que tenemos en la ciudad, en Tijuana, una demanda penal se interponía en su contra, en lugar de los cinco asesinatos diarios, en sus días de ausencia solo hubo uno por día. Los taxistas se dedicaron a apedrear camiones de turismo y los delincuentes a romper los vidrios de los paraderos de su Ruta Troncal. Regresó muy enojado y demandó a los ciudadanos que lo demandaron.

Para enmendar sus desechos y salvarse de la demanda penal, “#sepan todos: Les explico a detalle en qué consiste el contrato de arrendamiento de patrullas para la #SSPM que entregué hace unos momentos #AlcaldíaTransparente”, escribió Juan Manuel en su página de Facebook. “Les explico en detalle…” (para que no estén jodiendo) porque el Patas sabe hablar entre líneas para todo, para lo bueno y sobre todo cuando se enoja.

El agua le llegó a los aparejos y tuvo necesariamente que presentar el documento que prueba el gasto público que se generará por las patrullas rentadas, y que al final de su administración devolverá. Con esto, dejará a los policías “a pata” como para que lo recuerden siempre, ¿y si de una vez renta las armas de cargo? ya antes habían propuesto que se rentara un alcalde.

Dice el Patas que estamos en contra de todo y a favor de nada; la misma afirmación se la podemos devolver a él, porque él mismo estaba en contra de todo y a favor de nada cuando andaba en campaña. Todo para él estaba mal en la administración que terminaba y sí, estuvo a favor de la gente mientras debía presentar su mejor tinte, perdón, su mejor cara ante la ciudadanía.

Juan Manuel Gastélum ya está enojado tanto, que demandó por conspiración y sabotaje a los ciudadanos que lo demandaron, contrademanda que solo lo hizo quedar en ridículo, como comenta Carlos Atilano en reportaje del Semanario Zeta.

La violencia que existe en la ciudad, quedó demostrada en la violencia que el Patas debió contener cuando se vio obligado a presentar el contrato de arrendamiento de las patrullas, no así, el de los camiones recolectores de basura que ya están en las calles o el de las pretendidas luminarias, es que, El Patas no sabe, solo cuando el muerto le jala las patas, se acuerda.

Que no presuma ese contrato a estas alturas no es transparencia, era desde el principio una obligación y Juan Manuel se vio forzado a presentarlo. Muchos medios de comunicación locales criticaron, se enojaron y se agregaron a la denuncia ciudadana que reclamaba la falta de información. Una vez entregado el contrato de arrendamiento, los mismos medios le aplauden y le agradecen como si fuera la gran hazaña o un premio para la ciudadanía, es una muestra clara de que el miedo no anda en burro, porque en esta administración, el burro anda encima del miedo.


Leer también


Número 31 - Julio 2019
portada-revista-31.png
Descargar gratis