Se encuentra usted aquí

CNTE vs el estado mexicano

Lunes, 22 de Agosto 2016 - 15:00

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

cnte_vs-gobierno.jpg

La política es una circunstancia de ideas y acciones, es una dualidad que busca el poder y la autoridad y es tan antigua como la necesidad del hombre para protegerse primero y para dominar después. Los Griegos aportaron las ideas, las palabras; los Romanos complementaron con las acciones; es un binomio que no se puede separar. Después vino la Iglesia y todo se descompuso, mucho después vinieron los políticos mexicanos y todo se descompuso aun más. Lo que antes estaba bien definido entre autoridad y poder se convirtió en ignorancia, barbarie y todo lo que implica desgracia en su máxima expresión.

La frase: nadie se convierte en depravado de la noche a la mañana (Juvenal es el autor) es muy ilustrativa. Hace muchos años, el partido tricolor para asegurar su continuidad en el poder estableció poderosas alianzas con los sindicatos que salvaguardaban los derechos de los trabajadores y los adoptó y patrocinó en toda la extensión de la palabra. Poco esfuerzo hizo el tricolor para corromper a los líderes sindicales, la fuerza de éstos llegó a ser tan poderosa que el máximo líder Fidel Velázquez llegó en varias ocasiones a señalar al tapado. De aquí en adelante, las alianzas fueron creciendo, los compromisos fueron ahondándose, la clase política intelectual se fue diluyendo por la chusma populista y surgieron otros líderes y otros políticos de la talla de Elba Esther y AMLO que fueron escalando puestos clave en la realidad política mexicana. Ambos líderes, sin ideario político, sin capacidad alguna ni relaciones en el ámbito económico nacional e internacional, sin la autoridad ni la categoría que requiere la imagen presidencial de un país como México, pretendieron soñar con ocupar o poner a su delfín en la silla presidencial. No quiero con esto siquiera sugerir o aceptar que el actual presidente tiene los atributos para serlo, pero es el que mejor la supo hacer y fue el elegido. Era de esperarse que los perdedores, la maestra y el eterno aspirante no se iban a quedar con los brazos cruzados. Conociendo las debilidades de su rival desde un principio se lanzaron a hacer lo que mejor hacen, un terrorismo urbano que empezó el mismo día de la inauguración presidencial, después fueron aumentando la intensidad hasta lograr una abierta oposición al estado mexicano valiéndose de los desaciertos garrafales llámenseles: Ayotzinapa, la Casa y el Departamento Blancos, los desgobiernos en Oaxaca y Michoacán, etcétera. El duo dinámico ha sido exitoso, ha creado pérdidas incalculables al comercio y el turismo, han paralizado la Ciudad de México cuantas veces les ha venido en gana, han incurrido en los delitos y las violaciones ampliamente descritas por Carlos Aguila Franco en el Ruiz Healy Times del 05-08-16, han llenado de vergüenza el nombre de México al pasear su protesta en Europa, cuando el rumor general insinúa que la desaparición de los 43 estudiantes posiblemente fue un ajuste de cuentas entre delincuentes del crimen organizado. Han paralizado el abasto con el bloqueo de carreteras, han atentado contra la libertad de tránsito a la cual tenemos derecho los ciudadanos mexicanos y los turistas que significan una derrama económica para el país. Todo esto es historia del pasado inmediato, lo preocupante es lo que sigue ahora. La pregunta clave es: ¿tendremos más de lo mismo?

Todo parece indicar que seguiremos con lo mismo si no somos capaces de poner el remedio. Prensa escrita, radio y TV en México parecen no tener imaginación ni piedad con su público pues relatan y difunden a diario las mismas crónicas, las mismas fotos, el mismo material fílmico y la misma verborrea TODOS los días.

En ocasiones, sus datos son controvertidos pues no tienen ni la paciencia ni el profesionalismo de checar números, nombres ni lugares, en sus entrevistas aparecen autoridades, analistas y diputados que difícilmente pueden articular palabra y que en nada contribuyen a la información. El colmo de este asunto es que algunos comentaristas empezaron a referirse a los 43 desaparecidos como los mártires de Ayotzinapa. Las entrevistas con los líderes de la CNTE muestran una carencia básica del uso del lenguaje, un ideario y una mística de trabajo pedestre y una actitud que está muy lejos de lo que significa ser un maestro en el medio y ambiente mexicanos. Su mística y su compromiso de trabajo en beneficio de la niñez son una farsa y un reflejo cabal de su mezquindad y su baja esencia personal. Mira que se necesitan… para exigir que las plazas de maestro sean heredadas a los descendientes directos; y por si eso fuera poco, también piden que no se les evalue en forma alguna. Estas dos propuestas absurdas, son el sinónimo de la mediocridad y por lo tanto son inaceptables. No hay nada que negociar.

 ¿Me pregunto que irá a hacer el maestro CNTE el día que sus alumnos se nieguen a ser evaluados?

Oaxaca, Guerrero y Michoacán son estados con serias deficiencias educativas precisamente por la influencia del SNTE y su pésima administración orientada hacia el beneficio personal, la ascensión dentro de la estructura sindical y la pérdida de la vocación y los valores necesarios que dignifican la profesión. Es increíble que una gran porción de este gremio no tenga otra aspiración que la de convertirse en un mediocre diluido por los deberes sindicales y las comisiones que le significan renombre y poder, en una burda imitación de sus líderes

En cuanto a la Reforma Educativa ¿es realmente una reforma? O es tan solo una calentura oficial de alguien que solo desea pasar a la historia como el prócer visionario que transformará a México en un país de otros mundos.

De una u otra forma, la conducta y las expresiones de solidaridad sindical del SNTE y sus métodos nos ofenden, no conocemos ni necesitamos Reformas, sino maestros que trabajen y honren su profesión y por último, no nos interesan más informaciones ni reportajes de los 43, ni del Chapo ni del CNTE ni de la maestra ni de AMLO. El estado mexicano creó su monstruo, ahora que lidie con él.

 Es conveniente recordar que hace mucho tiempo, Joaquín Galicia y Salvador Barragán se apoderaron del sindicato de Pemex y crearon un estado dentro del estado de Tamaulipas, tuvieron tanto poder que quisieron escalar al sol, al igual que Icaro, se quemaron en el camino. La historia dice que el presidente entrante de aquella época influyó en su inmolación.

Nosotros, que ya estamos saturados de tanta desinformación y no invadimos las calles ni mentamos la madre a nadie, debemos defendernos solos. Sugiero las siguientes alternativas:

  • Campaña a través de las redes sociales para cambiar el canal o apagar radio o televisión cada vez que nos pretendan tratar como retrasados mentales.
  • Boicotear los productos que patrocinen los programas de radio y TV.
  • Informar a las estaciones de radio y televisión acerca de estas medidas.

Buena suerte, la vamos a necesitar.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER