Se encuentra usted aquí

voto

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Segunda vuelta

El PAN, por conducto de su senadora defeña Mariana Gómez del Campo presentó una iniciativa para reformar el Artículo 81 de la Constitución con el objeto de que a partir de 2018 el presidente de la república sea electo por una mayoría absoluta de los electores y no, como ha venido sucediendo desde 1994, por una mayoría simple inferior al 50%.

Recordemos cuáles han sido los resultados de las elecciones presidenciales desde ese año.

1994 - Zedillo (PRI): 48.7%; Fernández de Cevallos (PAN): 25.9%; Cárdenas (PRD): 16.6%; seis otros candidatos: 5.8%; candidatos no registrados: 0.1%; votos nulos: 2.9%.

2000 – Fox (PAN-PVEM): 42.5%; Labastida (PRI): 36.1%; Cárdenas (PRD-PT-CD-PAS-PSN): 16.6; tres otros candidatos: 2.6%; candidatos no registrados: 0.1%; votos nulos: 2.1%.

2006 – Calderón (PAN): 35.9%; López Obrador (PRD-PT-CD): 35.3%; Madrazo (PRI-PVEM): 22.3%; dos otros candidatos: 3.7%; otros no registrados: 0.6%; votos nulos: 2.2%.

2012 – Peña Nieto (PRI-PVEM): 38.2%; López Obrador (PRD-PT-MC): 31.6%; Vázquez Mota (PAN): 25.4%; Quadri (PANAL): 2.3%; otros no registrados: 0.0%; votos nulos: 2.5%.

Los anterior nos indica que 51.3% de los electores no votaron a favor de Zedillo, 57.5% no eligieron a Fox, 64.1% no apoyaron a Calderón y 58.7% no sufragaron a favor de Peña Nieto.

En suma: los últimos cuatro presidentes de México, incluido el actual, llegaron al poder contra la voluntad de la mayoría de los electores que acudieron a las urnas el día de la elección.

El apoyo popular con que ha llegado al poder cada uno de ellos es aún menor si tomamos en cuenta el nivel de abstención registrado en las elecciones presidenciales de 1994, 2000, 2006 y 2012, que fue de 22.8%, 36.0%, 41.5% y 36.9%, respectivamente.

Al presentar la propuesta panista, Mariana Gómez dijo que lo que busca la reforma constitucional es “que no sólo la gane quien tenga más votos, sino también que sea el candidato que cuente con el respaldo de la mayoría de los electores” para que quien gobierne al país sea un “presidente fuerte”. De acuerdo al Boletín de Prensa 136 que emitió el grupo parlamentario del PAN en el Senado: “la segunda vuelta daría gobernabilidad, ya que casi todos los gobernantes en México al ser electos por una minoría y no por la mayoría, enfrentan graves problemas de gobernabilidad que llevan a parálisis y crisis políticas… solucionaría, en parte, este problema de gobernabilidad, pues obligaría a los candidatos a formar alianzas con distintas fuerzas políticas, puntualizó… motivaría que los ciudadanos deban informarse sobre los perfiles y propuestas de los candidatos, pues en la segunda vuelta no podrían emitir un voto a ciegas para un candidato o partido que ya no está contendiendo… fortalecería a los partidos políticos, pues el partido ganador lograría mayor consenso en favor de su gobernante, se reduciría el número de partidos improvisados que se benefician del principio de representación proporcional, y se fortalecería el sistema interno de los partidos, pues se fomentaría la elección interna de candidatos que beneficien a los ciudadanos y no únicamente a los propios partidos”.

Es innegable que la fuerza de los últimos cuatro presidentes es mucho menor de la que gozaron quienes los antecedieron. Eso explica, en parte, los problemas de gobernabilidad que cada vez más afectan a nuestro país. La segunda vuelta para elegir a nuestros presidentes podría restituirle esa fuerza al cargo.

Muchos países han adoptado este sistema para elegir a sus presidentes. Entre ellos: Argentina, Armenia, Austria, Brasil, Bulgaria, Chile, Chipre, Colombia, Costa Rica, Croacia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Francia, Guatemala, Haití, Indonesia, Kazajstán, Kirguistán, Lituania, Macedonia, Mongolia, Perú, Polonia, Portugal, Rumania, Rusia, Serbia, Turquía, Ucrania, Uruguay y Uzbekistán.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 25 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Grecia: un “NO” para negociar

Desde que se planteó el referendo, el gobierno de Alexis Tsipras sabía que el resultado de este ejercicio serviría para negociar, no para romper. El rompimiento no lleva a ningún camino y el líder griego lo sabe. Pero los europeos también lo saben y, sobre todo, lo saben los líderes como Hollande y Merkel, viejos lobos de mar. También lo sabe Christine Lagarde, del Fondo Monetario Internacional (FMI). El claro resultado a favor del “no” (61.31% contra 38.69%) es contundente en Atenas, pero no en Bruselas, París o Berlín. Cuestión de geografía. De cualquier modo, con el resultado del referendo bajo el brazo, Tsipras se sentará a la mesa de negociaciones con tiburones. Si bien seis griegos de cada diez dijeron “no”, los otros cuatro contestaron que sí. ¿Para qué le alcanza a Tsipras su “no”? Dice Paul Krugman que llegó el momento de la verdad para los europeos.

Por lo pronto, Tsipras ha prescindido de Yanis Varoufakis, el beligerante Ministro de Finanzas, quien comparó a la troika (Banco Europeo, Unión Europea y el FMI) con terroristas.  Si el líder griego no tuviera intenciones de negociar Varoufakis seguiría en su puesto, pero habrá de ser sustituido por otra persona, menos confrontada con los agentes europeos. Esta característica de la izquierda griega es digna de reconocimiento: usan las victorias para negociar, no para romper o intentar doblegar, a diferencia de la izquierda mexicana.

Como respuesta a los resultados del referendo, el día de hoy se reunirán Merkel y Hollande y mañana martes el llamado Eurogrupo para analizar los pasos a seguir. La situación es delicada para ambas partes: la Unión Europea y Grecia. Tsipras sabe que sin Europa se enfrenta a una crisis de grandes proporciones que no podría manejar. El apoyo popular que hoy ostenta es un bien que tiende a desgastarse rápidamente cuando falta pan, como bien lo sabe Nicolás Maduro. Pero la Unión Europea sabe que si pierde a Grecia el futuro del proyecto de una Europa unida se verá comprometido.

Los primeros efectos del referendo griego en México se dejaron sentir muy pronto: ayer en la tarde el peso perdió terreno frente al dólar y es previsible que mientras no se llegue a un acuerdo que estabilice la situación siga la devaluación de nuestra moneda. No tranquilizan para nada las declaraciones de Agustín Carstens, cabeza del Banxico, quien lejos de explicar qué sucede, se dijo extrañado por el fenómeno. Valiente cosa que el encargado de nuestra moneda no sepa qué pasa.

Hacia el futuro, los europeos tendrán que decidir entre conservar su unidad y, por lo tanto, flexibilizar las condiciones que le imponen a Grecia; o bien, castigar al país mediterráneo para que no cunda el ejemplo. De lo que hagan, se escribirá el futuro de un sistema caduco y agotado, que privilegia la salud de los bancos por sobre las personas. 

Fecha: 
Lunes, 06 de Julio 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

OXI

De nuevo fallaron los encuestadores. Ahora se equivocaron en Grecia, donde hasta el sábado pasado las encuestas indicaban que existía un empate técnico entre los que votarían por el “sí” (NAI) y los que lo harían por el “no” (OXI) en el referéndum realizado ayer mediante el cual los griegos se pronunciaron a favor o en contra de aceptar las condiciones de recate económico impuestas por sus acreedores. Una encuesta de Bloomberg pronosticaba que el 43% votaría por el “no” y el 42.5% por el “sí”.

Los resultados del referéndum muestran que Bloomberg y los demás encuestadores se equivocaron rotundamente. Al final del día el OXI se impuso con el 61% de los votos emitidos por hombres y mujeres que evidentemente están hartos de vivir bajo las duras políticas de austeridad impuestas desde 2010 por los tres organismos que desde ese año le han prestado poco más de 220,000 millones de euros al gobierno griego para tratar de salvarlo de la bancarrota, organismos que popularmente son conocidos como la troika y que son la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ahora bien, el hecho de que 6 de cada 10 griegos haya dicho OXI no significa que a partir de ayer se resolvieron sus problemas. Nada más lejos de esto.

Para empezar, los bancos están descapitalizados. El dinero que tienen en sus bóvedas se agotará entre hoy y mañana a pesar de los controles de capital impuestos por el gobierno griego desde la semana pasada. A menos de que el BCE les envíe varias decenas de millones de euros durante las próximas 48 horas, sus cajeros automáticos se quedarán vacíos y nadie podrá retirar un solo euro de sus cuentas bancarias.

Sin dinero, las empresas griegas no podrán seguir abiertas. Desde ahora no disponen del efectivo para pagarle a sus empleados y proveedores. Sin euros, Grecia no puede seguir importando los altos volúmenes de medicamentos y alimentos que la población consume, entre otras muchos productos. Menos tiene la capacidad de adquirir el petróleo para mover su planta industrial y vehicular.

En pocas palabras, las cosas aparentemente se van a poner peor antes de que mejoren.

Al pedirle a los griegos que votaran por el OXI, el primer ministro Alexis Tsipras aseguró que a partir de hoy mismo estará negociando un nuevo plan de rescate con la troika. Sin embargo, esto se ve difícil en vista de que hoy se reúnen en París el presidente de Francia, François Hollande, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, y será hasta mañana cuando se junten en Bruselas los jefes de estado y/o gobierno de los países de la eurozona, reunión a la que no se sabe si ha sido invitado Tsipras, quien si bien goza de la confianza de la mayoría de sus conciudadanos perdió la de sus 18 colegas de la zona del euro.

En lo que a la crisis griega se refiere, nadie sabe a ciencia cierta que es lo que va ocurrir durante los próximos días y cualquier pronóstico es riesgoso. En este asunto se han equivocado los economistas, los encuestadores, los analistas, los políticos, los gobernantes de la eurozona y sus respectivos ministros de finanzas.

Lo único cierto es que ganó el OXI y ahora solo nos queda observar y esperar.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 06 de Julio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Y tú, por quién votaste?

Por fin, gracias a Dios la etapa electorera ha terminado. No más spots ridículos y mal producidos, no más candidatos haciendo el ridículo en YouTube, no más discursos vacíos en su contenido pero llenos de promesas, a priori imposibles de cumplir. Ya no tendremos que verles las caras a la sarta de aspirantes que derrocharon, en su gran mayoría, recursos valiosísimos que hubieran sido mejor aprovechados en paliar un sinfín de necesidades y carencias en provecho de millones de personas que, al final de cuentas, seguirán como hasta ahora, esperando que estos nuevos mesías les cumplan de manera cabal todo lo que les prometieron. Según diversas fuentes consultadas, estas elecciones nos costaron entre 25,000 y 37,000 millones de pesos, cantidad nada despreciable para un país cuyos escasos recursos se diluyen o se esfuman misteriosamente sexenio con sexenio, trienio con trienio.

Decepcionante fue ver que muy pocos candidatos se dignaron a aceptar la invitación de dar a conocer sus bienes patrimoniales, así como sus declaraciones fiscales y de conflicto de intereses, el famoso “tres de tres”. También fue decepcionante ver a candidatos conocidos por sus dudosas administraciones en diversas dependencias, y otros más que aún ventilados sus trapitos, se alzaron con el triunfo.

Asimismo, da tristeza ver que la gente sigue siendo comprada con las clásicas “ayudas”, por no decir limosnas, que los partidos se prodigaron en repartir con tal de asegurar su voto. No importa cuántas leyes, reglamentos o candados se traten de aplicar para generar elecciones limpias, mientras los gobernantes (y sus respectivos partidos) sigan fabricando miseria e ignorancia, ellos mismos seguirán siendo los más beneficiados en este círculo vicioso electorero.

Es tiempo de que los votantes nos volvamos más críticos, más analíticos y más exigentes con nuestros gobernantes. Es tiempo de que nos convirtamos en los verdaderos patrones que supuestamente somos, y dejemos de ser los eternos súbditos rendidos a los pies de esos reyezuelos que hasta el día de hoy, se regodean con nuestra pasividad y permisividad. 

Autor:

Fecha: 
Jueves, 11 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mi Churchill de bolsillo

Mi ejemplar del Pequeño Churchill adaptable de bolsillo, edición 1965, marca una serie de apotegmas sumamente útiles. Uno de ellos aconseja: “Es bueno para un hombre sin educación leer libros de citas”. Dada mi precaria condición educativa, decidí acudir a tan útil breviario y encontré algo que reza así:

Nunca en la historia electoral de las naciones, tantos contribuyentes habían gastado tanto dinero para pagar con tanta rabia a tantos millonarios improductivos a cambio de tan poco talento y poca capacidad política.

No cabe duda de que el buen (?) Winston era sabio: el 91% de los mexicanos (según la investigación del Cide dirigida por María Amparo Casar) opina que los partidos políticos son más corruptos que ¡¡¡la policía!!! Para Guinness, ¿no?

Dadas esas cuentas, no sé si valga la pena “invertir” 5,356 millones de pesos para que según esa absoluta mayoría de ciudadanos, el 91% de ese dinero (4,874 millones) se lo estén robando nuestros “representantes” en un negocio legal de “interés público” que ilumina los veneros del dinero sucio.

Encontré enseguida esta sentencia:

Una mentira viaja alrededor del mundo antes de que la verdad tenga la oportunidad de ponerse los calzones. En tiempos de campaña electoral, la verdad es tan preciosa que tiene que protegerla un guardaespaldas hecho de mentiras.

No sé si al hablar de mentiras el bulldog inglés estuviera pensando en las promesas de honradez y portarse bien, atacar la corrupción o ser diferente, que oímos en un aluvión de spots. Pero ¿mentiras políticas? ¿Habrá algo así en México? Para nada; en Inglaterra sí pero en México de plano lo dudo.

No sé si aquél panzón dicharachero, borracho y fumador supiera de política. Pero acaso esto sirva para México:

La política es la capacidad de predecir qué ocurrirá mañana, la semana entrante, el siguiente mes y el próximo año. Y la política es la capacidad de explicar después por qué nada de eso ocurrió.

Y digo que no, porque el desmemoriado compatriota no recuerda las promesas y predicciones de los que hacen campaña y prometen lo que van a hacer y por eso piden votos que nadie, nadie, nadie, pero nadie, llama a cuentas a quien no cumple lo que prometió porque ni siquiera sabe (como tampoco lo sabe el prometedor) qué fue lo prometido. Y la gente vota por el mismo que le hizo daño en el pasado (por ejemplo, invadió el Paseo de la Reforma) y reelige a quien ha convertido las delegaciones políticas en cuevas de ladrones que dejan chiquito a Alí Babá, ellos que conservan en las calles el pavimento que tenían en 1946. ¿Qué importa? Vamos, si no sabemos sus nombres antes de leerlos en la boleta electoral, ¿qué importa quiénes son o qué digan?

Los partidos atacan casi desesperadamente a los votantes furiosos que no quieren votar por ninguno, porque los de todo color acaban siendo igualitos; y pagan a promotores que suplican “no te anules” al ciudadano que prefiere defender la democracia que legitimar la partidocracia: él no ve opciones y tendría que legitimar un sistema de partidos vistos como más corruptos que la policía; preferir al menos peor y votar por el que sea, aunque en su distrito no haya candidatos que hayan publicado sus 3 de 3 (conflictos de interés, declaración patrimonial y declaración de impuestos; sólo 3% lo hizo). Y por votar así México será bien desarrollado y avanzado y a todo dar. Sí. Anular es anularse y autosabotearse. Claro.

Para esa nueva estructura electoral nos sacaron 5.3 millardos de pesos. Y un montón de leyes electorales y mandamientos que bien recuerda don Winston cuando dice:

Si tienes 10,000 reglas electorales, destruyes todo respeto por la ley.

Y si la ley pierde respeto mandarás al diablo a las instituciones. Además esa ley está diseñada para impugnar todo. Si no gano, ¡a los tribunales! Al fin que hasta al abogado defensor lo paga el contribuyente. Toda derrota recibirá la misma, socorrida acusación: fraude electoral moderno o a la antigüita, popularizada en 2006 por el peor perdedor en ese año: fraude (a menos que él gane). Dijo Winston a propósito de él:

Un fanático es el que jamás cambia de opinión ni cambia de tema de conversación.

Y continuó con algo oportuno:

El mejor argumento contra la democracia es una conversación de 5 minutos con el votante promedio (aunque no milite en la CNTE). Pero los imperios del futuro son los imperios de la mente.

No me cabe duda de que nuestros preclaros mentores harán de nuestra patria un imperio de la mente en el inmediato futuro. Claro que sí. Y continúo, debidamente consolado, mi breviario:

El secretario de Gobernación es un hombre modesto. Sin duda tiene mucho de lo cual ser modesto.

¡Uy! Eso estuvo feo. En épocas de Bartlett me mandarían hornear, quién sabe hoy… debí haber leído antes esto:

Somos maestros de las palabras no dichas, pero esclavos de las que se nos deslizaron…

¡Gulp! Mejor me atengo a lo dicho Churchill cuando lo invitaron a opinar sobre la estrategia electoral del gobierno federal y del INE y escribió este dictum:

El gobierno mexicano ha entrado en una extraña paradoja: decidido a ser indeciso, resuelto a ser irresoluto, porfiado en la deriva, sólido en la fluidez, todopoderoso en su impotencia. Entonces vamos preparando más meses o años —preciosos, acaso vitales para la grandeza de México— para que los devoren las langostas.

Si seguimos así —y no veo qué poder pueda evitarnos el seguir así— algún día nos enfrentaremos a un terrible llamado a cuentas. Espero que los miembros del gabinete se eleven… Gracias a tal desdén, y ante las más claras llamadas de atención, hemos entrado en un período de mayor peligro. El tiempo de dejar las cosas para mañana, de las medidas a medias, de los expedientes tranquilizadores y de los retrasos, ha llegado a su fin. Ahora hemos entrado a un período de consecuencias.

¡Gulp! ¡Regulp! ¡Recontragulp!

Sin embargo —tras iluminar mi oceánica ignorancia con mi Pequeño Churchill adaptable— dedicaré los siguientes párrafos de este texto a elogiar todo lo que veo de valiente, constructivo y positivo, sobre la decisión del gobierno federal de suspender provisionalmente la evaluación a los maestros. Mis elogios son los siguientes:

Autor:

Fecha: 
Lunes, 08 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sufragio ¿Efectivo?

Pues ya está, llegó el día de votar. Sin muchos ánimos llegaré el domingo a la casilla a cumplir con mi obligación, a ejercer mi derecho pero me pregunto ¿son los candidatos dignos de que les otorguemos una palomita en las boletas?

¿Alguno tiene idea de lo que hará cuando llegue a la casilla? Yo no. Tengo mis ideas, mis ideologías, pero nunca he estado casado con un partido, me dan asco todos. Nunca voto por uno, sino por el candidato que me convence sin importar su color, esta vez no hay uno solo y dudo que lo haya en 2018. Me parece realmente preocupante la situación por la que estamos pasando. Más preocupantes aún los índices de abstencionismo que se manejan y esperan en las elecciones intermedias. Cuando votamos por un presidente lo hacemos por el que se supone lleva a cabo la administración del país, el que dirige y lidera a un equipo, o al menos esa es la idea. En las elecciones intermedias estamos eligiendo a quien en la más romántica de las teorías nos representa como ciudadanos, a los que velan por nuestros intereses y necesidades, a esos que se supone deberían defender hasta el final a sus representados, aun así más del 60% prefiere no asistir a las casillas.

Terminamos un periodo de campañas completamente vacías y sin sentido. No conocimos a los candidatos ni sus propuestas porque no nos las dijeron, no importa, al final tampoco las cumplen. Ellos llegarán a su silla sin que sepamos quiénes son y sin saber quiénes somos nosotros, los que los ponemos en esos privilegiados lugares.

Igual que la gran mayoría, no tengo ni idea de qué haré el domingo 7. No creo en ninguno de los partidos, no confío en ninguno de los candidatos, pero tampoco creo en el voto de castigo, en votar por el “menos peor”, en el voto nulo, el voto en blanco, y mucho menos en la abstinencia.

No lo puedo negar, escribo lleno de apatía, de enojo, de rabia y de tristeza. Me preocupa mi país y lo que está pasando, me da miedo esta decadencia en que vivimos, hay que decirlo, en el mundo entero. El país está esperando a que despertemos, pero no sé cuánto aguantará. A veces me reconforta pensar que es la parte baja de un natural ciclo y que sólo significa que, como en todo, el ocaso no es más que el paso al esplendor, confío en que así sea. Cuando algo llega al fondo la única opción para salir es hacia arriba pero ¿qué tan profundo es este abismo, cuánto durará la caída?

No sé qué esperar de las elecciones, de los resultados, a pesar de lo que digan las encuestas dudo que alguien se atreva a pronosticar nada. Llegarán muchos jóvenes a los curules, a las delegaciones y alcaldías. Alguien me decía que era lo mejor que podía pasar porque es de los jóvenes el futuro de este país y que tendrían que preocuparse por el México que dejan a sus hijos, no concuerdo. Creo que los jóvenes sin experiencia sólo se diferencian de los amañados dinosaurios porque tienen más tiempo para aprender de corrupción, de robo y de engaños.

¿Será que veremos un castigo para el PRI, un recordatorio para el PAN, un contundente reclamo al PRD? Imaginamos qué partidos no prosperarán y estarán en peligro de perder su registro, algunos ya aplicaron la engañosa y estratégica alianza o declinación en favor de otro sin importar diferencias ideológicas con tal de salvar el pellejo. El circo termina y ahora viene el desenlace que, con sus posibles finales alternativos, todo será más o menos igual.

Aún hay tiempo de conocer a los aspirantes, en este enlace se puede tener mucha información http://www.votoinformado.unam.mx En mi opinión, quien no vota después no tiene derecho a quejarse.

Ahí les encargo al país, decía Germán Dehesa, que sólo tenemos uno.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 05 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Elecciones, transparencia y racismo

Para Eduardo Ruiz Healy, “La de 8” es “Voto razonado”. Tras el cierre de campañas, toca a los ciudadanos tomar su decisión informada.

Ver el programa completo en eltrece.mx

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 05 de Junio 2015 - 13:00
Redes sociales: 
1

La de Ocho:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Autoridades fiscales asfixian negocios. Los aspectos positivos y negativos de anular el voto. El ánimo de los votantes

El subprocurador de Protección de los Derechos de los Contribuyentes de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), Francisco Ceballos Alva, nos explica como autoridades fiscales del Estado de México asfixian negocios de empresas embargadas indebidamente. En el estudio me acompañan Viridiana Ríos, Luis Miguel González y, como comentarista huésped, Eduardo Bohorquez, el director general de Transparencia Mexicana, y discutimos sobre los aspectos positivos y negativos de anular el voto; la manera en que la decisión de suspender la evaluación de los maestros afectará la votación; la poca importancia que la inseguridad y otros temas aparentemente tienen en el ánimo de los votantes; el miedo de los candidatos a transparentarse; lo que significó el ejercicio 3 de 3. Tere Vale defiende el proceso electoral del país. Alejandra Ruiz nos dice cómo elegir una escuela. Adriana Páramo explica cómo enfrentar la infidelidad de la pareja.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 03 de Junio 2015 - 20:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las Elecciones: Votar o Anular... Ese es el Dilema

Tengo mi credencial de elector del estado de Guerrero pues viví por allá algunos años, y de cuando en cuando visito el puerto de Acapulco, no solo para disfrutar del clima y del sol —que no me cuesta y es un auténtico "desaprovechamiento" municipal, estatal y federal—. Caray, qué han hecho de este maravilloso puerto.

Voy también al puerto porque necesito ver si enderezo algunos malos negocios que tengo por allá. La renta pactada está al 40% del contrato original y doy gracias de tener inquilinos valerosos que atienden sus malos negocios. Con un nuevo gobierno estatal y municipal se abre la esperanza de que las cosas cambien en uno de los estados más emproblemados del país. Tan cerca de la ciudad de México y tan lejos de la Reforma Educativa; su principal malestar ahora... ¿suspendida? ¿Qué pasa? No entiendo nada.

Me toca pues contribuir a la elección del gobernador, presidente municipal (de Acapulco), diputado federal y diputado local. Para seleccionarlos —si es que decido ir a votar o de plano, anulo mi voto— lo cual tampoco estoy convencido. No sé qué es mejor. Confieso que estoy en un dilema, pues ninguno de los candidatos me satisface a plenitud no por sus personas sino porque los politicos todos están muy desprestigiados. Mi inclinación por la izquierda me lleva picando hace rato; por el partido del Presidente me resisto. Veré.

Entonces, para votar necesito saber quién son los candidatos y ellos tendrán que ser, sin la menor duda, lo que ahora se denominan "candidatos transparentes" que ha presentado su "3de3", es decir su declaración patrimonial, de conflicto de interés y fiscal de acuerdo a la iniciativa convocada por dos organizaciones muy respetables de la sociedad civil: Transparencia Mexicana y el IMCO.

Hay que hacer la tarea. Para ello el amable lector puede ir al portal de "Candidato Transparente" (dándole un clic a la liga) lo cual resulta un procedimiento sencillo. Al momento de escribir está nota resulta que solo 376 candidatos —de miles que se están disputando un hueso, perdón un puesto— han decidido "sumarse a la iniciativa". Es obvio que quien se adhirió quiere demostrar cierta honestidad, honorabilidad y así conseguir la credibilidad de los electores. —Miren soy transparente, voten por mí.

En Guerrero, los candidatos a Gobernador que lo hicieron son del PRD. Beatriz Mojica Morga; el del PRI Héctor Astudillo Flores y Mr. Jorge Camacho del PAN  (que según las encuestas no tiene ningún oportunidad de ganar). Luis Walton Aburto el otro candidato que tiene alguna posibilidad de ganar —de Movimiento Ciudadano—no se quiso sumar.

Para presidente municipal de Acapulco solo el candidato del PAN, Zeferino Torreblanca —que ya fue alcalde, aparentemente exitoso— presentó sus declaraciones. Inexplicablemente el candidato puntero del PRD, Evodio Velázquez Aguirre no lo ha hecho y no entiendo porqué.

De los candidatos a diputados federales ninguno lo ha hecho y a diputados locales solo el del PAN, Fernando Vargas Lozano (6 distrito) la presentó. Es un hecho que la iniciativa de "candidato ciudadano" no prosperó.

Anular mi voto no me parece que sea benéfico para expresar la inconformidad que existe en el país, de la cual soy parte y me uno convencido. Es evidente que "muchas cosas" no andan bien por la falta de confianza, credibilidad y todo lo que se acumula en el tema y que el gobierno federal Priista no se ha podido sacudir: aclarar. Al contrario, parece que lo alimenta todos los días, con un nuevo escándalo de posible corrupción. Por tanto, a menos que hubiera una anulación masiva de votos —cuestión que no va suceder— el efecto de anular el voto; ejercer presión para que las cosas cambien, no se puede dar. Me parece que el voto de castigo es más saludable.

Estimados lectores y amigos, habrá que pensar bien está decisión pero si estoy convencido que hay que asistir a la casilla correspondiente y votar o anular.

Fecha: 
Miércoles, 03 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los inconformes, lo mejor del país

A menos de una semana de las elecciones, los riesgos no parecen provenir del crimen organizado. Es cierto que este último ha asesinado, aparentemente, a tres candidatos y atemorizado al menos a media docena más, pero este fenómeno está muy localizado. La verdadera amenaza viene de varias organizaciones que tienen una agenda social o política: la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), grupos que se denominan anarcos, víctimas o afectados por algún acontecimiento, etc.

El día de ayer, estos grupos hicieron sentir su malestar o desaprobación en estados como Puebla, Veracruz, Oaxaca, Chiapas y Guerrero. Es interesante observar que en los estados norteños, como Sonora, Chihuahua o Baja California, las inconformidades no concluyen con el intento de impedir las elecciones. No todas las muestras de desaprobación incluyen actos violentos, las más son llamados a no votar o hacerlo anulando el voto como muestra de desaprobación a la clase política y al sistema en su conjunto.

También hay actos violentos. Por ejemplo las bombas caseras puestas en Puebla y Veracruz contra instalaciones federales como la Sedesol o el Instituto Nacional Electoral (INE). Hasta ahora, todas estas bombas son muestras de inconformidad y no pasan a mayores. En su burda complacencia las autoridades no las investigan. Otros hechos violentos se dieron en Oaxaca, donde integrantes de la CNTE quemaron papelería electoral, incluidas boletas, destruyeron mobiliario y equipo y se robaron un vehículo. El ataque duró varias horas y ninguna autoridad trató de impedirlo.

Hasta ahora, el INE y la Secretaría de Gobernación han atacado el problema sólo con declaraciones. Han minimizado todo, incluida la inconformidad de muchos ciudadanos que, sin manifestarse públicamente, guardan un profundo disgusto con la situación del país. Pero hay de inconformes a inconformes. La inconformidad de la CNTE pasa por su agenda política y económica; pero hay otro tipo de inconformidad.

Esta otra inconformidad no sólo es contra la clase política, también es contra organizaciones como la CNTE que en lugar de ayudar, provocan que los problemas sean más graves. Es también contra los medios de comunicación que son, finalmente, parte del juego político de actores poco confiables. En este esquema, el voto puede ser por candidatos poco confiables, pero también puede ser un llamado a un cambio pacífico, sin quema de boletas, ataque a edificios o despensas a cambio. Muchos de estos inconformes irán a votar, pero anularán su voto, esperando que este sencillo acto sea un llamado de atención; otros votarán por el menos malo que encuentren, pero su intención será la misma.

Estos inconformes son lo mejor del país. 

Fecha: 
Martes, 02 de Junio 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1