Se encuentra usted aquí

vladimir putin

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Encuentro de pesos completos

37 de jefes de estado y/o de gobierno se dieron cita ayer en la ciudad de Nueva York para participar en el debate general de la Septuagésima Sesión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Entre ellos, el presidente Enrique Peña Nieto.

Los 37 oradores que se escucharon ayer fueron, en orden de su participación en el debate, los siguientes:

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil; Barack Obama, presidente de Estados Unidos; Andrzej Duda, presidente de Polonia; Xi Jinping, presidente de China; Abdullah II Ibn Al Hussein, rey de Jordania; Vladimir Putin, presidente de Rusia; Park Geun-hye, presidente de Corea; Hassan Rouhani, presidente de la República Islámica de Irán; Sheikh Tamim Bin Hamad Al-Thani, emir de Catar; François Hollande, presidente de Francia; Filipe Jacinto Nyusi, presidente de Mozambique; Willem-Alexander, rey de los Países Bajos; Nursultán Nazarbáyev, presidente de Kazakstán; Enrique Peña Nieto, presidente de México; Aníbal António Cavaco Silva, presidente de Portugal; Lars Løkke Rasmussen, primer ministro de Dinamarca; Hailemariam Dessalegn, primer ministro de Etiopía; Yoweri Kaguta Museveni, presidente de Uganda; Michelle Bachelet Jeria, presidenta de Chile; Raúl Castro Ruz, presidente de Cuba; Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica; Abdel Fattah Al Sisi, presidente de Egipto; Simonetta Sommaruga, presidenta de Suiza; Robert Mugabe, presidente de Zimbabue; Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina; Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia; Muhammadu Buhari, presidente de Nigeria; Ali Bongo Ondimba, presidente de Gabón; Horacio Manuel Cartes Jara, presidente de Paraguay; Uhuru Kenyatta, presidente de Kenia; Gurbanguly Berdimuhamedov, presidente de Turkmenistán; Macky Sall, presidente de Senegal; Ibrahim Boubacar Keita, presidente de Mali; Rafael Correa Delgado, presidente de Ecuador; Evo Morales Ayma, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia; Anote Tong, Jefe de Gobierno de Kiribati; y Ollanta Humala Tasso, presidente de Perú.

La atención de los medios internacionales se centró, lógicamente, en la participación de los dirigentes de las principales potencias económicas o militares del mundo así como de los aquellos países que por su importancia geopolítica atraen la atención de dichos medios, es decir, los presidentes de Estados Unidos, China, Rusia, Irán, Francia, Jordania, Egipto y Cuba.

Siria fue el tema al que Obama y Putin dedicaron parte de sus discursos. El estadounidense dijo que su gobierno está dispuesto a trabajar con cualquier país con tal de resolver la crisis siria, pero que es necesario que, tarde o temprano, deje el poder el tirano Bashar al-Assad; el ruso, quien es aliado del presidente sirio, defendió la permanencia de este en el poder como condición de llegar a una solución a la guerra civil que desde 2011 ha causado, de acuerdo con la ONU, casi 200,000 muertes. Irán, que también apoya al régimen sirio, tampoco aceptó la posición estadounidense.

Obama, quien precedió a Putin en la tribuna, admitió que Estados Unidos y sus aliados no hicieron lo necesario para prevenir el vacío de poder que se dio en Libia en 2011 después de la caída y muerte del dictador Muamar el Gadafi. El ruso aprovechó esa admisión para decir en su discurso que “en lugar de llevar a cabo reformas, una interferencia exterior agresiva ha resultado en una destrucción flagrante de las instituciones nacionales y el estilo de vida en sí. En lugar de un triunfo de la democracia y el progreso nos dieron la violencia, la pobreza y un desastre social”.

Todos los oradores dijeron cosas interesantes ayer en Nueva York, pero lo que acaparó la atención de los medios internacionales es el creciente conflicto entre Estados Unidos y Rusia, el cual dista mucho de solucionarse. No ayuda en nada que Obama y Putin no se aguanten y que ni traten de disimularlo antes las cámaras de televisión.

El discurso de Peña Nieto, al igual que los de la mayoría de quienes hablaron ayer en la Asamblea General de la ONU, pasó desapercibido para estos medios, los cuales solo se interesaron en el encuentro que se dio entre los dos pesos completos del evento.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 29 de Septiembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Importantes visitas y encuentros del Papa

Nicolás Maduro canceló su visita al Vaticano el pasado domingo, pretextando una gripe/otitis viral. Eso más bien sonó a una disculpa de última hora, porque además iba a llegar el ex presidente español Felipe González a Caracas con la intención de visitar al opositor Leopoldo López en la cárcel. Seguramente, Maduro supo de antemano que el Papa Francisco lo cuestionaría acerca del trato a la oposición y de la situación toda que viven hoy día los venezolanos. Y no le gustó nada la perspectiva de tener que vérselas con un líder mundial que concita el apoyo de muchos jefes de Estado, y peor cuando un ex mandatario muy respetado llegaba a su casa a hacerle cuestionamientos. Incluso, un buen amigo de Maduro, Raúl Castro, está de plácemes con el Papa Bergoglio. Y sólo Cuba apoyaba irrestrictamente a Venezuela, pero en este caso parece que más bien se mantendrá al margen. Así que a Maduro mejor se quedó en casa y provocó otro incidente internacional al impedir que González visitase a Leopoldo López en la cárcel.

Si bien se desahogó la agenda matutina del domingo 7 de junio del Papa, por la tarde sí recibió a Cristina Fernández de Kirchner, con la cual también tuvo un encuentro del cual no trascendió mucho, pero que debió haber tocado todo tipo de temas, pues duró 109 minutos, a pesar de que el Papa había estado el día anterior en Sarajevo.

Y ya entrados en el tema, la visita del Papa a Sarajevo en Bosnia Herzegovina, a pesar de ser tan corta, tuvo un fuerte impacto. Subrayó la necesidad de hacer frente con éxito a la barbarie de quienes utilizan cualquier diferencia como pretexto para la violencia, en clara alusión a las diferencias religiosas que se viven en la zona. El gobierno, integrado por un musulmán bosnio, un serbio ortodoxo y un croata católico, aseguró que se está trabajando para erradicar los nacionalismos que les llevaron una violenta guerra civil entre 1992 y 1995 que dejó un total de 200 mil muertos. Si bien la población católica de Sarajevo es minoritaria, la visita de Francisco a lo que se ha dado en llamar la Jerusalén de Europa, tuvo como objetivo, entre otros, fortalecer la candidatura de Bosnia Herzegovina a formar parte de la Unión Europea.

Durante la misa con sesenta mil fieles en el Estadio Olímpico de Sarajevo, el Santo Padre denunció que la multiplicación de conflictos internos en tantos países significa que “estamos viviendo una especie de Tercera Guerra Mundial ‘a pedazos’, y en la comunicación global se percibe un clima de guerra”.

Por si fuera poco, el Papa recibió a Vladimir Putin el miércoles 10. El presidente ruso llegó con una hora de retraso, así que la reina Isabel de Inglaterra ya no es la única jefa de estado impuntual. En la reunión privada entre el Papa y Putin, que duró 50 minutos, el Pontífice pidió al mandatario ruso hacer un esfuerzo sincero por la paz y reclamó a todas las partes involucradas respetar y aplicar los acuerdos de Minsk para la pacificación de Ucrania, firmados el 14 de septiembre pasado y que no han sido cabalmente aplicados en la zona este ucraniana, donde persisten los combates.

Se supo que adicionalmente tocaron el tema de la paz en Medio Oriente y la situación de las comunidades cristianas de la zona.

Francisco recibió por segunda vez a Putin, quien se halla aislado de la comunidad internacional por el intervencionismo ruso en Ucrania. Con ello, en opinión del vaticanólogo Alberto Melloni, el Papa busca mostrar que la Iglesia católica no está a favor no en contra de ningún actor internacional y que está por encima de las dinámicas internacionales. Con ello cumpliría dos objetivos: mantener el lugar y el papel de la Iglesia en el concierto internacional, un tanto como árbitro y otro tano como mediadora, y que, como institución, está fehacientemente comprometida con la paz mundial.

Más aún, en esta misma semana el Papa dio su visto bueno para la creación de un tribunal especial para obispos que trasgreden la legislación eclesiástica, lo que equivale a que los prelados tendrán que rendir cuentas sobre la protección que algunos han brindado a pederastas. Además, está por darse a conocer la nueva encíclica de Francisco, relativa al cuidado del medio ambiente, pero ambos temas serán objeto de la próxima entrega.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 12 de Junio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1