Se encuentra usted aquí

TENEMOS LA GRAN OPORTUNIDAD DE SER MEJORES Y REGRESAR A LA NORMALIDAD

Jueves, 14 de Mayo 2020 - 11:40

Autor

mauricio_tejeda-foto.jpg
Manuel Tejeda

Compartir

familia-reunida.jpg

Por motivo de esta pandemia y confinamiento que debemos de tener, la información que más llego a tener es por los medios de comunicación, redes sociales y conversaciones con amigos y amistades por medio de mensajes en el celular. Un punto que veo que se repite mucho es que la gente espera que cuando termine esta pandemia, todo regrese a la normalidad. En parte estoy de acuerdo con eso. ¿Por qué? Porque si nos referimos a regresar a la normalidad para ir a trabajar, ir de compras, ir de vacaciones o ir algún lugar a divertirse, puede ser que en esa visión sí este de acuerdo. Pero si vamos a seguir agrediéndonos en la calle, comercios, lugar de trabajo, etc., entonces no.

Esto realmente nos está poniendo una prueba como seres humanos. Pienso que las tragedias anteriores como los dos temblores que hemos tenido en nuestro país o lo de la pandemia de gripe A (H1N1) o las situaciones climáticas que hemos parecido, solo fueron unos pequeños ensayos para algo tan grande como esto del Covid-19. Porque esta situación, en verdad, sí está probando de qué estamos hechos o de qué carecemos. Porque en esta ocasión sí ha sacado la real persona que somos.

Unos uniéndose para ayudar, otros realizando su mayor esfuerzo para combatirla y éstos en diferentes frentes. Pero con muchos otros sucedió todo lo contrario: dejaron salir a sus peores demonios. Llámalo ignorancia, falta de educación, falta de preparación o falta de cultura. Lo único que es cierto es que demostraron su indiferencia y su escases de empatía hacia los demás seres. Personas que aun estando en el llamado pico de contagio siguen diciendo que no creen que exista esa enfermedad llamada coronavirus o Covid-19 o cualquier otro nombre. Lo increíble es que la gente diga que no existe, que a ellas no les va a dar o que sea lo que Dios quiera. Es inconcebible que en pleno siglo XXI todavía haya personas que tengan esa mentalidad. Pero uno podría pensar que esto solo sucede en México. Pues no, en el mal llamado país de primer mundo, Estados Unidos de América, están igual o peor que aquí. No es escusa para justificar lo que pasa en nuestro país. Solo lo utilizo como referencia. Por aquellas personas que puedan decir que solo estoy escribiendo lo malo de aquí.

Yo le llamaría regresar a la normalidad. Si y solo si, como dicen los que saben de leyes, uno como persona, y sobre todo como ser humano, cambia sus malas costumbres sociales, familiares y/o de respeto hacia los demás seres.

Con esto debemos de aprender muchas cosas, porque como dice la frase: “¿Qué país es el más limpio? ¿El que mantiene su país limpio porque tiene un sistema de limpia eficaz? O ¿es mas limpio el país donde la gente que lo habita no tira basura en la calle sino en el lugar que debe de ser?”.

Probablemente esto sea una utopía (que quiere decir plan o sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta y justa, donde todo discurre sin conflictos y en armonía), un sueño guajiro que anhelo para mi país. Pero pienso que en algún punto debemos de empezar para ser mejores como personas y seres humanos para como nuestro país.

Dejemos de agredir a los demás, tengamos la capacidad de superar nuestras tantas frustraciones, dejar de injuriar a diestra y siniestra, levantar falsos contra otras personas, dejar atrás tanto odio que venimos cargando desde niños. Tomemos en cuenta y pensemos que mundo le queremos dejar a nuestros hijos y nietos. Porque como eduquemos a los nuestros, ellos educarán a los suyos. Hay que enseñar los valores como persona, crear modelos de gratitud para valorar el estar vivos y poder seguir agradecidos después que pase la pandemia.

¿Veamos  que así como hay cosas malas, también podemos tener cosas muy buenas y si la gente exitosa ha logrado mucho, por qué diablos nosotros no podemos? Y pueden decir: Es que es por falta de oportunidades. ¿Y ustedes creen que todos los que tienen éxito en su vida la han tenido fácil? Eso es una total mentira. La mayoría de las personas que han logrado el éxito ha sido por su esfuerzo y empeño para conseguirlo. Aprendamos a ser más humildes, más empáticos. Aprendamos, leamos. No utilicemos el pretexto: “¿para qué?, eso no me es útil”. Pues miren, a mucha gente le sirve.

Ahora que regresemos a la “normalidad” salgamos con mejor actitud. Ahora que la mayoría estamos encerrados y no les gusta leer, pónganse a ver por internet programas donde enseñan valores de superación personal, de cultura, de educación familiar. No perdamos la oportunidad que la vida y esta pandemia nos brindan.

Tienes un proyecto, tienes sueños, tienes objetivos: planéalos, visualízalos, ponte a ser un plan para poder lograrlos. No todo en la vida consiste en tener el capital para llevarlo a cabo, hay otras alternativas y opciones para lograrlo.

Y como conclusión a todo esto, reflexiona y piensa cómo serías si te quitaras esos lastres que tienes; cómo serías siendo una mejor persona.  No pienses que si las demás personas van a salir siendo iguales, ¿qué caso tiene cambiar y evolucionar? No te fijes en los demás, sino en ti mismo. Si tú lo inicias, muy probablemente otro piense igual que tú.

Y de uno en uno se tiene que hacer una cadena que con el tiempo se tiene que hacer cada vez mas fuerte. Y que ojalá algún día podamos lograr ser, primero mejores personas, mejores hijos, mejores padres, mejores amigos, mejores abuelos. Y así seremos un mejor mundo. Piénselo. Tiene el tiempo. Y si no, tómate un rato y ve que esto no puede ser malo.

Deseándoles mucha salud para ustedes y todos sus seres queridos, nos leemos en la próxima entrega de mi colaboración en esta página. Saludos a todos.

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER