Se encuentra usted aquí

Tecnología

Miércoles, 15 de Junio 2016 - 15:00

Autor

foto-juventina-chonguin.jpg
Juventina Chonguín Camacho

Compartir

tecnologia.png

Prendí la portable y empecé a escribir, de pronto vi cómo se apagaba la computadora y temiendo que fuera un adiós, observé hipnotizada la obscuridad de la pantalla “¡Así no podré entregar el artículo!”. Estoy atrapada, sin aparato y estresada”. Esperé unos segundos conteniendo la respiración “¿Qué le pasa? ¿Prenderá?”.

 

De pronto imaginé todo lo que dejaría de hacer si la portable se apagara de forma definitiva. Más bien no quería ni imaginar semejante situación. Tantas cosas dependen de nuestra computadora. Escritos…, bueno de pronto recordé la posibilidad de usar la tableta o el celular como posibles sustitutos en caso de extrema necesidad.

“No, no es lo mismo. Por decirlo de alguna forma cada aparato tiene su propia especialidad ¡Cierto!”, mientras lamentaba mi amarga situación la pantalla volvió a activarse. Mejor mantenía la calma. Después de algunos parpadeos, la pantalla se iluminó. Un rayo de luz llegó hasta mí, aunque no tenía la menor idea de qué estaba sucediendo, me sentí esperanzada.

Segundos después apareció el mensaje “Configurando la actualización para Windows 10”, “menos mal que no se descompuso, ahora a esperar”, continúe observando el proceso, iba a ser lento, tomé un cuaderno y empecé a escribir, después de algunas notas chequé el avance de la actualización. El proceso sería largo, “mejor despacio que sin portable”, me resigné, unos minutos parecen una gran y larga espera cuando de computación se trata, todo lo queremos rápido, en segundos, antes si es posible, se nos olvida que todavía el cerebro es más rápido ante cualquier aparato inventado por el hombre, “por lo menos eso creemos”.

Durante la espera recordé el fax, más para atrás el telegrama, los caballos, hasta los propios mensajeros que además de noticias y mensajes, incluso llevaban productos sobre sus hombros. ¿Qué seríamos sin avances tecnológicos? Cierto que hay grandes discusiones al respecto, desde éticas hasta económicas.

Por un momento olvidé la situación, una vez que terminó el proceso me pidió algunas cosas más, actualizaciones y más actualizaciones hasta que por fin logré empezar a escribir. Por mi parte soy partidaria de la tecnología, su influencia en nuestra vida es tan extraordinaria que no la concibo sin ella, los avances son tantos e impactantes que sería imposible estar en esta tierra sin ellos.

Cómo se desarrollaría la medicina con sus operaciones a larga distancia, la creación de partes del cuerpo, el desarrollo de las máquinas 3D. Los avances en la aeronáutica, la astronomía, la cibernética, la nanotecnología, las investigaciones y la ciencia en general.  

De pronto estoy maravillada del mundo que está ante mis ojos, y el de todos, a veces nos quejamos sin darnos cuenta la maravillosa oportunidad de vivir hoy en este mundo lleno de posibilidades. Posibilidades realizadas y grandes hazañas que están por llegar y de las cuales muchos podemos ser testigos.

¿Qué diría Julio Verne? Seguramente su sorpresa no tendría fin si pudiera darse una vuelta por estos años nuestros, sería un suceso maravilloso, ¡tal vez un día de estos!

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER