Se encuentra usted aquí

Tarde de Faena… ¡Rabo y orejas!

Miércoles, 15 de Julio 2015 - 18:30

Autor

foto-juventina-chonguin.jpg
Juventina Chonguín Camacho

Compartir

faena.png

El toro corrió hacia el centro del ruedo, dio algunas vueltas, hasta ubicarse. Esperaba salir y divertirse… Al levantar la vista vio el capote “Ahora sí que me voy a divertir” Óleeee… “Sí, esto está divertido, corretear a un trozo de trapo, parece interesante, ¡Nunca imaginé, que la ‘fiesta’ fuera así!”

Empezaba a sentirse cómodo cuando de pronto vio venir al picador… “Esto se pone interesante, ¿será una competencia entre caballeros?” –Se preguntó- “Dos a dos, me parece bien…” -El primer puyazo lo sacó de sus pensamientos- “¡Ay!... Esto no me lo esperaba, seguro mi pareja se distrajo y no me protegió con su trapo…”

¡Ough! –sintió el segundo el segundo pinchazo… Dio unos pasos para atrás, segundos que le permitieron observar el entorno y captar la realidad-… “¡No es posible! De esto se trata, de golpearme hasta matarme… Ingenuo de mí, me lo advirtieron y no lo creí…” –Reflexionó-.

Éste es un relato de alguien que alguna vez disfrutó de la fiesta brava…, hace mucho tiempo era yo pequeña y no recuerdo con precisión la terminología, la intención es compartir con ustedes mi impresión de hoy en día…

“Entonces –Se dijo el toro- todos los que gritan están de acuerdo en lastimarme… ¡Oh!, seguro hice algo malo sin darme cuenta…” –Un golpe más era asestado sobre su lastimado lomo y un agudo tormento inundó su alma-. Ya el dolor era generalizado y la sangre fluía por sus costados… Tuvo que resoplar y respirar profundo… Vio al torero plantarse frente a él, seguro de sí mismo. “¡Sólo a mí me van a lastimar! En verdad: ¿Qué hice mal?” –Repitió-.

De pequeña fui varias veces a la corrida de toros, recuerdo que me gustaba la “Fiesta Brava”. Disfrutaba de las faenas, los bellos trajes de luces, los pases largos, el capote, la muleta, la espada... Después, mi papá nos dejó de llevar, no supe el por qué… Ahora comprendo su razón.

¡Óleeee!, –Escuchaba enojado el toro-. Se fue sobre el torero y en un descuido de éste logró prenderlo con el cuerno… El torero rodó alejándose de él y cuando el toro esperaba lanzarse sobre él, se vio rodeado por capotes y perdió de vista al torero. La plaza quedó en silencio…El torero se levantó cojeando, sacudió su traje y volvió a plantarse frente a SU toro. “Ahora sí, TÚ Y YO, nos vamos a enfrentar” –le dijo el torero-.

De nuevo, entró el caballo, ahora el toro estaba prevenido e inmediatamente se lanzó sobre él. El picador lo volvió a pinchar, una y otra vez… El toro ya agotado se decía: “Ya no puedo ¿Qué más me esperará?”. Entonces apareció el torero, gallardo, erguido, envuelto en su bello traje de luces… ¡Óleee!...

Años después acepté que si bien las luces y los pases son bellos, más importante es el bienestar de un ser indefenso y valoré la magnitud de la frase de Gandhi: “Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”.

Después de algunos pases el torero se detuvo… levantó la montera, se paró al centro del ruedo –Mientras pensaba- “¡Que buen ejemplar!” –Y el toro se decía- “¡Me van a indultar!” Se empezaron a ver los pañuelos blancos...y los gritos en la plaza… ¡Torero!...

El torero pidió permiso… Pero los pañuelos blancos no fueron suficientes… El juez ordena la muerte del toro… El torero caminó parsimoniosamente, muleta y espada en mano. Tras unos pases, saca la espada, la coloca frente a sus ojos midiendo, calculando… El toro esperaba…

El toro miraba al torero, de pronto sintió el frío acero cruzando por su pecho… Se doblaron sus cuartos delanteros, cayó hincado mientras el torero mano en alto se paraba frente al toro…, se miraron un instante… Y el toro volvió a preguntarse “¿Qué hice mal?”, mientras cerraba sus ojos ya para descansar… Y el torero dando vuelta al ruedo, salía cargado en hombros.

Hay muchos intereses en juego: empleados, ganaderos, empresarios, empleos secundarios… El hombre es sabio y creativo,  y cuando se lo propone aprovecha los momentos coyunturales para mejorar sus condiciones vida…

El nivel de conciencia se genera poco a poco, reconozco mi gusto por la “fiesta brava”, sin embargo, en algún momento comprendí el sufrimiento del OTRO. Entonces ELEGÍ: ¡AMAR en lugar de maltratar!

______________________________________________________________

Foto: http://www.davideallegri.com/wp-content/uploads/2013/04/corrida-torero-t...

http://www.donquijote.org/cultura/espana/los-toros/vocabulario


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER