Se encuentra usted aquí

Reporte 79: Libertad de decisiones

Martes, 04 de Junio 2019 - 13:20

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

reporte-79-libertad-de-decisiones_1.png

Por la época en la que cursé la educación básica, las reglas escolares eran simples, con horarios establecidos, normas de conducta y reglas de comportamiento, ninguno de mis padres ha sufrido daños colaterales por crecer en ese estilo educativo, quien se declaró con alguna preferencia sexual diferente no ha sido juzgado ni de clóset y todos hemos alcanzado un estado de plenitud y satisfacción con los diferentes roles de vida que nos ha tocado ejercer pero ninguno ha parado en la cárcel o en un manicomio o ha perdido la vida bajo dudosas circunstancias.

No me genera un conflicto moral que los niños y niñas puedan elegir si usar pantalón o falda para asistir a la escuela pero antes de llegar a ese punto, primero habría que revisar y preguntarse, más allá de apasionados debates entre géneros porque, como parte de una cultura o identidad es que durante décadas los niños han utilizado el uniforme de acuerdo a su género y más aún, cuál es el significado del mismo como símbolo de identidad. Algunos colegios particulares con estilos educativos alternativos (Montessori, Waldorf, etc.) se han ahorrado el problema y no utilizan uniforme; sin embargo, a lo largo y a lo ancho del país el uniforme se ha utilizado de la misma forma por niños y niñas. Volviendo los ojos al pasado, nunca hubo problema en que las mujeres usáramos pantalón debajo de la falda en la época de frío siempre y cuando fuera del uniforme; en cuanto a los niños, nunca escuché a ningún compañero solicitar usar una falda. ¿No sería más fácil seguir respetando esa libertad sin tener que establecerlo como norma o como logro político? ¿A qué quieren llegar los legisladores? ¿Se sienten complacidas las esferas defensoras de la igualdad de género? ¿No le están dando demasiado peso a una simple prenda de vestir que puede ser usada indistintamente por hombres o mujeres?

Como siempre aclaro, esta columna no pretende ser un estudio sesudo del tema pues eso lo hacen con magistral conocimiento los especialistas; sin embargo, como mujer, como, madre, como tía me pregunto si están considerando el impacto en todos los sentidos, si los niños en edad escolar, todos, están preparados para entender decisiones sobre “equidad de género”. El sol no se puede tapar con un dedo y los niños no viven en un mundo alejado de la realidad y de la influencia de los adultos. ¿Ya imaginaron la de conflictos que presenciarán? Eso y lanzarlo a los leones es lo mismo.

El tema no es si usamos faldas o pantalones, el tema es que quienes legislan, deciden y norman siguen pareciendo ciegos, sordos y locos (como escribí hace un año) haciendo las cosas en las rodillas, por ocurrencia o “por no dejar” y eso no resuelve nada de raíz, es como si únicamente pretendieran exhibirse y buscaran reflectores  sobre temas que causan polémica pero que en el fondo, no aportan nada nuevo. ¿Qué hay detrás del “uniforme inclusivo”? El tiempo nos lo dirá pero intuyo que esto “trae jiribilla” y que además, de inclusivo no tiene absolutamente nada.
 

¡Se los dejo de tarea!



Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis