Se encuentra usted aquí

Recuerdos

Jueves, 10 de Noviembre 2016 - 16:00

Autor

angelica-murillo.jpg
Angélica Murillo Garza

Compartir

recuerdos_de_infancia.jpeg

¿Alguna vez ha experimentado el deseo de sentir, de pensar, de volver a vivir la inocencia, de ser libre de prejuicios como cuando eras niño o niña? Sin tener miedo a ensuciarte los zapatos, o tal vez cuando tu mamá te cambiaba la ropa y decía con voz suave-bueno en algunos casos- "no te vayas a ensuciar" y como cosa de adrede, te tirabas al suelo para jugar tal vez, a las canicas, o a la matatena otros le llamaban los "yakis", la capirucha, la cuarta, o que tal con los carritos de madera, el trompo y así una lista sin fin y sucedía lo que mamá no quería. Era cosa de niños.

¿Recuerdas cuando apenas empezabas a estudiar la Educación Primaria, con tu mochila de cuero en la espalda cargada de ilusiones, de sueños y con la fuerza que da el ser niño, sin preocupaciones ni mucho menos al qué dirán los demás, sin tener que pensar primero lo que ibas a decir? Si te molestabas con alguien se te olvidaba y seguías jugando. El corazón de un niño no conoce reproches.

Cuando era la hora de descanso, de pronto algunas rondas infantiles rompían el silencio del patio de la escuela y endulzaban nuestros oídos diciendo "...a la víbora, víbora de la mar..." "...el patio de mi casa es particular se llueve, se moja como los demás..." "Martín tenía un violín..." convivíamos, corríamos por doquier. Disfrutábamos de la libertad de ser.

¿Recuerdas cuándo participabas en los festivales de la escuela? Cómo disfrutábamos de los bailables regionales y más cuando nos tocaba el compañerito o compañerita-según el caso- que nos agradaba. Esos sí que eran festivales escolares, los listones de colores enredados en los cabellos engalanados por unos grandes moños, los niños con sobrero, o algún paliacate en el cuello, botines, pañuelo, trajes típicos resaltando la cultura regional.

¿Cómo recuerdas a tus maestros? ¿Cómo te enseñaban? Qué me dices de la Lectura en Voz Alta, nos tomaban el tiempo, aprendimos hacer la letra tipo script y la de molde, algunos decíamos "maestra con qué letra escribo con la separada o la pegada" y de inmediato la maestra nos corregía. Los niños disfrutábamos del aprendizaje. Era un aprendizaje con sentido y respetábamos la figura del profesor.

Bueno creo que es el momento -por ahora- intentar dejar de escribir. Sin embargo, viene a mi mente el inicio de una canción de mi coterráneo el compositor El Negro Fato que dice "...cuando era niño nada me importaba..."

Vivir con un corazón de niño de actuar y pensar sin maldad, de aprender a convivir en armonía con las personas que nos rodean, con nuestra familia, amigos, amigas o bien que tanto  conoces la persona que está a tu lado, sabes ¿De qué color son sus ojos? ¿Cuál es su canción preferida? ¿Qué le desagrada?

¿Cuál es su escritor favorito? ¿Quién ha estado a tu lado cuando más lo has necesitado? Porque la vida es una celebración, celebrémosla.


Leer también


Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis