Se encuentra usted aquí

Palabras recordatorias de los egresados Promoción 1966

Jueves, 15 de Diciembre 2016 - 16:30

Autor

silvia-alicia-balbuena.jpg
Silvia Alicia Balbuena

Compartir

promocion-66.jpg

“Hola chicos, Buen día. Rápido, se acomodan y sacan la Tabla Periódica. ¿Qué símbolo químico hay en el Período 6, Grupo 11? Au, exacto. ¿Qué significa? Aurum, áureo, dorado… oro. Exacto. Investiguemos sus propiedades físicas y químicas que nos llevarán a sus usos. Es dúctil (se pueden hacer largos y finos hilos), maleable (se pueden construir delgadísimas y grandes planchas), blando, resistente a la corrosión, de color amarillo, brillante, pesado. Se encuentra en minerales o en pepitas en terrenos auríferos arenosos. Mezclado con otros metales se torna más duro y adquiere tonalidades rosadas, blancas, grisáceas. El 90% de su uso es en joyería…”

El volver a esta casa me hizo sentir que vivía en el principio de la década del ´70 en la que comenzaba a ser aquí mismo profesora de Química y desarrollaba estos temas. Hoy los miro a ustedes, egresados que reciben sus diplomas y a mis compañeros de la Promoción 66 que cumplimos 50 años de recibidos, nuestras Bodas de Oro y pienso… sí, nosotros también recibimos Diploma, nuestro Diploma de Promoción de Oro. Y no es casualidad que se llame de oro.

Reflexionemos. Traspolemos conocimientos, situaciones…

¡Cuánto hemos andado y aquí llegamos! Tal vez nos tocó vivir el medio siglo de la historia de los cambios más vertiginosos. Del lavarropas de tambor al digital, del teléfono cuadrado conectado por operadora al smart phone, de la máquina de escribir a la computadora. De la matriz familiar de mamá y papá de nuestros abuelos y padres, a las familias ensambladas de los míos, los tuyos, los nuestros, la convivencia en pareja, el matrimonio igualitario. De la virginidad como valor de nuestra adolescencia a las libertades sexuales de nuestros hijos y nietos, tal vez ganadas por la aparición de los anticonceptivos. Estudiábamos por libros o apuntes a mano, las fotocopias no existían. Bailábamos con Los Clevers en el club o con discos long play en los asaltos, nada de música electrónica. Mirábamos las novelas en un único televisor del barrio en blanco y negro con dos canales: el 3 y el 5. Nuestros padres tenían un solo trabajo: entraban de jóvenes a La Helvética, la imprenta, el banco, el ferrocarril, Casa Vasquez o La Imperial… y allí se jubilaban. Jugábamos y charlábamos en la vereda, nos mirábamos con el muchachito o la muchachita que nos gustaba en la vuelta a la Plaza o por calle Lavalle. Vimos el alunizaje, la caída del muro de Berlín y de las Torres Gemelas, el despegue de la China milenaria, los atentados terroristas, los inmigrantes muriendo en balsas en el Mediterráneo. ¡La pucha que tuvimos que ser joya de oro!, brillantes, dúctiles, maleables, endurecidos con las amalgamas de nuestros afectos, cincelados a fuerzas de golpes para transformarnos. Ustedes jóvenes son nativos del mundo tecnológico, nosotros inmigrantes, ustedes son la generación del aprendizaje por el ensayo y el error, nosotros del instructivo. Somos fieles representantes de estos nuevos estudios de la neurociencia: logramos nuevas conexiones neuronales para acomodarnos a tanta aceleración en los cambios.

Por estas enumeraciones, y muchas más, hoy ostentamos con orgullo de pertenencia ser una Promoción de Oro.



Número 28 - Abril 2019
portada-revista-28.png
Descargar gratis