Se encuentra usted aquí

Los incendios forestales y sus impactos

Viernes, 03 de Marzo 2017 - 17:30

Autor

foto_fernanda_g._tamayo.jpg
Fernanda G Tamayo

Compartir

incendio-ajusco.jpg

En México, dependiendo de la región del país, se registran 2 temporadas de incendios forestales que van del mes de enero al mes de septiembre, la primera que abarca el centro, norte, noreste, sur y sureste del territorio nacional comprende los meses de enero a junio; y la segunda, la zona noroeste del país del mes de mayo a septiembre.

Existen diversas causas por las que los incendios forestales se generan, las más importantes son las siguientes:

  • Accidentales, que engloban los transportes aéreo y terrestre, y el colapso de líneas eléctricas.
  • Naturales, que incluyen la caída de rayos y erupciones volcánicas.
  • Intencionales, principalmente la tala ilegal.
  • Negligencias, como quemas no controladas, cigarros encendidos y fogatas.

De acuerdo con datos oficiales, en México 9 de cada 10 incendios forestales son provocados por los humanos. Además, el impacto de los incendios forestales en el medio ambiente y en la salud son diversos:

  • Producen monóxido de carbono y óxidos de nitrógenos que por medio de reacciones químicas producen ozono a nivel del suelo.
  • Contribuyen con la contaminación del aire, la desertificación y la pérdida de biodiversidad.
  • Y en cuanto a los efectos en la salud: perjudican severamente las vías respiratorias produciendo intoxicaciones, y dañan los tejidos oculares produciendo generalmente conjuntivitis.

En este tema, el Ajusco, uno de los sitios naturales más emblemáticos de la Ciudad de México, la tarde del miércoles 1º de marzo se vio severamente afectado por un incendio forestal provocado por un descuido humano, que por desgracia pudo controlarse completamente hasta la madrugada del jueves 2 de marzo. Incendio que comenzó en su parte alta, donde se encuentra el lugar conocido como Pico del Águila, y a causa del viento se extendió hacia Lomas del Caballo y Cruz del Marqués, afectando entre 55 y 70 hectáreas de su superficie.

El Ajusco, categorizado como Parque Nacional, cuenta con una superficie total de 920 hectáreas, por lo que realizando un análisis de las cifras podríamos afirmar que un 7.6% de esta superficie ha sufrido un verdadero impacto. Con lo anterior podemos asegurar que gran parte de su flora y fauna se vio severamente amenazada; en primer lugar, la parte alta del Ajusco está conformada por bosques de coníferas y encinos así como pastizales de alta montaña, y en segundo lugar esta zona cuenta con especies endémicas como el conejo teporingo y el ratón de los volcanes, sumándose a esta lista las ardillas, coyotes, conejos, mapaches, zorros, murciélagos, la lagartija espinosa, víbora de cascabel y el falso escorpión.

Este tipo de problemas ecológicos a los que se enfrenta la zona, así como la práctica de actividades de impacto negativo, como la tala ilegal, la cacería, el sobrepastoreo, y la acumulación de basura, son el reflejo del abuso que se ha hecho de los recursos naturales con los que cuenta este Parque Nacional. Situación que lo ha llevado a estar en mal estado y a tener un declive cada vez más trascendental, como ocurre en muchos otros sitios de la República Mexicana y el mundo.



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis