Se encuentra usted aquí

Los hijos: ¡jueces implacables!

Miércoles, 29 de Julio 2015 - 16:00

Autor

foto-juventina-chonguin.jpg
Juventina Chonguín Camacho

Compartir

hijos-jueces.png

… ¿Por qué lloras? –pregunté- “Porque ya me cansé de mis papás… Siempre que necesitamos pagar algo se ponen a pelear” –dijo Raúl, secándose las lágrimas-. Esta vez estaba en contacto con sus sentimientos y se notaba su confianza. ¿Y tú qué opinas de ello? –pregunté- “¿Qué opino? Opino que mi padre es un ¡irresponsable!” –dijo tajante-.

¿Por qué crees eso de tu papá? –volví a preguntar- “Cuando se enoja con mi mamá se desquita con nosotros para molestarla a ella, además él siempre ha sido un codo” – comentó el joven. Raúl es un muchacho de 17 años, inteligente y listo. Su familia está integrada por él, los padres y dos hermanas menores, de 15 y 7 años.

Muchas veces los papás no toman en cuenta que los hijos crecen y tienen su propia opinión sobre los hechos, pelean frente a ellos, sin tomar conciencia que alguna información es estrictamente de la pareja.

Raúl se quedó en silencio por un momento… De pronto preguntó - “¿Cuándo vendrá mi mamá a platicar con usted?..., necesito decirle algo…” ¿Y qué le quieres decir? – pregunté- Él se quedó pensativo mientras me miraba, calculando el efecto de lo que estaba por decirme…

“Le quiero preguntar por qué no lo deja… Ya se lo he dicho y no me contesta… ¿Cree que quiera venir?” – insistió Raúl- Probablemente sí, ¿Tú qué crees? – contesté-. “Si, si viene, ella siempre está interesada en nosotros” – afirmó con un dejo de emoción-. Bueno, entonces la llamaré para preguntarle si puede venir para la siguiente reunión – concluí-.

Al pelear frente a los hijos se corre el riesgo de LASTIMARLOS en SUS SENTIMIENTOS y transmitirles información equivocada. La pareja a través del tiempo va estableciendo formas de conducta que para ellos pueden parecer normales, sin embargo, para quien los observa el mensaje es diferente.

Raúl: ¿Me gustaría saber para qué quieres proponerle a tu mamá la separación? –le cuestioné- “Es fácil… Se la pasan peleando… Si papá no quiere darle dinero, me parece que estaríamos mejor sin él…, ni siquiera la deja trabajar… He buscado por internet y la ley dice que es obligación de los padres cubrir los gastos de los hijos…”.

Me llamó la atención su seguridad y la firmeza de sus palabras, es difícil para un joven hablar así de sus padres, a menos que el enojo y la decepción sean grandes para él.

–Pregunté, cambiando de tema- ¿Raúl, cómo es tu abuelo paterno?... “Uy, lo recuerdo poco, murió” –me indicó y continué- Tal vez sepas cómo trataba a tu papá cuando él era pequeño… “¡Ni le digo!” –exclamó- “Cuando llegaba borracho le pegaba. Lo oí cuando mi papá le reclamó a mi abuelita”.

¿Raúl, alguien te ha pegado alguna vez? –Le pregunté- “No, eso no. Nunca me han pegado” –me dijo- Y cómo crees que se sentiría tu papá cuando le pegaban a él de pequeño. “No, pues mal” –contestó rápidamente- Me miró fijamente y tras unos segundos de vacilación continuó-  “… Por eso él es así…  ¿verdad?”

Las imágenes de los padres son fundamentales en la vida de los hijos. El padre representa la seguridad, la autoridad, es el proveedor.... La madre es la protección, el cariño incondicional… Es fácil convertirse en JUEZ de los padres cuando se han acumulado enojo tras enojo durante años.

Criar a los hijos es una empresa complicada y difícil. Requiere de constancia, abnegación, AMOR y mucha, MUCHA PACIENCIA para que cuando sean adultos, las semillas en ellos plantadas se conviertan en comprensión, respeto y AMOR.

Foto: http://avivamientointernacional.org/Content/ImagensPalavras/0074173f-5ff...


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER