Se encuentra usted aquí

La praxis de la vida

Miércoles, 26 de Febrero 2020 - 10:50

Autor

dra_elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Garza

Compartir

er5.png

La gente dice: “si quieres conocer a una persona, ¡escúchala!”; pero también dicen que las personas se definen por su comportamiento y no por sus palabras. Entonces debe existir una coherencia entre las palabras y acciones para definir bien a una persona. Lo que conocemos como praxis.

La palabra praxis tiene como significado “práctica”. Proviene del griego que identifica a la praxis como el proceso en el que la teoría se transforma en práctica, es decir, la praxis es la aplicación de una metodología estudiada y la misma se hace parte de la vida cotidiana.

La praxis sería la etapa en la cual se utilizan los conocimientos de un tema para ejecutar una acción, por tal razón la praxis está alejada de los libros o de las aulas de instrucción,  ya que se encuentra en el mundo mismo cuando dichas ideas estudiadas y analizadas son implementadas o experimentadas por el mundo habitado.

De acuerdo a la escuela de pensamiento o al ámbito en que se use, praxis puede entenderse de dos formas:

como la materialización de la especulación teórica (por ejemplo, la praxis profesional);

como la práctica concreta de la vida histórica (acciones, decisiones, movimientos, etc.) a partir de la cual se genera teoría, esto es, marcos de interpretación de la realidad que permitan su transformación.

En el primer caso, la praxis valida el conocimiento; en el segundo, la praxis genera conocimiento, por lo que tiene acción transformadora en la vida del hombre y de la sociedad. 

En la actualidad es probable que muchas veces nos hayamos sorprendido e incluso decepcionado con los comportamientos de los demás. Esto, habitualmente supone un antes y un después para nosotros, pues sentirnos defraudados es un duro golpe que cuesta asumir.

Cuando esto sucede puede que incluso nos resulte complicado concretar o definir la razón o razones por las que nos ha impactado tanto lo que alguien ha hecho o dicho. La cuestión es que nos da la sensación de que han intentado enmascarar sus verdaderas intenciones a través de las palabras.

Lo cierto es que en este sentido, la gran mayoría de las personas somos bastante incoherentes, ya que solemos prometer cosas que no pensamos, que no podemos o que no queremos cumplir. Puede que, incluso, no nos demos cuenta de estos sinsentidos y que simplemente digamos lo que creemos socialmente aceptable sin pararnos a pensar si lo sentimos de verdad.

 

No nos definimos por lo que decimos, sino por cómo nos comportamos.

 

Sea como sea, por la boca muere el pez. Esto tenemos que entenderlo en el sentido de que podemos decir lo que queramos, pero siempre teniendo en cuenta lo que de verdad sentimos y si vamos a poder llevarlo a cabo.

A veces nos empeñamos en formar una imagen de los demás que nos atormenta. Generalmente las personas no son blancas o negras, sino que se tiñen de muchos colores en cada momento.

Solemos comportarnos de manera demasiado rígida cuando valoramos a los demás, lo que ocasiona que nos decepcionen con frecuencia;  sin embargo, es frecuente que no nos paremos a analizarnos a nosotros mismos, cometiendo el fallo de pensar que nuestros errores son menos graves y más pasajeros.

La solución se encuentra, en parte, en desligarnos de todas aquellas expectativas que hacen que nos castiguemos esperando de los demás cosas que nunca van a llegar. De hecho, es probable que incluso no sepamos ni qué esperamos al dar por hecho que alguien va a actuar como nosotros lo haríamos.

Aferrarnos a las expectativas de cómo deberían comportarse los demás es un acto normalmente involuntario, pero que puede conllevar un gran sufrimiento, ya que cuando su comportamiento no encaje con lo que habíamos proyectado en ellos, nos sentiremos decepcionados. Sin embargo, debemos ser conscientes que en realidad, no ha sido la otra persona la que nos ha fallado, sino nuestra férrea creencia en que nunca se comportaría como lo ha hecho.

La verdad es que no es tan fácil ser coherentes cuando puede que en un momento dado a la mayoría de las personas nos ciegue la voluntad de nuestras emociones. Esta es una posibilidad que siempre está presente y que nos amenaza de manera constante.

De todas maneras, no nos engañemos, tenemos que trabajar para gestionar nuestras emociones de tal manera que impidamos que nos jueguen una mala pasada en los peores momentos.

Así, en cualquier caso, además de no definirnos por lo que decimos, puede que tampoco lo haga el cómo nos comportamos. Tenemos que procurar valorar cada situación de manera global y no decepcionarnos tan a la ligera con los demás o con nosotros mismos. El contexto juega un factor fundamental en la mayoría de las ocasiones. Para valorar una conducta es necesario tener en cuenta el contexto en el que se ha desarrollado dicha conducta. Cuántas veces nos hemos preguntando: “¿por qué he hecho eso si no quería?”.

Así pues, en última instancia, a veces, tampoco somos lo que hacemos. En ocasiones nos dejamos arrastrar por circunstancias externas e internas inadecuadas. Nos convertimos en un velero sin timón arrastrado por el viento y las olas perdido en mitad del mar.

No tenemos que castigarnos ni sentirnos culpables en exceso, pero sí que deberíamos evitar contar cuentos y hacer castillos en el aire. O sea, que una cosa es que “errar es de humanos” y otra muy diferente es engañar, por lo que no podemos excusar la una en la otra.

Por lo tanto, debemos ser personas  congruentes en nuestra manera de pensar y actuar, así  mostraremos un carácter y una personalidad definida, que contribuirá  a grandes logros en nuestras relaciones interpersonales de nuestro entorno y sociedad.

Referencias:

https://conceptodefinicion.de/praxis/ 

https://lamenteesmaravillosa.com/las-personas-definen-comportamientos-no-palabras/ 

https://www.significados.com/praxis/ 

Contacto    

dra.elizabeth.cruzg@gmail.com 

https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9        

https://www.facebook.com/RIEHMTY/ 

www.ruizhealytimes.com

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER