Se encuentra usted aquí

La naturaleza de la belleza

Jueves, 16 de Marzo 2017 - 15:00

Autor

ivette-guerra.jpg
Ivette Guerra

Compartir

belleza-historia.jpg

 

La mayoría de las personas dicen que, “la primera impresión es lo que cuenta” y a decir verdad, pienso que así es. La imagen que tienes de ti mismo se proyecta en el físico y debemos saber que, para cada persona existe un estilo diferente, no solo en la actualidad sino desde épocas atrás.

A lo largo de la historia el significado de belleza ha ido evolucionando, les contaré.

La Belleza en el Antiguo Egipto era el fruto de la creación divina que podría ser destruida si no se conservaba. En esta época se utilizaba el Kohol no solo para pintarse los ojos sino para prevenir las oftalmias, ya que los protegía del sol y la arena del desierto. Así mismo lo vinculaban con el Ojo de Horus, el halcón sagrado. La belleza femenina se veía representada por Nefertiti cuyo busto se exhibe en el Museo de Neues en Berlín.

En Grecia el significado de belleza radicaba más en la armonía y perfección de un cuerpo y no en la decoración de un rostro. Un ejemplo de esa época fue La Venus de Milo cuya escultura se encuentra en el Museo del Louvre en París.

Y de ahí nos vamos a la Edad Media, donde la belleza era representada por ciertos rasgos, pues se pensaba que el físico era una cualidad y que el cuerpo era el ser que reunía todo lo bello de la grandiosidad de Dios. En esta época se valoraba más el interior que el exterior, pues esto creaba la pureza y la divinidad.

En el Renacimiento la mujer debía poseer rasgos específicos para ser bella, los más importantes eran la piel, los labios y los ojos; a este conjunto le llamaron los tres elementos, blanco, rojo y negro. El tamaño del cuerpo seguía perteneciendo al estándar de lo natural. La Gioconda, también conocido como La Mona Lisa, era la representación de la belleza en esa época.

En el Barroco, a principios del siglo XVI y finales del siglo XVIII, la ropa de la mujer era más estilizada, sus prendas eran ajustadas y la falda se levantaba ligeramente con aros de hierro. El pelo se llevaba recogido a capas con un alambre y con adornos. En la época clásica la mujer representaba sensualidad, vestía corsés, utilizaban pelucas con peinados altos y usaban maquillaje en labios y mejillas, un ejemplo es María Antonieta de Austria.

Y ahora conoceremos la belleza del Siglo XIX, donde las mujeres se caracterizaban por la limpieza física, cualidad que distinguía la burguesía del proletariado, teniendo como regla el aseo personal, los pies debían lavarse cada ocho días; los cabellos, cada dos meses, y los dientes, una vez por semana.

Llegamos al Siglo XX, donde todo toma un cambio, principalmente después de la Primera Guerra Mundial, la mujer lucha por sus derechos y su cambio se manifiesta hasta en la moda. La mejor representante es Coco Chanel. Después de la Segunda Guerra Mundial viene otro cambio donde el cuerpo es la perfección de lo bello, las mujeres tienen como ideal un vientre plano, pechos pequeños, la decoración del rostro y el delineado de cejas, ojos y pestañas se vuelve representativo y los cortes de cabello son cortos, su vestimenta se caracterizaba por ser ajustada y de talle corto, un ejemplo, Twiggy.

En la década de los '80 la imagen de la mujer y el estilo dependían del grupo social al que pertenecían (rocker, punk, yuppie), su arreglo o vestimenta se regía por el entorno social al que frecuentaban.

Y así es como llega la época de las cirugías, en donde corregir los “defectos” y reconstruir “deformidades” era parte de la belleza ideal femenina, las actrices y modelos vuelven como parte de su vida la visita constante a salones de belleza y acuden al lifting para la eliminación de arrugas y otras imperfecciones en el rostro.

Y entonces, vienen los '90, que tratan de retomar la belleza natural y equilibrada, pues no basta con tener un rostro bonito, sino se debía poseer carisma y personalidad.

Actualmente se está intentando retomar poco a poco el valor sobre la belleza natural, para que las mujeres se acepten tal y como es su aspecto físico, tomando como otras alternativas la recomendación del cuidado de la salud, tips de maquillaje, asesorías de imagen y estilo, sin tener que modificar aspectos físicos no deseados visitando seguido a los cirujanos.

Es así como nos podemos dar cuenta que, los estándares de la belleza han tomado un papel importante en la vida de la mujer, puesto que siempre está buscando como “verse bien”. Pero recuerda mujer, que la belleza exterior siempre vendrá acompañada con el interior para poder reflejar lo hermosa que puedes llegar a ser, porque “me veo bien, me siento mejor”.



Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis