Se encuentra usted aquí

LA FALTA DE CULTURA CÍVICA Y EDUCACIÓN FAMILIAR

Jueves, 02 de Abril 2020 - 00:55

Autor

mauricio_tejeda-foto.jpg
Manuel Tejeda

Compartir

las-pequenas-cosas-conectar.jpg

Respetémonos todos. Creo que no debería de ser necesario referirnos a leyes, reglamentos o códigos de ley. 

He visto a diario que reportan en diferentes medios de comunicación y en las conferencias diarias sobre el Covid-19, que la gente sigue una vida cotidiana “normal” aunque los diferentes gobiernos, tanto federal o estatal lo desaconsejen. 

Uno va a comprar tortillas o articulos de primera necesidad y las personas actúan como si no tuviéramos este grave problema del Covid-19. Las recomendaciones de sanidad y sana distancia para mucha gente solo es un discurso o cree que se está exagerando. Va uno a tiendas de servicio para comprar alimentos o artículos, y las personas siguen cogiendo frutas o cualquier otro producto donde se puede transmitir el virus. 

Sé que es imposible evitar el contacto, pero deberían de estar conscientes que si tienen algún síntoma, por leve que sea, por precaución deberían de llevar guantes y tapabocas. Aunque se ha recomendado que si uno siente algún síntoma, no se debe salir de casa. 

La verdad es que somos demasiado imprudentes. Y la terrible ignorancia nos lleva a comentar actos totalmente incoherentes. Esta situación es para tener sensatez y coherencia. Y sobre todo, lógica sobre el respeto hacia los demás.

Estas preguntas es para todos aquellos que dicen que esto del Covid-19 o coronavirus es un solo invento o una falsedad: 

¿Los miles de muertos en los diferentes países son inventados? ¿Qué pensarían ustedes si un familiar o alguien muy cercano falleciera por este virus?

Nos pueden decir a quienes sí estamos llevando las indicaciones de Proteccion Sanitaria ¿por qué no lo deberíamos de hacer? Pero utilicen argumentos sólidos y coherentes. 

Ya dejemos de ser tan ignorantes e informémonos, leamos e investiguemos para tener los argumentos con base para refutar cualquier tema. Ahora si ustedes no creen en este grave problema. Háganse a un lado, no obstruyan a los demás. Y sobre todo RESPETEN a quienes sí acatamos las recomendaciones sanitarias. Si los que pensamos diferente a ustedes, estamos locos, déjenos en paz.

El Gobierno Federal ha informado que empezamos el camino a la cresta de esta pandemia. Las cosas se van a dificultar más, no solo por la misma pandemia, sino por todo lo demás que rodea esta situación: empleos, negocios y vida cotidiana. Es un asunto atípico, nada común; por lo tanto, debemos de tomar todas las medidas necesarias. Y esto es uno de los extremos, el otro es que también hay personas que exageran y causan paranoia y alarma entre la gente; también este extremo está mal. De igual manera es ignorancia e incapacidad. Ni nos vamos a extinguir ni nada parecido. Sí es un asunto delicado, pero todo el mundo va a salir a delante. 

Este tipo de personas, no sé si es con total intención de alarmar por rencor o frustración o para sacar agua a su favor. Yo no sabría decir qué ventaja se puede sacar de una situación así y lucrar con la angustia de los demás. 

Les sugiero que para que no estemos en ninguno de estos extremos nos informemos. Tenemos los medíos electrónicos nacionales e internacionales para ello. Tomémonos nuestro tiempo para informarnos. Ya a muchos los han mandado a casa para su resguardo. Entonces tenemos tiempo para esto. 

Por favor, seamos conscientes y también les pido que tengamos respeto hacía los demás. Acatemos los llamados del gobierno: la sana distancia, no saludar de mano o beso, no toser ni estornudar sin cubrirnos adecuadamente y si uno se siente mal aunque sea mínimo, QUEDARSE EN CASA.

Y recuerden, por favor, estas medidas de contención no son porque el Covid-19 nos vaya a matar a todos o porque sea el fin del mundo. Estas medidas son para evitar un colapso en el sistema hospitalario y para que todas las personas que enfermen (que se espera que sean muchos) no contagien a muchas de un golpe y que en realidad puedan ser atendidos adecuadamente todos los que lo necesiten. Cabe recordar que no va a dejar de haber personas que se efermen por otras circustancias, por diferentes accidentes o urgencias de cirugía, etc., y que igualmente ellas pueden requerir del servicio médico que también se merecen.

Todos seguimos en pie de guerra sanitaria. Veámoslo con optimismo y con mucha fe sobre la humanidad. 

Y consulta las diferentes formas donde puedes tener información y apoyo de las autoridades del lugar de donde vives. Y dejemos de discriminar y juzgar a las personas que están sufriendo este virus, solo piensa que puede ser un familiar tuyo.

Nos leemos en la próxima ocasión. Cuídense mucho. Y les deseo mucha salud para todos.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER