Se encuentra usted aquí

¡Honrar la palabra… Cumplir acuerdos!

Miércoles, 10 de Junio 2015 - 17:30

Autor

foto-juventina-chonguin.jpg
Juventina Chonguín Camacho

Compartir

honrar.png

“Antes, nuestro País estaba en paz, se podía vivir sin sobresaltos. Yo salía de noche a la calle y me sentía bien, cómoda, sin inquietud. Ahora, cuando mis hijos salen de noche me quedo inquieta, sin poder dormir hasta su regreso. Esto de dejar salir a los hijos a pasear se está convirtiendo en un problema con mi esposo –Luis-. Él no está de acuerdo en que anden en la calle tan tarde”.

“Él se enoja conmigo porque yo les doy permiso…, a escondidas. Luis trabaja hasta tarde en la clínica, él es médico. Cuando salen a pasear los muchachos procuran regresar antes que él…” ¿Qué edad tienen sus hijos? –Pregunté- “Quince, diecisiete y veinte años. Mi hija es la mayor y es muy juiciosa, salen los tres juntos” –Continuó-.

“Fíjese, ahora discutimos por todo ¡Hasta por las votaciones! Casi siempre estamos de acuerdo por quién vamos a votar, ahora yo no quise votar. Él dice que regalé mi voto. Se enoja conmigo por todo ¿Qué hago?” –Preguntó Emma- ¿Hay más cosas por las que estén enojados? –Respondí- “¡Definitivamente SÍ!”. Le pedí que me contara todo desde el principio…

Me comentó muchas cosas positivas sobre su vida en pareja. También me platicó sobre las relaciones con la mamá de Luis “…Mi suegra le mete muchas ideas en la cabeza”. Al llegar a este punto Emma se abrió… Los insultos de su suegra eran constantes. A su suegra le molestaban las amistades masculinas de ella y le “metía ideas a Luis” –me dijo- “Desde la escuela yo siempre tuve muchos amigos, estudié ingeniería y la mayor parte de mis compañeros eran hombres”.

Se dice que cuando una pareja se relaciona y se casa o establece, lo hace con TODA LA FAMILIA DEL OTRO. La convivencia en pareja es compleja, hay que integrar los modelos de conducta, creencias…. Y hasta traumas del otro. Integrar todo lo anterior y, al mismo tiempo, poner cada cosa en su lugar y CADA QUIEN A DONDE PERTENECE es una labor difícil pero posible.

“Hasta hace unos meses mi esposo era amoroso y amable”. –Me explicó- Sin embargo, “últimamente él había cambiado”, ella lo sentía cada vez más alejado. “No sé qué hacer, él es un gran esposo y yo quiero que sigamos siendo una buena pareja”.

“Antes me entregaba todo su cheque y yo lo distribuía. Él se quedaba con una parte de su consulta externa y otra parte para ahorrar… Ahora ya no. Me entrega sólo la mitad y no sé a dónde va a parar el resto del dinero. Estoy muy limitada en la economía y además…” –Emma se soltó llorando- “¡Estoy ASUSTADA! A este paso no sé si nos vamos a separar. Me despierto a media noche y siento que me falta el aire…” –Finalizó- Mientras se sumía en el sillón.

Los problemas de dinero terminan siendo un gran conflicto cuando la pareja no se pone de acuerdo al respecto. La persona que aporta el dinero –el proveedor- puede manejarlo como un elemento de PODER y CONTROL frente al otro.

Durante unos segundos se compenetró consigo misma… Después le pregunté si había platicado con su esposo de todo esto. –Me dijo que no-, le daba miedo hacerlo enojar. –Le pregunté- Si él tuviera dudas o cuestionamientos sobre su vida en común le gustaría que él se quedara callado o comentara con usted TODAS sus inquietudes al respecto.

Abrió los ojos y se me quedó mirando: “Preferiría que me lo dijera”. Entonces –le pregunté- ¿Qué piensa hacer? Otra vez se me quedó mirando y suspirando me respondió: “Hablaré con él”. ¿Bueno, cómo para cuándo le gustaría tener esa charla con Luis? –Volví a preguntar-…

En toda relación de pareja la comunicación es esencial. Igual de importante es tener claras nuestras propias ideas para dialogar y llegar a acuerdos. Siempre hay que recordar: Los acuerdos se hacen para CUMPLIRSE y si se cambian, es porque AMBAS PARTES así lo han decidido.

La educación de los hijos, la administración de los ingresos, las preferencias electorales… Es cuestión de opinión, de perspectiva, hasta de sentimientos y creencias. Todos tenemos derecho a expresarnos, ser escuchados y por supuesto respetados. Es importante tener claro que ¡PEDIR RESPETO ES RESPETAR AL OTRO!

Foto: http://bodasoriginales.net/wp-content/uploads/novios-brindis.jpg


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER