Se encuentra usted aquí

Hablemos de… Movilidad

Martes, 20 de Diciembre 2016 - 16:30

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

movilidad.jpg

Fomentar, impulsar, estimular, ordenar y regular el desarrollo de la movilidad en la Ciudad de México, tomando el derecho a la movilidad como referente y fin último en la elaboración de políticas públicas y programas son los objetivos de la Secretaría de Movilidad (SEMOVI) la cual fue creada (entre otras cosas) para procurar la preservación del medio ambiente y la seguridad de los usuarios del sistema de movilidad. Entre sus programas principales (el sitio web oficial sólo reporta uno) se encuentra la sustitución de taxi que consiste en otorgar apoyo para la sustitución obligatoria de los vehículos modelo 2006 y de años anteriores que proporcionen el servicio de transporte público individual de pasajeros.

¿Por qué menciono todo esto en una época en la que el año en curso se escurre como agua entre los dedos y la atención sigue estando en el futuro que nos depara con Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos? Por la simple y sencilla razón de que hablar de movilidad en la Ciudad de México es tan importante como que de ahí se derivan otras cuestiones como el problema de tránsito, el uso de bicicleta en las vías principales, accidentes automovilísticos, seguridad (inseguridad) del peatón, transporte público, derechos, multas y la lista es larga pero basta con echarle un vistazo al Reglamento de Tránsito para conocer el detalle de lo que aquí les comparto.

El tema me pareció interesante a partir de las complicaciones viales que se han derivado con motivo de la temporada navideña y las celebraciones que ello implica como el desfile de Coca-Cola o el Bolo Fest; entre otros, mismos que fueron realizados sobre Paseo de la Reforma y ¿por qué no? En día sábado, provocando cierres parciales o totales a la circulación vehicular y generando un caos para quienes necesitaban cruzar por la avenida principal en cuestión. Si ya de por sí un bloqueo por manifestación, accidente o embotellamiento colapsa la circulación (o movilidad si lo prefiere), imagine lo que provoca un cierre completo sobre una arteria vial principal.

¿Qué pasa cuando se acerca diciembre que todos enloquecen y parecen surgir autos y personas hasta por debajo de las piedras? Un trayecto normal de media hora a tres cuartos de hora en los últimos días se ha duplicado en tiempo, aunado a la histeria colectiva provocada por las compras de pánico y las reuniones de fin de año con la familia, los amigos, la empresa, los compañeros de trabajo, la novia, el detalle, etc. Pero eso no es lo peor (sí, aún hay más) nótese que cuando un embotellamiento surge, a menos que sea por una falla en los semáforos es que seguramente hay un agente de tránsito “facilitando” la circulación aunque existen honrosas excepciones en las que realmente es un alivio que llegue alguien a desenredar el nudo de autos.

Y es que del asunto de los cierres viales por los coloridos desfiles que le fascinan al Gobernante de la Ciudad de México, nos podemos seguir a la cuestión de que el Reglamento de Tránsito también existe por requisito y para que los abusivos agentes hagan su agosto cada quincena cuando están a las vivas ante la menor infracción cometida por algún ciudadano incauto y distraído (con el celular, claro está) pues nadie lo respeta cabalmente.

Según mi tumbaburros de cabecera (Diccionario de la Real Academia Española) la movilidad, cualidad de movible, que por sí puede moverse, o es capaz de recibir movimiento por ajeno impulso debería ser total y permanente sin estar supeditada a sucesos oficiales como el también corte vial sobre las transitadas Avenidas Paseo de la Reforma y Juárez durante la pasada Cumbre Mundial de Alcaldes del C40, celebrada el 1 de diciembre pues parece que los habitantes de esta Megalópolis tenemos derecho a la movilidad sí y sólo sí a conveniencia de las autoridades y eso que no estoy considerando el trasporte público que también es un asunto de la SEMOVI y que va de mal en peor pues sí piensan que el Metrobús ha resuelto el problema, nada más lejano de la realidad pues su implementación ha creado conflictos en las calles aledañas a las diferentes líneas por las que circula. Y aquí le dejo un ejemplo de tal situación: la calle de República del Salvador en pleno Centro Histórico y en su tramo de Avenida Pino Suárez hasta Circunvalación, atestada de comercios de todo tipo: telas, plásticos, herrajes, mercerías y un largo etcétera con dos minúsculos para circular y descargar, quedó convertida en un carril confinado para el Metrobús y el otro para tránsito de vehículos sin autorización para descargar, lo cual se llevó a cabo durante los primeros meses porque actualmente es un estacionamiento indiscriminado para los proveedores que necesitan descargar ¿Y la movilidad?

Chatarrización (inconclusa) de taxis y microbuses, modificaciones al Reglamento de Tránsito, Programa Hoy No Circula o EcoBici son sólo parte de la solución para que vivamos en sana convivencia y ejerzamos nuestro derecho a una movilidad digna los casi nueve millones de habitantes de esta ruidosa, contaminada, caótica e insegura Ciudad de los Palacios, hace falta trabajar en educación y cultura de movilidad. ¡Ojalá que la magia de la Navidad me conceda el deseo!

______________________________________________________

Fuentes

http://www.semovi.cdmx.gob.mx/

http://www.semovi.cdmx.gob.mx/storage/app/uploads/public/578/3c5/7e1/578...


Leer también


Número 26 - Febrero 2019
portada-revista-26.png
Descargar gratis