Se encuentra usted aquí

Escuchar y comprender

Lunes, 29 de Junio 2020 - 08:55

Autor

dominique-blaschke.png
Dominique Blaschke

Compartir

mnv.png

A continuación les comparto la carta de una señora que perdió a su abuela a causa de la pandemia.

     ________________

Señorita Doctora,

No sé ni cómo comenzar esta carta.

La semana pasada se murió mi abuelita de coronavirus.

Tenía 72 años, pero estaba muy bien de salud, trabajaba, cuidaba a nuestros niños muy seguido, y nos animaba siempre, y más ahora con esto de la pandemia.

Quién nos hubiera dicho que ella tan optimista y se nos iba a ir así.

En la familia nos hemos cuidado muchísimo y a ella tambien la cuidábamos.

Tiene que haberse contagiado antes de que se prohibiera salir a la calle y que nos quedáramos en casa.

Ella era la mamá de mi papá.

Para colmo de males, no la pudimos ni velar ni ir en familia a despedirnos de ella.

Esto ha sido una pesadilla.

Nunca imaginamos que nos fuera a pasar algo así en nuestra familia.

Durante las últimas semanas hasta pensábamos si no serían cuentos lo de la pandemia nomas para asustarnos o quien sabe qué cosa.

Mis papás estan hechos pedazos y nosotros por el estilo.

Somos tres hermanas y dos hermanos y todos vivimos en casas distintas porque somos adultos y casados.

No nos hemos visto casi para nada.

Siento una impotencia horrible y muchísima angustia e incertidumbre.

No sé qué decirle a mis hermanos ni a mi papá ni a mis niños.

Mis dos hijos  no saben que mi abuelita se murió, y no sé cómo decirles ni que decirles.

Ni siquiera sé bien qué es lo que quiero que usted me diga o que me pueda aconsejar.

Una amiga la vio a usted en el sitio web del señor Ruiz-Healy y me animó a que le escribiera.

Nadie de mi familia ha ido nunca con un psicólogo, y además no tenemos cómo pagar por algo así.

Perdone mi desorden, pero estoy muy confundida.

Escribirle me hace sentir como que puedo salir de mi casa y encontrar algo.

Ojalá me pueda contestar.

Gracias, 

Hermelinda.

Estimada Hermelinda

Al leer su carta entiendo que todo esto le afecta profundamente. Se siente muy triste y confundida. Puedo percibir que usted quisiera ayudar a su familia y no sabe cómo.

Están pasando por algo muy difícil en la vida, que es el duelo. La situación actual con la distancia social lo ha hecho más difícil.  Me imagino que se siente separada de su familia, quisiera ir y abrazarlos, compartir el duelo de la partida de su abuela todos juntos. Se siente encerrada y quisiera salir. 

Comprendo que le cuesta trabajo decirle una noticia tan dolorosa a sus dos niños.  Uno no sabe cómo decir estas cosas, quisiera evitarles el dolor, pero no es posible. Los niños son muy perceptivos, le aseguro que ya sienten que algo ha pasado, y el que se los oculte, solamente creará una distancia entre usted y ellos. 

La muerte es algo duro y doloroso, pero tambien es algo natural. Le aseguro que sus niños podrán manejarlo.  Es más dañino para ellos ser excluidos del duelo por su abuela. 

Como lo tomen ellos, depende mucho de cómo lo toma usted. No les haga sentir que es algo terrible y grave, transmítales que es algo que pasa en la vida, y que su abuela está bien, que le manden su amor y se despidan de ella. Seguramente les dolerá, pero está bien, tenga confianza, es algo que todos tenemos que pasar en algún momento. Ellos lo superarán. Y siempre tendrán a su abuela en su corazón. 

¿No sé si usted cree en Dios, si tiene alguna idea espiritual de lo que sucede cuando morimos? 

Si usted puede, primero hacer las paces con ello, a su manera; no digo que no sienta dolor, temor, tristeza, todo eso tiene su lugar y no lo tiene que apagar; pero si usted encuentra un lugar de paz, en el que sabe que todo, absolutamente todo, sucede por algo, aunque no podamos ver en el momento presente la razón; si usted puede llegar a considerar la idea de que para su abuela, aunque haya sido por coronavirus, era ese su momento para irse, y seguramente ella está en paz con ello. Yo sinceramente creo que el alma no se extingue con la muerte.  

Usted no la pudo ni velar ni despedirse. ¡Todavía puede despedirse de ella!

Desde aquí, desde su corazón, hágalo. Háblele en sus pensamientos, o escríbale una carta. Yo de verdad creo que le llegará, dondequiera que ella esté ahora. 

Si usted tiene alguna forma de encontrar paz en su corazón, ya sea rezando o meditando o alguna otra forma que solo usted sabe, eso se lo podrá transmitir tambien a sus hijos y hasta a sus otros familiares, su padre, sus hermanos, a pesar de la distancia física. 

Lo más importante es aceptar y permitir que sus hijos expresen sus sentimientos y expresarles usted tambien los suyos, con ello los hará sentir que no estan solos en esto y podrán superarlo, no se preocupe. 

Seguro usted extraña tambien mucho a su familia. No sé si tenga manera de hablar con ellos por telefono o comunicarse por internet. Cualquier forma de comunicarse será buena, si por el momento no se pueden ver mucho, no importa, hagan lo mejor de ello.

Tambien pueden escribirse cartas en papel y mandárselas, a la antigua. Antes, la gente no tenía otra forma de hablar cuando estaban lejos, y escribirse es algo que conecta mucho. Escríbanse sus sentimientos y sus pensamientos. A veces uno escribe más fácil algo, que en persona no se atrevería a decirlo. Eso puede hacerlos sentirse más unidos como familia y apoyarse unos a otros. 

Si usted tiene manera, salgan alguna vez a un parque, a algún lado donde haya naturaleza. La naturaleza cura, calma.  No le digo que se vaya de viaje, lo más cercano que tenga. Teniendo en cuenta la distancia social, salga un poco, con su familia con la que vive. Porque estar solo en la casa enferma más a las personas que salir un poco, cuidándose. 

Está usted pasando por un momento doloroso, solo recuerde que no durará por siempre.
La abrazo desde aquí,

Dominique.

escucharycomprender@yahoo.com

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER