Se encuentra usted aquí

Escuchar y comprender

Miércoles, 03 de Junio 2020 - 10:15

Autor

dominique-blaschke.png
Dominique Blaschke

Compartir

thjm.png

Esta carta es la continuación del diálogo previo que tuve con la joven mujer que vive en la Ciudad de México (https://www.ruizhealytimes.com/vivir-mejor/escuchar-y-comprender-3).

Buenas tardes.

Gracias por su carta. Ya hice lo que usted me recomendó.  Al principio  me pareció raro, no entendí qué tiene que ver eso con mi depresión. ¡Pero creo que ya entendí!

En la mañana al levantarme, empiezo a pensar muchas cosas, ¡no sabía cuánto pienso y pienso todo el tiempo! La mayoría de mis pensamientos son… pienso en cosas que tengo que hacer, cosas del pasado, cosas que no me gustan de mi vida… pienso y pienso mucho. Pienso muchas cosas que me hacen sentir mal… 

Después, eso de aceptar todo cómo es en mi vida, todo lo que me molesta y eso ¡me salió muy bien! Algunas cosas me costaron más trabajo. Tengo un compañero de trabajo al que simplemente no soporto y a él ¡no lo puedo ni lo quiero aceptar! ¡Empecé a sentir mucho enojo! Normalmente me cae gordo lo que hace esta persona, pero nunca me había enojado tanto. ¡Siento un coraje fuerte que quiere salir de mí como un volcán! Me tuve que controlar mucho ese dia para no gritarle. 

Pero en general me sentí, de repente, más fuerte. O sea, acepté casi todo lo que se me presentó ese dia, por completo, sin intentar cambiarlo, y curiosamente eso me hizo sentir que tengo poder, que no estoy a merced de las cosas. No sé cómo explicarlo, es como que de repente tengo fe en que las cosas pueden cambiar y creo que yo puedo hacer algo. ¡Se me quitó la presión de que TENGO que hacer algo, y ahora me empezaron a dar GANAS de hacer algo para cambiar mi vida!

Me cuesta aceptarme a mí misma tal y como soy.  Pero el día en que lo traté de hacer como ejercicio, como que me relajó… de pronto me sentí querida, tranquila.

Estoy pensando en cambiar de trabajo, hace mucho que tengo varias ideas, pero siempre las deje a un lado, porque pensaba que no tiene caso hacer el esfuerzo. La verdad tambien tengo miedo de que no me salgan las cosas y me quede yo sin nada. 

Ayer me volví a sentir otra vez mal, me puse a comer y a ver series en la tele.  En la mañana casi no tenía energía de levantarme y me sentí deprimida.  

¿Pero sabe qué?, me dije: “No, yo decido cómo me siento hoy”.  Y decidí que me quería sentir bien ese dia. No me sentí bien todo el tiempo, pero hice lo de aceptar las cosas, eso estuvo bien. 

¡Solo que me enfurecí otra vez con esa persona en mi oficina! Siempre me trata de arriba hacia abajo, aunque estamos en el mismo nivel. Se hace el muy sabio y anda buscando cosas para corregirme.  ¡Me choca eso! Pero no sé cómo reaccionar para defenderme sin causarme un problema.

Quiero seguir con su asesoría, pero ya no quiero que siga publicando mis cartas, quisiera hablar con usted en persona. 

Muchas gracias

______________________

Querida mujer.

Me da mucho gusto que mi recomendación le haya ayudado. 

Claro que es un proceso, no hay una fórmula mágica que se pueda hacer una sola vez y acabar con todos los problemas, pero normalmente es mucho más fácil de lo que uno cree, empoderarse de su vida y de sus sentimientos. 

Es impresionante cómo usted habla de sí misma, usted tiene una mente muy consciente. Fácilmente pudo observar sus propios pensamientos y se autoanaliza muy bien, puede exponer con claridad cómo se siente. ¿Alguna vez ha pensado estudiar psicoterapia? 

En cuanto a aceptar todo como es, no se trata de ser perfecta y de volverse la madre Teresa. Creo que la situación que usted tiene con esta persona de su oficina, que dice que no puede aceptar, es justamente un punto de fricción que le puede servir a usted de mucho para crecer.

Creo que su enojo en este caso es algo positivo.¡Es energía que ha estado esperando salir, expresión! Claro que no le recomiendo que vaya y le grite a esta persona en su cara, eso le causaría, como usted dice, un problema en el trabajo. Pero al parecer ya no hay vuelta atrás para usted en ese sentido, ya no podrá soportarlo como antes, eso la moverá a hacer algo al respecto. 

La invito a que reflexione sobre lo siguiente: 

¿Cómo me hace sentir esta persona?

¿En qué otras situaciones con otras personas en el pasado me he sentido así?

¿Qué tienen en común estas personas y situaciones? 

No tienen que ser situaciones exactamente iguales, lo importante aquí es el sentimiento que usted describe. Cuándo y cómo lo ha sentido antes: 

¿Qué es lo que más le molesta de ello?

¿Cómo le hubiera gustado reaccionar en las situaciones pasadas en las que se sintió así, que no lo hizo?

Ya me contará usted en persona las respuestas a estas preguntas.

Exploraremos juntas dentro de su propia sabiduría interna, la manera en que usted quiere y decide responder a las situaciones de su vida.

    ________________________________

Queridos amigos lectores, espero que los diálogos que he sostenido con las personas que han decidido permitirme publicar aquí sus cartas, les estén siendo de utilidad para animarse a explorar su propia riqueza interior.  A veces podemos vernos reflejados en otro y eso tambien puede ser sanador. Todos somos seres humanos. 

escucharycomprender@yahoo.com

 

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER