Se encuentra usted aquí

Descomposición social pobre de mi México

Jueves, 24 de Enero 2019 - 13:40

Autor

mauricio_tejeda-foto.jpg
Manuel Tejeda

Compartir

descomposicion-social-pobre_1.png

Voy a distraer su atención sobre el tema de la información del asunto de los trabajadores de hogar. El motivo es por los acontecimientos resientes sobre la desgracia en el poblado de Tlahuelilpan en el estado de Hidalgo.

Es muy lamentable lo sucedido y nada vale la pena por una viva humana.

Hasta donde he visto y se ha difundido tanto en medios de comunicación como en redes sociales y que no se ha criminalizado a dicha población como vandálicos, pero el mismo poblado ha manifestado lo contrario y creo que es la mala información y tensión que ellos mismos han provocado.

El saqueo en accidentes que ha habido, es el resultado de la descomposición social en nuestro país. Porque en verdad no debemos de poner de pretexto que por ignorancia, pobreza, necesidad o por que se nos hace fácil. Si las personas que estaban en este accidente hubiéramos visto que eran menores de 12 años y estuvieran haciendo esto “sería comprensible” porque a esa edad se nos hace fácil hacer cualquier imprudencia, por la misma experiencia de vida que es tan corta. Pero esto no fue así. Todo lo contrario, estaban personas entre los 70 años y 20 años que ellos mismos llevaban a sus hijos para que les ayudaran a recaudar el combustible.

En todos los medios de comunicación han realizado muchas entrevistas a los pobladores y ciudadanos sobre este asunto. Y lo mas bizarro que uno se puede imaginar. Ahora resulta que los culpables son las autoridades. Acusan desde a López Obrador; pasando por sus secretarios de estado, gobernador del estado, secretaría de la SEDENA, policía federal (PFP), policía estatal y municipal. Existen imágenes donde se ven autoridades que estaban presentes en el lugar, donde se ve y se escucha cuando les comunican a todas las personas que se alejaran del lugar ya que era un peligro y que estaban en riesgo de un accidente. Pero como “buen mexicano” no hicieron caso de estas indicaciones. Y mucha gente dice en los medios o en las redes sociales, que porqué no reaccionaron o arrestaron a las personas que se encontraban en el lugar. Haber si que somos incoherentes, si las autoridades hubieran hecho su trabajo con los protocolos que ellos tienen, ¿qué hubiera pasado? Estarían diciendo que fue represión o abuso de autoridad. O sea que, como dice el dicho, NINGUN CHILE NOS EMBONA. O lo que es lo mismo, QUE SALEN COMO EL COHETERO. SI TRUENA MALO Y SI NO TRUENA TAMBIÉN.

No debemos, ni podemos seguir así. Con las excusas tan imbéciles o taradas, por decir menos. No tenemos conciencia ciudadana.

Ni una caja de cerveza, azúcar, ganado o gasolina vale la vida de un ser humano. Pero eso no es real. Como en este caso. Uno o cuatro garrafones de 20 litros o menos, que se hubieran ahorrado por mucho, unos $ 1,600.00 eso es lo que costó una vida en Tlahuelilpan.

Creo y pienso que si somos incultos, ignorantes, mal educados o mediocres somos por nosotros mismos. Porque a partir de que uno tiene cierta edad, digamos que a partir de los 20 años de edad uno puede decidir si quiere ser todo lo descrito anteriormente. O no porque cuánta gente son empíricos o estudian aún teniendo 60 o 70 años. Eso es querer crecer como persona, querer salir de todo lo anterior. El que quiere puede. Y si no quiere ni puede, es porque en realidad le gusta ser un total mediocre toda su vida y así esta a gusto. Entonces no hagamos responsables a los demás. Ni a los padres. familiares, conocidos o a los demás ciudadanos con los que convivimos a diario. Tengamos los suficientes tamaños para empezar a reconocer con valor, de nuestros errores, sean pequeños o grandes. Dejemos la apatía, indiferencia y mediocridad. Queremos ser como los estadunidenses o como los europeos ¿no? Pues entonces hay que serlo y no solo parecer como buen naco.

Debemos de tener valores, moral y educación que nos inculcaron en casa, cultura social y cívica. El gobierno no tiene porqué cuidarnos en todo, como si fuéramos niños chiquitos que nos tengan que estar arriando para hacer o no hacer las cosas, pero cuando nos sentimos mayores de edad entonces si. Empezamos a exigir y a pedir que nos den porque somos jodidos o pobres.

No puede ser que nosotros provocamos muchas de las situaciones de nuestro país y luego, luego; buscamos algún culpable. Y quiero aclarar que yo fui uno de los que no votó por López Obrador, pero eso no quiere decir que no quiera a mi país y que no quiera que mi México sea mejor.

Ahora sí va ver el actual jefe del ejecutivo que no es tan fácil como él lo vociferaba. Que llevar a un país con todas las diversas circunstancias, no solo es atacar. Ahora se va a dar cuenta de las cosas. Porque ahora su pueblo bueno y sabio, le esta echando la culpa y la responsabilidad de este accidente y de aquí en adelante.

Espero que los que lean estas líneas tomen conciencia y se pongan las pilas. Aunque sea uno solo que empiece a llevar acabo estos principios y tome conciencia. Ya es ganancia. Porque hay que empezar por uno mismo. Empecemos con respetar a las personas con las que convivimos a diario.

Recibiré sus comentarios o sugerencias en mi cuenta de red social. Twitter: @mano16news

Saludos a todos

 


Leer también


Número 31 - Julio 2019
portada-revista-31.png
Descargar gratis