Se encuentra usted aquí

Cápsula del tiempo: Cuidar el medio ambiente retomando hábitos

Martes, 21 de Mayo 2019 - 13:15

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

capsula_del_tiempo.png

Ahora que estamos en la antesala de la prohibición del uso de plástico, está surgiendo una ola de regreso al pasado para recuperar los antiguos empaques que se utilizaban antaño para guardar los productos comprados. En 2016 escribí respecto a la historia del mercado y el uso de la bolsa del mandado, en ese entonces, el tema me sirvió de pretexto para resaltar el abandono en el que han caído algunos establecimientos mejor conocidos como mercados y cuya historia en México data de la época de los mexicas; en esta ocasión, retomaremos el asunto de la bolsa del mandado y los empaques que en breve, deberemos utilizar para cuidar más y mejor del medio ambiente.

La industria alimentaria ha creado todo tipo de utensilios para mejorar la experiencia gastronómica de los comensales; entre ellos, el uso de los popotes los cuales eran exclusivos de comercios ambulantes que no servían las bebidas en vasos higiénicos y lo mismo pasaba con los alimentos considerados “chatarra” como las tortas, tacos o “garnachas” como las sustanciosas gorditas de chicharrón, sopes o pambazos entre otros; sin embargo, la dinámica de vida que tenemos los citadinos obligó a estandarizar el uso de utensilios desechables bajo el lema de: llévelo para después.

Con el paso de los años y arraigada una costumbre que nada tiene de positiva, el planeta se está ahogando entre restos plásticos porque al uso de los desechables (lo cual era un pecado capital utilizar delante de las abuelitas) se le sumó la proliferación de botellas plásticas para venta de bebidas por aquello de la contaminación de las botellas de vidrio y lo peligroso de su uso al romperse, entre otros argumentos que en teoría remediaron un problema y ocasionaron otros más graves como la contaminación de recursos y reservas naturales. Según datos de un artículo publicado por la edición electrónica del National Geographic “Cada segundo más de 200 kilogramos de basura van a parar a los océanos, y ya hay cinco islas de basura formadas en su gran mayoría por microplásticos, algo similar a una «sopa»: dos en el Pacífico, dos en el Atlántico, y una en el Índico. Y casi todo, un 80 por ciento, procede de los continentes terrestres. Se estima que para el año 2020 se superarán los 500 millones de toneladas anuales, un 900 por ciento más que en la década de los 80… El ciclo del agua, ése tan necesario para la vida en la Tierra, ya está afectado. Desde el océano, las nubes, las montañas, los ríos, y por supuesto, hasta el vaso de agua que llenas del grifo, tienen ciertos grados de contaminación.”

El problema es grave y no es nuevo pero cada día se complica aún más y por ello, empiezan a surgir propuestas para el uso de empaques ecológicos y no me refiero a esas terribles bolsas de supermercado que serán muy ecológicas pero que al ser sometidas a un proceso de impresión en automático se vuelven contaminantes y además, se cobran aunque el asunto es que como en toda cadena viciosa, el uso del papel se redujo no sólo por un tema de conservación de los árboles sino porque cada vez consumimos menos información impresa y eso nos limita el acceso al papel pero no es mala idea reciclar los periódicos para con ellos, regresar a los cucuruchos para la fruta, legumbres y verduras también es buena idea regresar al uso de canastas o bolsas de mandado (no plásticas). En la compra de pan también ya se extendió el uso de bolsas de plástico y cada bizcocho se envuelve en una hoja de plástico ¿Para qué? Si el papel estraza lo resolvía todo y sin problema alguno.

Debemos responsabilizarnos cada vez más de los malos hábitos de consumo que tenemos y que sin duda, están afectando al planeta dañando también a las futuras generaciones. La industria alimentaria tiene mucho trabajo por delante, hay que reinventarse, hay que modificar también los hábitos alimentarios, los horarios y los supermercados también deberán ingeniárselas para reducir el uso de empaques plásticos, la pregunta es ¿Estarán dispuestos a hacerlo?



Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis