Se encuentra usted aquí

Bienestar psicológico

Miércoles, 11 de Marzo 2020 - 13:15

Autor

dra_elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Garza

Compartir

yhn.png

@DraElizabethCr1

La búsqueda del bienestar, la felicidad y el buen vivir han sido y son un objetivo común de todas las sociedades, aunque ha variado enormemente cómo definirlo, medirlo y llevarlo a la práctica.

Se habla en nuestros días de conceptos como bienestar psicológico o felicidad, y parece ser que, a pesar de ser un deseo común para muchos individuos, no todo el mundo consigue vivir en ese estado. 

El bienestar psicológico es un concepto complejo, pero que tiene que ver con sentirse bien en un sentido general, es decir, estar bien con uno mismo, estar alineado con las motivaciones y objetivos que estructuran el propio estilo de vida, gozar del equilibrio emocional necesario para afrontar el día a día e incluso, disponer de una buena salud física. El problema de este tipo de definiciones es que, en realidad, el bienestar psicológico es un concepto abstracto y, por supuesto, subjetivo.

¿Qué es el bienestar psicológico?

Esta abstracción tiene que ver con las creencias y con las expectativas, con el empoderamiento de la persona y con estar rodeado de un contexto de tranquilidad y esperanza.

Algunos hábitos para mejorar el bienestar psicológico son:

1. Haz lo que te gusta.

Lógicamente, si no haces lo que te gusta, difícilmente vas a lograr el bienestar psicológico ni la felicidad. Esto hace referencia tanto a tu trabajo como a tus hobbies. Con respecto a estos últimos, cuantos más momentos buenos tengas haciendo lo que te gusta, mejor te sentirás.

2. Duerme bien.

Las horas de sueño son importantes. Cuando no conseguimos tener un sueño reparador o sufrimos insomnio, nuestra calidad de vida, nuestro equilibrio emocional y nuestro bienestar psicológico se ven seriamente afectados.

3. Ten objetivos realistas.

Los expertos en bienestar prestan mucha atención a la importancia de los propósitos que tenemos en nuestra vida y los objetivos que nos marcamos. Esto ocurre principalmente por varios motivos, pero principalmente, porque las metas que nos proponemos son nuestra motivación vital y están relacionados con nuestra felicidad. Sin embargo, estos objetivos, si no son realistas, nos causan frustración, y a la larga sufriremos las consecuencias negativas de tener expectativas irracionales. Los objetivos deben ser alcanzables.

4. Nútrete de forma sana

Tal y como afirma el psicólogo Jonathan García-Allen: “Existe una relación recíproca entre la alimentación y nuestras emociones. Lo que ingerimos no solo afecta a cómo nos sentimos, sino que cómo nos sentimos también afecta a nuestra manera de alimentarnos”. Esto explica por qué cuando estamos estresados nuestros hábitos alimenticios cambian, o que alimentarse bien también va a afectar a cómo nos sentimos a lo largo del día.

5. Reflexiona y conecta contigo mismo.

Es complicado pararse un instante y reflexionar sobre quiénes somos o sobre cuál es nuestro estado emocional hoy en día. El ritmo acelerado de la sociedad en la que vivimos dificulta que miremos hacia nuestro interior. Siempre estamos más pendientes del exterior.

Pararse un segundo y reflexionar es una de las mejores alternativas para lograr nuestro bienestar. Para hacerlo, simplemente tienes que dedicarte 15 o 20 minutos al día a ti mismo. Por ejemplo, rellenando un diario de emociones antes de acostarte.

Para un buen vivir es recomendable primero disfrutar de un bienestar psicológico y gozar de una vida plena, ¡date la oportunidad!

Referencias:

https://www.mallorcare.eu/bienestar-psicologico-salud/

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-879X2014000200013

Contacto:    

dra.elizabeth.cruzg@gmail.com 

https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9        

https://www.facebook.com/RIEHMTY/ 

www.ruizhealytimes.com

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER