Se encuentra usted aquí

Adaptarse a la austeridad

Miércoles, 09 de Octubre 2019 - 11:00

Autor

dra_elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Garza

Compartir

adaptarse-a-la-austeridad.jpg

¿Qué atemoriza más a la gente, el saber que pueden terminar ahogados en deudas o saber que tienen que ser más austeros?

A veces disfrutar de las cosas que valen la pena no requieren que gastes grandes cantidades de dinero, solo necesitas saber que puedes vivir bien con menos cosas en tu vida.

Cuando las personas escuchan que hay que "vivir con menos", piensan en austeridad y pobreza. La libertad financiera asociada con vivir con muy poco, sin embargo, tiene un atractivo universal que pocas personas pueden implementar y ser felices.

Austeridad se refiere, según su etimología griega y latina, a una cierta dureza, sobriedad y severidad. Esto se aplica a diversos ámbitos de la vida y de la sociedad. Por ejemplo, hablamos de medidas de austeridad cuando se afronta una crisis; o de un hombre de costumbres austeras, para referirnos a una persona de comportamiento disciplinado y sobrio; o de un edificio austero, de líneas limpias y poca ornamentación.

¿Qué es vivir la austeridad?

No significa vivir pobremente ya que la austeridad no tiene que ver con la cantidad de recursos económicos con los que uno cuenta. Si uno tiene escaso, suficiente o mucho dinero, la austeridad es la consejera perfecta para saber navegar entre los escollos del despilfarro y la avaricia. Porque la austeridad nos enseña a gestionar los recursos de los que se dispone con sobriedad, sentido común, sentido social y previsión.

Ya lo decía el sabio griego Solón (s. VI a.C.): “la austeridad es una de las grandes virtudes de un pueblo inteligente”.

Como en la mayoría de las cosas, aprender a vivir con menos (y de hecho disfrutarlo) es una cuestión de balance de vida. 

Austeridad es vivir con menos de lo que ganas. Suena fácil, pero muchos no lo hacen a menos que se pongan una meta que requiera dinero. Si la deuda no es una opción y trabajar más horas tampoco te es posible, practicar la austeridad es una excelente manera para reunir dinero, es dejar de gastar en todo lo que se te antoja y que no necesitas. Tal vez no estés familiarizado con la palabra “austeridad”, pero sí conoces la palabra “ahorro”. Entonces, financieramente hablando, la austeridad genera ahorro. La austeridad es economía; las economías que haces en tus gastos, generan ahorro. Si no tienes ahorros y tampoco deuda, significa que te gastas todo lo que ganas. Aunque no andas tan mal, eso no es austeridad. La austeridad se pone en práctica cuando quieres tener ahorros para comprar carro, casa, arrancar un negocio o prepararte para la jubilación, entre otras cosas.

Ahora bien, hay personas que exageran en sus medidas de austeridad. Si alguna vez se han referido a ti como una persona austera, lo que realmente quisieron decir es que eres tacaño.

Hay dos tipos de austeridad, una —“la bonita”— que te llega por decisión propia como ya lo vimos y otra —“la fea”— que llega por obligación.  Esta última llega cuando una persona, familia, organización o gobierno decide vivir con deuda. Con el tiempo, las deudas te obligan a reducir tus gastos para poder mandar los pagos mensuales. El nivel de endeudamiento es lo que determina qué tan rápido tienes que implementar medidas de austeridad. Dicho de otra manera, recortar gastos; además, te indica qué tan profundo y dramático es el recorte.

Puedes elegir cambiar tus hábitos y perder peso o seguir igual hasta ser forzado por el doctor si quieres sobrevivir. Es lo mismo, la austeridad bonita puede ser vista como un sacrificio o como el camino para lograr tus metas y tener una vida financiera mejor. Es obvio que también puedes incrementar tus ingresos, pero eso implica un sacrificio mayor ya que requiere más horas de trabajo. La austeridad por decisión puede ser el camino para romper las redes que te tienen atado, viviendo de cheque a cheque. La paz financiera llega a tu vida cuando aprendes a vivir con lo que ganas, pero si quieres crecer económicamente, abraza el concepto de la austeridad.

 

Referencias

https://www.piensaprofuturo.com/articulo/austeridad-una-virtud-inteligente-285

https://www.andresgutierrez.com/las-dos-caras-de-la-austeridad/

 

Contacto

dra.elizabeth.cruzg@gmail.com

https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9    

https://www.facebook.com/RIEHMTY/  

www.ruizhealytimes.com


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER