Se encuentra usted aquí

violencia contra la mujer

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El infierno se está quedando vacío, en nombre de…

Nuevo año y ¿quiénes son los pobladores en la democracia infernal donde su gran dictador lucifer los ha dejado ir? Pero, y más importante, ¿por qué se está quedando vacío el infierno? ¿La migración se debe a la desesperación por falta de empleos o por falsa información? ¿Serían las dos causas justificadas del inframundo? Como una probabilidad o hipótesis se plantea que sus pobladores se encuentran en México, donde encontraron trabajo, y la información no tiene valía para ellos… cínicos, impunes, poderosos. El inframundo en la tierra es real.

He aquí algunas evidencias:

En nombre de la ley, jueces que encarcelan con falsas pruebas y a base de tortura a personas inocentes para cerrar casos -indígenas por lo general-; jueces que con causa probada sobre violencia contra la mujer -cónyuge- y con amenaza de muerte, deja libre al victimario y, …¿¿¿es asesinada la mujer por desconocidos??? Jueces que desaparecen pruebas para absolver a gente mala. Jueces que meten a la cárcel a mujeres que matan a sus violadores. Jueces que encarcelan a la gente que se defiende para sobrevivir.

En nombre del progreso, compañías que utilizan a niños y adolescentes como trabajadores/esclavos para elaborar o extraer materia prima (mineras) en condiciones no humanas, que devastan ecosistemas, contaminan y enferman todo lo cercano. Compañías en la que los trabajos son continuos, en condiciones insalubres, sin beneficios (empresas de cárnicos, de ropa). Compañías que contaminan ríos, indígenas desplazados, asesinan a defensores de la tierra. Compañías que manipulan los alimentos.

En nombre de Dios, pederastas protegidos por la Iglesia, sin castigo, sin persecución, sin alivio a las víctimas. La mujer en su papel de piadosa, débil, el lado que a los hombres los incita a pecar. Los tribunales de la Santa Inquisición con la aplicación de torturas como el potro, el tormento de agua, la garrucha, la cuna de judas, la rueda, la doncella de hierro. Las guerras y las matanzas en nombre de Dios, la estafa, el poder económico para dominar, el discurso que te hace culpable.

En nombre de la educación, que habla de un humanismo y elimina las materias de ética, filosofía y humanidades, materias que te hace pensar y cuestionar sobre los aspectos más importantes del hombre y de su mundo. La precarización de los salarios de los docentes; el poder del maestro que abusa de su posición y humilla; el maestro que a base de miedo y estrés manipula para que unos cuantos estudiantes obtengan un “número” a penas aprobatorio y que los representa. Profesores que no cuestionan  un programa propuesto y elaborado para un solo tipo de humano… no pienses, solo sigue lo que se te da y te vamos a calificar de acuerdo a tu obediencia. La escuela que solo le interesa llenar requisitos y aprobar aun sabiendo que los alumnos no tienen el conocimiento básico. La escuela que disfraza la inclusión cuando la diversidad no es conocida ni aceptada (pedagógicamente y real como incapacidad).

En nombre de la vida, se promueve el aborto (¿de qué vida?), se defiende a los animales, a las plantas con radicalismos infundados,  los movimientos ecologistas que son financiados por grandes compañías contaminadoras, las guerras y las víctimas miembros de la sociedad civil masacrados como daños colaterales, las farmacéuticas que experimentan con animales y personas (nunca en los países de origen), que venden la cura para enfermedades elaboradas por ellos, que venden la eterna juventud, que venden medicamentos antidepresivos y son poderosamente ricas. Compañías que manipulan la genética para fines particulares.

En nombre del hombre que ve inferior a la mujer, que la ve como un objeto, que la trata como algo desechable; los feminicidios, el homicidio que solo por ser mujer es fácil quitarle la vida, ¿qué se le dice a una madre que clama por justicia porque  asesinaron a su hija?, o a la madre desaparecida y asesinada que deja tres pequeños hijos y que preguntan ¿por qué la mataron si no hizo nada malo? ¿Quién la mato?... y nunca hay respuesta.

En nombre de la familia, que mediante el chantaje tiene unida a su familia, el de la simulación de pareja feliz y ejemplar cuando no se soportan juntos, peleas por las cosas materiales, el trato injusto y despreciativo por el adulto mayor, la infidelidad aceptada… la lucha de poder, la violencia silenciosa (doméstica).

En nombre de la única alternativa… no me queda de otra, soy narco porque solo aquí tengo la posibilidad de tener algo (comida, casa, vestido… después armas, poder), la prostitución, que se culpa a la mujer, pero ¿quién es el consumidor?, la migración, los bloqueos, las revueltas ¿nadie escucha las necesidades que a gritos clama una sociedad olvidada, llena de invisibles? O, ¿será que estos invisibles son los buenos y por eso no tienen empleo en el inframundo-tierra?

La democracia también ha fracasado en el infierno o ¿es acaso esta la verdadera democracia dirigida para controlar simulando una forma de organización política?

Y en nombre de la democracia, ¿qué países se atribuyen velar por ella y adquirirse el derecho de intervención -militar principalmente- para salvar a los países no democráticos e implantar gobiernos favorables a ellos en referencia económica, financiera y de poder? Principalmente uno. ¿Será esta la verdadera democracia infernal? México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos (frase, atribuida a Porfirio Díaz, pero en realidad escrita por el intelectual Nemesio García Naranjo).

Fecha: 
Lunes, 06 de Enero 2020 - 08:50
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 06 de Enero 2020 - 11:05
Fecha C: 
Martes, 07 de Enero 2020 - 00:05
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cartas a Tora CLVIII

Querida Tora:

Otra vez hubo agitación en la vecindad, y por lo mismo de siempre. Empezó por un olor terrible, que invadió todas las viviendas; y eso recordó a los vecinos el asunto de los baños, luego lo de los lavaderos, el hoyo en el patio, las escaleras en mal estado, y tantas cosas que hay que arreglar en la vecindad. Entonces empezaron a murmurar, a juntarse en grupitos y a decir que iban a exigir al portero que cumpliera con su deber. Como siempre.

Los guaruras corrieron con el chisme. Como siempre. El portero se preparó a combatir lo que parecía el principio de una insurrección. Y al cabo de unos cuantos días, inventó (esa es la palabra: inventó) que iba a cumplirse un aniversario más del día en que había tomado posesión de su cargo, y decidió que eso ameritaba una fiesta. E invitó a  todos los vecinos a celebrarlo con él el domingo siguiente, todo el día, en el patio.

Los vecinos se animaron, pues a todos les gustan las fiestas, y llegaron al domingo con  ganas de divertirse mucho. La cosa empezó muy bien, con un grupo de niños cantando las “Mañanitas” a sus madres. Todas lloraron de emoción, por supuesto. Luego hubo unos perritos que bailan y se tiran por resbaladillas, un  mago que les robó monedas a todos los vecinos que las facilitaron para algún truco, etc. Y en los intermedios se sirvieron refrescos y hasta una que otra "cuba", con la aprobación entusiasta del sexo fuerte (y del no tan fuerte).

         Lo que nadie esperaba era que en la azotea se armara otra “fiesta”, pero así fue. Allí se juntaron todos los que no se dejan engañar por el portero, que se pusieron a cantar consignas contra su actuación, Y hasta sacaron pancartas desaprobándola.  Los del patio se dieron cuenta de lo que pasaba, desde luego. El portero tampoco lo pudo ignorar. Y menos cuando una de las pancartas cayó al patio “por casualidad”. Un guarura la levantó y se la llevó, pero él no la quiso ni ver y le indicó que la tirara a la basura. Los de arriba se molestaron, y arreciaron en sus cánticos, y algunos temieron que fuera a haber un encontronazo.

Pero entonces vino el número culminante del programa: la Flor (y su prima), la prima se limitó a retocar el maquillaje de la “estrella”, y se retiró. Pero la Flor se puso a cantar (De alguna forma hay que llamar a lo que hace) una canción muy sensual, muy insinuante, que arrancó estruendosos aplausos, que acallaron  el ruido proveniente de la azotea. Otra pancarta cayó al patio, pero se repitió lo de antes: a la basura. Y cuando el griterío arreció arriba, el portero hizo una señal y la Flor, con un gesto audaz y grandilocuente, se quitó la parte superior del vestido, dejando al descubierto un pecho que, si no otra cosa, tiene mucha carne que oscila a la menor provocación.

Hubo un alarido, que se convirtió en aullido cuando la Flor se puso a saltar frenéticamente, con la temblorina de su carne medio floja ya. Los “caballeros” brincaron en sus asientos pidiendo más; y las viejas intentaron bajarlos a fuerza de trompicones y pellizcos, ofendidas y apenadas. Pero ni ellos se bajaron, ni la Flor frenó sus temblorinas. Y hubo un momento en que pareció que los “caballeros” se iban a subir al escenario a hacer quién sabe qué, que yo no me atrevo ni a insinuar. El caso fue que la Flor hizo un ademán, obedeciendo al cual la prima apagó la música; y luego dio la espalda al público y salió, mostrando la temblorina  audaz de otras partes de su anatomía.

El caso es que se armó la tremolina. Algunos señores se metieron a sus viviendas, arrastrando a la esposa (o a la que se dejó agarrar); y las señoras se quedaron  en el patio, haciendo comentarios de diversos tipos; pero, en general, agradeciendo al portero el espectáculo que les había presentado, y entrándole a las “cubas”, que ahora sí corrieron en abundancia.

         Los de arriba se quedaron con las ganas de que los oyeran. Y ya ni siquiera pudieron decir a los de abajo que para hacer esa fiesta, el portero se había gastado las cuotas de mantenimiento de tres meses; y que durante ese tiempo, les iba a faltar todo, pues ni siquiera le quedó para pagar el agua. Pero en ese momento ya no les importaba nada, ya estaban muy a gusto con la administración del portero.

         Todo ésto me recordó lo que ocurrió hace muchos siglos con el Imperio Romano, que llegó a dominar el mundo conocido por ellos. Los emperadores decían “denle al pueblo pan y circo”, y con  eso los tenían contentos. Y sí, eso duró mucho tiempo, pero el Imperio Romano acabó por caer vergonzosamente. A ver si no le pasa lo mismo al portero.

Perdóname si te parezco muy negativo, pero es que a veces me da mucho coraje que esta gente sea así. Tienen muchas cualidades; podrían hacer una comunidad modelo de su vecindad pero, por lo visto, no les importa.

Te quiere

Cocatú

Fecha: 
Viernes, 06 de Diciembre 2019 - 09:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 06 de Diciembre 2019 - 11:15
Fecha C: 
Sábado, 07 de Diciembre 2019 - 00:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Cuarta Transformación y los feminicidios

En medio de la alerta de género en la ciudad de México, emitida por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, se viralizó la noticia del feminicidio de Abril Cecilia Pérez Sagaón, y cuyo principal sospechoso es su exmarido Juan Carlos García, ex directivo de una importante trasnacional de comercio electrónico.  La irritación generalizada de la sociedad se dio al saber que el presunto autor intelectual había estado preso por el delito de tentativa de homicidio, pero los jueces, Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz, reclasificaron el delito inicial por el de violencia doméstica, que a la postre le permitió ser liberado, con la única restricción de no poderse acercarse a su exesposa y sus dos hijos. El pasado 2 de diciembre no se presentó a la firma semanal de su libertad condicional.

Aunque los jueces de control y el magistrado han sido suspendidos por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, y se abrió una investigación a cargo del Consejo de la Judicatura, el asesinato artero de Abril Pérez, ocurrido el día conmemorativo contra la violencia femenina, desnuda la orfandad y el peligro con el que viven todas las féminas mexicanas, en un sistema judicial que no les protege y por el contrario, es cómplice de sus muertes.

En la mañana del pasado 29 de noviembre en las calles del municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León, se realizó una marcha silenciosa para protestar por las condiciones inaceptables en que ocurrió el asesinado de Abril Cecilia, oriunda del estado norteño. Por la tarde miles de mujeres mexicanas se unieron a la realización internacional del perfomance: “Un violador en tu camino”, presentado inicialmente por activistas chilenas del grupo feminista “Las Tesis”, el pasado 25 de noviembre. La sororidad mundial alcanzada con la representación femenil hizo cimbrar las principales ciudades del mundo, en una protesta global impresionante y contundente.

Muy lejos de los actos vandálicos de las protestas feministas se encuentra la verdadera razón que ha justificado a una sociedad patriarcal, ancestralmente violencia en contra de sus mujeres, que a pesar del paso de los siglos, parece no haber evolucionado en materia de igualdad. Dicha cultura dominante normaliza los abusos cometidos contra el género femenino, a quien no le concede el mismo peso ante la ley y el poder económico. El feminicidio de Abril Pérez, demuestra que la justicia se tuerce a favor de los abusadores masculinos, sin importar el estrato económico y social de las víctimas femeninas.

La numeralia es espeluznante, cada día mueren asesinadas 10 mujeres en el país, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública suman de 2015 a la fecha, 3 mil 578 feminicidios a nivel nacional. Veracruz es el estado más peligroso para las mujeres, ya que registró 153 víctimas de feminicidio de enero a octubre de 2019, el segundo lugar es el Estado de México con 95 casos en el mismo periodo.

Hasta agosto de este año se tenían registradas 292 casos de violencia sexual en la ciudad de México. La percepción de inseguridad femenina aumento de 74.7 por ciento del año 2013 a 82.1 por ciento en el año 2018, según datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública  2018, siendo las mujeres las principales víctimas de delitos sexuales denunciados. Un 64 por ciento de las mujeres reportaron haber recibido algún tipo de violencia por parte de sus novios, esposos o ex parejas. En 2016, cada mujer perdió 29 días de trabajo remunerado en promedio, a causa de la violencia doméstica, según el INEGI.

Cuando se revisa la violencia y abusos perpetrados desde una autoridad, la situación se muestra cruda e insostenible, de cada 100 mujeres entrevistadas por Amnistía Internacional tras ser detenidas, 33 denunciaron haber sido violadas durante el arresto, siendo los principales abusadores elementos de la Marina, Policía Municipal y policías estatales. Un 72 por ciento acusó haber sufrido manoseos. Las mujeres lesbianas, bisexuales y transgénero son totalmente vulnerables al ser capturadas, ya que los abusos se originan con mayor violencia y odio, al no considerárseles los suficientemente “femeninas”.

Por décadas, el abuso sexual y el acoso llegaron a considerarse como un privilegio en muchas universidades, era común normalizar que alumnas fueran “cortejadas” por profesores e investigares destacados de diferentes instituciones educativas. Dicha violencia se recrudeció ante el silencio cómplice  de muchas autoridades y alumnos que conocían de la cultura patriarcal de abuso, pero que era ignorado y permitido impunemente. En semanas pasadas en la UNAM estallaron protestas y cierres de planteles a nivel bachillerato y facultades de estudios superiores, con la finalidad de no volver a tolerar los abusos denigrantes, que por décadas se habían permitido contra las estudiantes.

El poder judicial, tan corrupto, improductivo y lleno de opacidad, no se ruboriza al defender sus altísimos ingresos económicos a costa del erario, ni pretende perder sus privilegios, o los “compadrazgos” en las plazas de los nuevos jueces que no cumplen con los mínimos perfiles requeridos. El poder judicial en las entidades federativas es un ejemplo perfecto de la impunidad reinante, la opacidad cómplice y la corrupción rampante que afecta a todo quien tiene la necesidad de recurrir a la justicia institucional.

El detonante de la corrupción en el poder judicial de los estados, es el desacato a la obligación de la publicación de sus resolutivos, en los casos más emblemáticos. Una resolución escandalosa como la del caso de Abril Cecilia, llamaría a la estupefacción, si se conociera de forma pública. La única forma de saber los fallos judiciales, sin perspectiva de género, con visos reales de corrupción, es cuando las victimas lo comparten a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

Las mujeres siguen muriendo diariamente por feminicidios que deberían evitarse, con el agravante que jueces sin escrúpulos permiten que los hombres agresores, actúen impunemente ante la “normalización” de la cultura violenta contra el género femenino.

Autor:

Fecha: 
Martes, 03 de Diciembre 2019 - 10:35
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 03 de Diciembre 2019 - 12:50
Fecha C: 
Miércoles, 04 de Diciembre 2019 - 01:50
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frente Y Claro: Otra reculación de Sheinbaum

Por enésima vez nos encontramos con otra reculación de la 4-T en ya casi un año de desastrosa administración. Tocando el turno nuevamente a Sheinbaum en la CDMX, ahora con la Declaración de Alerta de Género. Surgiendo la enorme duda si lo hizo a fuerza, porque no podemos olvidar que hace un tiempo se había negado rotundamente a hacerlo, al igual que pasó con la entrada de la Guardia Nacional a patrullar la CDMX, primero dijo que NO y después tuvo que recular y decir que SÍ.

RECULANDO SHEINBAUM

El pasado 21 de noviembre del 2019, nos encontramos con que quien cobra como jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, decretó la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en la capital del país. A través de su cuenta de Twitter, @Claudiashein, señaló: “Todos y todas en esta ciudad debemos decir ALTO, BASTA. Por mi parte enfrento la realidad y mi gobierno defenderá con fuerza a las mujeres, niñas y niños víctimas de los agresores sexuales”.

En esa línea, Sheinbaum informó que enviará una iniciativa al  Congreso de la Ciudad de México para la creación del registro público de agresores sexuales, para que así “sepamos quiénes son los violadores”, además de que exhortará al órgano legislativo de la CDMX que apruebe la Ley Olimpia, que decreta la creación del banco de ADN, así como sanciona el acoso y la violencia digital.

Pero no podemos olvidar que el 13 de septiembre del 2019, el Juez Tercero de Distrito en Materia Administrativa Federal le otorgó un amparo al Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y a Justicia Pro Persona, que son organizaciones civiles, las cuales demandaron se hiciera la declaratoria, razón por la cual el Juez ordenó a la Conavim, que depende de la Secretaría de Gobernación, que la decretara para el 23 de septiembre del 2019, dándole 10 días de plazo. Lo cual no le pareció a Sheinbaum y no estuvo de acuerdo en que se llevara a cabo.

Sheinbaum, que siempre ha estado en contra de la Alerta de Género, afirmó ante ese ordenamiento del Juez, que en los estados y municipios donde se ha declarado “no ha tenido los resultados esperados” y que “el fondo es realizar las acciones necesarias para disminuir la violencia de género y no la declaratoria per se”.

Agregando que recientemente la titular de la Conavim había planteado la necesidad de redefinir el mecanismo de la AVG, “pues no ha tenido los efectos esperados en los 17 estados donde se ha declarado”. Y en el mismo tenor, para reforzar su negativa, afirmó, aunque de forma contradictoria finalmente, que en junio pasado, la Ciudad de México ocupaba el lugar 22, de 32 entidades, en el índice de feminicidios por cada 100 mil habitantes, y en violaciones estaba en el lugar 17 de 32.

Agregando: “A pesar de que estos datos colocan a la Ciudad de México en el 50% de las entidades con menores índices comparativos en estos delitos, reiteramos que así fuera un solo caso, este sería grave, y que el objetivo debe ser erradicar totalmente la violencia de género”.

Y nuevamente al igual que López, culpando de todo lo malo a los anteriores; que la pertinencia de la declaratoria de la AVG en la capital “no puede basarse en los resultados y el entorno del régimen anterior”, es decir, el de Miguel Ángel Mancera.

Además de resaltar las “acciones relevantes” que ha puesto en marcha, entre las que destaca la instalación de un nuevo Centro de Justicia para las Mujeres, en la alcaldía Tlalpan, la creación de la Fiscalía Especializada para la Investigación del Delito de Feminicidio, así como la incorporación del criterio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), establecido en la sentencia relativa a la investigación de la muerte violenta de “Mariana Lima”, para que todas las muertes violentas de mujeres sean investigadas bajo la hipótesis de feminicidio.

Y de una amplia estrategia de capacitación a personal ministerial, pericial, de seguridad y de atención a víctimas, en materia de derechos humanos y perspectiva de género; la implementación de un grupo especializado de apoyo a las investigaciones de feminicidio y violencia sexual; y la incorporación de abogadas de la Secretaría de las Mujeres en las 70 agencias del Ministerio Público de las fiscalías desconcentradas. Así como la implementación de la Red de Mujeres por la Igualdad y la No Violencia, la creación de 27 LUNAS, Unidades Territoriales de Atención y Prevención a la Violencia de Género y la instalación del Gabinete de Igualdad Sustantiva y Violencia contra las mujeres de la Ciudad de México.

La gran duda es, ¿SI FUESE CIERTO TODO LO QUE SEÑALÓ, que fueron sus sólidos argumentos para decir NO a la Alerta de Género, porqué para el 21 de noviembre ya la aceptó?, afirmando que la Alerta de Violencia de Género refiere a medidas de emergencia, en tanto que para nosotros la violencia de género requiere de una atención integral y permanente”.

¿QUÉ ES LA ALERTA DE GÉNERO?

De acuerdo con el artículo 22 de la  Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la alerta es “un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, ya sea ejercida por individuos o por la propia comunidad”.

Este conjunto de acciones son ordenadas a los Estados por la Secretaría de Gobernación a través de la  Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim). Según la ley, cuando se declare alerta de violencia de género contra las mujeres, el Estado deberá realizar las siguientes acciones: 1. Establecer un grupo interinstitucional y multidisciplinario con perspectiva de género que dé el seguimiento respectivo. 2. Implementar las acciones preventivas, de seguridad y justicia, para enfrentar y abatir la violencia feminicida. 3. Elaborar reportes especiales sobre la zona y el comportamiento de los indicadores de la violencia contra las mujeres. 4. Asignar los recursos presupuestales necesarios para hacer frente a la contingencia de alerta de violencia de género contra las mujeres. 5. Hacer del conocimiento público el motivo de la alerta de violencia de género contra las mujeres, y la zona territorial que abarcan las medidas a implementar.

No podemos dejar de mencionar que debido al crecimiento en feminicidios, en la CDMX se han llevado a cabo marchas y plantones en protesta por la inseguridad exigiendo que ya se ponga un alto y que las autoridades hagan su trabajo. Resaltando sus exigencias en frases como: "No me cuidan, me violan" protestando contra los feminicidios, el abuso, el acoso sexual y las amenazas a su seguridad.

Aunque tampoco podemos dejar de mencionar que en esa marchas legítimas, se han presentado actos de vandalismo y violencia, dañando comercios, estaciones del Metrobus, instalaciones de policía y lo más grave, nuestros monumentos históricos como el Ángel de la Independencia, el Hemiciclo a Juárez, el monumento a Cuauhtémoc y Cuitláhuac, por grupos llamados Anarquistas, aunque lo nieguen López y Sheinbaum diciendo que son Conservadores. Esas acciones actúan negativamente contra quienes se manifiestan porque muchas personas piensan que son de las manifestantes. Primero fueron hombres, ahora en esta reciente manifestación del lunes 25 de noviembre “casualmente” ahora fueron mujeres.

Así el panorama en esta CDMX que está en CAOS y Desesperanza por los innumerables problemas sobre todo de inseguridad. Pero debemos dejar muy claro que la enorme contradicción de Sheinbaum en primero NO y luego SÍ a la Alerta de Género es de preocupar, porque indica que sus argumentos para no hacerlo en septiembre parecen una mentira.

De igual manera acotar que no se resuelve la inseguridad para las mujeres con solo decretar la Alerta de Género, sino que dependerá de las medidas que se estructuren, pero más importante, que se apliquen para combatirla.

Pero, y ahí está el gran pero, de por qué no lo hacen los gobernantes, porque al Decretarla, EXHIBEN su incapacidad para resolver ese gran problema, ya sea por falta de experiencia, capacidad, o de interés por aplicar las leyes.

Triste realidad. Por ello pregunto: ¿para eso votaron por Sheinbaum y Morena? ¿Ese es su cambio prometido? ¿Seguirán apoyándolos? Usted que piensa estimado lector.

carlosaguila_franco@hotmail.com

@CarlosAguilaFra

Fecha: 
Jueves, 28 de Noviembre 2019 - 09:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 28 de Noviembre 2019 - 12:10
Fecha C: 
Viernes, 29 de Noviembre 2019 - 01:10
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Meollo del Asunto: Vandalismo feminista

Empezó con el 8 de marzo, ahora se incluye el 25 de noviembre y otro grupo de fechas para hacer notar un hecho por lo más despreciable, la violencia contra la mujer.

Lo que inició como un recordatorio y protesta de manera pacífica, con discursos fuertes y directos ante la apatía y menosprecio da las autoridades de entonces, hoy se ha convertido en una expresión de violencia, caos y anarquía, tan reprobable y despreciable como la violencia misma. Solo que esta manifestación violenta a todas luces, cuenta con la protección de las autoridades del momento actual de la Ciudad de México.

Ayer lunes 25, se da la manifestación que sabíamos se daría. Sucedió como se preveía. Con desmanes, pintas, destrozos de unas cuantas mujeres de negro, con el rostro cubierto y martillo en mano. Algunas otras con aerosoles y cerillos.

La intención no es protestar, sino destruir. La policía, como decía aquél famoso sketch de los 70 interpretado por los Polivoces, “La policía siempre en vigilia”.

La policía auténticamente está para “cuidar el desorden” que estas manifestantes hacen.

En esta ocasión, la señora Sheinbaum, que gobierna la Ciudad de México, ordenó una fuerza policíaca de solo mujeres.

Las que aparentemente cuidarían el desorden que ocasionarán estas otras mujeres. ¿Por qué la protección?

Porque la señora Sheinbaum es una de ellas, pero en posición de gobierno. Piensa como ellas y por eso no las reprimiría ayer, no las reprimirá nunca.

Es cierto, los asesinatos de mujeres, siguen en toda la República. Pero también los de hombres, los de niños. La injusticia, el crimen, hurtos, robos, son tales por todo el país que sobrepasa los llamados crímenes de mujeres.

¿Esperaremos protestas de igual fuerza y magnitud de parte de hombres y niños? Claro que no.

Atrás de este movimiento feminista destructivo protagonizado por mujeres existe todo un entramado político, económico e ideológico. El feminismo misándrico de género.

La protesta con destrozo es solo una de sus manifestaciones más virulentas. “Que porque no han tenido justicia y los asesinatos siguen”. Ese es el pretexto o la razón que esgrimen quienes salen a destruir todo a su paso.

En esta ocasión los daños no son tan grandes y graves como las anteriores fechas. Como la de agosto 12, en que un “colado” lesionó gravemente a un periodista y las mujeres dañaron con pintas el Ángel de la Independencia. Entonces, rompieron cristales de sucursales bancarias, paraderos de autobuses, etc.

Esto, con la anuencia de la autoridad. Lo que no sucede igual en otros países donde las feministas son reprimidas con base en el ejercicio de la fuerza pública. Sin miramientos.

Aquí en México se les protege. Hay una gran cobardía y sobre todo una soberana complicidad. Por eso hacen lo que hacen.

Ayer lunes 25, fueron unas 100 mujeres las que hicieron los desmanes. Destruyeron 50 paraderos de autobuses, rayaron con pintas más de 100 cortinas de comercios. Las organizaciones se deslindan fácilmente.

Son coladas, son provocadoras que aprovechan la manifestación. Las que derribaron los cercos preventivos de contención puestos por las autoridades para proteger monumentos.

El Hemiciclo a Juárez fue vandalizado, pintarrajeado en su totalidad.

En esta ocasión, sí fueron contenidas por la fuerza pública, pero solo para evitar que llegaran a lugares emblemáticos, como el Palacio de Bellas Artes.

Mujeres policías con extintores de polvo, rechazaron a las manifestantes que llegaron hasta ahí para quemar o rayar todo lo que encontraran a su paso.

Hasta observadores de los Derechos Humanos estuvieron presentes para ver que la autoridad no se “sobrepasara” en la contención de los grupos feministas destructivos.

En el contingente destructor de feministas, se puede apreciar claramente el color verde de los emblemáticos pañuelos que portan las protagonistas cuando protestan a favor de la legalización del aborto. Otra de las causas de este multiforme movimiento misándrico.

Es justo hacer notar que la marcha se compuso de más de 3 mil mujeres que se comportaron como protestantes civilizadas.

Marcharon en orden para manifestarse por el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia hacia la Mujer”.

Una fecha más, un nombre más y un pretexto más para combatir con violencia, que se termine la violencia. Que incongruencia más grande. Y a pesar de que la mayoría de mujeres ayer se haya comportado decentemente, quienes hacen los desmanes, las destructoras, son parte de este movimiento que tendrá su razón de ser, pero razón en el proceder. Ahí El Meollo del Asunto.

Autor:

Fecha: 
Martes, 26 de Noviembre 2019 - 09:35
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 26 de Noviembre 2019 - 11:50
Fecha C: 
Miércoles, 27 de Noviembre 2019 - 00:50
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frontera a Frontera: ¡Ya basta!

Es la frase que se ha vuelto sinónimo de la lucha de los grupos feministas en contra del maltrato de la mujer. Desgraciadamente todo este movimiento no ha frenado la violencia creciente en contra de la mujer, las niñas y los niños de México, porque simple y llanamente se han convertido en cotos de poder que hasta los gobiernos de las diferentes denominaciones políticas las han tomado de bandera solamente para salir en la foto.

La mujer ha sido considerada por siglos como un cero a la izquierda en el mejor de los casos, en el peor son menos que nada. Se ven casos de mujeres que les han quitado toda la voluntad, como las utilizadas por el narcotráfico y las bandas de tratantes de blancas como simples objetos sexuales sin vida.

Desgraciadamente en la mayoría de las familias de nuestro país, las mujeres siguen sufriendo vejaciones, malos tratos, esclavización, falta de educación, falta de valores morales valores en el seno familiar y un sinfín de cosas, que ahí están, que todos ven pero que nadie se mete a querer arreglarlas.

Esto nos lleva a que las mismas leyes que deberían de proteger a las mujeres, niños y niñas deben de ser cambiadas, para que el sistema legal pueda intervenir con el solo hecho de que se sepa un rumor de maltrato o algún funcionario se dé cuenta de que se está dando una situación violenta de cualquier tipo en contra de estos tres sectores de la población.

Esta columna podría ser letras y letras de lamentaciones, pero la realidad se impone y la gente está mal educada, es corriente y sobre todo machistas.

Hoy en Tapachula, se llevó a cabo una marcha en el marco de la lucha en contra de la violencia a la mujer por parte del Gobierno Municipal que preside el Dr. Oscar Gurria Penagos, el cual junto a su señora esposa presidenta honoraria del DFI Municipal Laura García Arjona, caminaron del parque Bicentenario al Parque Central de Tapachula. Fue una marcha muy nutrida donde las organizaciones que trabajan calladamente se unieron de esa forma para demostrar que un gran sector de Tapachula está en contra de la violencia hacia la mujer, los niños y las niñas.

Desgraciadamente el pueblo, ese pueblo corriente también se expresó con bocinazos de sus autos que se encontraban varados por el tráfico ocasionado por la marcha… ¡Todo por esa pinches viejas! Escuché y vi decir a un taxista de los muchos que se creen los dueños de las calles de nuestra ciudad.

El sujeto, despotricó sin importarle nada que le escucharan, la gente pasaba a su lado en las aceras haciendo oídos sordos, nadie se quiere meter en problemas, esto mismo pasa cuando en algún momento somos testigos de que se esté realizando un acto violento en contra de las mujeres, niños y niñas. Simplemente volteamos a ver a otro lado.

Esta actitud indiferente, puede explicarse a las débiles leyes y castigos en contra de los violentos, de los asesinos, de los violadores de mujeres, niños y niñas. El castigo a estos delitos debe ser la muerte, así lo dice abiertamente la vox populi tapachulteca y de casi todo nuestro país, porque los daños impuestos a las víctimas son para toda la vida o son asesinadas en el acto.

Un tipo que golpe o humillación a una mujer de su familia debe de saber que perderá todo… hasta la camisa. Pero no, los agarran en el acto y nada, salen y ahí andan tan campantes con nuevas parejas y con la sonrisa en la boca.

Desgraciadamente, el aumento de penas y contundencia en el castigo no será visto por nuestros ojos, porque vivimos en una sociedad santurrona que tiene miedo de castigar como debe de ser a los delincuentes en general y en especial a los violadores, asesinos y tratantes de blancas… ¡Cómo no va a ser si ahora hasta perdonan a los narcos y nos los persiguen! Dice sarcásticamente la vox populi.

Lo único que nos queda es lo que recomienda el presidente municipal de Tapachula Oscar Gurria Penagos… “¡La educación es el camino más seguro para erradicar la violencia contra mujeres, por ello, al reunirme con más de mil jóvenes les digo que debemos empezar ya! En el seno de nuestras familias, en la escuela y en la comunidad. Les llamo a predicar con el ejemplo: respeto total a la mujer, a su autonomía en la toma de decisiones y a su dignidad como persona”.

En el Gobierno de Tapachula, dice comprometido el alcalde Oscar Gurria no cederemos un solo día en la construcción de un ambiente sano y libre de violencia contra mujeres y niñas.

La mujer es como una flor, hay que cultivarla, que se desarrolle, que camine su propio camino sin miedo a ser mancillada por algún abusivo.

Me decía un conocido, que tiene una hija, está difícil que las jóvenes de hoy vayan a encontrar un buen hombre para hacer sus vidas, los jóvenes de hoy están muy abusivos.

Ahora hasta en la “mejores familias” hay un joven que es machista en extremo y trata a las mujeres con odio y desprecio.

Quiero cerrar esta columna con una frase que dijo una activista social y abogada muy bragada “Pendeja la que se deja, las leyes de hoy están a favor de las mujeres” y con una palmadita en el hombro animaba a su representada para ir con todo y sin piedad en contra de su marido que la dejó como “un Santo Cristo”.

De la venganza, otro tipo de justicia… otro día hablamos.

Fecha: 
Martes, 26 de Noviembre 2019 - 09:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 26 de Noviembre 2019 - 11:15
Fecha C: 
Miércoles, 27 de Noviembre 2019 - 00:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Les sobran razones a las mujeres para estar furiosas

En 2018, de acuerdo con la información difundida por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), se cometieron 879 feminicidios y 42 927 delitos contra la libertad y la seguridad sexual en que casi todas las víctimas fueron mujeres.

Los 42 927 delitos se clasificaron como sigue: 18 808 abusos sexuales, 2699 acosos sexuales, 1272 hostigamientos sexuales, 12 360 violaciones simples, 2962 violaciones equiparadas, 10 incestos y 4816 delitos diversos.

De acuerdo con el mismo SESNSP, del 1 de enero al 30 de junio de este año se habían cometido 448 feminicidios y 25 277 delitos contra la libertad y la seguridad sexual clasificados como sigue: 11 691 abusos sexuales, 1978 acosos sexuales, 745 hostigamientos sexuales, 6954 violaciones simples, 1870 violaciones equiparadas, 17 incestos y 2382 delitos diversos.

Si comparamos los primeros seis meses de 2018 y 2019, resulta que el número de feminicidios aumentó 9.3% y el de los delitos contra la libertad y la seguridad sexual 19.9%.

En el caso de los diferentes tipos de delitos, la variación del primer semestre de 2018 respecto al mismo periodo del año en curso es la siguiente: abuso sexual +30.1%; acoso sexual +54.3%; hostigamiento sexual +20.4%; violación simple +13.3%; violación equiparada +30.4%; incesto +750%; otros delitos -9.0%.

Estos son los delitos que fueron denunciados ante las autoridades y no reflejan ni remotamente la realidad que enfrentan las mujeres mexicanas de cualquier edad.

En primer lugar, no todos los asesinatos de mujeres se clasifican como feminicidios debido a la negligencia de los ministerios públicos. En segundo lugar, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2017, realizada por el INEGI, el 98.3% de los delitos sexuales no se denuncian.

Si tomamos en cuenta que solo se denuncia el 1.7% de los delitos sexuales, la cifra real para 2018 sería 2 525 118 y para el primer semestre de 2019 ya llega a 1 486 882.

Con base en las cifras oficiales, en los primeros meses de este año, en México mataron a cinco mujeres cada dos días solo por el hecho de ser mujeres.

Y si tomamos en cuenta las cifras reales, en el mismo periodo se cometieron diariamente 8215 delitos contra la libertad y la seguridad sexual.

Para hacer aún peor la situación, la impunidad en los delitos denunciados es de casi el 99% y del 100% para los no denunciados.

Vistas así las cosas, las mujeres mexicanas tienen razones de sobra para preocuparse por su integridad física y para estar muy enojadas con una sociedad que aparentemente no reacciona con indignación ante lo que sucede y unas autoridades que no actúan con eficiencia y celeridad para prevenir y castigar los delitos sexuales que de repente son denunciados.

Y tienen más razones para estar furiosas si añadimos el hecho de que ellas tienen menos oportunidades laborales que los hombres; que dependiendo de la entidad federativa en que trabajen, les pagan entre un 17.1% a un 47.1% menos que a los hombres; que después de trabajar fuera de casa deben seguir haciéndolo al regresar a ella; y que en muchas comunidades, sobre todo en donde predominan los usos y costumbres, están sujetas a lo que digan los hombres de sus familias.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Martes, 20 de Agosto 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 20 de Agosto 2019 - 21:40
Fecha C: 
Miércoles, 21 de Agosto 2019 - 08:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ajustar la rueca

Una ciudad limpia no es la que más se barre, sino la que menos se ensucia.
Sabiduría popular

 

El escenario es caótico: múltiples pintas con aerosol de distintos colores exhiben leyendas de protesta contra varones y contra gobernantes. Las que se realizaron en el basamento del Ángel de la Independencia, imprimen a la majestuosa Avenida Reforma un aspecto deplorable. De igual manera hacen las que cubren fachadas de edificios sobre la misma arteria, así como en instalaciones del metro.

La manifestación del pasado viernes 16 en la Ciudad de México, quedó señalada de esta y muchas otras formas: daño patrimonial a empresas de la iniciativa privada que nada tienen que ver con el problema original. Agresión en contra de diversos personajes: varones, comunicadores y mujeres policías.

En casa tenemos una diferencia de opiniones. Mi hija de 29 años apoya a las manifestantes, argumentando que las cifras que arroja la inseguridad en diversas ciudades de México son alarmantes. Que no es posible cruzarse de brazos ante situaciones terribles al absurdo, como ir a la tienda de conveniencia por una barra de fruta, y nunca regresar. Lamenta el riesgo para cualquier chica de desaparecer, ser violentada, y que su cuerpo se localice tres días después en un canal de desagüe. Son crímenes que, además de terminar con una vida, mandan el mensaje de que la mujer no vale nada, lo que provoca en ella lógica indignación.

Entiendo su inconformidad.  Debemos reconocer que el sistema viene siendo incompetente, para prevenir y atender este tipo de atentados.  Lo más terrible es que nosotros, como sociedad, hemos caído en un perverso acostumbramiento, ya no percibimos en la debida dimensión lo que significa la muerte de un ser humano. Nos hemos vuelto indiferentes ante los hechos, y pareciera que nos duele más la muerte del gato de la vecina, que el asesinato con saña, de una madre soltera del estado de México, que salió a trabajar y nunca volvió.

A diferencia de mi hija, yo pienso que los feminicidios no son el problema, sino signo de una enfermedad más profunda. Cierto, el gobierno debe mostrar mayor eficacia en el control de actos que atentan contra la integridad y la vida, pero no es el responsable último de lo que ocurre. Con mostrarse más atinado en su función de ordenamiento público, los feminicidios no van a desaparecer. Colocar un uniformado en cada esquina, para nada es la solución.

El núcleo de la violencia en el ser humano se gesta desde su formación dentro del hogar. Sería absurdo suponer que los jóvenes salen de su entorno familiar con las emociones en orden, y es afuera donde se les desordenan, para encaminarlos a emprender acciones delictivas terribles.  Este es el pensamiento que lleva a responsabilizar al sistema por los homicidios.

La violencia contra la mujer no es nueva ni exclusiva de nuestro país.  Desde el sistema patriarcal de la antigüedad, el trato al género femenino ha sido distinto al del masculino. Para algunas culturas la mujer está en franca desventaja desde el nacimiento. Se le considera moneda de cambio, o –como sucede entre los musulmanes-, se reconoce el derecho del varón para someter, mutilar, lapidar y hasta matar a su mujer en ciertos casos. Con el avance de la civilización sería de esperarse que esas prácticas desaparecieran, lo que –por desgracia- no ha ocurrido.  Sigue existiendo violencia en contra de niñas: asesinato al nacer, por razón de su sexo; mutilación genital, golpes o humillación del esposo o padre, y lo que se conoce entre los musulmanes como “baad”, el ofrecimiento por parte del padre, de una hija para esposa o sirvienta, como solución a un conflicto tribal o familiar.

En México no cantamos mal las rancheras, como dice el refrán. El índice de violaciones de menores es elevado.  En la comisión del Senado de la República, del pasado día 15, se revelaron cifras preocupantes respecto a violación de menores. Cierto, no es un delito exclusivo contra niñas, pero sí hay que señalar que una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños, sufren violación antes de cumplir la mayoría de edad.

Vale la pena detenernos a analizar estos dos problemas emparentados entre sí, para darnos cuenta de que la violencia de allá afuera es producto del fallo en la formación humana aquí adentro, en el seno del hogar. Que si a un niño se le enseña –tantas veces por vía del ejemplo— que ante un conflicto no se negocia sino se ataca. O a no respetar el orden. Cuando omitimos capacitarlo para contener sus impulsos, el resultado final será más violencia, ya sea física o sexual.  Los padres hemos de darnos tiempo para enseñar a los niños a ser tolerantes ante la frustración, demostrar que lo que no sale a la primera habrá que repetirlo una, dos y tres veces, hasta obtener el resultado deseado.  Ahora bien, en hogares donde se acalla el aburrimiento creador colocando frente al niño una pantalla, se aborta el desarrollo del autoconocimiento, indispensable para amar la vida. El niño no aprende a sentirse bien consigo mismo, a disfrutar su soledad, de modo que irá tras aquello o aquellos que supone –desde su baja autoestima—, le proveerán de elementos para el disfrute.

Aplaudo el valor de las manifestantes, no el método violento que en nada las hace distintas de sus agresores.  Menos aún cuando una madre expone a su menor hija llevándola a la marcha, como se evidencia en una de las capturas en video. No hay allá afuera una razón que justifique arriesgar así a un hijo. Sus prioridades andan tergiversadas.

Militarizar el país jamás será la solución al problema de la violencia. Con un enfoque científico habrá que volver la vista al hogar, ahí donde reside el núcleo generador de las conductas sociales. Ajustar la rueca en la cual se devanan de origen los hilos del comportamiento, para así lograr un cambio verdadero.

Fecha: 
Lunes, 19 de Agosto 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 19 de Agosto 2019 - 15:20
Fecha C: 
Martes, 20 de Agosto 2019 - 04:20