Se encuentra usted aquí

universidad

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Saltamos del 2015 al 2017?

Como si estuviéramos en la antesala de la elección presidencial de 2018, algunos partidos y candidatos parecen estar viviendo con un año de adelanto y se aprestan para determinar el rumbo a seguir. En este juego adelantado están Manlio Fabio Beltrones (MFB) y Andrés Manuel López Obrador (AMLO), junto con sus partidos. Otros, como el PRD, se comportan como si tuvieran mucho tiempo para prepararse.

En un intento por adelantarse otra vez, como acostumbra, AMLO ha dado tres pasos y se apresta a dar un cuarto: propuesta alternativa de aeropuerto, universidades delegacionales y su declaratoria de que el PRI tiene ocho precandidatos para la presidencia. Ya el aeropuerto y las universidades “morenas” han sido llamados “patito”, por su carácter improvisado y demagógico. Los ocho candidatos de la “mafia en el poder” son: Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray, Aurelio Nuño Mayer, José Antonio Meade, Manlio Fabio Beltrones, Margarita Zavala, Jaime Rodríguez y Rafael Moreno Valle. Ya encarrerado, también mencionó un noveno: Miguel Ángel Mancera. Al menos Rodríguez, Mancera y Zavala deben estar incómodos en tricolor compañía. Pero habrá más: López Obrador se prepara para convertirse en el presidente del MORENA. Nada como los dueños administrando sus negocios; como el Verde y el PT.

Por su parte, MFB trata de hacer crecer una nueva reforma electoral, esta vez pequeña, para impedir que Ricardo Anaya (PAN) y AMLO salgan en los spots de sus partidos. Según esto, hacen trampa aprovechando las “lagunas” legales. En lugar de avanzar hacia una legislación electoral más abierta, propone hacerla más restrictiva, en un inútil y contraproducente esfuerzo por impedir la autopromoción del tabasqueño. Respecto a esto, el senador Barbosa, sesudo él, llega a la conclusión de que MFB le tiene miedo a AMLO.

Por supuesto, a nadie llama la atención esta serie de dimes y diretes, estos movimientos adelantados que buscan alguna ventaja o detener a los adversarios. Lo lastimoso es que esto es la política mexicana actual. No hay propuestas reales sobre derechos humanos, economía, seguridad, educación, salarios, etc. En este contexto, los políticos le darán la excusa perfecta a los medios para exhibirlos, como acostumbran. Tampoco los medios se saben otra canción. Política y medios de comunicación, hermanos gemelos. ¿Nos los merecemos? Al parecer sí.

Fecha: 
Miércoles, 18 de Noviembre 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Inútil presentarse con experiencia

Es increíble la falta de oportunidades en el mercado laboral, y peor aún, la mediocridad de la mayoría de las ofertas económicas. Con todo y esto el gobierno se vanagloria diciendo que la economía va en aumento y que el país se está moviendo. ¡Me caigo de risa!

Les platico que desde hace algunos meses estoy en busca de trabajo. De unos años para acá me he desarrollado de manera independiente, inicié un negocio y he freelanceado en varias áreas, pero la situación económica actual no me permite continuar de esta manera y me veo en la necesidad de buscar un ingreso fijo, de godinear, pues.

Como es normal en estos casos, día con día entro a las diferentes páginas de bolsas de trabajo para buscar las vacantes publicadas y enviar mi CV. Por supuesto que también hablo directamente a las empresas ofreciendo mis servicios y buscando una oportunidad, pero en más de una ocasión he sentido más bien que entro a un juego de prostitución y subasta en la que me vendo al mejor postor. No ha llegado.

He acudido a un sinfín de entrevistas y recibido propuestas que dan risa y muchas otras que son insultantes. En esas andaba esta semana. Tengo una lista de contactos a quienes periódicamente les actualizo mi CV para ver si se abre una vacante. Uno que otro contesta de vez en cuando para decir que no tienen nada, otros prometen agendar una entrevista dando atole con el dedo y al final lo dejan a uno esperando, la gran mayoría no se toma la molestia de contestar.

“¿Cómo vas?” -me ha preguntado mi hermano una y otra vez preocupado por la situación-. “Pues igual” –le contesto- “sin mucho movimiento”. Y me recomienda que amplíe mi panorama a diferentes áreas. Créanme, lo he hecho, de ninguna manera estoy encasillado en algo, lo mismo busco en agencias, empresas, medios y ventas, pero la cosa está igual en todos lados. “Entonces baja tus pretensiones económicas” termina por aconsejar. También lo he hecho. Nada.

Si bien es cierto que en los últimos años he trabajado por mi cuenta y he estado alejado del sector empresarial, esto no quiere decir falta de experiencia, por el contrario (creo) he desarrollado habilidades y adquirido conocimientos que el trabajar de esta manera te obliga a aprender para poder sobrevivir.

Pues a mediados de semana me habló por teléfono uno de estos tantos contactos con los que me he presentado.

  • “Hassy, te habla X de la empresa Tal. Veo que llevas tiempo buscando  trabajo y quiero ofrecerte algo. Platícame un poco de tu experiencia”.

A decir verdad desde que soltó la primera palabra hubo muchas cosas que no me gustaron, empezando porque el tipo no sabía hablar y, no conforme con soltar una serie de palabras y expresiones inexistentes, noté que estaba comiendo mientras hablaba conmigo y dejaba salir unos desagradables sonidos cada que abría la boca.

Después de resumir en dos minutos mis últimos años de trabajo me pregunta papa en boca la razón por la que no lo he encontrado.

  • “La verdad es que he rechazado algunas propuestas por la oferta económica”.
  • “Entiendo. Veo que tienes experiencia y me gusta mucho tu currículum, quería saber cómo está la industria porque me extraña que lleves tanto sin colocarte. No te puedo ofrecer más de cinco mil pesos mensuales, sin contrato y no te puedo dar prestaciones, pero me encantaría que te integres a mi equipo”.

Y mientras me platica su propuesta se da tiempo para hacer pausas, sacar las papas de la bolsa y llevarlas a la boca, masticar y seguir hablando.

  • “Además de esto no te puedo asegurar un horario, no hay comisiones y necesito que tengas total disponibilidad de tiempo para mí”. (No para la agencia, no para el trabajo, para él). “Yo trabajo mucho en fines de semana y si un sábado en la noche o domingo se me ocurre que quiero pelotear ideas contigo, necesito que tengas el día disponible (…)”.

A estas alturas ya sentía yo que tenía pedazos de papa en la oreja y tenía que despegar el teléfono para esquivar los proyectiles.

  • “Mañana salgo a Monterrey –continuó- pero me gustaría reunirme contigo cuando regrese ¿qué dices?”

¿Qué digo? ¡¿Es neta?!

  • “Mira, agradezco tu oferta, pero la verdad no es lo que estoy buscando. No te puedo dar disponibilidad 24/7, principalmente porque los sábados estoy en diplomados y tengo compromisos. Por supuesto entiendo que hay eventos los fines de semana o situaciones extraordinarias y estoy dispuesto a cubrirlas, pero dedicarte mi tiempo entero por esa paga no lo puedo aceptar”.
  • “¿Qué necesitas para aceptar la propuesta?”
  • “Que me ofrezcas al menos lo que pido” (En verdad no es tanto, créanme).
  • “Ya te dije lo que ofrezco, si quieres, ahora entiendo por qué no te has colocado”.

Y se dio el lujo colgarme indignado.

¿A qué voy con todo esto? Entiendo perfectamente la situación económica del país, sé muy bien los tabuladores de los sueldos y no deja de ser indignante.

Lo que las empresas están buscando es gente para explotar, quieren pagar poco y recibir mucho a cambio, y esto no tiene nada que ver con la economía, sino con la cultura corporativista en que vivimos. ¿Una empresa baja el precio a sus clientes? ¿Vende barato su trabajo? ¿Acepta menos dinero por el mismo o mayor esfuerzo? No. Entonces ¿Por qué piden esto a los empleados?

Si uno se asoma a las bolsas de trabajo se encuentra con disparatadas incongruencias. Buscan gente joven, de preferencia recién egresados con al menos dos años de experiencia ¿cómo va a ser eso posible? Por supuesto, los que tienen la experiencia no son candidatos porque son grandes. Que yo sepa la experiencia se gana con el trabajo y con los años. Pero parece que esto las empresas no lo ven.

¿Cómo puede un joven aceptar 3 mil pesos mensuales en un trabajo que le queda del otro lado de la ciudad, sin coche, con horarios eternos y sin prestaciones? Es evidente que se tiene que empezar desde abajo, pero no creo que nadie merezca algo tan miserable después de fletarse cuatro o cinco años de estudios profesionales para recibir un sueldo que se le va a ir en transporte y comidas, y al final del mes quedará debiendo.

Parece que prepararse día con día, ya no es suficiente, hay que estar dispuestos a muchas otras cosas. No sé, tal vez el que está mal soy yo, pero no es mi objetivo de vida estar en una oficina de sol a sol y olvidarme de mis intereses, de mi vida, de mis gustos a cambio de un sueldo miserable. Creo firmemente en que se trabaja para vivir, pero la mayoría lo aplica al revés. Es absurdo, indignante, ofensivo. Y al final uno apechuga y termina aceptando porque es lo que hay.

A ver si no terminamos pagando por trabajar.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 10 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1553 - Inician los cursos por primera vez en la Real y Pontificia Universidad de México

Tras haberse constituido el 25 de enero, hoy se inician los cursos por primera vez en la Real Universidad de México.

La Real y Pontificia Universidad de México se concedió la real cédula para su creación el 21 de septiembre de 1551 y se inauguró el 25 de enero de 1553 en el antiguo virreinato de la Nueva España, en aquel tiempo bajo el cargo de Felipe II. Tradicionalmente, se consideran a la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Pontificia de México como sus herederas institucionales. Sin embargo, se ha planteado un debate acerca de la continuidad de la universidad virreinal con la UNAM. Esta idea se originó con motivo de los festejos del IV Centenario de la Universidad de México en 1951, a diferencia de las intenciones de Justo Sierra, quien buscaba crear una nueva universidad en 1910. Por otro lado el 25 de enero de 2012 la congregación para la educación católica otorga a la Universidad Pontificia de México el reconocimiento de ser la misma institución que la Real y Pontificia Universidad de México. Fue su primer rector y catedrático don Francisco Cervantes de Salazar.

Fecha: 
Viernes, 03 de Junio 2016 - 09:40

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Se puede ser feliz?

Ayer vi por primera vez el canal de televisión WOBI (World of Business Ideas), en el 424 de Izzi. Nunca  antes lo había visto aunque sí acostumbro leer la revista bimestral que publica la misma WOBI.

En www.wobi.com, puede leerse que “llegando a más de 16 millones de hogares, WOBI TV presenta los negocios como nunca los has visto. Documentales, reportes especiales, reality shows, y entrevistas con los líderes, emprendedores, y expertos protagonistas del escenario de negocios; las compañías que están cruzando los límites y liderando la innovación; los tópicos más calientes de la agenda de negocios de hoy” y “publicada bimestralmente durante los últimos 17 años, WOBI Magazine presenta casos de estudio prácticos; ideas de vanguardia de los expertos líderes en el mundo, historias de “hacedores” de todos los rincones del planeta”.

Mi primer contacto con WOBI TV fue afortunado porque tuve la oportunidad de presenciar una conferencia dictada por Tal Ben-Shahar, el afamado psicólogo israelí-estadounidense y ex profesor de la Universidad de Harvard especializado en las áreas de la psicología positiva y liderazgo y autor de verdaderos best-sellers como son Happier: Learn the Secrets to Daily Joy and Lasting Fulfillment, Choose the Life You Want: The Mindful Way to Happiness, Being Happy: You Don't Have to Be Perfect to Lead a Richer, Happier Life, Even Happier: A Gratitude Journal for Daily Joy and Lasting Fulfillment, y The Pursuit of Perfect: How to Stop Chasing Perfection and Start Living a Richer, Happier Life. De estos, pueden adquirirse traducciones al español del segundo, Elige la vida que quieres: 101 claves para no amargarse la vida y ser feliz, del cuarto, Practicar la felicidad: Un diario gratificante para tu realización en 52 semanas, y del sexto, La búsqueda de la felicidad: Por qué no serás feliz hasta que dejes de perseguir la perfección.

No he leído ninguno de estos libros pero la conferencia que vi me motivó a hacerlo y ayer mismo descargué la versión Kindle de Happier: Learn the Secrets to Daily Joy and Lasting Fulfillment. Lo leeré y comentaré aquí mismo cuando lo termine.

En el sitio amazon.com puede leerse lo siguiente sobre este libro publicado en 2007:

“¿Puedes aprender a ser feliz? SÍ,… de acuerdo al maestro del curso más popular y transformador de vidas de la Universidad de Harvard. Uno de cada cinco estudiantes de Harvard ha hecho cola para escuchar las perspicaces e inspiradoras conferencias sobre ese estado siempre elusivo: LA FELICIDAD. ¿CÓMO? Basado en el revolucionario movimiento de la ‘psicología positiva’, Ben-Shahar combina de manera ingeniosa estudios científicos, investigación académica, consejos de auto-ayuda e iluminación espiritual”.

¿Qué es lo que me atrajo del breve mensaje de Ben-Shahar que vi en WOBI TV?

Una frase: “él éxito no lleva a la felicidad, pero la felicidad sí lleva al éxito”.

En un mundo en donde conozco a tantas personas exitosas pero infelices, esa frase me llamó mucho la atención.

Pronto les comentaré sobre el libro que ayer empecé a leer.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 20 de Mayo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La educación superior en Michoacán, con visión electoral

No quiero imaginar que el pensamiento y visión de futuro de la educación pública en México sea igual en todo el país, a la de los seis candidatos por el gobierno de Michoacán.

El martes pasado, a invitación de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se reunieron ante un público hipotéticamente universitario, quienes pretenden encabezar la administración pública estatal a partir de octubre de este año.

Eran doce minutos los que se pactaron, sin posibilidad de réplica o preguntas de los asistentes, y les fueron justos para hablar de cómo ven a la universidad y lo que harían con ella, de llegar a gobernar la entidad. Potencialmente son cerca de 50 mil votos (entre estudiantes y empleados universitarios) los que puede representar esta institución y sólo se escucharon planteamientos huecos, promesas y frases espectaculares y varios de los vicios que aquejan a la que domésticamente llaman la Casa de Hidalgo, sin  propuestas claras de solución.

Desde luego el punto coincidente fue el de pleno respeto a la autonomía universitaria, pero donde se empezaron a dar las cosas de interés fue cuando se hicieron esas declaraciones lucidoras que pueden apantallar por sus generosidad aparente, pero que no encuentran asidero en la realidad.

Algunos de los candidatos identificaron como los problemas más angustiantes de la Universidad Michoacana, el déficit que se ha ido incrementando año con año y las pensiones y jubilaciones.

En efecto, las autoridades de la Universidad Michoacana reconocen el elevado déficit con que opera la institución, al que la panista Luisa María Calderón considera se debe reestructurar, de tal suerte que en el largo plazo haga viable a la casa de estudios.

Por su parte, el abanderado del PRD y de otros partidos, Silvano Aureoles, se pronunció por la gratuidad y por la cobertura al cien por ciento de la demanda, sin decir los cómos sustentar sus propuestas que de entrada demandarían infraestructura, equipamiento y maestros. La gratuidad, desde luego deseable tanto como una mayor obertura, empantanó la relación entre el gobierno del también perredista Leonel Godoy y la UMSNH (según ésta, quedó a deber el subsidio por tal concepto).

En su turno, el candidato Ascención Orihuela Bárcenas, del PRI, presentó una confusa propuesta “piramidal”, que vea por el impulso a más de cien productos y la creación, por otro lado, de un proyecto de amplio espectro, lo que sea que esto signifique. Dijo también que “propondría” una revisión de los programas educativos que la UMSNH ofrece, en la búsqueda de abatir el desempleo. Cosa rara si uno de los componentes de la autonomía universitaria es justamente la potestad de las universidades de diseñar y operar los planes de estudio.

Los aplausos fáciles se desprendieron de los asistentes ante cada promesa, más o menos nutridos dependiendo de los seguidores que cada candidato o partido logró introducir al recinto.

La guerra de declaraciones y promesas, no sólo en Michoacán sino en el territorio nacional, está librando batallas. Si la masa crítica que se encuentra en las universidades festeja, casi a rabiar, declaraciones vacuas y sin futuro, que se espera de un electorado acrítico que está más preocupado por el sustento diario, que por informarse y ver la viabilidad de las ofertas que a granel se siembran todos los días.

Las buenas intensiones no bastan. La política debe modernizarse y cambiar los paradigmas que nos han inyectado a lo largo de décadas, que se sostienen en posturas populistas y venta de esperanzas.

Las universidades del país, en su conjunto, enfrentan problemáticas comunes como la falta de esquemas viables de pensiones y jubilaciones; estructuras obesas e ineficaces, además de falta de recursos para la investigación y la inversión en un verdadero capital humano. Son, qué duda cabe, los asuntos que de entrada debe plantear un programa de gobierno bien estructurado, bajo estudios de viabilidad y, sobre todo, planteados responsablemente.

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 14:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Observatorio ciudadano: Impunidad

No cabe duda que de los hechos más trascendentes que han ocurrido en estos últimos días están dos vinculados por su impacto social y político: la reforma constitucional en materia de corrupción y el informe sobre impunidad, dado a conocer por el rector de la Universidad de las Américas de Puebla, Luis Ernesto Derbez. Me referiré, en esta ocasión, al segundo de ellos.

Dados como somos a magnificar las expectativas sobre anuncios que se antojan “bomba”, estoy seguro que un numeroso grupo de personas estuvimos atentos a los resultados de esa investigación. No es para menos. Se trata de una de las prácticas más lacerantes a la que nos enfrentamos los mexicanos desde hace años: la impunidad.

Ser impune puede ser “padrísimo”. Imaginemos el gozo interno de un menor que se sale con la suya en una travesura entre hermanos; podemos especular sobre la sonrisa malévola de un violador, cuando sabe que su víctima no denunciará la agresión; e incluso podemos oír la expresión de un recién nombrado funcionario público (no importa el tamaño del cargo) que expresa un “Ya la hice”, cuando sabe el monto de los recursos públicos que tendrá en custodia y de los cuales desviará una parte para ese “hacerla”.

En cualquiera de los tres escenarios propuestos sólo como ejemplo, hay un ofendido. No importa el tamaño del agravio, porque sustancialmente tiene un mismo valor, que es justamente la impunidad.

Los datos expresados por ex canciller Derbez son importantes, aunque sean parciales, pues se refieren a una sola parcela del amplio espectro en donde se da la impunidad. Sí, como sociedad con aspiraciones democráticas, es trascendente que conozcamos la información dura del fenómeno en comento, pues si bien es cierto que cada uno de nosotros tenemos una percepción sobre el asunto, la sistematización y ponderación de números adquiere solidez.

Resulta desastroso y desesperanzador que, justo cuando en el Congreso de la Unión se aprueban las bases para un sistema anticorrupción, sepamos que nos encontramos en el segundo lugar frente a otras 58 naciones. No nos ha asombrado que nos gane Filipinas, pero nos callamos ante la posibilidad de que en un estudio global quedemos peor parados.

Resulta muy relevante esa información, cuando la sociedad duda cada día más de la política como forma de resolver problemas y armonizar los intereses de todos. El estudio revela que parte del problema de la impunidad es sistémico y estructural, y tiene un puerto de toque en los índices de gobernabilidad.

En efecto, el Instituto del Banco Mundial ha definido seis dimensiones que reflejan el grado de gobernabilidad de un país, entre los que se encuentra el Estado de Derecho, que se refiere a la calidad en el cumplimiento de los contratos, la impartición de justicia en los tribunales, la calidad de la policía y la incidencia del crimen y la violencia. En el centro de ello, creo yo, está la impartición de justicia que se refleja en casos como el de Ayotzinapa, la falta de denuncia de algunos delitos como la violencia intrafamiliar, secuestros, robos, etc.

Que como país de impunes nos hayan dado un numerito, es crucial para darnos cuenta de la necesidad de una transformación a fondo de la sociedad. No bastará un marco regulatorio anticorrupción. Lo que se ocupa es que asumamos nuestro papel ciudadano de denuncia y exigencia ante los abusos, las injusticias y los latrocinios, pero sabiendo que lo más importante está en el ámbito personal e íntimo. Aunque no acepto que la corrupción está en los genes del mexicano, sí comprendo que el problema es de proporciones mayúsculas por nuestra negativa a los cambios. Ése, es el verdadero problema.

Fecha: 
Sábado, 25 de Abril 2015 - 11:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Maldita impunidad!

De los 59 países incluidos en el Índice de Impunidad Global elaborado por el Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia (CESIJ) de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) solo hay uno en donde haya más casos de impunidad que en México y es Filipinas, otro país que seguramente aprendió mucho del asunto durante los 377 años (1521-1898) en que fue una colonia española.

Ocupar el nada honroso lugar 58 de 59 posibles no debe sorprendernos. Después de todo, la impunidad con que actúan la mayoría de los delincuentes en nuestro país está más que comprobado.

Según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2014 realizada por el INEGI, en 2013 se cometieron aproximadamente 33.1 millones de delitos de los cuales solo 6.2% merecieron el inicio de una averiguación previa por parte de algún ministerio público federal o estatal. O sea, 31 millones de delitos ni siquiera merecieron ser investigados. Es obvio que los delincuentes que los cometieron no recibieron su castigo.

Lo peor del caso es que la mayoría de las víctimas, sabedoras de que de nada sirve denunciar el delito, se abstienen de hacerlo. De acuerdo a la misma ENVIPE 2014, nueve de cada 10 delitos no son denunciados por las víctimas por razones que van desde el miedo a represalias hasta la desconfianza en las autoridades.

Peor aún, de cada 100 casos denunciados solo se inició averiguación de 70, quedando impunes 30 probables delitos.

Ante toda la evidencia que señala la pésima situación, lo único que hacen nuestros gobernantes es aprobar leyes que seguramente serán ignoradas de la misma manera que lo fueron las que supuestamente no sirvieron para remediar el problema.

Los datos que contiene el Índice de Impunidad Global muestran claramente que el problema no se resolverá con nueva legislación sino invirtiendo una gran cantidad de recursos económicos, humanos y materiales para lograr que el país tenga policías muy bien pagados y la cantidad adecuada de juzgadores, por citar algunos aspectos.

Ahora bien, si los recursos son aplicados de la misma manera en que se han aplicado cientos de miles de millones de pesos en el corrupto sector educativo nacional, nada ocurrirá y la impunidad seguirá siendo una maldición que afecta a todos los mexicanos.

¡Maldita impunidad!

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 24 de Abril 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

México: Violencia e impunidad

A los mexicanos nos ha invadido el terrible sentimiento de que la violencia en el país ya es imparable. Este fatalismo está perfectamente justificado: hay tantos muertos que ya no caben en la memoria. ¿De dónde salió toda esa gente malvada?, nos preguntamos. ¿La violencia ha aumentado o sólo se ha hecho más visible? En una sociedad atizada por la pobreza, la corrupción, el desempleo, el narcotráfico y el desaliento, la violencia permite a muchos de sus miembros resolver cualquier conflicto y escapar — aunque sea de manera temporal— de la miseria. En muchos ámbitos de la sociedad, la violencia se ha enraizado en la cultura. No es ningún descubrimiento decir que la violencia proviene del miedo o, más bien, de los diversos miedos individuales y sociales. El miedo es un sentimiento proliferante y contagioso. El que actúa con violencia es, sobre todo, alguien con miedo. A su vez, este miedo genera más miedo en quien ejerce esa violencia, creándose así un perverso círculo vicioso. Es por esa razón que las sociedades, en algún momento histórico, crearon al estado y éste, a su vez, a las instituciones, encargadas de otorgar ciertos derechos a los individuos de la sociedad. En México, el miedo avanza de forma ciega, dejando detrás un inconcebible rastro de violencia. Cuando la violencia es generada a partir de la anarquía o del mismo poder, surgen aterradoras consecuencias. México, en lo que a seguridad se refiere, es un estado fallido. En otras palabras, el estado mexicano no parece tener la capacidad de proteger a sus ciudadanos. ¿Cuál es el principal problema? El problema no es el número de policías. En ese sentido el país cuenta con un poco más de la media internacional. Pienso que el asunto debería centrarse en la calidad de los mismos. Es de todos sabido que para combatir la corrupción policiaca se requiere hacer una depuración de los cuerpos de seguridad, incrementar sus ingresos y perspectivas profesionales, así como entregarles bonos de actuación. Pero, sobre todo, se tiene que trabajar en cambiar la imagen que tienen los policías de ellos mismos y, en consecuencia, la imagen que tiene la sociedad. En los países avanzados un policía merece respeto y admiración; ser un policía no es poca cosa. Entonces, si el mayor problema no está en el número de policías —aunque sí en la calidad de los mismos—, ¿dónde está? Acabo de enterarme que México ocupa el lugar 2 de 59 países con mayor impunidad, quedando sólo por debajo de Filipinas y apenas un escalón por encima de Colombia y dos de Turquía. ¿Por dónde empezar? Se me ocurre que se podrían ejecutar las más de un millón de órdenes de aprehensión que, por corrupción o negligencia, están pendientes de cumplir. Habría mucho menos delincuentes en la calle. Por supuesto, la detención de las personas, por sí sola, no resuelve el problema, pero es un paso primordial. Después está el asunto de las sentencias ejecutadas, y eso nos conduce a los jueces. En México existen sólo 4 jueces por cada 100 mil habitantes y, por cada juez, se abren 490 expedientes al año. ¡Es ridículo!, sobre todo, si comparamos esa cifra con la del promedio internacional de impunidad: 17 jueces por cada 100 mil habitantes [1]. Con ese número de jueces resulta imposible resolver todos los casos. De acuerdo con algunos datos del Instituto Tecnológico de Monterrey, en lo que va de 2015, el 98.5% de los delitos que han sido cometidos en el país, ha quedado impune. Es claro: se tiene que incrementar el número de jueces. Por supuesto, para bajar los índices y la intensidad de la violencia en México, se requiere de una estrategia integral, que involucre a todos los niveles de gobierno y a todos los sectores de la sociedad. Sin embargo, ¿por qué no empezar por ahí? Al bajar la impunidad, bajaría de manera automática la violencia.

[1] Índice Global de impunidad, 2015. Universidad de las Américas, Puebla.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Iniciativas Ciudadanas. ¿Pueden progresar...?

La impunidad se define como la ausencia de castigo por un delito que se comete.

De acuerdo a un estudio reciente elaborado por la Universidad de Las Américas, nuestro país ocupa el lugar 58 de 59 países en índices de impunidad, solo adelante de Filipinas, lo cual es preocupante, inaceptable y debe terminar. El estudio se puede leer en http://www.udlap.mx/cesij/.

De forma paralela, con la reciente publicación de este estudio, existen dos iniciativas ciudadanas que buscan básicamente la erradicación de la impunidad —y todo lo que acompaña a esta fatalidad— que sin duda, es uno de los principales cánceres de nuestro país que lastima a la sociedad entera.

La primera iniciativa es la llamada "Tres por Tres" convocada por el Instituto Mexicano para la Competividad y Transparencia Mexicana que han propuesto que todo candidato a un cargo de elección popular haga públicas tres declaraciones: patrimonial, de conflicto de interés y fiscal. Hoy día sólo se han sumando a la iniciativa cuatro de los candidatos a gobernadores de las nueve gubernaturas que están en juego (deben ser más de 40 candidatos con cierta posibilidad de ser electos). Martha Zepeda (PRD/Colima), Carlos Mendoza Davis (PAN, BCS), Luisa Calderón Hinojosa (PAN/Michoacán) y Francisco Domínguez (PAN, Querétaro). Asimismo sólo se han sumado una pequeña cantidad de candidatos a diputados federales y estatales (39). En las semanas que vienen veremos si progresa la iniciativa la cual pudiera influir a la hora de los debates entre los candidatos.

Alguna Ley debiera obligar a todos los candidatos, servidores públicos de todos los niveles, jueces, funcionarios de los partidos políticos, líderes sindicales a presentar dichas declaraciones.

La otra iniciativa es la de un grupo de senadores y personajes de la sociedad civil como son el actor Daniel Giménez Cacho; los senadores Javier Corral, Manuel Bartlett y Layda Sansores; así como por activistas como el padre Alejandro Solalinde Guerra y el ex Diputado Gerardo Fernández Noroña entre otros. Su convocatoria dice:

"Al acudir a votar en los próximos comicios federales, le planteamos al votante que al realizar el primer doblez de la boleta electoral, introduzca en ésta la REVOCACIÓN DEL MANDATO DE ENRIQUE PEÑA NIETO COMO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA".

"El votante llevará a la urna la siguiente hoja que se puede bajar en la siguiente liga: https://quesevaya.wordpress.com/ El voto es secreto y la inclusión de esta revocación de mandato de Peña también lo es. De esta manera se garantiza la libertad, la secrecía y el derecho de cada votante a expresar su voto y su determinación sobre un tema tan importante en la vida pública nacional".

Por otra parte, al acudir a votar e introducir en la boleta electoral la revocación de mandato, además de ejercer un derecho de libre manifestación, se estará expresando de manera explícita nuestra determinación de cambiar el actual estado de cosas.

Adicional a lo anterior, la legislación electoral prevé en su artículo 293 numeral 1, inciso e, la figura del incidente electoral. Al final de la jornada electoral —además de las boletas con los votos emitidos por la ciudadanía— aparecerán los formatos de revocación de mandato, expresando la determinación de remover del cargo a Enrique Peña Nieto; por tanto, los funcionarios de casilla están obligados a dar cuenta en las actas de esta situación, ya que es un incidente electoral.

Nuestra intención es que se muestre de manera clara y contundente el repudio al gobierno de Enrique Peña Nieto, por tanto exigiremos que las hojas de revocación de mandato sean contadas, quedando manifestada la magnitud del repudio popular a su gobierno. De hecho solicitamos al INE en el formato de revocación que con fundamento en el derecho de petición establecido en la Constitución, realice el recuento de las revocaciones depositadas en las urnas por los votantes durante la jornada electoral.

Es evidente que las autoridades electorales tratarán de desestimar nuestra iniciativa, ignorarla o restarle cualquier validez o importancia. Pero si logramos —como lo haremos— una respuesta masiva del electorado, la sanción política al ejecutivo federal será contundente. Con fundamento en todo lo anterior, CONVOCAMOS:

1. A todos los mexicanos y mexicanas a participar en las elecciones federales y locales del próximo 7 de junio y votar libremente por el candidato o partido de su preferencia.

2. A todos aquellos que al acudir a las urnas y que compartan a lo largo y ancho del país nuestra indignación con el actual gobierno y que quieran revocar del cargo de Presidente de la República a Enrique Peña Nieto, hagan suya esta iniciativa.

3. A formar grupos de trabajo, comités y equipos en el barrio, colonia, comunidad, escuela, centro de trabajo, municipio, estado y regiones del país en que encuentren para difundir, discutir, profundizar y perfeccionar la iniciativa aquí propuesta.

4. A convencer a funcionarios de casilla, representantes de partido y representantes de candidatos durante la jornada electoral, a que cuenten los formatos de revocación de mandato de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República, depositadas por cada elector durante la jornada comicial del 7 de junio próximo.

5. A formar grupos que documenten al final de la jornada electoral el comportamiento de los funcionarios de casilla frente a los incidentes que se presentaron durante la jornada electoral, especialmente el recuento de los formatos de revocación de mandato de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República.

6. A hacer valer la expresión ciudadana manifestada en las urnas.

Me parece que constitucionalmente no existe la figura de "Revocación de Mandato" pero la intención de la iniciativa es clara. Si se logra una amplia difusión del mensaje y existiera gran participación de los ciudadanos en las urnas para que depositen el formato, el recado será claro: el repudio al gobierno de Presidente de Enrique Peña Nieto que lo podría hacer cambiar su visión de cómo está gobernando.

En mi opinión, si la iniciativa llegara a progresar —no pasará nada— pues es cuestión de "valores de otro orden" al parecer ausentes en la conciencia de gran parte de nuestra clase gobernante.

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Liderazgo en impunidad 1

impunidad. (Del lat. impunĭtas, -ātis). 1. f. Falta de castigo. – Definición en el Diccionario de la Real Academia Española.

El Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia (CESIJ) de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) presentó hace alguno días su Índice de Impunidad Global el cual la misma casa de estudios describe como “el primer gran esfuerzo académico internacional que busca medir un fenómeno multidimensional, en extremo complejo de analizar, como es el de la impunidad por país”.

En el Resumen Ejecutivo del Índice, se anota:

  • “Para el CESIJ la impunidad es un fenómeno multidimensional que va más allá del análisis de los delitos susceptibles de ser castigados como lo es el homicidio. Para el Centro, la impunidad tiene tres grandes dimensiones: seguridad, justicia y derechos humanos.
  • “La impunidad debe medirse con dos grandes criterios. En primer lugar la funcionalidad de sus sistemas de seguridad, justicia y protección de los derechos humanos y en segundo la capacidad estructural que corresponde al diseño institucional de cada uno de los países.
  • “Está comprobado estadísticamente que la impunidad está íntimamente relacionada con fenómenos humanos que nos preocupan al mundo y que están en el corazón de los mexicanos como son el desarrollo humano, desigualdad y corrupción.
  • “La riqueza de los países, medida a través de sus capacidades económicas de producción, no es un factor determinante de la impunidad.
  • “Sí es necesario destinar los recursos necesarios para las estructuras de seguridad y justicia. Sin embargo, es mucho más importante que estas instituciones funcionen adecuadamente y respeten los derechos humanos.
  • “Vemos que la desigualdad sí es un indicador que está relacionado con la impunidad. Aquellos países que no otorgan las oportunidades de desarrollo económico no están realizando una tarea adecuada para reducir el acceso desigual a la seguridad y justicia entre su población.
  • “Los países que cuentan con niveles medios y altos de desarrollo humano también cuentan con niveles bajos de impunidad”. 

Para elaborar el Índice “Se analizó la información de los 193 Estados Miembros de la ONU y otros 14 territorios que generan información estadística comparable. De los 193 miembros de la ONU, 59 países fueron incluidos en el Índice Global de Impunidad por haber contado con información estadística suficiente y actualizada en materia de seguridad, justicia y derechos humanos; En 134 países con membresía en las Naciones Unidas no hay estadísticas sobre seguridad y justicia que permitan una evaluación comparada en materia de seguridad y justicia”.

México fue uno de los 59 países que finalmente fueron considerados para la elaboración del Índice porque junto con “11 países más (Austria, Barbados, Bulgaria, Chile, Finlandia, Japón, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa y Serbia) está a la vanguardia en la generación de información estadística en materia de seguridad y justicia”.

Mañana, los resultados para México. ¡Nuestro país ocupa uno de los primeros lugares!          

Foto: mexico.quadratin.com.mx      

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1