Se encuentra usted aquí

De 1934 - Hitler se convierte en Presidente de Alemania

Viernes, 19 de Agosto 2016 - 09:40

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

adolf_hitler-1933.jpg

En este día en 1934, Adolf Hitler, ya por entonces canciller, es elegido presidente de Alemania en una consolidación de poder sin precedentes en la corta historia de la república. En 1932, Paul von Hindenburg, viejo, cansado y un poco senil, había ganado la reelección como presidente, pero había perdido una parte considerable del apoyo del conservador Partido Nazi. Las personas cercanas al presidente querían una relación más cercana a Hitler y los nazis. Hindenburg tenía desprecio por la anarquía de los nazis, pero finalmente accedió a apaciguar a los nazis con el levantamiento de la prohibición de los camisas pardas de Hitler y cancelar unilateralmente los pagos de reparación de Alemania, impuestas por el Tratado de Versalles al final de la Primera Guerra Mundial.

Pero Hitler no se apaciguó. Quería la cancillería para sí mismo. En enero de 1933, Hitler fue nombrado canciller de Alemania. Pero eso no fue suficiente para Hitler tampoco. En febrero de 1933, Hitler culpó de un incendio del Reichstag a los comunistas (su verdadera causa sigue siendo un misterio) y convenció al presidente Hindenburg de firmar un decreto de suspensión de las libertades individuales y civiles, decreto que Hitler utilizó para silenciar a sus enemigos políticos con falsas detenciones. A la muerte de Hindenburg en 1934, Hitler procedió a purgar a los camisas pardas (sus tropas de asalto), cuyo jefe, Ernst Roem, había comenzado expresando oposición a las tácticas de terror del Partido Nazi. Un plebiscito se celebró el 19 de agosto. Mediante la intimidación, y gracias al miedo a los comunistas, Hitler, con una mayoría del 90 por ciento, se convirtió entonces en dictador absoluto.



Número 28 - Abril 2019
portada-revista-28.png
Descargar gratis