Se encuentra usted aquí

un año de AMLO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El tigre se comerá al ganso

En las elecciones Andrés Manuel López advirtió que él no iba a amarrar al tigre si perdía, ganó y sólo quedó en amenaza.

A un año de la elección, la realidad se asoma como el nuevo tigre que sigiloso acecha al ganso y cada día lo arrincona y ruge cada vez más fuerte, ya empezó a clavarle los colmillos. 

Pero el ganso parece no darse cuenta de ello, porque vive feliz en su realidad alterna, en su palacio, rodeado de sus fieles y en lugar de cuidarse de él, lo ignora y se pone a festejar el primer aniversario de su victoria.

Curiosamente el tigre también nació el 1 de julio del 2018 y aunque fue prematuro, empezó a crecer poco a poco, pero en los últimos seis meses tuvo un desarrollo asombroso y hoy ya tiene tamaño y peso para ir de caza.

El tigre creció muy rápido porque se alimentó de una violencia desbordada como nunca, de consultas teatrales e ilegales a modo, mentiras, acusaciones sin fundamento, de un aeropuerto suspendido por capricho y de otro que nada más no tiene para cuando, de miles de empleos perdidos y despidos masivos, de compras sin licitación, de bajas expectativas de crecimiento, del crecimiento de la deuda externa, de huelgas sobre todo en el norte del país, del perdón a Peña Nieto y sus secuaces supuestos culpables de todo lo malo que hoy pasa, de la sistemática violación de la constitución, de miles de palabras vacías, ignorantes y bromas bobas, de una refinería retrograda, del alza de la gasolina, la luz y el gas, de entregar cargos públicos a gente sin preparación, de contradicciones, de asesinatos de activistas y periodistas, de amenazas a los medios de comunicación, de fuga de capitales, de bloqueos de carreteras y vías de ferrocarril, del apoyo al dictador Maduro, desaparición de guarderías, cancelación de la reforma educativa, recesión económica, perdón a narcos y delincuentes, de una política de inmigración indiscriminada de puertas abiertas y sin un mínimo control, de pactar con Elba Esther y el SNTE, de regalar 30 millones de dólares a El Salvador, desprecio total a los derechos humanos y la lista de alimento del tigre sigue creciendo cada día.

Pero fue hasta que Trump amenazó a México con aumentar los aranceles cuando el tigre mostró su poder real y cimbró al reino del ganso, que por primera vez tembló, porque sabe que E.U. es el único por el momento que puede descarrilar su proyecto y ante el imperio, se rindió sin chistar, no bromeó, no culpó a los gringos y bajó la cabeza, pidió instrucciones y obedientemente las ha ido cumpliendo, una a una traicionando así su palabra de una migración de puertas abiertas.

Por todo ello más lo que se acumule diariamente, es previsible que el tigre se coma al ganso antes de lo que se imagina porque nada despierta sentimientos tan negativos como el engaño y la traición, el tigre poco a poco alcanzará a cada uno de los mexicanos, de una forma o de otra.

¿Por qué a cada momento son más los que ya no le creen al presidente y confiesan que fue un error estar con López Obrador?

De seguir así nos meterá en un callejón sin salida y con el tigre enfurecido y buscando culpables mientras el ganso festeja el caos.

Fecha: 
Lunes, 01 de Julio 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 01 de Julio 2019 - 15:20
Fecha C: 
Martes, 02 de Julio 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los dichos de Monreal

Para el próximo 1° de julio, el presidente López Obrador ha anunciado una especie de fiesta popular con discurso, de él, por supuesto, para celebrar un año de haber obtenido su triunfo. Se entiende que quiera festejar una victoria que le llevó tantos años y tanto trabajo. El evento será, desde luego, en el Zócalo, ¿en dónde más? Según el mandatario habrá un programa musical excepcional, pero sólo pudo nombrar mariachis y orquestas militares. Es posible que, después de los recortes a cultura y el golpe al IMER, todavía queden por ahí algunos músicos empecinados en creer que la cosa será para beneficio de los más pobres o cualquier otro eslogan. Si esto es así, entonces tocarán el próximo lunes. Gratis, por supuesto. Después de todo, los artistas son una especie de ángeles que no sufren de trivialidades como el de vivir de su trabajo.

La fecha ha sido ya motivo para especulaciones y una de las favoritas pasa por suponer que hará unos cambios en el gabinete. La favorita para marcharse es Olga Sánchez Cordero, la secretaria de gobernación que anda desaparecida. Hasta Alejandro Encinas la anda buscando. Tal vez este es el contexto en que se encuadran las declaraciones del senador Ricardo Monreal, quien hace dos días declaró que “observa a un gabinete presidencial que pasa por una curva de aprendizaje larga y pesada.” El senador dice que: “después de seis meses de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador no cuenta con el acompañamiento de su gabinete para dar cara a las situaciones que enfrenta México como país.” El legislador ve: “a un presidente muy activo, proactivo y dinámico… no ha descansado un sólo momento”. Muy solidario que es Monreal. Agregó: “Siento que el presidente hace todo, conduce todo y necesita que su gabinete lo acompañe”.

No hay que esforzarse mucho para entender que la crítica es doble: por un lado, a un gabinete que tiene algunos integrantes que no le gustan, entre ellos está la exministra Sánchez Cordero, y, por otro, una recriminación sutil al protagonismo del presidente, de un presidente que mete la pata a diario. En este último camino, señaló que López Obrador debe mejorar su relación con los medios de comunicación, los empresarios y los inversionistas. Para Monreal, la reconciliación nacional no se ha dado. De paso, también criticó los recortes a la educación, la cultura y la salud. Es posible que el senador, al igual que el diputado Muñoz Ledo, no se sienta cómodo con algunas decisiones que ha tomado su jefe político, pero lo más probable, dada su trayectoria, es que está haciendo su juego, un juego en el que busca arrinconar al presidente para que no incline la balanza por Sheinbaum o Ebrard (o cualquier otro) para la candidatura en el 2024.

Más allá de esto, Monreal tiene razón: el gabinete no está funcionando, salvo excepciones, pero esto es por el protagonismo del presidente López Obrador. De igual forma, el Ejecutivo no está cimentando la reconciliación, sino al contrario, pero Monreal sabe que, si no lo hace así, los errores de AMLO terminarían devorándolo. Necesita alentar la división política para seguir fuerte. Una buena estrategia populista. Tal vez Monreal aspira a presentarse a sí mismo como el personaje de la 4T que no es incondicional del presidente y que sabe conciliar. 

Fecha: 
Jueves, 27 de Junio 2019 - 13:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 27 de Junio 2019 - 16:10
Fecha C: 
Viernes, 28 de Junio 2019 - 05:10