Se encuentra usted aquí

trastornos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El autismo y las bacterias

Cualquier semejanza con los políticos mexicanos, es mera coincidencia.

El autismo es uno de los desórdenes mentales más misteriosos y complejos de la medicina contemporánea.  Hace 75 años fue descrito por Leo Kanner y a la fecha hay todavía muchas incógnitas que no han podido resolverse. El autismo es un problema del desarrollo embrionario del sistema neurológico, localizado en varias porciones del cerebro, pero aún seguimos sin definir específicamente cuáles son las regiones afectadas. Una característica muy repetida en los autistas es que presentan una disminución del cerebelo, región que controla la coordinación del movimiento y los cambios de interés, atención y motivación. También existen otras peculiaridades que trataremos de explicar brevemente.

No existe a la fecha una causa aparente para explicar el origen ni el tiempo del inicio de los trastornos, simplemente empiezan a ser notorios dentro de los primeros 2 – 3 años. Las causas son muy inciertas, se han manifestado concentraciones insuficientes de hormonas, vitaminas, la vacunación, la presencia de plomo o mercurio en el suero sanguíneo, etc; pero ninguna evidencia sólida.

Los trastornos más generales que se han observado en la mayoría de los casos son:

  • Una persistente indiferencia hacia los demás.
  • Una absoluta falta de comunicación e interés para con los demás. De hecho, logran una comunicación verbal muy incipiente.
  • Con patrones de conducta muy repetitivos que pueden durar varios minutos.
  • Viven una existencia muy limitada, tan propia que no desean compartir ni recibir estímulos en lo más mínimo.
  • Manifiestan muy breve o nula respuesta emocional.
  • Son incapaces de desarrollar una vida independiente, en todos sentidos.
  • El 80% de los autistas son varones, lo cual confirma una dependencia marcada por el sexo1.

 

Existen algunos hallazgos genéticos que sugieren defectos imperceptibles en la copia de los nucleótidos (del DNA) durante la etapa del crecimiento embrionario, ya que ciertas características de las arriba enlistadas se presentan en paquete. Esto también podría implicar que son varios genes los alterados pero que están distantes en los cromosomas. Todavía no se ha descrito ningún gene o grupo de genes responsables de este trastorno.

   El diagnóstico del autismo no existe, simplemente consiste en la observación periódica del niño y su comportamiento, no hay pruebas químicas ni biológicas que lo confirmen. Los autistas no son iguales, algunos presentan síntomas leves, otros muy marcados y diversos que pueden presentarse a cualquier hora. En ocasiones, los desajustes van desapareciendo con la edad, según la capacidad de aprendizaje y el grado de inteligencia que logren desarrollar; sin embargo, ambas posibilidades son impredecibles.

A pesar de que este trastorno fue descrito hace muchos años, no había captado el interés de las autoridades y mucho menos de las compañías farmacéuticas. Fue así que a partir del 2010 empezaron a aparecer algunos reportes científicos que han mostrado ciertos progresos de este singular desafío.

Todo empezó con los estudios acerca de la relación que existe entre la obesidad y las bacterias del intestino. En artículos anteriores se ha explicado la íntima relación que tienen todos…si, todos los seres vivos con los microorganismos (principalmente bacterias y hongos). Es una dualidad única porque existen microorganismos buenos y otros que actúan como patógenos y que el equilibrio entre ambas poblaciones nos lleva a un estado de bienestar o a una racha de padecimientos y enfermedades durante toda nuestra existencia. También se ha hecho énfasis en que cada órgano de nuestro cuerpo, inclusive nuestra piel tiene una microflora muy especifica que vive con nosotros todos los días y que eventualmente nos ayudará a desaparecer.

De alguna manera alguien empezó a notar que la gran mayoría de autistas tenían trastornos digestivos que iban desde leves hasta muy graves y los empezaron a tratar con productos llamados probióticos. Estos son agregados de mezclas bacterianas que usaron nuestros abuelos para aliviar trastornos digestivos, pregúntenles acerca de los búlgaros. Dichos probióticos no solo aliviaron algunas de las molestias digestivas sino también mejoraron algunas de las características  enlistadas en las páginas anteriores. Estas observaciones, aunque ciertas no pasaron de ser consideradas como hechos casuales a los que nadie les dio la importancia debida.  Después de algún tiempo, empezaron a aparecer ciertos reportes acerca de la microbiología de la obesidad y empezó el auge de estudios y proyectos encaminados a resolver la dinámica de las bacterias intestinales en relación con los procesos que conducen a la obesidad. Los microbiólogos son gente obsesiva y pronto descubrieron que la microflora intestinal es una serie de diversas reacciones complejas donde intervienen millones de millones de diferentes bacterias que existen en nuestro intestino grueso (donde se realiza la desintegración y degradación total de nuestros alimentos). Los resultados obtenidos en diversas instituciones fueron siempre los mismos. Las bacterias intestinales que realizaban estas funciones tan especificas fueron clasificadas en dos grandes grupos: las del grupo Bacteroidetes y las Firmicutes, son dos grupos tan selectivos y dominantes que representan el 99% de las bacterias totales en nuestros intestinos y que realizan  funciones tan importantes como la propensión a la obesidad, nuestra capacidad de respuesta inmunológica, la susceptibilidad a enfermedades dentales, digestivas, desajustes mentales como la depresión y la ansiedad, etc.

Las bacterias del grupo Firmicutes incluyen cerca de 250 géneros de bacterias que se caracterizan por tener mejor capacidad para extraer y metabolizar carbohidratos complejos y altas concentraciones de grasa de los restos alimenticios, por lo cual se les considera como índices causantes de la obesidad humana. El caso de las bacterias del grupo Bacteroidetes es inverso, es decir, no son tan eficientes y por lo tanto favorecen la silueta esbelta tan deseada en los humanos. Existen radios y proporciones Firmicutes/Bacteroidetes que recibimos originalmente todos los que nacimos durante un parto normal; es una herencia directa de nuestra madre que nos adjudicó desde que pasamos por el canal vaginal2.

Ahora viene la relación del autismo con la bacteriología. Fue en 2016, cuando Mauro Costa Mattioli de la Baylor University demostró que ratones con inserción rectal de supositorios tratados con diversas concentraciones de la bacteria Lactobacillus reuteri, mejoraban la capacidad de comunicación, incrementaban el grado de socialización y disminuían el fastidioso comportamiento repetitivo. Estos resultados marcaron la pauta para otros estudios posteriores donde se afinaron los las técnicas de registro y medida de los parámetros emocionales. La Dra. Martina Sgritta usando ratones clonados (por ingeniería genética) obtuvo prácticamente los mismos resultados. Sin embargo, lo más significativo fueron las conclusiones de Evan Elliot de la Universidad Bar-Ilan en Israel quien diseñó un protocolo experimental con humanos y obtuvo los mismos resultados. El Dr. Elliot tuvo que demostrar la inocuidad del Lactobacillus reuteri y satisfacer otros requisitos éticos que le exigieron las autoridades Israelitas.3

Ante estas conclusiones tan satisfactorias, es muy posible que por lo menos en Israel, algunas familias Israelitas estén dosificando a muchos de sus familiares autistas y comprobando los beneficios del Lactobacillus.

Existen muchas otras cepas bacterianas que sin duda van a utilizarse para aminorar y resolver las conductas extremas de los autistas, es posible que también se desarrolle una metodología para dilucidar métodos universales para diagnosticar, evaluar y determinar las vías bioquímica o inmunológica que definan las reacciones de tan misterioso desajuste y se logre establecer un posible tratamiento en algunos de los casos.

Es muy posible que los estudios conducentes para definir los mecanismos finos de la obesidad no tardaran mucho en dilucidarse. Además de ser un gran negocio para las compañías farmacéuticas sin duda existe un gran interés por las poblaciones obesas en todo el mundo, muy en particular la mexicana.

¡¡¡Habrá tiempos mejores para todos!!!

 

REFERENCIAS.

  1. Michael W. Passer., Psychology. The Science of Mind and Behavior.

Mc Graw Hill. 2007 Boston.

  1. Katrina Williams, Jacqueline Roberts., Understanding Autism. Exisle Publishing Pty. Ltd. 2015. New South Wales, Australia.
  2. Anónimo., Gut feelings. The Economist. December 8th, 2018.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 15 de Abril 2019 - 13:35
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 15 de Abril 2019 - 15:50
Fecha C: 
Martes, 16 de Abril 2019 - 04:50
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La genética rige nuestra conducta

Algunas teorías políticas y religiosas nos han hecho creer que todos somos iguales, pero no, no todos somos iguales. Estamos hechos de los mismos materiales pero acomodados en forma diferente. Lo cual nos lleva a uno de los misterios más fascinantes de nuestra existencia: la  individualidad, esa forma tan única y peculiar que cada ser humano tiene para sentir, apreciar, responder, recordar los estímulos y los  sueños de cada día. El hecho de que nuestra apariencia física sea diferente aún dentro de la misma familia, y que además no solo la apariencia sino nuestras aspiraciones, nuestros deseos, nuestra conducta y nuestras ambiciones también sean diferentes hacen más atractivo el reto de saber quien o quienes son los responsables de tal diversidad.

Una de las ciencias que está creciendo enormemente es la Neurobiología, que trata de responder incógnitas que en el pasado fueron tabú, algo intocable, de lo que no se podía hablar. La importancia de la neurobiología es que tiende a explicar situaciones y problemas que tienen que ver con el cerebro, abarca diversos temas tales como: la rehabilitación de funciones, problemas de conducta, criminalidad, narcodependencia, percepción, etc. etc.

Precisamente, el comentario de hoy tratará de explicar algunas cuestiones que ya se sospechaban desde hace tiempo acerca de las conductas compulsivas, pero que no habían sido plenamente demostradas. Ahora, gracias al auxilio de otras ciencias, es posible aseverar que los resultados son válidos y confiables en lo que cabe.

Los desordenes obsesivo compulsivos (OCD)

Todos tenemos algo de ésto, pero hay personas que se pasan en su manera de expresarlo. Los obsesivo-compulsivos son personas dominantes, controladoras, con una gran urgencia por repetir ciertos comportamientos o rituales, amantes del orden y la simetría y que tienden a acumular cosas u objetos; sus propios rituales y obsesiones terminan por controlarlos.

Como dije anteriormente, todos tenemos algo de ésto. Afecta por igual a hombres y mujeres y pueden empezar a desarrollarse a temprana edad. En ocasiones, existen periodos de gran ansiedad donde los síntomas se muestran más acentuados y con mayor frecuencia. Este comportamiento incluye personas adictas al alcohol, la comida, el chocolate u otro satisfactor que llene temporalmente la obsesión del objeto deseado. Además, esta situación anómala, suele presentar indicios de ansiedad y de depresión. Los tratamientos más habituales son la psicoterapia, los antidepresivos y los ansiolíticos, o bien una combinación, según el paciente y el especialista.

Todos estos conceptos podrían modificarse si prestamos atención a los resultados y conclusiones presentadas por los Dres. Mario Capecchi de la Universidad de Utah y el Dr. Shanin Rafii de Weill Cornell Medical College en New York, quienes por separado descubrieron que muchos de estos comportamientos se deben a una alteración genética que controla los impulsos del comportamiento obsesivo compulsivo.

Los genes, moléculas de ADN en nuestros cromosomas controlan todas nuestras funciones y respuestas metabólicas. Cualquier falla en la secuencia de nuestro ADN causará complicaciones en nuestro funcionamiento sea éste físico o mental. Las alteraciones se reflejan en la calidad y la cantidad de proteínas producidas según las instrucciones del ADN, es un control muy fino que no admite desviaciones.

En el caso del OCD, ambos investigadores inutilizaron genes diferentes que inhibían ciertas proteínas. La ausencia de estas proteínas provocaba el comportamiento OCD. Este comportamiento fue medido anulando el gene controlador que causaba la compulsión en los ratones para después restaurar la deficiencia agregando el material genético, con lo cual se suprimió totalmente la obsesión, dando como resultado un comportamiento normal. Los experimentos se repitieron varias veces y los comportamientos de OCD se alternaron siguiendo la activación y desactivación del gene controlador. De esta forma quedo plenamente demostrado que una disfunción en nuestro genoma era el causante de tantas miserias que pueden ser superadas o curadas con un tratamiento adecuado de terapia genética.

Estos hallazgos están en su fase inicial, pero son muy promisorios, porque tal vez muchos obesos, alcohólicos compulsivos y otros pacientes afectados con OCD van a ver aliviadas sus deficiencias en un futuro no muy lejano.

La Agresión

Este es otro tema que ha empezado a dilucidarse gracias a las investigaciones realizadas por diversos autores quienes han encontrado una conexión entre el medio ambiente y el genoma de los humanos. Aunque todos somos agresivos en una u otra forma, hay individuos que exacerban ese comportamiento y al parecer no pueden substraerse a una conducta más tolerante. En este caso, la investigación se llevó a cabo con presos voluntarios en una cárcel británica. Los resultados parecen indicar que los bajos niveles de serotonina en el cerebro son los causantes de un comportamiento agresivo en exceso. La serotonina es un neurotransmisor cuya síntesis está controlada por una enzima llamada MAO (mono aminooxidasa). La biosíntesis de esta enzima está sujeta a una estricta regulación genética y es la responsable del trastorno. Este hallazgo echa por tierra muchas otras teorías y tiene una importancia enorme, tanto a nivel individual como social y al igual que el caso anterior, tiene perspectivas muy promisorias tales como una disminución del crimen y la violencia a nivel social y una disminución en la farmacodependencia de ansiolíticos, antidepresivos y otros reguladores de la conducta.

Aunque estamos conscientes de que este es un problema complejo que involucra la bioquímica del cerebro y el medio ambiente, confiamos en que los gobiernos se interesarán en la creación de equipos interdisciplinarios (sociólogos, psicólogos, biólogos, criminólogos etc.) que sin duda presentarán alternativas para aprovechar al óptimo estos descubrimientos. Sin duda alguna, la farmacología moderna sufrirá un cambio espectacular en un futuro cercano.

Me pregunto qué pensarían: Verne, Kubrick, Huxley, Orwell y Kafka si vieran estas promisorias oportunidades que el hombre se ha procurado.

 

Autor:

Fecha: 
Lunes, 15 de Junio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Trastorno: Breve testimonio del trastorno bipolar

Para Mauricio y Gonzalo,
por su gran apoyo, durante tanto tiempo

En mayo de 2008 me traté de suicidar (los próximos días se cumplirán siete años de aquel suceso). Desde hacía mucho tiempo había soportado el dolor de una enfermedad que había tenido efectos devastadores en mi vida y en la de mi familia cercana.

Después de mucho tiempo de desesperación, mi madre y yo consultamos a un médico tras otro, sin encontrar un tratamiento eficaz. Cada doctor, en lugar de retirar los medicamentos anteriores, agregaba nuevos fármacos, llegando así a acumular nueve pastillas diarias, que debía de tomar varias veces al día. Las drogas me tenían en un estado de artificio, de enajenación.

Ya había intentado suicidarme antes, pero sentía miedo. Aunque la muerte no era el problema, el hecho de morir, sí. En el fondo, nunca quise matarme, sólo quería dejar de sufrir.

Ese último intento de suicidio no fue una decisión consciente. El día que me traté de matar estaba fuera de mí. Había pasado mucho tiempo aplastado en un sillón o recostado en la cama, sin poder moverme, y, al día siguiente, luego de despertar, me sentía pletórico. Un día, invadido por una fuerza torrencial, destruí la habitación que me había prestado mi madre. Hice todo añicos.

En el fondo creí que nunca iba a encontrar el equilibrio, ni volvería a ser feliz. Mi angustia se había tornado insoportable. Estaba en Tuxpan y sudaba a chorros. No sé por qué motivo, pero ese calor sofocante me provocaba un terrible desasosiego. Por las tardes me sentaba en la terraza para mirar a los tordos que se posaban en los almendros y el hermoso ruido que provocaban me alteraba. Una tarde, fui en un taxi hasta la veterinaria y compré un bote de garrapaticida. No sé cuántos tragos le di. Sólo sé que unos instantes después, me derrumbé. En los días que siguieron, tuvieron que provocarme un coma artificial, fui conectado a un respirador, padecí fiebres muy altas y fui desahuciado. Pero como tardaba en morir, mi madre decidió trasladarme a un hospital de la ciudad de México, para ver si allá podían hacer algo más. Después de una reunión médica, un sacerdote acudió a terapia intensiva, donde yo estaba, para aplicarme los santos óleos. Al desconectarme del aparato que me mantenía con vida, sin que exista una explicación médica lógica, empecé a respirar. Cuando desperté, no tenía una idea muy clara de lo que me había ocurrido.

Hasta entonces, mi vida había sido un intento desesperado por conciliar el desasosiego con la pasión que sentía por la vida.

A los catorce años me trasladé con mi familia de la ciudad de México al puerto de Tuxpan, donde pasé cuatro años. Fue entonces cuando comencé a advertir una variación desmesurada de mis estados de ánimo. Con toda seguridad, se había agravado la ciclotimia (una forma leve del trastorno bipolar) que padecía desde la infancia.

Muchos años después, durante mi maestría, las oscilaciones empezaron a hacerse cada vez más importantes. Sin embargo, mi vida profesional fue en ascenso; era yo un buen asesor de inversiones en bolsa. Tiempo después, empecé a perder el juicio y a comportarme de forma errática.

Buscaba libros de manera obsesiva y angustiante. Regalaba dinero a los indigentes, fuera de las iglesias, arrebatado por la compasión. Escalaba montañas y volcanes, lleno de adrenalina, hasta que casi perdí la vida. Ganaba buen dinero y lo gastaba en abundancia; viajaba por el mundo; y hacía arriesgadas operaciones financieras. Eufórico, decidí proponerle matrimonio a mi novia; le compré un anillo de un precio exorbitante; pedí dinero prestado y compré un departamento; y luego, cancelé la boda; vendí el departamento; invertí el dinero en la bolsa y lo perdí.

Terminé por derrumbarme.

Me tomó muy poco tiempo destruir a la persona que había construido a lo largo de toda mi vida. Tenía treinta y tres años.

Mi jefe y uno de sus socios, con los que yo había trabajado en una casa de bolsa, y con los que ahora trabajaba, me dieron todo su apoyo. Gracias a ellos fui a ver al primer psiquiatra que me realizó un meticuloso diagnóstico. «Usted cicla», me dijo el médico, «usted padece de trastorno bipolar». Esa fue la primera vez que escuché el término “bipolar”, que poco tiempo después se puso de moda, desvirtuando el verdadero significado de la enfermedad. Cuando supo el diagnóstico, mi jefe, aficionado a la fiesta brava, me habló de David Silveti, un torero bipolar al que admiraba y que se había terminado por suicidar de un disparo en la cabeza. A partir de entonces, mientras muchas personas de mi familia y muchos de mis amigos salían de mi vida, ellos decidieron apoyarme, y lo siguen haciendo, hasta ahora.  

El diagnóstico me provocó una gran contradicción. Por una parte, ahora el sufrimiento y el comportamiento errático tenían un nombre y una explicación científica. Por otra parte, a partir de ahora cargaría el estigma que conlleva ser un enfermo mental. Después de hacer conciencia de lo que me sucedía y de las limitaciones que de debería enfrentar, tomé la difícil decisión de renunciar a un trabajo que había hecho durante los últimos nueve años, con muchos esfuerzos, y a una propuesta que se me acababa de presentar, para trabajar en un importante banco, en Miami.

En consecuencia, también abandoné los estudios de doctorado en letras modernas que por aquél entonces cursaba.

Siguiendo los pasos de Antonin Artaud viajé a la Sierra Tarahumara y, luego de pasar algunos días entre los rarámuris, regresé decidido a irme a otra parte, donde nadie me conociera, para empezar de nuevo. Algunos meses más tarde, vendí todas las pertenencias que había acumulado durante muchos años y me fui a vivir a Madrid. Pero en Madrid, a pesar del apoyo que recibí de un amigo, no era capaz de relacionarme con los demás, y pasaba mucho tiempo solo, deambulando por la ciudad, frecuentando un círculo de ayuda para bipolares, entrando y saliendo de las librerías y de los cafés del centro y de Lavapiés. Ni siquiera fui capaz de hacer la fila para registrarme en las oficinas de migración.

Cuatro meses después, en medio de una gran depresión, regresé a México.

Al día siguiente de mi regreso, invadido por un fuerte sentimiento de fracaso e inutilidad, abrí las llaves del gas de la cocina y, ese mismo día, fui internado en un hospital psiquiátrico. En ese lúgubre sitio, con más parecido a una cárcel que a un hospital, pasé veinte de los peores días de mi vida. No obstante, de alguna manera, el internamiento funcionó.

Salí bastante equilibrado.

Tras aquella experiencia, mi madre buscó la ayuda de un psiquiatra que tenía su consultorio en Coyoacán. Fue el primero en agregar litio al resto de los medicamentos que tomaba. Al principio las manos me temblaban y tenía una muy mal sabor en la boca. Luego me acostumbré al medicamento. Desconozco si el psiquiatra pensaba retirar poco a poco los demás fármacos porque, al cabo de un tiempo, dejé de verlo y me quedé viviendo en una bohemia casa de huéspedes, donde traté de montar una obra de teatro. Además de trabajar en la obra, todas las tardes iba a la Cineteca Nacional o frecuentaba los teatros marginales del barrio. Empecé a volver a sentir un entusiasmo excesivo y me volví expansivo y locuaz. Sentía que era capaz de escribir una obra de dramaturgia genial y que todas las puertas del teatro se me abrirían. Fue entonces cuando fui a ver a un nuevo psiquiatra, un supernumerario de la orden religiosa de los Carmelitas Descalzos. Él empezó a disminuir las dosis de fármacos en mis recetas, con la idea de dejarme al final sólo con el litio. También retiró un ansiolítico del que abusaba con mucha frecuencia. Pasé una temporada muy mala viviendo en un departamento desamueblado que tenía mi madre sobre la Avenida Patriotismo. Dormía sobre un colchón y pasaba el día encerrado, sin ver a nadie. Sólo de vez en cuándo iba en autobús a las librerías de La Condesa, leía durante algunas horas y luego regresaba. Mi mamá me pidió que me fuera a Tuxpan, donde ella pudiera cuidarme, y así lo hice.

En Tuxpan sentía que no tenía ninguna perspectiva de futuro. Además, los medicamentos me provocaban violentas oscilaciones de mis estados de ánimo.

Fue entonces, en medio de ese calor asfixiante, que traté de matarme.

Al cabo de los meses no sabía lo que me había ocurrido; fue mi madre, mucho tiempo después, la que me dijo que me había tratado de suicidar. Los recuerdos fueron llegando lentamente y de manera aislada. Como flashes o fotografías. Nunca agradecí a las personas que me ayudaron durante la hospitalización o que estuvieron cerca de mi madre. No supe cómo hacerlo y me sentía avergonzado. Le di vuelta a la página. ¿Qué otra cosa podía hacer? Nadie se atrevió a hablar conmigo del tema, aunque creo que me hizo falta.

Al salir del hospital, mientras me recuperaba, recibí una propuesta de la Embajada de Francia en México para publicar, en francés, uno de mis textos, por lo que busqué a una traductora que vivía en Bélgica y a la que había conocido en mi adolescencia. Así fue como ella y yo nos hicimos amigos. El estigma no parecía pesarle y no tenía ningún problema con lo que había vivido.  

Ya bastante recuperado, me fui a Guadalajara para abrir un café en sociedad con mi hermano. Desde que salí del hospital no había tomado más medicamentos y me sentía muy bien. Siete meses más tarde abrimos el café y yo empecé a sentir, de nueva cuenta, que mis pensamientos se aceleraban. Dormía poco, estaba lleno de proyectos, ideas y creatividad. Le llamaba por teléfono a mi amiga de Bélgica y me empecé a enamorar de ella. Mi hermano me llevó a ver a otro psiquiatra que me dio litio y Seroquel (un potente antipsicótico). Esta combinación funcionó muy bien y volví a sentirme estable, otra vez.

Por aquel entonces la mujer que vivía en Bélgica se había separado de su marido, de manera que yo le propuse trasladarme a Bélgica, con el propósito de que intentáramos comenzar una relación. La idea era descabellada, pero decidí llevarla a cabo. Eso implicaba dejar el café para el que tanto habíamos trabajado mi hermano y yo. Cuando se lo comuniqué a mi madre, ella se lo dijo a otros miembros de la familia, pero  algunos pensaron que se trataba de otro episodio de manía más. Cuando tienes una enfermedad como ésta, casi nadie vuelve a creer en ti. Pero mi madre decidió apoyarme. Ella y yo sabíamos que teníamos que hacer cualquier cosa por buscar mi felicidad. Nunca hablamos de la posibilidad de volver a fracasar. Mi madre, que hablaba muy bien el francés, empezó a darme clases por las tardes.

Me trasladé a Bélgica, a la ciudad de Mons.

Veinte días después encontré trabajo en como profesor en una universidad. Fui a vivir con mi nueva mujer y con sus hijos. Junto con ella tuve un año muy bueno, en el que viajamos por Bélgica, Holanda, Francia y Alemania. No recuerdo haber ciclado mucho durante todo ese tiempo. El verano siguiente murió mi madre; su muerte provocó un enorme vacío. La enfermedad nos había unido mucho. Fue la única persona que estuvo conmigo en todos y cada uno de los momentos difíciles. Un año después, María Teresa y yo tuvimos un hijo. Ahora hace casi seis años que vivo en este país. Continúo trabajando en la misma universidad. Desde la muerte de mi madre volví a ciclar, por lo que mi vida y la de mi familia está llena de claroscuros, pero he conseguido  mantener una relativa estabilidad que me permite, hasta cierto punto, hacer una vida normal. Las oscilaciones ahora son más suaves que antes.  A pesar de todo, hay días en los que me cuesta mucho trabajo hacer hasta las cosas más simples. Y días en los que no puedo socializar. Otras veces estoy eufórico y, otras, irritable. Nuestra vida es una lucha contra mis estados de ánimo. Pero al menos ahora soy funcional. El camino ha sido largo y espinoso. Sigo el tratamiento, descanso y trabajo. Tengo el apoyo de mi mujer y de nuestros hijos; de mi suegro, mis hermanos y de algunos amigos. Pero es a través de la literatura como mayormente he intentado poner fuera el dolor, lejos, donde no lastime, o donde lastime menos. Algunas veces tengo la sensación de haber dormido durante mucho tiempo y de haber despertado cuando el mundo había cambiado. Es como si me hubiera perdido muchos años de mi vida en los que yo estaba, sin estar.  

El trastorno afectivo bipolar es un trastorno que se origina en el cerebro. Está considerado por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad grave que se extiende a lo largo de toda la vida y que constituye la sexta causa de discapacidad, afectando el bienestar y la calidad de vida de los enfermos y de quienes los rodean. Se caracteriza por pronunciadas oscilaciones en los estados del ánimo, que se manifiestan como episodios de hipomanía o manía, alternados con fases depresivas. Se estima que el 2% de la población mundial padece este trastorno. No existen muchas ayudas gubernamentales para ayudar a los pacientes. En la sociedad existe mucha confusión con respecto al trastorno bipolar, ya que la enfermedad mental está muy estigmatizada y que este término suele utilizarse despectivamente. A diferencia de otras enfermedades mentales, la persona con trastorno bipolar no presenta problemas en la mente. El problema es físico y está localizado en la parte del cerebro que se encarga de regular los estados del ánimo. El desasosiego provocado hace que la tasa de suicidios en este trastorno sea muy elevada.

El escritor estadounidense William Styron escribió en la novela autobiográfica, Esa visible oscuridad, los nombres de algunos artistas caídos (que se suicidaron) por la depresión y el trastorno bipolar: Vincent Van Gogh, Virginia Woolf, Cesare Pavese, Sylvia Plath, Mark Rothko, Jack London, Ernest Hemingway, Paul Celan, Anne Sexton, Segei Esenin, Vladimir Mayakosky… A los que yo agregaría otros más recientes, como el del escritor David Foster Wallace, el del músico Kurt Cobain y el del actor Robin Williams. Pero también el de los millones de rostros anónimos que luchan cada día para vivir con el trastorno bipolar.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 21 de Mayo 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1