Se encuentra usted aquí

transporte público

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Políticos de perfil diferente

Acerca de entregas anteriores que abordan temas de problemáticas que suceden en Tijuana y que han sido expresadas desde un punto de vista ciudadano, me comentaban hace un par de días que no era necesaria mi opinión a nivel nacional, que las cosas que suceden en la frontera son muy difíciles de entender en el centro o en el sur de México; que los personajes de la vida política en la frontera no corresponden al perfil de los políticos en el resto del país, que de poco sirve que se hagan denuncias porque los problemas no se resuelven con “cartitas”. No entendí del todo eso de la diferencia de perfiles siendo que la ley es igual para todos. 

No le presté atención al comentario porque ni se ha resuelto alguno de los problemas en consecuencia de las letras y no creo que los interesados se detengan a examinarlas. ¿De qué manera se resuelven los problemas entonces sino exponiéndolos? la población completa hace eco de una y otra situación, los ciudadanos enfadados del desinterés de las autoridades se han encargado de gritarlo en mil formas lo de menos es entonces un texto, las cosas siguen igual y me atrevo a decir que empeorando cada día.

A nivel Municipio el Transporte Público, la Cultura y la Seguridad Pública son los rubros que más suenan en la boca de las autoridades y son al mismo tiempo los menos atendidos con eficacia. Los encargados de una y otra área se marean de ida y vuelta por la ciudad exhibiendo programas, todos tienen como prioridad decir en cualquier entrevista: “traemos un programa” o “bajamos recursos para la creación de un proyecto” esto por supuesto no da frutos a corto y mucho menos a largo plazo, ya se sabe además que en los cambios de administración cambia también la idea y el ego de unos borra la actividad de otros.

En lo que se refiere al transporte público se sabe que la topografía de Tijuana no ayuda a que se establezcan rutas de acuerdo a las necesidades de todos, se conoce el desorden con que la ciudad crece todos los días sin una planeación adecuada y mientras los transportistas se organizan en una zona, la mancha urbana se extiende en otro lado sin la previsión de rutas para transportar a los nuevos habitantes, es la problemática que impera desde hace muchos años y nadie ha sabido cómo solucionarla. El transporte público sistemático es esencial para el movimiento de cualquier ciudad, si los camiones prestaran el servicio que deben, los automovilistas se atreverían a ser usuarios regulares y con ello la contaminación y el caos vial se reducirían significativamente. Las publicaciones o denuncias locales, estatales o nacionales solo muestran la necesidad que se tiene de reestructurar la forma y el fondo en el transporte público.

El área cultural sigue dando patadas de ahogado reciclando los mismos eventos de uno y otro año sin crecimiento o cambios, esto ha provocado que de la noche a la mañana aparezcan asociaciones civiles y fundaciones culturales aprovechando los huecos que la administración municipal va dejando. El problema es que esas asociaciones y fundaciones (las nuevas y las anteriores debilitadas) hacen del recurso obtenido su propio sueldo sin reportar o transparentar la información, al parecer esto no está regulado porque nadie les exige cuentas. Si la cultura como dependencia se mantuviera firme en la expansión, inclusión y difusión acertada, la población tendría más opciones para educarse con instrumentos que eliminarían en gran medida la violencia, la delincuencia y el crimen. Además, las difusión y promoción de eventos culturales cada vez están más inclinadas hacia los usuarios de redes sociales y menos hacia la población en general; las actividades que se realizan a reserva de unas cuantas, son las mismas y con la misma gente por eso el apunte de la inclusión. Hay talento en todos los rincones de Tijuana y no solamente graffiteros que aunque son verdaderos artistas, hay mucho más allá de un “arte urbano”

Y en cuanto a seguridad, las llamadas tienditas y picaderos incrementaron después del desalojo de la canalización del Rio Tijuana,  el gobierno ha cambiado el lenguaje policiaco y ha etiquetado cualquier crimen violento como “arreglo de cuentas entre narcomenudistas”.  El asunto aquí, es que la Policía Municipal sabe de las mencionadas tienditas y picaderos y sabe quiénes cobran derecho de piso, la ciudadanía lo reporta todos los días en las estaciones de radio y reportan desde la Secretaría de Seguridad Pública que se reciben cientos de llamadas al número de denuncia anónima 089 que anuncia: “Ayúdenos a combatir la delincuencia, denunciando cualquier situación que considere sospechosa, tal como venta o distribución de droga, pandillerismo, violencia familiar, etc. Marca 089 desde cualquier teléfono”

No creo que los políticos de la frontera  tengan diferente perfil a los del centro o del sur del país como me dijeron,  es la frontera en sí misma la que es diferente y por eso deben esforzarse en prestarle la atención debida, que sean los mismos funcionarios quienes se aseguren de hacerle saber a los políticos del resto de México la importancia que al frontera tiene, si no han sabido mostrar su lugar de origen hacia afuera entonces la diferencia no está en el político, está en la persona misma y su beneficio personal. Una ciudad en movimiento, culta y segura va a dejar que las letras y las voces de cualquiera se enfoquen en otros temas porque ya no tendrán nada que denunciar.

Autor:

Fecha: 
Martes, 20 de Octubre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Tijuana, su transporte y la aventura

Los conflictos con el transporte público cobran fuerza todos los días: los que exigen porque son sindicato, los que discuten porque son independientes, los que se esconden porque son clonados, los que se enojan porque tienen unidades viejas y las autoridades que se callan porque ya no saben de qué manera poner orden.

En Tijuana hay taxis colectivos o de ruta, taxis libres, microbuses o “Calafias” y camiones que se adquieren la mayoría de ellos en Estados Unidos, y son autobuses reciclados de las escuelas. Cada uno tiene su historia, su concesionario y parece que también, cada uno tiene su propio reglamento porque cada quien hace lo que quiere.

Como cosa de rutina, la precepción de los usuarios que se transportan todos los días y la mía es muy diferente porque utilizo el transporte pocas veces por semana y en diferentes horarios, también me subo sólo para escuchar conversaciones ajenas y encontrar anécdotas o historias cuando no se me prende el foco para escribir. Entonces los conflictos y pleitos entre concesionarios y autoridades en realidad no me interesan tanto como para investigarlos y escribir una crítica sobre ellos, prefiero ir directo a las aventuras que se suscitan y que quienes viajan todos los días ya no ven.

En Tijuana no existen las paradas o lugares específicos para subir o bajar pasaje, se detienen en donde sea, donde el pasajero quiera, para bajar se escuchan cosas como: “en la ferretería”, “pasando el semáforo”, “en la clínica”, “en las hamburguesas”, “en el mercado”, “en la farmacia”. Nunca “en la esquina” y jamás “en la parada” como debería de ser, y es porque el espacio reservado para ello siempre está ocupado como estacionamiento. En una ocasión pedí bajar “en la parada” y el chofer me preguntó "¿En dónde?". Tuve que buscar cuál negocio estaba en su lugar -“en la taquería”– dije.

Hay tantos camiones y taxis en todas las calles y avenidas que si uno se para en la esquina y levanta el brazo para hacer la parada, se detienen al menos 5 de ellos. Si uno está parado en la esquina para cruzar la calle, cada taxi bajará la velocidad y sonará el claxon como avisando que ya llegó; a todos se les tiene que hacer la seña “no quiero”, de no ser así, se quedan esperando a que uno se suba.

He escrito historias de muchas hojas o unas líneas que describen un momento, como el que me sucedió hace poco, que al subir escucho la risita de un bebé, el cual en cuanto me vio agitó su manita "¡Hola!". Seguí hacia el fondo buscando lugar, una señora le pidió a su hijo que me dejara su asiento -"si ella no está viejita"- le contestó. "Gracias" –dije- y yo que pensé esta mañana que sí, que ese par de sonrisas eran solo para aminorar el viaje que seguía:

Horrible camión, los asientos diminutos inclinados hacia abajo, imposible no resbalar y en el intento por no caer sentados en el suelo llevábamos los pies en puntas y las manos en el asiento de adelante. Todos haciendo el mismo equilibrio mientras que los frenos del camión recién ajustados -quiero creer- porque el hombre al volante los pisaba cada cinco segundos. Estuve a punto de sentirme enojada cuando la siguiente frenada nos echó a todos al frente, vi las cabezas todas en perfecta sincronía, no podía ser de otra forma, empecé a reír. Siguiente frenada y otra y otra y todos al ritmo, atrás-adelante, atrás-adelante. Un pasajero que sí perdió la calma y gritó –"¡Ora’, no traes bueyes!"-. El chofer lo buscó en el espejo retrovisor y el compañero de asiento de quien gritó dijo –"Pos’ quien sabe compadre, mejor ni diga"-. Entonces entre las risas escondidas de todos y el continuo baile de cabezas me di cuenta que mi bajada era tres cuadras antes, y de todas formas llegué a tiempo.

Y no todo en los taxis y los taxistas es malo, aun cuando me he subido a ellos en versión contenedores de basura, cajas de herramientas, restaurantes ambulantes, choferes que creen que transportan ganado, al final siempre he llegado sana y salva a mi destino. En una ocasión me sorprendí gratamente, en un taxi Ruta 2 hacia Playas leí un letrero pequeño con letra manuscrita muy bien hecha encima de una cajita a manera de alcancía: “Pasaje pendiente, si gusta agregar a su pasaje un peso más o doble tarifa, le ayudará a pagar el pasaje a un estudiante o a una persona mayor. Soy honesto. No cubre borrachos o vagos”. Deposité mi parte pensando que alguien pudiera llegar a su destino, quisiera encontrarlo de nuevo para tomar el número de taxi, una foto de su letrero y felicitar como corresponde.

La modalidad de microbús también llamado "Calafia", como la Reina de las guerreras amazonas de la Isla de California, el color oscuro brillante de sus pieles, el orgullo en sus negras cabelleras y la fuerza de sus cuerpos, es parte de la leyenda que cuenta Garci Rodríguez de Montalvo en su novela “Las sergas de Esplandián” escrita alrededor de 1510.

Arriba de ese desvencijado camión no se puede evitar recordar la leyenda y se me antoja inventar que la historia descansa en los cimientos, piedras, muros y vientos del Hotel Calafia enclavado en los cerros que enfrentan el mar de la Baja California y que para llegar al Reino escondido había que emprender un trayecto de cielos y mares a través de las veredas inhóspitas de la costa en un transporte igualmente regio, único y muy exclusivo. Por supuesto había que bautizar al medio de transportación y su ruta, Calafia la Reina Negra, Calafia el Hotel y Calafia también ese elegante furgón.

Creo que aquel transporte sigue siendo hasta hoy, ¡el mismo! con todos los años encima acumulados en los asientos y la basura amontonada a través del tiempo en los rincones. Parece que la historia se disipa en el momento en que uno decide sucumbir ante la necesidad de atravesar la ciudad a bordo de una destartalada, triste y apesadumbrada Calafia. Al menos podrían cambiar de nombre para no olvidar la leyenda de hermosas amazonas y reinas, cuando al subir me veo inmersa en un contenedor de basura con el Ecoloco como chofer, y el letrero de “Lanzadera de Calafias” anuncia que de aquello, no queda más que un libro también olvidado en el tiempo.

En uno de mis paseos de tramo corto, en uno de los camiones escolares reciclados, se subió una mujer ataviada con una blusa de lentejuelas amarillas brillantes y un pantalón azul eléctrico; recorre el camión hasta atrás con pasos muy “sensuales”, muy coqueta ella sonriéndole los pasajeros. De pronto empieza a cantar, terriblemente entonada, su cara se ponía morada, por el esfuerzo gritaba casi, no se sabía la letra de las tres canciones con que nos deleitó.  Se afianzaba del tubo de arriba y bailaba, seguía cantando, después nos declamó una poesía que con seguridad se inventó en el momento, una letanía de tiempos y dolores y dijo que para despedirse, nos regalaría una última canción a cambio de una moneda limpia. Mal entonó y bailó Azúcar Amargo, hizo reverencia y agradeció.

Los pasajeros buscaban la “moneda limpia” para retribuirle su actuación mientras, una pequeñita sentada junto a su mamá se paró, juntó sus manitas, aplaudió y su vocecita gritó "¡Bravo!". Acto seguido, nos miró a todos y preguntó: "¿No le van a aplaudir a la señora?", y así obedeciendo, nos hizo aplaudir a todos.

Que del desorden en las calles y los camiones se encarguen las autoridades, porque de las anécdotas y las aventuras sin querer, se encarga la gente.

Autor:

Fecha: 
Martes, 15 de Septiembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ticket Book: una innovación social

La lectura es una de las actividades más relevantes del ser humano. Tiene muchas aportaciones al desarrollo de las personas: 1) sirve para empezar a adquirir conocimiento; 2) es el medio idóneo para insertarse en el proceso educativo; 3) permite ejercitar las funciones de atención, concentración, análisis y la reflexión; 4) alienta nuestra imaginación, base para crear nuevos conocimientos; 5) es la base de la comunicación; 6) mejora nuestra ortografía, entre otros grandes beneficios.

Según el última evaluación PISA de la OCDE, México se ubica en último lugar entre los países de la OCDE y en el sitio 53 de entre los 65 países que participaron en la prueba. Y no es tema de niveles de desarrollo de la economía, pues nuestro país es superado por países como Albania, Qatar, Uruguay, Costa Rica o Colombia.

Mayores problemas tenemos en temas específicos, como la lectura, donde, de acuerdo con la evaluación,  sólo 4 de cada 10 alumnos no alcanza el nivel básico de competencia en lectura.

Ticket Books: Brasil

Brasil tiene problemas similares a México en educación y lectura. Los brasileños leen en promedio dos libros al año. Por ello llama la atención la iniciativa Ticket Book, impulsada por el gobierno, la empresa ViaQuatro, que administra el Metro, y la editorial L&PM, en la ciudad de Sao Paulo.

  • Aprovechando la gran cantidad de personas que viajan en el Metro todos los días y el tiempo muerto que tienen es su trayectos, esta alianza creó una colección de libros de bolsillo donde le insertaron un chip inteligente que tiene cargado varios boletos para usar el Metro.
  • Los usuarios del Ticket Book pasan el libro por las máquinas de identificación de boletos y entran a tomar el Metro. Los libros son recargables, con la idea de que una vez que sea leído por el usuario, pueda regalarlo a otra persona y lograr así un efecto multiplicador. Los boletos contenidos en los libros no tiene fecha de caducidad.
  • Los primero títulos de los libros de bolsillo de Ticket Book son obras clásicas como El Gran Gastby, Hamlet, Sherlock Holmes. Destacan los autores de estas obras: Agatha Christie, Pablo Neruda, Mauricio de Sousa, F. Scott Fitzgerald, Mario Quintana, Sir Arthur Conan Doyle y Charles M. Schulz. También los libros tienen un diseño innovador: tienen ilustraciones de los personajes, pero trazados como si fuera un mapa del metro.

El objetivo del proyecto es muy sencillo y alentador: hacer más llevadero los trayectos de los viajes del Metro y a la vez fomentar la lectura. Al inicio del programa, se regalaron 10 mil ejemplares a los usuarios de este medio de transporte.

Conclusiones

No cabe duda que la capacidad de identificar nuestros problemas y poder la innovación como herramienta para resolverlos de manera sencilla y creativa tiene mucho que ofrecer en los grandes retos sociales que tenemos. Ticket Book es una clara muestra de ello.

En nuestro país sería fácil implementar este tipo de iniciativas para la gran cantidad de usuarios del transporte público. Este tipo de iniciativas seguramente redundaría en beneficios para la población.

Ya es tiempo que en nuestro país le demos una espacio a la innovación social y convoquemos a la gran cantidad de talento creativo que existe en el país. Sólo falta que alguien los convoque y les ofrezca los incentivos correctos.

Autor:

Fecha: 
Martes, 07 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ubérrima libertad para elegir

Ya no sé qué hacer con tantos sueños feos, como llamaba yo a las pesadillas cuando era algo más joven que hoy. Me asaltaban con inusitada frecuencia, pero el niño que fue este dormilón escribidor siempre tenía el consuelo inmediato de gritar “¡Mamá!” y al punto acudía ella a atender mi nocturnal pesadumbre.

Ya sin ese recurso cálido y entrañable, hoy mis pesadillas tienen tufo político. Narraré mi última, que tuvo un final súbito. Mas no quiero adelantarme a tan oníricos acontecimientos.

Hoy soñé con un mundo feliz: en mi ciudad, la única solución disponible para el transporte público y admitida por la muy H. y muy eficaz autoridad de “movilidad” (así la llaman, tengo entendido) eran tres cosas: el sardinesco, sudoríparo, chocador y peligroso Metro; los modernísimos y confortables taxis, con indispensable encomienda a San Miguel Arcángel para no ser asaltado; y los imperecederos peseros y camiones urbanos, notorios por su impecable respeto a cualquier norma de limpieza, contaminación, reglamento de tránsito o práctica de civilizada convivencia con el ciudadano que comparte con ellos las calles.

Esa es la completa y feliz solución permitida por un régimen que tiene la facultad legal de conceder (concesionar, la llaman) servicios de transporte. En la señera práctica virreinal de la concesión, el muy H. Gobernante (a su virreinal arbitrio, aire, conveniencia, capricho o moche) concede o no concede a pérez unas placas de taxi. Y le ordena cuánto cobrar. Claro, sólo el gobierno es capaz de ordenar el transporte, cosa evidentísima en lo bien ordenado que está.

¡Oh benignidad de la revolución institucional y de la revolución democrática! Qué mundo tan alegre y eficaz, si cualquiera prefiere dejar en casa el coche para utilizar servicios tan preclaramente organizados y admirablemente ordenados y supervisados por la Autoridad de Movilidad que ejerce la rectoría estatal sobre el transporte. Gracias a tan cómodos, seguros, veloces y eficaces taxis, camiones, peseras y transporte colectivo, todos preferimos dejar en casa el coche. (No sé por qué cada día haya más coches privados en las calles; seguramente son un montón de necios que no conocen el maravilloso transporte público que ordena el GDF.)

Pero allí comenzó la parte fea de mi sueño: apareció un advenedizo que ofrecía servicios de chofer en coches nuevecitos con aire acondicionado y vestiduras impecables, pago predeterminado vía tarjeta de crédito, acceso en minutos vía GPS desde el celular, seguro y eficaz, y que la gente empezó a demandar. ¡Y dejaron su coche en casa, a pesar de tener a su alcance los grandiosos servicios concesionados por el GDF! ¡Inexplicable!

Había que impedir en el mercado de transporte eso feamente llamado Uber, que estaba siendo demandado por antipatriotas a quienes no les importaban los derechos adquiridos por los gremios enchufados al órgano burocrático de movilidad del GDF y a su partido. Y eso, ¡¡¡eso!!! es inadmisible. También es inadmisible (aunque de menor gravedad que la falta de gremios, sindicatos y organismos corporativos asociados a la estructura piramidal del PRD) la falta de garantías de seguridad que brinda la misma autoridad de movilidad: ella garantiza también orden, buenas condiciones mecánicas, seriedad con las tarifas, pago cómodo, oportunidad, seguridad, limpieza y cortesía que cualquier usuario del servicio de transporte puede constatar. Si es ubérrima, generosa, abundante, la oferta de transporte, ¿para qué Uber?

Ante las impecables condiciones del transporte concesionado por el GDF a organismos gremiales asociados al PRD como antes lo estuvieron al PRI —con estándares de clase mundial propios de Suiza o Noruega— es inexplicable que alguien esté dispuesto a pagar un poco más por Uber. Ello basta para que todo patriota impida que, por algún motivo o pretexto, pueda elegir Uber. Ultimadamente esos clientes están engañados; no es verdad que Uber aventaje en orden, calidad, seguridad, puntualidad, limpieza, etcétera. Y aunque la gente lo demande aduciendo que es libre para hacerlo, esa libertad no está concesionada por el GDF. ¡Fuera Uber! ¡Apoyemos a los manifestantes taxistas que se pronunciaron patrióticamente contra el libre acceso al mercado! ¡Sólo el GDF es capaz de ordenar el transporte, y además a los dueños de Uber no les interesa el orden ni la seguridad ni les importa satisfacer a sus clientes! ¡Sólo el gobierno sabe lo que al ciudadano le conviene! ¡FUERA UBER!

En esas razones andaba cuando de repente me despertó un estentóreo grito: “¡Momeeeeeeeeento! ¡La cosa es cal-ma-da!” Emergía de su tumba el inmortal Clavillazo.

Agradezco su intervención, que me evitó perder en definitiva mi precaria cordura. Gracias, sensato, corriente y vulgarísimo artesano de la risa, que con sus manos que hablaban, formó parte de aquella mi infancia.

Por ello narro lo que soñé, hasta tan feliz interrupción. Evoco mi ensoñada desgracia así como lo hizo el único sobreviviente del ataque mortal de la ballena blanca Moby Dick: un solitario escribidor narra desgracias, como hizo aquél marinero. Acá lleva a grandes desgracias la falta de libertad económica de este régimen de privilegios y excepciones corruptas en complicidad con el poder del Estado (mercantilismo) al que demasiados despistados llaman capitalismo.

El capitalismo defiende la libertad de acceso al mercado, antepone la soberanía del ciudadano a la del gobierno, y también sujeta a la libre demanda o rechazo del cliente, al productor que ofrece lo suyo en un mercado abierto y sujeto a leyes, no a rectorías burocráticas.

Pero esas pulgas no brincan en nuestro petate. Aquí lo único que de veras existe son las pesadillas y no ese verdadero capitalismo…

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 27 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Próxima estación…

“…Ya me voy me lleva el metro por un peso hasta taxqueña
Si en dos horas no regreso guárdeme una tumba aquí…”

Voy en el metro, Chava Flores

Fue un 4 de septiembre de 1969 cuando Gustavo Díaz Ordaz y Alfonso Corona del Rosal, entonces Regente del Distrito Federal, inauguraron la Línea Uno del metro en su tramo inicial de Chapultepec a Zaragoza. Desde entonces han pasado cuarenta y seis años y el sistema de transporte colectivo sigue prestando servicio diariamente a millones de usuarios a través de sus 12 líneas, transportándolos de norte a sur y de oriente a poniente de la ciudad.

El metro ha inspirado algunas canciones, ha sido el personaje principal del cine y la literatura, escenario de músicos y oradores, refugio de personas vulnerables (indigentes), recinto cultural para exposiciones, murales y restos arqueológicos, albergue de libros, túnel de la ciencia y un transporte de aventuras para niños y niñas de entre seis y doce años, cuyas historias han quedado plasmadas en una Antología que se editó con motivo del 44 aniversario.

Del otro lado del andén existe un servicio de transporte que el paso del tiempo no ha perdonado y que hoy encontramos saturado, ruidoso, sucio, grafiteado, saqueado, desgastado, averiado y hasta peligroso por el índice de asaltos, disturbios y accidentes que se reportan casi a diario.

Todos hemos pasado alguna vez por el entramado de torniquetes, escaleras, taquillas, andenes, vagones y transbordos que encierra el metro y hemos sido fieles testigos de su crecimiento (¿o decrecimiento?), de forma tal que la deplorable situación en que se encuentra debería ser motivo de una seria movilización por parte de los usuarios que día con día pagan su boleto de ida y vuelta y que merecen recibir a cambio el mejor servicio. Sin embargo, pareciera que lejos de ser una prioridad en las agendas de los funcionarios, la apuesta es a que reviente cual bomba del tiempo y entonces sí, a río revuelto, ganancia de pescadores o mejor dicho, toda clase de intereses políticos y económicos.

En enero de 2014 se aprobó el incremento de tres a cinco pesos, bajo el argumento de que hacían falta recursos para el mantenimiento de la infraestructura y se nos vendió la idea de que el ajuste en la cuota traería beneficios principalmente para el usuario, los cuales se pueden consultar en el siguiente link: http://www.metro.df.gob.mx/organismo/sabiasquegracias.html y el avance en cada uno de ellos se encuentra en la página oficial del sistema. Dos de ellos llaman la atención de forma especial:

Incorporar 1,200 policías más para fortalecer la seguridad del Metro e inhibir el comercio informal en sus instalaciones. Según información oficial, este es un compromiso cumplido; sin embargo, los “ambulantes” siguen presentes en los vagones e incluso hace unas semanas hubo un serio enfrentamiento entre estos y policías. Aunque también, se han iniciado acciones para retirar todos los locales fijos que había en las estaciones para ampliar y recuperar espacios o, al menos, eso es lo que puede apreciarse en la Línea 2 que corre de Cuatro Caminos a Taxqueña.

Comprar e instalar un nuevo sistema de radiocomunicación TETRA LTE en trenes, estaciones y para el personal operativo, para tu seguridad. Aparentemente, ya se iniciaron los trabajos de instalación, los cuales concluirán en septiembre de este año y mientras ello ocurre, un alcance de trenes en la estación Oceanía el pasado 4 de mayo dejó no sólo a algunos heridos sino a un trabajador muerto durante las maniobras para retirar los trenes accidentados. Tras las primeras investigaciones, la versión oficial de lo ocurrido es que se trató de un “error humano”. Lo cual ha sido desmentido por el líder sindical del sistema al insistir que el tren se encontraba en malas condiciones para circular.

Vendedores ambulantes, accidentes de trenes, puertas abiertas de vagones en circulación, trenes desalojados en “horas pico” por fallas mecánicas y una Línea Dorada inaugurada con bombos y platillos que en poco tiempo tuvo serios problemas en su funcionamiento y que no sólo dejó de dar servicio parcialmente, sino que posiblemente no vuelva a activarse, dado lo complicado de las fallas y de lo mal que se hicieron los trabajos en su construcción, además de representar el mayor despilfarro de recursos de la pasada administración capitalina, son tan sólo algunos de los problemas que diariamente enfrentan los capitalinos y lo que reciben a cambio del incremento que se impuso al precio del boleto.

Decir que hemos sido afortunados y nunca nos ha tocado alguna mala experiencia durante un viaje en el metro no niega que lo demás ocurre y que más de uno tiene alguna historia poco agradable qué contar.

Como cereza del pastel, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, se reunió hace una semana con el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (SNTSTC), Fernando Espino, y su Director General, Joel Ortega, para establecer acciones específicas en aras de mejorar el servicio que brinda el Metro, para lo cual se hará una inversión considerable, principalmente en los rubros de mantenimiento y circulación de los trenes. Habrá que esperar información complementaria al respecto, pues bien aplica la frase: “¿Dónde lo he escuchado antes?” y el cuestionamiento ¿De dónde saldrán los recursos?

Funcionarios llegan y se van, reuniones de trabajo van y vienen. Pareciera que lejos de garantizar una mejora, el Sistema de Transporte Colectivo va en picada pues aunado a todas sus problemáticas de operación, la división de intereses y de poder al interior de su administración, ha dejado ver los desacuerdos existentes entre el personal sindicalizado y de confianza. En medio, como siempre, los miles de citadinos que lidian con un servicio cada vez más problemático e inseguro.

Dadas las circunstancias, es inevitable sentir nostalgia al encontrarse con la publicidad que circuló previo a la inauguración del Sistema de Transporte Colectivo en la década de los 60 y que tanto prometía: “…Es así como el tren subterráneo contribuirá a colocarnos definitivamente entre las grandes capitales del mundo”

Sí, quizá en su momento y como todo, fue la “gran obra” y resolvió problemas de transporte en la ciudad. Sin duda, viajar en metro ahorra tiempo, reduce distancias y evita la contaminación, pero deja de ser la mejor opción cuando todos los males que le aquejan quedan por encima de las buenas intenciones por las que se creó.

Habrá que seguir de cerca los trabajos que a favor del servicio realizarán en conjunto autoridades capitalinas, administración, sindicato y trabajadores; verificar el cumplimiento de sus “promesas” y por nuestra parte, atender las recomendaciones previstas en el manual del usuario para que nuestro tránsito por él sea favorable.

“Por favor, permita el libre cierre de puertas. Gracias”

 

__________________________________________________

Fuentes:

http://www.metro.df.gob.mx

http://www.metro.df.gob.mx/imagenes/organismo/44aniv/antologia.pdf

http://www.eluniversal.com.mx/ciudad-metropoli/2015/servicio-metro-mance...

http://www.metro.df.gob.mx/servicios/manualusuario.html

 

Imágenes:

Cortesía de “La Ciudad de México en el Tiempo” / Col. C. Villasana - R. Torres

Acervo fotográfico del STC

Fecha: 
Martes, 26 de Mayo 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Y quién me regresa lo que me robaron?

Se nos dice que a finales del mes pasado (26.03.15) compareció ante la Asamblea del Distrito Federal (ALDF) el titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) Hiram Almedia, para rendir su primer informe de labores. En dicho informe destaca el incremento de los delitos cometidos en el DF.

Cuatro son los delitos que van en aumento; secuestro, robo al interior del Metro, homicidio doloso y violación.

El índice en el aumento de casos denunciados ocurre de manera comparativa entre febrero y marzo del 2014 y febrero y marzo del 2015. 

El delito de secuestro fue de 59 casos en 2014 y 60 casos en 2015.  

El delito de robo al interior del Metro fue de 378 casos en 2014 y de 398 casos en 2015.

El delito de homicidio doloso fue de 724 casos en 2014 y de 764 casos en 2015. 

El delito de violación fue de 496 casos en 2014 y de 540 casos en 2015. 

En el marco del informe, además, se mencionan cuáles han sido los avances para combatir el crimen en la Ciudad de México. Se menciona que detuvieron a 2 mil 311personas por la comisión del delito de narcomenudeo, principalmente concentrada dicha acción en las siguientes demarcaciones políticas: con el 12 por ciento Cuauhtémoc y Venustiano Carranza; con el 14 por ciento Iztapalapa; con el 15 por ciento Gustavo A. Madero; y con el 22 por ciento Coyoacán. 

En la Ciudad de México “siempre te roban”. Esto me lo comenta mi amigo Miguel que viaja en el transporte público. 

¿Cómo te asaltaron? Ante tal pregunta responde: “La semana pasada se subieron al camión dos hombres y una mujer. Uno desde la puerta apuntaba con una pistola a los pasajeros, mientras la mujer y el otro hombre con un cuchillo nos amenazaba para despojarnos de nuestros celulares, carteras, zapatos tenis y chamarras”.

Por supuesto, concluye el agredido “y nadie logro detener a los delincuentes, la policía ni sus luces”.

En realidad y desgraciadamente el tema de la inseguridad pública es un problema que las autoridades, por ahora, no han logrado combatir con eficacia y eficiencia.

¿La suerte de Miguel depende de la Ley? Ayer la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados aprobó un dictamen por el cual se abroga la Ley de Seguridad Pública  del Distrito Federal publicada en el Diario Oficial de la Federación el 19 de julio de 1993, para crear la nueva la Ley de Seguridad Pública  del Distrito Federal.

El contexto jurídico del nuevo ordenamiento, se dice que se integra por “92 artículos y nueve transitorios”.

Asimismo, “destaca que los integrantes de las instituciones de Seguridad Pública del Distrito Federal deberán abstenerse de infligir, instigar o tolerar actos de tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes, aun cuando se trate de cumplir con la orden de un superior o se argumenten circunstancias especiales como amenaza a la seguridad pública, urgencia de las investigaciones o cualquier otra”.

Y, también, se menciona que: “el ejercicio de seguridad pública deberá considerar como eje central a la persona y sus derechos fundamentales, así como la rendición de cuentas, la armónica convivencia de las personas y comunidades, así como la participación social”.

En efecto, su contenido, por lo menos resulta interesante, sin embargo, para Miguel la realidad es otra: ¿Y quién me regresa lo que me robaron? 

Fecha: 
Viernes, 24 de Abril 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ciudadades inteligentes: top 5

Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible celebrada en Río de Janeiro en 2012, la mitad de la humanidad vive en ciudades. La población urbana aumentó desde los 750 millones que aproximadamente la constituían en 1950, hasta los 3,600 millones en 2011.

Se estima que hacia 2030 casi un 60% de la población mundial vivirá en ciudades. En México, de acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2010, el 80% de los mexicanos viven en zonas urbanas.

Las ciudades atraviesan por una realidad muy compleja y desafiante. Están sometidas a una triple tensión: la dificultad para obtener más recursos recursos fiscales, el aumento de las exigencias ciudadanas por mejores servicios y espacios urbanos de mayor calidad, y la necesidad tener una estrategia efectiva de cuidado del entorno.

Por ello, la estrategia de sustentabilidad social, económica y política ha empezado a tornarse como crítica para las ciudades. De ahí que el uso estratégico de la tecnología para lograr resultados en la gestión de los recursos y el talento humano es determinante.

Top 5 de ciudades inteligentes en el mundo

La empresa española Acciona, dedicada a la sustentabilidad y la gestión de infraestructura, recientemente elaboro un ranking mundial de las mejores ciudades inteligentes en el mundo.

Consideraron 10 dimensiones clave para determinar el nivel alcanzado cono ciudad inteligentes: Gobernanza, planificación urbana, gestión pública, tecnología, medioambiente, proyección internacional, cohesión social, movilidad y transporte, capital humano y economía.

Aquí el resultado a partir de la evaluación alcanzada:

  • Tokyo: Es la ciudad mejor considerada, y destaca por la implementación de estrategias en materia de aprovechamiento del capital humano y la calidad de su gestión pública. Entre sus áreas de oportunidad, destaca la necesidad de hacer mayores esfuerzos en cohesión social.
  • Londres: Mantiene niveles altos en casi todas las dimensiones, y destaca especialmente en proyección internacional y acceso a la tecnología. En materia de gestión pública y cohesión social se identifican brechas importantes que resolver.
  • Nueva York: Destaca en la gestión de su capital humano y la estrategia de apoyo a la economía para convertirla en una de las ciudades más competitivas del mundo.
  • Zúrich: Destaca en las dimensiones medioambiente, y movilidad y transporte, donde claramente se muestra una apuesta por la sustentabilidad del uso de los recursos naturales.
  • París: Sobresale en proyección internacional, uso estratégico y extendido de la tecnología, y movilidad y transporte.

Para 2050, según la OCDE, las ciudades se encuentran en un grave desafío que las obliga a tomar medidas drásticas que el impacto del crecimiento económico y demográfico tendrá en el medioambiente y en la cohesión. Máxime si se considerar que las ciudades tendrán 2,000 millones de habitantes adicionales para 2050.

Conclusiones

Las urbes se encuentran en un momento crítico donde tienen que resolver viejos problemas ligados a una deficiente planificación urbana, nula estrategia de sustentabilidad medioambiental y falta de control de los presupuestos públicos cada vez más limitados; y a la par desarrollar nuevas y atractivas estrategias para generar más competitividad económica, social y política.

Hay quienes ya iniciaron en esta desafiante labor. España puso en marcha recientemente un Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, donde busca convertirse en líder en el tema en Europa. Se tienen identificadas 468 ciudades europeas mayores de 100,000 habitantes que tienen iniciativas en este ámbito.

Y la pregunta recurrente: ¿en México cuándo?

Autor:

Fecha: 
Martes, 14 de Abril 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ciudades inteligentes

Las ciudades son centros dinámicos de producción e innovación, ahí se concentra el empleo, el conocimiento, la investigación y la tecnología de punta; son puentes de conexión hacia la comunidad global; son el escenario donde se construye y despliega la ciudadanía y la gobernabilidad democrática.

Según el Censo de Población y Vivienda 2010, el 80% de los mexicanos viven en una zona urbana, y en la actualidad, cerca de dos terceras partes de la población vive en municipios que forman parte de una zona metropolitana. Por lo tanto, lo que suceda con las ciudades es determinante para el desarrollo económico, político y social del país.

De ahí que las ciudades tienen que rediseñar su estrategia de crecimiento a partir de dos premisas: los centros urbanos seguirán acumulando más población, y tendrán que desarrollar una estrategia de sustentabilidad humana y ambiental basada en la inteligencia.

Ciudades inteligentes

IBM, una de las principales empresas de nuevas tecnologías, esta dedicando grandes esfuerzos para invitarnos a reflexionar sobre el futuro de las ciudades: innovaciones vinculadas al consumo sustentable de los recursos naturales y a la aplicación de la tecnología para solucionar los problemas diarios destacan en la presentación.

Aquí algunas de sus predicciones sobre los cambios que se verán para avanzar en el concepto de ciudades inteligentes:

  • Movilidad sustentable e inteligente. Estamos en una transición de vehículos motorizados hacia motores eléctricos no contaminantes. Además cada vez se utiliza más la tecnología para mejorar el tráfico, incluyendo la automatización del manejo del transporte público y personal.
  • Ciudades más saludables. Los encargados de la salud pública van a utilizar los cálculos matemáticos y extensas bases da datos para prevenir el brote de nuevas enfermedades y disminuir el riesgo de posibles contagios. Alrededor del 50% del consumo de agua podría comenzar a eliminarse dentro de cinco años, cuando se estima que habrá la tecnología necesaria como para recolectar y purificar la mayor parte del agua que va al drenaje y que más tarde acaba contaminando los ríos, mares y océanos.
  • Construcciones vivas. Los edificios inteligentes tendrán sistemas sensibles y autónomos que protegerían a sus ocupantes, reducirían el consumo de recursos y disminuirían las emisiones de contaminantes. Además, los sensores dentro de los inmuebles prevendrían qué va a fallar y permitirían a los servicios de emergencia acudir con más presteza.
  • Ciudades seguras. A través de sensores, cámaras y demás servicios tecnológicos, los actos de delincuencia, al igual que los desastres naturales y las emergencias podrían ser prevenidos y atendidos, incluso, antes de que ocurrieran.

Conclusión

Ante el triunfo de las ciudades como la mejor opción de vida comunitaria, Ahora el reto será darles sustentabilidad humana y ambiental. Aquí es donde la tecnología se convertirá en una gran herramienta a través de la llegada de las ciudades inteligentes. El futuro esta llegando a nuestras calles.

Foto: www.linkedin.com

Autor:

Fecha: 
Martes, 10 de Febrero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las mentiras de Ebrard

Muchas personas hablan y opinan sobre el caso de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México. La mayoría de ellas lo hacen sin conocer el tema o, motivados políticamente, con el fin de defender o acusar a quien a fin de cuentas es el principal responsable de lo bueno y lo malo de la obra fallida: Marcelo Ebrard, quien bajo su gobierno se realizó el multimillonario proyecto.

Para entender parte de lo que sucedió, recomiendo leer el artículo de Carlos Águila Franco que se publicó el jueves pasado en ruizhealytimes.com.

Entre lo que anotó en su artículo Águila Franco destaca lo siguiente:

“El 28 de marzo del 2007 [Ebrard] afirmó que [la nueva línea del Metro, la 12 o Dorada] tendría un costo de 9 mil millones de pesos y se construiría en un plazo de dos años y medio.

“Posteriormente, el 6 de agosto, retoma el tema de la nueva línea, señalando que el costo sería de mil 300 millones de dólares, es decir 13 mil millones de pesos.

“Nuevamente el 8 de agosto afirma que la obra de la nueva línea iniciará en el 2008, recalcando que tendrá una inversión de casi 13 mil millones de pesos que serán recursos del Distrito Federal.

“Por cuarta vez en ese año, el GDF tocó el tema al emitir en la Gaceta Oficial la licitación pública internacional para realizar el proyecto ejecutivo de la obra, que correría de Tláhuac a Mixcoac. Resaltando que los trabajos iniciarían el 31 de octubre del 2007 y concluirán el 31 de diciembre de 2011. Con una inversión de 14 mil 400 millones de pesos.

“Pasó el 31 de octubre, todo noviembre y nada de iniciar la obra.

“Para el 18 de diciembre del 2007, anunciaron que las obras de la Línea 12 iniciarán a principios de 2008 y finalizarán en 2010. Todo esto fue mentira, ya que el 21 de enero del 2008, lanzaron la licitación, para estar concluida a finales de 2012.

“Pero el 22 de Mayo, Ebrard salió con que ya no serían 9 mil como al principio, ni 13 mil, ni 14 mil, como había venido anunciando, sino 20 mil millones de pesos, lo que costaría. Finalmente fueron más de 29 mil millones de pesos.

“En el mes de agosto del 2009, el director del Metro, Francisco Bojórquez, declaró que la línea 12 carecía de proyecto final. Los integrantes de la ALDF afirmaron que no conocían el proyecto de la Línea, y el delegado en Iztapalapa denunció que existían fallas geológicas en la ruta de esta nueva línea.

“En el mes de noviembre, la secretaria de Medio Ambiente señaló que a los responsables de esta construcción, se les olvidó entregar el Estudio de Impacto Ambiental.

“Para el 16 de noviembre, informaban que se ampliaría una estación más hasta Álvaro Obregón, elevando el costo en 1,200 millones de pesos. El delegado en Álvaro Obregón, Leonel Luna, afirmaba desconocer el proyecto.

“¿Ahora entendemos porque fracasó esta Línea? Y sin importar estar mal construida, Ebrard la inauguró el 30 de octubre del 2012 a poco más de un mes en dejar el cargo.

“Antes de que se pusiera en operación, se llevó a cabo un "exhaustivo" proceso de supervisión que realizó un consorcio alemán, al que “supuestamente” le pagaron 119 millones 312 mil pesos, por verificar si podía entrar en funciones.

Águila Franco concluye su artículo preguntando: “¿Dónde quedaron los miles de millones del presupuesto y lo que pagaron por verificar la Línea”? Y concluye: “Porque la realidad muestra y demuestra que invertidos en la construcción de la misma, NO. Esa es la corrupción que tiene que explicar Ebrard y su cofradía”.

Después de leer a Águila Franco queda claro que el ex jefe de gobierno es un cínico que no tiene vergüenza ni madre y apuesta a la proverbial mala memoria de los mexicanos. Que éste artículo sirva para recordarnos las mentiras de Ebrard.

Foto: www.redpolitica.mx

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 09 de Febrero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

EcoBici se expande ¿Estamos listos?

La Ecobici se encuentra en obras de expansión hacia la Delegación Benito Juárez, con lo cual se espera que el uso de la bicicleta se incremente. Los beneficios son muchos, pero también hay ciertos problemas que están pendientes de atender.

A grandes rasgos

Ecobici es un sistema de bicicletas compartidas que funciona, desde febrero de 2010, en la Ciudad de México. Para utilizar Ecobici:

1. El usuario se inscribe por 1, 3, 7 días o por 1 año, otorgando sus datos y un número de tarjeta de débito o crédito que servirá como depósito en caso de daños a la bicicleta.
2. El usuario inscrito recibe una tarjeta con la cual puede tomar una bicicleta de cualquiera de las estaciones de Ecobici, utilizarla 45 minutos y regresarla en cualquier estación.
3. El usuario puede tomar otra bicicleta 5 minutos después, en caso de necesitarlo.[1]

Actualmente el sistema se encuentra en un proceso de expansión hacia 22 colonias de la delegación Benito Juárez. Con ello, incrementará considerablemente el número de estaciones, bicicletas y usuarios con que cuenta.

captura_de_pantalla_2015-02-03_16.26.47.png

Sistemas similares en el mundo

Ecobici es uno de los sistemas de bicicletas compartidas más grandes del mundo. El mayor es el de Hangzhow, China, (con más de 60,000 bicicletas). Fuera de China, el mayor es el de París, llamado Vélib’, y que funciona de manera similar al de la Ciudad de México. 

captura_de_pantalla_2015-02-03_16.28.17.png

Transporte con beneficios para todos

Ecobici genera beneficios, tanto para los usuarios como para el resto de la población:

  • Disminución del tráfico por reducción del uso de vehículos privados.
  • Reducción de la emisión de contaminantes.
  • Reducción de tiempos de traslado y de la contaminación auditiva.

La otra cara de la moneda: conflicto entre ciclistas, peatones y vehículos motorizados

La muerte de dos usuarios de Ecobici en los últimos tres meses, al ser atropellados uno por un camión de carga y otro por uno de transporte público,[3] genera escepticismo sobre si la Ciudad de México está preparada para el uso de la bicicleta como medio de transporte y para la expansión de Ecobici.[4] Existen dos problemas primordiales:

a) El problema no es que no haya reglas, sino que nadie las respeta. El Reglamento de Tránsito Metropolitano establece normas para automovilistas, ciclistas y peatones, que normalmente son ignoradas.

Los automovilistas deben saber y respetar que:

  • Las bicicletas y peatones tienen prioridad en el uso del espacio público.
  • Deben detenerse antes de dar vuelta si un ciclista continuará derecho.
  • Las bicicletas pueden utilizar todo un carril de circulación.
  • Tienen prohibido estacionarse o invadir carriles para ciclistas.

Por su parte, los ciclistas deben:

  • Respetar las señales de tránsito y semáforos de la misma manera que los autos.
  • Circular en el sentido de la calle y por el carril de la extrema derecha.
  • Usar bandas o chalecos reflejantes durante la noche.
  • Circular únicamente por la ciclovía, si ésta existe en el tramo.
  • No circular por carriles centrales de vías rápidas, ni tampoco entre carriles.[5]
  • Es recomendable (aunque no obligatorio) que los ciclistas utilicen casco.

Los automovilistas que incumplen el reglamento tendrían que ser acreedores a una multa, aunque rara vez son infraccionados. Los ciclistas sólo reciben una advertencia verbal.

b) Falta de infraestructura para ciclistas: Los ciclistas se enfrentan, además de a conductores hostiles, a calles irregulares, baches y falta de ciclovías para el uso exclusivo de la bicicleta.

La expansión de Ecobici se acompañará de 3 nuevas ciclovías que se construirán en 2015, en las Avenidas Patriotismo y Revolución y en Buenavista.[6]

¿Por qué sólo en las zonas más ricas de la ciudad?

Otra de las críticas al sistema Ecobici, es que sólo se encuentra en en colonias de altos ingresos. ¿Por qué no en Iztapalapa? Esta es una de las preguntas que recibe frecuentemente Ecobici en su Facebook y Twitter.

captura_de_pantalla_2015-02-03_16.33.29.png

Fuente: Forbes México. http://www.forbes.com.mx/las-delegaciones-mas-caras-para-rentar-departam...

La respuesta oficial de Ecobici es que la expansión ocurre en etapas y en algún momento llegará a zonas más alejadas del centro de la ciudad. Otra razón podría ser la seguridad de las cicloestaciones y las bicicletas, pues, incluso en ciudades como Helsinki, se han enfrentado a vandalismo. Asimismo, Ecobici se encuentra en zonas con más adecuaciones para el tránsito de bicicletas.

Conclusiones

El uso de la bicicleta como medio de transporte reduce el tráfico y la contaminación y ahorra tiempo y dinero. Sin embargo, también genera riesgos para automovilistas, ciclistas y peatones. Para disminuir estos riesgos, es fundamental entender que la responsabilidad no sólo es de los automovilistas, sino que todos deben conocer las reglas de tránsito y actuar conforme a ellas.

Ecobici facilita que un mayor número de personas se desplace en bicicleta, lo cual genera beneficios para todos. No obstante, su expansión debería acompañarse de infraestructura adecuada para ciclistas y de educación vial para todos.

_____________________________________________________

[1] https://www.ecobici.df.gob.mx/es/informacion-del-servicio/requisitos-pla... y https://www.ecobici.df.gob.mx/es/informacion-del-servicio/tomar-y-dejar-...

[2] http://www.sedema.df.gob.mx/sedema/images/archivos/noticias/segundo-info..., https://www.ecobici.df.gob.mx/es/informacion-del-servicio/que-es-ecobici, http://vimeo.com/86995851 y http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2014/11/04/990632  

[3] http://aristeguinoticias.com/1901/mexico/dos-usuarios-de-ecobici-muertos...

[4] http://www.milenio.com/df/Ecobici-aniversario-Distrito_Federal-Ciudad_de...

[5] Reglamento de Tránsito Metropolitano. Artículos 11, 29 y 30.

[6] http://www.sdpnoticias.com/local/ciudad-de-mexico/2014/12/19/se-construi...

Fecha: 
Martes, 03 de Febrero 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1