Se encuentra usted aquí

trabajo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Inútil presentarse con experiencia

Es increíble la falta de oportunidades en el mercado laboral, y peor aún, la mediocridad de la mayoría de las ofertas económicas. Con todo y esto el gobierno se vanagloria diciendo que la economía va en aumento y que el país se está moviendo. ¡Me caigo de risa!

Les platico que desde hace algunos meses estoy en busca de trabajo. De unos años para acá me he desarrollado de manera independiente, inicié un negocio y he freelanceado en varias áreas, pero la situación económica actual no me permite continuar de esta manera y me veo en la necesidad de buscar un ingreso fijo, de godinear, pues.

Como es normal en estos casos, día con día entro a las diferentes páginas de bolsas de trabajo para buscar las vacantes publicadas y enviar mi CV. Por supuesto que también hablo directamente a las empresas ofreciendo mis servicios y buscando una oportunidad, pero en más de una ocasión he sentido más bien que entro a un juego de prostitución y subasta en la que me vendo al mejor postor. No ha llegado.

He acudido a un sinfín de entrevistas y recibido propuestas que dan risa y muchas otras que son insultantes. En esas andaba esta semana. Tengo una lista de contactos a quienes periódicamente les actualizo mi CV para ver si se abre una vacante. Uno que otro contesta de vez en cuando para decir que no tienen nada, otros prometen agendar una entrevista dando atole con el dedo y al final lo dejan a uno esperando, la gran mayoría no se toma la molestia de contestar.

“¿Cómo vas?” -me ha preguntado mi hermano una y otra vez preocupado por la situación-. “Pues igual” –le contesto- “sin mucho movimiento”. Y me recomienda que amplíe mi panorama a diferentes áreas. Créanme, lo he hecho, de ninguna manera estoy encasillado en algo, lo mismo busco en agencias, empresas, medios y ventas, pero la cosa está igual en todos lados. “Entonces baja tus pretensiones económicas” termina por aconsejar. También lo he hecho. Nada.

Si bien es cierto que en los últimos años he trabajado por mi cuenta y he estado alejado del sector empresarial, esto no quiere decir falta de experiencia, por el contrario (creo) he desarrollado habilidades y adquirido conocimientos que el trabajar de esta manera te obliga a aprender para poder sobrevivir.

Pues a mediados de semana me habló por teléfono uno de estos tantos contactos con los que me he presentado.

  • “Hassy, te habla X de la empresa Tal. Veo que llevas tiempo buscando  trabajo y quiero ofrecerte algo. Platícame un poco de tu experiencia”.

A decir verdad desde que soltó la primera palabra hubo muchas cosas que no me gustaron, empezando porque el tipo no sabía hablar y, no conforme con soltar una serie de palabras y expresiones inexistentes, noté que estaba comiendo mientras hablaba conmigo y dejaba salir unos desagradables sonidos cada que abría la boca.

Después de resumir en dos minutos mis últimos años de trabajo me pregunta papa en boca la razón por la que no lo he encontrado.

  • “La verdad es que he rechazado algunas propuestas por la oferta económica”.
  • “Entiendo. Veo que tienes experiencia y me gusta mucho tu currículum, quería saber cómo está la industria porque me extraña que lleves tanto sin colocarte. No te puedo ofrecer más de cinco mil pesos mensuales, sin contrato y no te puedo dar prestaciones, pero me encantaría que te integres a mi equipo”.

Y mientras me platica su propuesta se da tiempo para hacer pausas, sacar las papas de la bolsa y llevarlas a la boca, masticar y seguir hablando.

  • “Además de esto no te puedo asegurar un horario, no hay comisiones y necesito que tengas total disponibilidad de tiempo para mí”. (No para la agencia, no para el trabajo, para él). “Yo trabajo mucho en fines de semana y si un sábado en la noche o domingo se me ocurre que quiero pelotear ideas contigo, necesito que tengas el día disponible (…)”.

A estas alturas ya sentía yo que tenía pedazos de papa en la oreja y tenía que despegar el teléfono para esquivar los proyectiles.

  • “Mañana salgo a Monterrey –continuó- pero me gustaría reunirme contigo cuando regrese ¿qué dices?”

¿Qué digo? ¡¿Es neta?!

  • “Mira, agradezco tu oferta, pero la verdad no es lo que estoy buscando. No te puedo dar disponibilidad 24/7, principalmente porque los sábados estoy en diplomados y tengo compromisos. Por supuesto entiendo que hay eventos los fines de semana o situaciones extraordinarias y estoy dispuesto a cubrirlas, pero dedicarte mi tiempo entero por esa paga no lo puedo aceptar”.
  • “¿Qué necesitas para aceptar la propuesta?”
  • “Que me ofrezcas al menos lo que pido” (En verdad no es tanto, créanme).
  • “Ya te dije lo que ofrezco, si quieres, ahora entiendo por qué no te has colocado”.

Y se dio el lujo colgarme indignado.

¿A qué voy con todo esto? Entiendo perfectamente la situación económica del país, sé muy bien los tabuladores de los sueldos y no deja de ser indignante.

Lo que las empresas están buscando es gente para explotar, quieren pagar poco y recibir mucho a cambio, y esto no tiene nada que ver con la economía, sino con la cultura corporativista en que vivimos. ¿Una empresa baja el precio a sus clientes? ¿Vende barato su trabajo? ¿Acepta menos dinero por el mismo o mayor esfuerzo? No. Entonces ¿Por qué piden esto a los empleados?

Si uno se asoma a las bolsas de trabajo se encuentra con disparatadas incongruencias. Buscan gente joven, de preferencia recién egresados con al menos dos años de experiencia ¿cómo va a ser eso posible? Por supuesto, los que tienen la experiencia no son candidatos porque son grandes. Que yo sepa la experiencia se gana con el trabajo y con los años. Pero parece que esto las empresas no lo ven.

¿Cómo puede un joven aceptar 3 mil pesos mensuales en un trabajo que le queda del otro lado de la ciudad, sin coche, con horarios eternos y sin prestaciones? Es evidente que se tiene que empezar desde abajo, pero no creo que nadie merezca algo tan miserable después de fletarse cuatro o cinco años de estudios profesionales para recibir un sueldo que se le va a ir en transporte y comidas, y al final del mes quedará debiendo.

Parece que prepararse día con día, ya no es suficiente, hay que estar dispuestos a muchas otras cosas. No sé, tal vez el que está mal soy yo, pero no es mi objetivo de vida estar en una oficina de sol a sol y olvidarme de mis intereses, de mi vida, de mis gustos a cambio de un sueldo miserable. Creo firmemente en que se trabaja para vivir, pero la mayoría lo aplica al revés. Es absurdo, indignante, ofensivo. Y al final uno apechuga y termina aceptando porque es lo que hay.

A ver si no terminamos pagando por trabajar.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 10 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Camellos para cibernauta

Esto de trabajar desde casa, con una conexión a Internet y una computadora en la que se puede obtener en segundos la información que todavía cuando era niña llevaba meses, de verdad que tiene las dimensiones que debió tener la Revolución Industrial Inglesa.

Por lo menos la crudeza sí que existe, porque los ingresos, convertidos a moneda nacional, no son realmente un sustento, a menos que se tengan referidos, es decir, gente que se haya inscrito en las páginas con un enlace proporcionado por nosotros y que la empresa previamente nos da. Como por ejemplo este http://www.neobux.com/?r=Agriana o este otro http://www.clixsense.com/?4515578.

Los trabajos más accesibles, es decir para los que se necesita solamente saber manejar la computadora, son ver anuncios y leer e-mails. Estos oficios son proporcionados por los Portales Paid To Click y Paid To Read, respectivamente.

Hay páginas Paid To Search en las que el trabajador-usuario al registrarse sabe que recibirá una paga por realizar búsquedas en la web. Si además de saber computación se es cuidadoso, se tendrá que echar mano de conocimientos extras para catalogar la información que se encuentre de acuerdo con el tema que se esté investigando.

Las páginas de anuncios conectan a los usuarios con portales Paid To Sign Up, en los que se completan ofertas y registros. Suelen ser tareas sencillas, pero el riesgo es que las páginas en donde uno se registra pueden no abrigar mayor interés pero de todas maneras se tienen que atender.

Los sitios Paid To Think son algo que no sé cómo calificar porque sería mentirosa si dijera que me gustan. Son los que mandan encuestas por e-mail para saber la opinión acerca de un nuevo producto que se lanzará al mercado y en realidad son preguntas de opción múltiple, que a la tercera “encuesta” se termina aburrid@ de poner lo mismo.

Además tienen un protocolo en donde hacen siempre las mismas preguntas acerca de la situación económica, modo en que está la casa de uno, si es de lujo o modesta, de verdad si no se cuenta con paciencia a prueba de interrogatorios tipo KGB con buenos modales, es mejor no meterse en ese trabajo porque ahí lo que menos se hace es pensar.

Quienes no me crean y laboren ahí, que prueben a cuestionar a la empresa o a demostrar que se han molestado por algo. Por sutilmente que lo hagan, su registro se viene abajo y la paga también, ¡pero seguirán recibiendo correos para instarlos a participar en la nueva encuesta del año!

Hay otra modalidad, la de aquellas que pagan al usuario que pone opiniones en las redes sociales. Es ahí de donde salen los famosos trolls, que tienen cometidos específicos, así como los agitadores en una asamblea sindical. Eso suele ser mejor pagado que todo lo demás pues son trabajos encargados por empresas, partidos políticos, círculos en donde se mueven cantidades grandes de dinero.

Por último están los portales Get Paid To. Ahí hay información de las actividades para ganar dinero en Internet, aunque es difícil hallar algo en lo que no termine uno sintiéndose  poco más que un galeote.

Retomo aquí la idea que tuve al principio de comparar este fenómeno con la Revolución Industrial, porque pese a las circunstancias tan adversas para el trabajador de ese tiempo, era lo que había y con eso poco, las comunidades obreras salieron adelante.

Estos son tiempos en que vienen grandes cambios y uno de esos es la probable desaparición del dinero en efectivo. Si no adquirimos aquí y ahora un poco de experiencia en las nuevas ocupaciones y formas de obtener ingresos y administrarlos, quedaremos al margen. Y créanme, un marginado del futuro va a envidiar al marginado de hoy.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 25 de Junio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Enrique Cabrero Mendoza, Director General de CONACYT

Enrique Cabrero Mendoza, Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y Vocal Titular del Comité Nacional de Productividad nos explica que está haciendo México para elevar el nivel de preparación de todos los mexicanos que trabajamos.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 19 de Mayo 2015 - 20:00
Media: 

20150519_erh2_v.mp4

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Por favor regáleme una sonrisa!

Lamentable es que uno vaya por la vida encontrando meseros, taxistas, vendedoras, cajeros, mensajeros, contratistas o enfermeras que desempeñan su labor sin una pizca de agrado por lo que hacen, como una especie de robots que repiten una y otra vez el mismo procedimiento de forma automatizada con cada cliente sin empatizar con él, sin intercambiar al menos un saludo agradable o una expresión de “gracias” al recibir el pago a cambio de sus servicios. Por ello resulta relevante poner la atención en aquellos que se esfuerzan cada día por dar lo mejor de sí, que trabajan con la convicción de que hacen lo que les gusta, que sienten la satisfacción del deber cumplido en cada jornada por pesada que ésta resulte y piensan que harían lo mismo toda la vida incluso gratis, porque el nivel de satisfacción está más allá de los números en un recibo de nómina o de honorarios.

Cierto es que en el caso de empleados de grandes cadenas comerciales los sueldos son muy bajos y las jornadas exhaustivas, casi podemos decir que son explotados; sin embargo, eso no los justifica para realizar su trabajo a disgusto y con enfado, con falta de cortesía hacia el cliente pues finalmente, y aunque es algo discutible, en el momento que firman un contrato, adquieren obligaciones igual que derechos al emplearse para una empresa “X” del giro que se trate y más obligados están si su función principal es la de brindar un servicio, el cual debe ser con y de calidad.

Y ya que de calidad hablamos, es tan común escuchar el término por todas partes que pareciera que ha perdido su sentido. Para los japoneses el significado es sencillo: hacer las cosas bien a la primera o al menos, así lo explica Carlos Kasuga, Presidente del Consejo de Administración de Yakult México, en sus múltiples conferencias que imparte por todo el país, en las cuales dicho sea de paso, agrega los valores como parte de la calidad, mismos que en cada persona tienen una jerarquía distinta y que en algunos, ya ni siquiera son considerados como el eje de nuestro actuar diario pues pareciera que hoy día los valores ya no se usan o han pasado de moda, que los olvidamos en el baúl de los recuerdos y junto a los valores, la ética profesional.

Para no meternos en el espinoso asunto de la calidad, sólo me referiré a ella como parte de lo que deberían tener todos aquéllos que prestan un servicio cualquiera que este sea, desde un oficio hasta una profesión o especialidad. Creo que la calidad es algo que va de la mano con la vocación de servicio en todos los ámbitos.

En ese sentido, una de las profesiones que me parecen más admirables por estar la vida de por medio es la medicina. Según mi apreciación, existen dos clases de atención médica: la que recibimos como una prestación de seguridad social y la que podemos pagar de forma particular. En el caso de la primera, los médicos que encontramos en una institución gubernamental trabajan bajo condiciones laborales muy cuestionables y lo importante es atender al mayor número de pacientes con menos recursos cada vez y sí, más de una vez han sido objeto de queja. En el caso de la segunda, la atención médica particular que podemos pagar según el nivel de los recursos económicos de que dispongamos, nos da la opción de elegir a un médico que nos genere confianza, con quien hagamos una especie de “click” desde la primera consulta, ya que es un vínculo especial para nuestra vida pues será quien vigile el estatus de nuestra salud.

En mi historial clínico, he visitado diversos médicos, desde los más costosos en su consulta hasta los más accesibles, pasando por los que encontramos en el IMSS y el ISSSTE. Difícilmente pude conectar de forma especial con alguno. Sin embargo, puedo destacar a tres o cuatro que me han parecido espléndidos, pero uno en particular merece mi reconocimiento por tener como prioridad su vocación al servicio de la sociedad y ejercerla con profesionalismo y honestidad. Yo digo en broma que es un rock star porque no hay día que su consultorio no esté abarrotado. A su consultorio acuden desde los más pequeños hasta los más ancianos y él con gran calidez y calidad humana atiende a cada uno de ellos con minuciosidad, con atención plena a cada caso particular, con una gran sonrisa al recibirlos y con otra sonrisa de satisfacción por el deber cumplido al término de la consulta, su nombre: Doctor Tomás Ruiz Campos, Médico Cirujano.

La forma en que lo encontré mi camino es un largo relato, sólo diré que fue quien me atendió en el parto de mi bebé y quien ha seguido mes a mes su desarrollo. Pero no es sólo la atención que de él recibimos lo que hoy me impulsa a agradecer su existencia, sino lo que observo en la sala de espera, los comentarios, las recomendaciones de sus colegas y sobre todo, su trato con los otros pacientes.

Como representación de lo anterior, elegí “El rebozo de Soledad”, filme mexicano de 1952, que nos muestra a través del personaje principal, Doctor Alberto Robles, el momento en que debe tomar la difícil decisión entre ingresar a una élite de médicos lo cual le significa fama y dinero o seguir trabajando en el consultorio de un lejano poblado para atender a sus necesitados habitantes, oprimidos por el cacique local. Al final de la cinta y después de que vemos las vicisitudes por las que debe pasar, el Doctor Robles da una lección sobre ética y moral al grupo de médicos eruditos que pretenden contratarlo, el cual me parece más que conmovedor.

Será que la vocación es algo que se transpira y que los demás perciben, algo que transmite confianza y que genera un vínculo especial entre médico-paciente. Será que el profesionalismo y la entrega que ponemos en cada cosa que hacemos, en automático atrae más y más seguidores.

Ojalá todos tuviéramos no un médico, sino un abogado, una costurera, un mecánico, una mesera, o un taxista que nos haga sentir satisfechos y felices de ser atendidos por ellos. Reconocer la labor de los profesionistas u oficiantes que nos prestan un servicio es un estímulo para ellos y para futuras generaciones, para que el entusiasmo los impulse a realizar su labor con humanismo, con pasión y entrega a favor de la sociedad a la que sirven y como un camino hacia el éxito.

___________________________________________________

Fuentes:

http://cinemexicano.mty.itesm.mx/peliculas/rebozo.html

Secciones:

Fecha: 
Martes, 12 de Mayo 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hay millones, ¡y millones!

“El trabajo es una serie de ensoñaciones indefinidas.
En el trabajo, lo mismo que en el ocio,
se desarrolla la epopeya de los sueños.”

Gastón Bachelard

Esta cita es, claramente, el primer buen concepto escrito que conozco acerca del trabajo. Es la definición que más me gusta. El trabajo no solamente da emolumentos para sobrevivir; da otras satisfacciones de orden espiritual pero de acuerdo con todas estas percepciones, es una herramienta para vivir en libertad. De ahí que preocupe tanto cómo se mide y se establece el precio en dinero de nuestro tiempo y energías.

El dinero está dividido. La forma es la denominación en billetes y monedas. El centavo es el pedazo más pequeño:

captura_de_pantalla_2015-05-07_16.19.55.png

Y siguiendo con la escala hacia arriba, encontramos que:

captura_de_pantalla_2015-05-07_16.21.05.png

Me he preocupado por poner estas tablas, porque en la práctica se están haciendo transacciones con cantidades escritas de esta manera. Las páginas PTC así van anotando las ganancias de los usuarios-trabajadores; en los cobros de las llamadas de telefonía móvil se especifican las cantidades a pagar en este mismo formato y créanme, no es fácil de entender a la primera, sobre todo si no fue uno aplicado en las clases de aritmética de la escuela primaria.

Además, está otro detalle del que ya no nos acordamos: el peso de ahora es un “nuevo peso”, al que se le quitaron tres ceros, pero éstos siguen tomados en cuenta en ambos lados del punto decimal y a la derecha e izquierda de los números.

En octubre de 2009 encontré una noticia en la sección Reportero Ciudadano del periódico El Universal. Un remitente anónimo preguntaba si alguien sabía si las monedas de diez centavos habían dejado de circular, porque en muchos establecimientos los cajeros no las aceptaban. A veces le eran devueltas con muy malos modales, argumentando que no tenían valor.

Se dice que lo difícil es hacer el primer millón, pero no nos damos cuenta de que diez mil pesos es el primer millón de centavos. Se dice también que una vez conseguido el primer millón, el segundo es más fácil.

¿A quién le conviene que despreciemos los centavos? El primer paso para ser millonario en pesos, ¡es ser millonario en centavos!

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 07 de Mayo 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Esclavos aficionados

Es la traducción marca Google disponible para el término “Fanslave”, que le da nombre a la página www.fanslave.com, lugar que paga a la gente por hacerse seguidor y/o por poner “likes” a las páginas y perfiles de figuras públicas.

En el tutorial de uno de los usuarios https://www.youtube.com/watch?v=k_10Fj4mNhM, después de la observación que permite deducir que una página ptc es buena si lleva más de un año en la web, nos asomamos al mundo directo de la transacción: créditos canjeables por dinero –dólares o euros- o por seguidores para nuestras cuentas de Facebook, Twitter, Google, Pinterest y lo que se agregue.

Finalmente no hay algo nuevo en la promesa, a veces nada subliminal, de ganar cantidades exorbitantes de dinero sin hacer esfuerzo físico. Tampoco es nueva la existencia de personas que ven a los demás como meras piezas de un ajedrez imaginario, que se utilizan y desechan según convenga.

Lo que hace cosquillas es que esa idea se esté generalizando, que a pesar de que todavía se enseñe a los niños que quienes piensan así son gente mala, se acepte como algo normal y hasta adecuado para llenarse los bolsillos.

Internet es buen recurso para comunicarse y obtener ingresos extras pero como no hay ventaja sin desventaja, hay que fijarse de qué manera nos puede rebasar la permisividad en algunas cosas. No vaya a ser el diablo y hagamos más grande la fisura que ya nos tiene a todos con la mente dividida.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 16 de Abril 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Tecnología desempleadora 2

Comenté aquí el viernes de la semana pasada sobre la aparición de los primeros automóviles robotizados y como esta tecnología que avanza rápidamente permitirá que se produzcan vehículos de carga y de transporte de pasajeros que serán más seguros que los que hoy son conducidos por seres humanos. Señalé que, de acuerdo a los expertos en la materia, los vehículos robotizados empezarán a dominar el mercado en no más de 10 años y que eventualmente dejarán sin empleo a millones de conductores de vehículos.

Lo que escribí fue recibido con escepticismo por muchos de mis lectores y por quienes me escucharon al leer esa columna en mi programa de radio y TV. Recibí un buen número de mensajes vía Twitter y Facebook de quienes creen que aún falta mucho para que llegue el fin de los vehículos tripulados por personas.

A todos ellos les digo que, muy a mi pesar, más temprano que tarde muchos trabajos manuales e intelectuales que ahora realizamos los seres humanos serán realizados por robots y computadoras. El proceso de substitución de personas por máquinas inteligentes está en curso y nada podrá detener su marcha.

Este proceso empezó hace siglos, para algunos en 1766, al inventarse en Inglaterra la  tejedora multibobina (spinning Jenny) que incrementó considerablemente la producción de hilo.

He aquí tres ejemplos de cómo las máquinas substituyeron a los humanos:

1. A fines del Siglo 19, la vidriera Corning Glass tenía contratados a miles de sopladores de vidrio para fabricar focos. Un equipo de maestros expertos podía hacer dos focos por minuto. Sucedió entonces que en 1926 un empleado de Corning inventó el Ribbon, una máquina capaz de producir 2,000 focos por minuto. Pocos años después todos los sopladores de vidrio habían sido despedidos.

2. Hace un un siglo, en los países que hoy son desarrollados, más del 90% de los trabajos agrícolas eran realizados por personas. Casi todas esas actividades son hechas hoy por máquinas cada vez más inteligentes.

3. Hasta hace muy poco, en las cabinas de mando de los aviones comerciales había una tripulación de tres personas: un piloto, un copiloto y un ingeniero de vuelo (que también era un piloto certificado). A partir de los años 80 del siglo pasado las computadoras empezaron a substituir a los ingenieros y hoy es raro ver a más de dos tripulantes en la cabina de mando. Miles de pilotos se quedaron sin trabajo.

En 2012 Amazon compró a la empresa de robótica Kiva Systems y hoy 15,000 robots van y vienen de un lado a otro de las gigantescas bodegas de la empresa escogiendo productos de los anaqueles y transportándolos a humanos que se encargan de empaquetarlos. Esos robots substituyeron a miles de personas. En www.kivasystems.com/resources se pueden ver en acción.

El año pasado Google compró las ocho empresas de robótica más grandes del mundo. Sus coches robotizados han recorrido poco más de 1.2 millones de kilómetros sin que muchos nos demos cuenta.

La empresa Narrative Science, fundada en 2010, ha creado un programa (software) que puede escribir artículos periodísticos sobre encuentros deportivos basándose en las estadísticas de los encuentros o generar un resumen del desempeño accionario de una empresa con base en datos que encuentra en la Red. El fin se avecina para muchos redactores.

Cada día son más los trabajos que realizan robots y computadoras cada vez mas inteligentes. Pronto quedarán desempleados todos aquellos cuyo trabajo pueda ser realizado por un robot. Primero serán los empleos que exigen poca preparación y son pobremente remunerados. Los trabajos de nivel medio como cajeros bancarios o contadores ya están despareciendo. Hasta ciertas cirugías ya son efectuadas por robots.

La substitución de los humanos por los robots será gigantesca y el proceso ya comenzó. ¡Sálvese el que pueda!

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 19 de Marzo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Baja recaudación fiscal en México. Relaciones laborales y el lío de Carmen Aristegui

Esta tarde me visita en el estudio el actor, productor y conductor Horacio Villalobos para invitar al público del DF, Monterrey, Guadalajara y San Luis Potosí a ver la obra de teatro "Un Corazón Normal". En el estudio me acompañan Liliana Alvarado y Juan Azcárraga y hablamos sobre lo que creo debe ser una relación laboral, la baja recaudación fiscal de México, la imagen de las más importantes secretarías de Estado y mis comentarios finales sobre el lío laboral en que se metió Carmen Aristegui. Marco Paz Pellat nos informa sobre las nuevas armas digitales disponibles para la educación.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 17 de Marzo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1

Mi programa: