Se encuentra usted aquí

sociedad

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Joker que todos llevamos dentro

Hace mucho tiempo que no tenía la fortuna de vivir una película, resalto vivir porque no es solo ver, es sentir algo con lo que registran los sentidos.

Joaquin Phoenix logra crear un personaje complejo y simple, despliega un perfil psicológico que atrapa y un manejo corporal, no verbal, asombroso. Sin duda este filme deberá arrasar en los Óscares cuando menos en guión, dirección, fotografía, música, ambientación y por supuesto mejor actuación masculina.

Pero el Joker nos deja mucho más que una película, plantea una situación hasta cierto punto común en este mundo comandado por el capitalismo y el libre mercado en el que el nivel de importancia personal y reputación va de acuerdo al poder de consumo, al dinero en nuestra cuenta, mientras cumplamos con esa máxima viviremos en la parte amable del sistema.

¿Pero qué sucede si fallamos en este juego del monopolio?

El Joker narra de manera descarnada los resultados de vivir al margen, de ser marginado y poco a poco  vemos cómo al protagonista la sociedad lo va encerrando en sus pensamientos, se queda solo con su ingrata realidad, descubre que ni siquiera sus orígenes son lo que le han dicho, pierde el empleo y la puntilla se la da el sistema que lo deja sin apoyo psicológico y sin medicamentos.

Una persona que solo quería ser payaso, divertir, dominado por un risa involuntaria que lo agobiaba en situaciones de  tensión, alguien que quería hacer bien las cosas, se transforma en detonador y líder involuntario de un movimiento marginal que reclama, grita igualdad ante la clase dominante, descaradamente rica e insensible.

Esta película despliega una critica social acorde a los tiempos que vivimos aunque ambientada en los 70 en New York (supuesta Cd. Gótica) no deja de ser actual pues tenemos la misma situación social, quizá más grave pues somos más y los empleos son menos.

Víctima de la indiferencia, del capitalismo voraz, un buen día deja de ser un cordero y se convierte en depredador y enfrenta aquello que simbolice sus orígenes, la sociedad indiferente, la autoridad, la televisión manipuladora, al sistema. 

Sin nada que perder, disfruta de su venganza.

Phoenix logra un personaje conmovedor inocente, confiado que cautiva y poco a poco va construyendo una empatía con el espectador, que ve en él, parte de su realidad, al final es casi imposible no aprobar sus acciones o cuando menos entenderlo.

La desesperación puede llevar a cualquiera de nosotros a realizar cosas que jamás imagino, para bien o para mal. 

El mensaje es claro y debe poner la luces en ámbar en México, pues la pésima distribución de la riqueza, el retiro de programas sociales como en las guarderías, la falta de medicamentos en hospitales y centros de salud, la falta de empleo, la corrupción que a pesar de las declaraciones oficiales continúa, el recorte de apoyos al campo y a la pesca, un Pemex moribundo, la falta de oportunidades, la entrega de la educación a grupúsculos con un pasado infame, una economía que no despega, el privilegiar a la política sobre las necesidades sociales, una mayoría de malos diputados y senadores, presidentes municipales y gobernadores, funcionarios burócratas, ni siquiera investigar los casos de supuesto enriquecimiento ilícito como el de Bartlet, entre otras cosas más, son las que hacen germinar y florecer personajes como el Joker. 

Todos llevamos un Joker dentro.

Ojalá que quienes pueden hacer los cambios necesarios para equilibrar este país vean esta película con ojos críticos y sensibles para que entiendan que todo tiene un límite y que muchos, cada vez más en México no aguantan más y en cualquier momento pueden pasar a la acción. Basta con recordar cómo inició la tragedia de 1968 o la primavera árabe.

Fecha: 
Viernes, 11 de Octubre 2019 - 12:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 11 de Octubre 2019 - 14:20
Fecha C: 
Sábado, 12 de Octubre 2019 - 03:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Dónde estás, Bernadette?

"No existe ningún gran genio sin un toque de demencia”. Seneca

 

FICHA TÉCNICA:

Título original: Where 'd you go, Bernadette

Director: Richard Linklater

Actores:  Cate Blanchett, Billy Crudup, Judy Greer, Kristen Wig

Género: Drama

Año: 2019

País: Estados Unidos

SINOPSIS:

La cinta narra la historia de Bernadette (Blanchett), una mujer con trastornos de ansiedad, que hace muchos años fue una gran arquitecta.

CRÍTICA:

Es una historia que no se sabe a dónde va a llegar o de qué va, una mujer neurótica, aislada, antisocial y solitaria vive con su esposo e hija en una casa que necesita arreglo pero que ni ella ni nadie arregla, parece que lo único que le interesa es ser una excelente madre de una jovencita, su única hija, y todos los demás que la rodean no le importan, atropellarlos o lo que sea.

Realmente la cinta se trata sobre no tener sentido de vida.

Está cinta está basada en un bestseller y es ahí donde varios críticos la han destrozado, comentando que es imposible poder plasmar el libro tan profundo en una película, pero…yo diría que es una cinta original con una gran gran actriz Cate Blanchet.

Vale la pena verla, la depresión enmascarada de Cate nos hace darnos cuenta de lo que puede ser una insatisfacción en una vida que parece perfecta.

Calificación:

Rangos:  Mala ★ Regular ★★  Buena ★★★  Muy Buena ★★★★

Excelente ★★★★★

 

MENSAJE:

Existen personas que no deberían de seguir los roles que se esperan de ellas en la sociedad, no tiene porqué casarse, la felicidad total la van a obtener de su carrera, no todo el mundo está hecho para lo mismo.

La autorealización se puede encontrar de diferentes formas, hay que seguir nuestra intuición.

Estrellas: ★★★★

DIRECCIÓN:

Richard Linklater,  ha hecho muchísimas cintas como aquella trilogía Antes del amanecer/atardecer/ medianoche, esas cintas de una relación de pareja en tres etapas.

Sus cintas son muy irónicas, ¿Dónde estás Bernadette? no es de sus mejores cintas pero hay que verla.

Estrellas: ★★★

ACTUACIONES:

La actriz Cate Blanchett (ganadora del Premio Oscar dos veces) hace muy poco anunció su deseo por ya no actuar, pues comentó que ya ha tenido suficiente de su profesión, le pedimos que no, todo el mundo debe de ver cualquier cinta donde salga esta gran actriz, por su actuación, como siempre camaleónica como una mujer sofisticada, dura y amargada.

Billy Crudup es muy versatil, sale tanto en cintas de acción como de drama, Buena actuación.

Estrellas:  ★★★★★

GUIÓN:

Es una adaptación fílmica del exitoso bestseller de Maria Semple, que estuvo un año en la lista de Best Sellers del New York Times, además, permaneció 72 semanas en la lista de Best Sellers de NPR Paperback y 12 en la de NPR Hardcover. En 2013 recibió el Premio Alex de la American Library Association.

Por tantos premios hay que leer el libro.

Estrellas: ★★★

FOTOGRAFÍA:

Buena fotografía, sobre todo las escenas en la Antártida.

Estrellas:  ★★★★

 

CALIFICACIÓN  TOTAL:               ★★★★ MUY BUENA

 

Autor:

Fecha: 
Viernes, 11 de Octubre 2019 - 10:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 11 de Octubre 2019 - 12:15
Fecha C: 
Sábado, 12 de Octubre 2019 - 01:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Marabunta

En el tiempo que ir al cine era una aventura familiar, en especial si se trataba de una sala de moda, como lo fue el Cine México, vi la película “Marabunta”.

Protagonizada por Charlton Heston y Eleonor Parker la cinta dejó huella en mi mente infantil, se trata de un hombre exitoso que construye una hacienda cafetalera y un pequeño palacio en medio de la jungla sudamericana gracias al trabajo de quince años y la colaboración de los jíbaros.

Al llegar a la cumbre de su proyecto, que incluye la importación de una esposa, se da cuenta de que va a ser atacado por una plaga espantosa de hormigas, han sobrepasado con creces el número que su hábitat les permite y carecen de enemigos naturales, ya que los sembradíos de café rompieron el equilibrio natural; las hormigas con su crecimiento geométrico, alcanzan cantidades fabulosas y se convierten en depredadoras del medio ambiente en su totalidad.

Un hormiguero es una sociedad perfecta, con una rígida estratificación, la disciplina se cumple estrictamente, la reina madre es servida con atingencia, las clases sociales están definidas con precisión, cada grupo cumple religiosamente con su función; lo que conocemos como obreras se dividen en recolectoras, almacenadoras, nodrizas, ganaderas, mucamas, enfermeras, policías y soldados.

Al debido tiempo alimentan especialmente un huevo para generar una nueva reina que va a ser el pie de una nueva sociedad, en un nuevo hormiguero; en vías de prevención generan tres y hasta cinco nuevas reinas. Cuando carecen de enemigos naturales van expandiéndose hasta cubrir todo el terreno a su alcance. Llega un momento en que son tantos los hormigueros generando nuevas reinas que les impelen a luchar por un nuevo espacio vital (Hitler lo dijo), y de cada hormiguero emergen ríos de hormigas cual lava de volcán en erupción.

Se presenta una singular batalla a muerte donde el insecto demuestra decisión, valentía, ingenio, creatividad, hasta que el hombre, culpable de invasión y alteración del hábitat, sobrevive gracias a su dominio del fuego donde pierde lo ganado y tiene que ofrendar hasta el selecto y caro menaje de casa de su pequeño palacio.

Nuestra sociedad está formada por múltiples hormigueros. La creatividad genera infinita variedad. Los hay de todos niveles y categorías, dedicados a diferentes objetivos: cada empresa, unidad burocrática, escuela, campo militar, ranchería, hacienda, iglesia, hospital, orfanato, sinfónica, banda de delincuentes, equipos deportivos, son hormigueros.

Cada hormiguero humano es producto y víctima de la libertad. Los insectos cumplen fatalmente la función para la que fueron creados, los hombres deciden a cada paso dar el siguiente paso. Al insecto lo impulsa su instinto, al hombre con necesidades básicas cubiertas lo impulsan sus valores. El hombre pone sus límites y la calidad de su voluntad lo lleva hasta alcanzar su zona de confort o su nivel de incompetencia.

Entre los extremos de Hobbes y Tomás de Aquino que decían que “el hombre es el lobo del hombre” el uno y “el hombre es del hombre el amigo natural” el otro, navega toda la variedad de actitudes y motivaciones que palpitan en el seno de los hormigueros.

Afortunadamente son minoría los hormigueros contaminados con el virus de la avaricia, éste se propaga en toda clase de hormigueros; algunos están formados con ese propósito pero hasta los de fines más nobles se contagian con mayor o menor gravedad.

Hoy en México estamos viendo crecer los hormigueros nocivos. Los delincuenciales por naturaleza son perjudiciales dominados por el virus que motiva ambición, dinero, poder, lujo, llegar fácil y pronto a su zona de confort. Los hormigueros que serían los enemigos naturales de los nocivos están contaminados por el mismo virus a tal grado que no se miran como opositores sino como las dos caras de la misma moneda: avaricia convertida en corrupción e impunidad.

Corremos el grave riesgo de ver incendiarse nuestra hacienda y perder lo que estamos trabajando y lo que hemos atesorado. Es en serio y alzar los hombros aduciendo que vivimos en el “país de no pasa nada” nos puede llevar a la debacle.

También la indolencia de que “no me toca o no está a mi alcance” es perniciosa. Revisemos nuestros hormigueros y el estado de vivencia de valores en cada uno de los que formamos parte, estemos seguros que cada paso en pro de la integridad será un paso hacia la verdadera libertad.

Fecha: 
Jueves, 29 de Octubre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Viva México!

 

 

Recientemente iniciaron las clases en algunas universidades que se rigen por el calendario cuatrimestral. Ahí estaban los alumnos de nuevo ingreso, entusiasmados explicando a sus profesores las razones de su elección vocacional, sin sospechar que ese entusiasmo pronto se convertirá en frustración, quizá antes de que terminen la carrera, y sin imaginar que muchos claudicarán en los primeros tres o cuatro periodos. De igual manera festejaban las fiesteras de independencia, embriagados por la emoción efímera de sentirse mexicanos, libres, sin reparar en las cadenas culturales que los esclavizan.

Con la ilusión de sanar una sociedad donde probablemente ni siquiera encuentren trabajo, los aspirantes a psicología experimentaban satisfechos la catarsis de ser escuchados por otros profesionistas que no habían encontrado más alternativa que la docencia, pero que tampoco se atrevían a hacer alguna indicación sobre lo absurdo que a veces suelen ser las creencias que motivan el entusiasmo. Probablemente muchos de estos inocentes sólo estaban hilvanando la próxima frustración en la triste nulidad de sus vidas invisibles, ahogados en la ignorancia de sus verdaderas vocaciones, engañados por la noble idea de ayudar al mundo, cuando en el fondo eran ellos mismos los que estaban a gritos pidiendo ayuda.

El protocolo universitario de nuevo ingreso transcurrió sin novedad, la promesa tácita de encontrar un nuevo sentido a la vida de miles de aspirantes llenó otros tantos rostros de sonrisas que imaginaban un futuro distinto, pero igualmente desconocido.

De inmediato surgieron los rasgos, actitudes de soberbia y prepotencia entre los más extraviados, e inseguridad en los otros, más sumisos y temerosos, atrapados aún en la incertidumbre de haber elegido correctamente. Así transcurrió el día, observándose unos a otros, juzgando actitudes, motivaciones, y hasta su vestimenta y aliño personal.

¡He ahí la cuna de nuevas frustraciones y destacados pensadores!, ¿quién pudiera anticipar a qué bando pertenecer?

Igual, esa misma noche, transcurrieron las fiestas patrias, sin novedad, festejando más ser mexicanos que a México, festejando más entre familiares y amigos que a los “Héroes de la Independencia”, festejando más esa mística identidad que reune a los mexicanos que a la patria que les vio nacer; sintiéndose ajenos y semejantes, expulsados de esta sociedad que tanto decimos querer y que ahora sólo nos solaza con nostalgia, resignados entre críticas, lamento y descontento.

Sin embargo, aún quedan rescoldos de ese espíritu bravío y casi indomable que nos mantiene en pie; todavía persiste la belleza de la tierra mexicana, de sus mujeres de aguerridos corazones nobles y de grandes sentimientos; pero igualmente persiste esa falacia de futuro y libertad que nos dejó la independencia.

He ahí la cuna de esas emociones, de hartazgo, de tristeza y de violencia, de intransigencia y prepotencia, de protesta e inconsciencia, de parodia y de comedia; manifestaciones de graffiti en las paredes electrónicas de la ciudad, esculpiendo y fraguando lentamente el destino de nuestra sociedad, sazonando sin prisa la misma idiosincraca de nuestra historia, el sabor de nuestra gente, el matiz de nuestro país.

¿Dónde se pierden los ideales, cuándo confundimos los valores? La virtud se extingue, el anhelo se difumina, y el futuro se reduce, mientras observamos impotentes cómo entre nuestros dedos se nos va la historia. ¡Bendita evolución!, había más civilidad y honor en la Atenas de la antigua Grecia en el siglo V a. C, que hoy en la Ciudad de México.

Seguimos siendo individuos, la nacionalidad nos reune, pero no nos funde. Bastan unas palmaditas para tranquilizar al inconforme fatuo que levantó la voz, una promesa de futuro para apaciguar al estudiante intranquilo, y una fiesta para enterrar el descontento social, una gran fiesta, para enterrar el descontento nacional. ¡Viva México!

Fecha: 
Martes, 22 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Bienestar subjetivo en México

El estudio del bienestar es un aspecto que ha sido estudiado durante décadas por los economistas, y tradicionalmente se ha asociado con el progreso material de las sociedades. Este enfoque se conoce como bienestar objetivo, puesto que se basa en cosas muy tangibles, básicamente los bienes y servicios a los que pueden tener acceso los ciudadanos.

Sin embargo, esta manera de medir el progreso no alcanza a presentar el panorama completo en cuanto al bienestar que sienten las personas.

Un ejemplo de esto es que en algunos países desarrollados las tasas de suicidio son mucho más elevadas que el promedio mundial, lo cual es reflejo de que a nivel general, el bienestar material muchas veces no es suficiente para que todos los individuos se sientan más felices y más plenos con sus vidas.

Por supuesto que el incremento en el bienestar objetivo (material) es muy importante y debe ser promovido, con mucho mayor razón en países con bajas tasas de crecimiento económico como es el nuestro.

Pero más allá de la esfera material, que se mide en aspectos muy concretos como la producción y el empleo, está la esfera personal y allí nos adentramos por completo en el terreno de la subjetividad.

Bienestar subjetivo

Con el paso de los años surgió un consenso internacional para contar con mediciones más específicas sobre el bienestar, debido a las limitaciones de las estadísticas convencionales.

Este consenso surgió en la Comisión Sobre la Medición del Desempeño Económico y el Progreso Social (mejor conocida como la Comisión Stiglitz-Sen-Fitoussi), y de allí tuvo eco también en el conglomerado de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD).

Este nuevo enfoque para medir el bienestar consiste en aplicar una encuesta a las personas sobre su propia percepción. A este enfoque se le conoce como bienestar subjetivo. En México, el bienestar subjetivo tiene un nombre más preciso: “bienestar autorreportado”.

El INEGI es el organismo que se encarga de medir cada tres meses el bienestar subjetivo o autorreportado en nuestro país. A través de una encuesta que se aplica en todo el territorio nacional, se recogen las impresiones de los ciudadanos sobre los siguientes aspectos:

captura_de_pantalla_2015-09-14_14.08.56.png

Las personas encuestadas tienen qué responder en una escala del 1 al 10 y todos los aspectos se miden por sexo y de acuerdo con los siguientes grupos de edad:

  • 18 a 29 años
  • 30 a 44 años
  • 45 a 59 años
  • 60 a 74 años
  • 75 años y más

Ya se encuentran los resultados de la encuesta levantada en el mes de julio y llaman la atención las calificaciones que nos arroja este ejercicio.

Los resultados que a continuación se presentan son una selección de los aspectos que consideré más interesantes. La intención de presentar algunos resultados es motivar el debate y la reflexión sobre cómo percibimos los ciudadanos nuestro bienestar y cuáles serían las áreas donde es urgente mejorar nuestra satisfacción.

Satisfacción con la vida

En general, los mexicanos nos damos una calificación de 8 en cuanto a qué tan satisfechos nos sentimos con la vida que tenemos. Los hombres son ligeramente más satisfechos que las mujeres, pues su calificación es de 8.1 y 7.9, respectivamente.

Llaman la atención dos cosas:

1. En retrospectiva, los mexicanos estamos más satisfechos con nuestras vidas que hace un año. La calificación general en julio de 2014 fue de 7.8.
2. A medida que envejecen las personas, su satisfacción con la vida es menor tanto en hombres como en mujeres, llegando a alcanzar calificaciones de 7.4 y 7.3 respectivamente.

Grado de identificación con aspectos buenos de la vida

A nivel general, los mexicanos se dan una calificación por encima de 8 en todos los aspectos buenos de la vida que considera la encuesta, excepto cuando se trata de recuperar la ecuanimidad después de un suceso desafortunado, donde la calificación general es 4.8.

Resultados destacables:

  • Las mujeres se sienten ligeramente más afortunadas que los hombres (8.9 vs 8.8), pero para ellas la religión es mucho más importante que para los hombres, con una calificación de 8.6 y 7.9, respectivamente.
  • Los mexicanos sienten que lo que hacen en su vida vale la pena, pues tanto hombres como mujeres se identifican con este aspecto con una calificacón de 8.9.
  • Tanto hombres como mujeres sienten que el que les vaya bien o mal depende fundamentalmente de ellos y no de las demás personas. La calificación de este aspecto es 8.5, igual en hombres que en mujeres.
  • ¿Soy libre para decidir mi propia vida? Hombres y mujeres por igual califican con 8.8.

Balance afectivo y emocional

Cuando se les pregunta a los mexicanos ¿Qué tanta parte del día de ayer se sintieron,

a) de buen humor, (5.8)
b) tranquilo o calmado; (5.3)
c) con energía y vitalidad; (5.1)
d) concentrado o enfocado en lo que estaba haciendo (6.4)
e) emocionado o alegre (6.1).

Algo que llama la atención es que las calificaciones de los hombres se encuentran por encima de las mujeres en todos los aspectos anteriores. Donde existe la mayor brecha es en la energía o vitalidad: hombres 5.3 y mujeres 4.8 de calificación.

Los estados anímicos negativos también son evaluados y representan lo opuesto a los incisos a) al e). Las mujeres otorgan calificaciones que acentúan ligeramente más los estados anímicos negativos:

a) De mal humor; (mujeres, 1.8; hombres 1.6)
b) Preocupado, ansioso, con estrés; (mujeres, 2.1; hombres 1.9)
c) Cansado, sin vitalidad; (mujeres, 2.3; hombres 2.0)
d) Aburrido o sin interés; (mujeres, 1.5; hombres 1.3)
e) Triste o deprimido; (mujeres, 1.4; hombres 1.2)

Nivel de vida, salud, tiempo libre, seguridad, ocupación y vivienda

La satisfacción en cuanto al nivel de vida obtiene una calificación general de 7.9 (8.0 hombres y 7.9 las mujeres).

En cuanto a qué tan satisfechos están con su estado de salud, parece que los resultados confirman la mayor vulnerabilidad de las mujeres (lo que se sabe por otras fuentes), aunque en la percepción de los encuestados la brecha entre géneros no es tan amplia. Las mujeres dan una calificación de 8.1 y los hombres 8.3.

Los hombres están ligeramente más satisfechos con el tiempo libre que tienen; 7.7 de calificación contra 7.6. En este aspecto las calificaciones alcanzadas son congruentes con los resultados de la OECD de 2014, que muestran que medido en número de horas por semana, México es el país en el que se trabaja más.

La satisfacción con respecto a la seguridad está muy mal; la calificación general es de 5.4, y las mujeres perciben ligeramente menos satisfacción en este aspecto de la vida que los hombres: 5.3 y 5.6 son sus respectivas calificaciones. Como era de esperarse, el talón de Aquiles de los mexicanos es la inseguridad. Este es el aspecto quizá más preocupante de toda la encuesta, dado que las calificaciones de satisfacción son bastante bajas.

En cuanto a la satisfacción con respecto a la ocupación que tienen, los mexicanos reportan una calificación de 8.4, igual en hombres que en mujeres.

Finalmente, la satisfacción de la vivienda es muy parecida a la ocupación, con una calificación general de 8.3, lo mismo para hombres que para mujeres.

En resumen, de los aspectos mencionados de esta parte de la encuesta, en nivel de vida, salud, ocupación y vivienda resultamos aprobados con una calificación de 8. En la satisfacción del tiempo libre que disponemos pasamos “de panzazo” y en cuanto a la seguridad, definitivamente reprobamos.

Conclusiones

El bienestar subjetivo es una herramienta muy importante para la historia de la humanidad y se debe considerar para el diseño y evaluación de la política pública. Es importante resaltar que el INEGI lo mide con base en metodologías acordes con los consensos internacionales en esta materia.

Igual de importante es que los mexicanos conozcamos estos resultados, los cuales muestran cómo nos sentimos en aspectos que forman parte de nuestra vida cotidiana y que definitivamente inciden en las decisiones personales y colectivas que tomamos en el transcurso de nuestras vidas. Pero no solo eso, inciden en el ambiente que generamos a nuestros conciudadanos.

En general, los mexicanos nos sentimos bastante satisfechos con muchos aspectos de la vida. Este es un motivo para celebrar y al mismo tiempo, para mejorar en aquello que puede limitar nuestro potencial.

_____________________________________________________________________

Fuentes:

http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/investigacion/experimentales/bi...

http://www.oecd.org/

http://www.oecd.org/employment/

Fecha: 
Lunes, 14 de Septiembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La culpa la tuvo El César

 

La llegada de un bebé es una dádiva de la naturaleza que significa uno de los eventos más importantes y significativos en la vida de la mayoría de los seres humanos, particularmente, en la vida de una mujer.

El presente artículo, es un criterio propio formado en bases científicas extraídas de pláticas con profesionales de la salud, madres, investigación documental etc…, así como toda una combinación entre ciencia y conciencia.

He de confesar que yo no he tenido todavía la dicha de tener hijos, por lo que quiero aclarar que lo comprendido en estos renglones ha surgido de una pequeña investigación que he realizado acerca de la cada vez más recurrente forma de traer al mundo a los bebés en todas partes del mismo: hablo de la Operación Cesárea -que a partir de este punto identificaré como OC-,  asunto que me ha hecho reflexionar desde hace ya varios años y que me he dispuesto a compartir mis conclusiones con el lector.

Las ideas que expondré a continuación pueden o no coincidir con la forma de pensar de todo aquel que lea estos párrafos, estoy cierta que es un tema “espinoso” y que puede herir susceptibilidades, y de ningún modo es mi intención plantearlo como una verdad absoluta, sólo pretendo crear conciencia de un asunto de gran importancia para los padres, los hijos, las familias enteras como célula de la sociedad pensando en un bienestar colectivo.

Pues bien, para poder entender una OC es ante todo definir qué es:

La OC es un procedimiento quirúrgico que tiene por objeto extraer al feto, vivo o muerto, a través de laparotomíae incisión de la pared uterina, después de que el embarazo ha llegado a la viabilidad fetal.

Para conocer el origen del nombre de la OC viajaremos al siglo I donde Plinio el Viejo (23-79) en su Historia Natural, verdadera enciclopedia del conocimiento en su época, dice que el primero de los Césares llevó su nombre por el útero escindido de su madre y hace derivar el nombre de la operación de la palabra caesus, que quiere decir cortado, mondado y su opinión se ha mantenido durante siglos. Sin embargo, parece seguro que no se refiere al parto de Cayo Julio César (101- 44 a NE), el gran conquistador, pues la madre de éste vivía en la época en que su célebre hijo atemorizaba al mundo antiguo con su campaña de las Galias y la operación cesárea en una mujer viva era inconcebible en aquel tiempo.

No obstante, el verdadero creador del nombre de la operación cesárea fue el médico francés Francois Rousset (¿1530-1603?) que en 1581 en su famosa monografía sobre dicha intervención quirúrgica habla por primera vez de una section Caesarienne y afirma que la palabra Caesar (César) esta relacionada etimológicamente con una OC.

De acuerdo a la Guía de Práctica Clínica para la Reducción de la Frecuencia de Operación Cesárea México: Instituto Mexicano de Seguro Social; 2014, la cesárea es una operación que se realiza frecuentemente; en países europeos como Gran Bretaña, en donde se reporta una incidencia de 21%, en Estados Unidos 26% y en Australia 23% y en algunos países Latinoamericanos como Chile, Argentina, Brasil, Paraguay y México rebasa el 50%. (Crowther DJ, 2008).

La Organización Mundial de la Salud menciona que en ninguna región del mundo se justifica una incidencia de cesárea mayor del 10-15%; sin embargo se ha incrementado su frecuencia en las dos últimas décadas (Chaillet N, 2007).

La alta frecuencia de cesáreas ya se considera un problema de salud pública y se sospecha que esta situación se va a agravar en los siguientes años. La razón para este incremento es compleja y parece estar relacionada con seguridad que ofrece la operación cesárea que ocasiona complacencia del médico y la paciente, falta de experiencia en los obstetras jóvenes, temor a problemas médico-legales y presión de la paciente al médico.

Otras causas que influyen son la edad, índice de masa corporal, enfermedades concomitantes con el embarazo y mala práctica obstétrica. Hay un desproporcionado incremento de la operación cesárea en el segundo periodo del trabajo de parto. (RCOG, 2008). Un estudio aleatorizado, que se realizó en 36 países de Latinoamérica, entre los que se incluyeron Argentina, Brasil y México, indica que se redujo hasta un 25% de operaciones cesáreas mediante una segunda opinión para la realización final de una cesárea (Althabe F, 2004).

¿Qué puedo decir de todo esto?, que ¡la OC es una de las prácticas más anti-naturales y absurdas que realiza el ser humano! Si lo piensan detenidamente, el someter al útero a una incisión, la mayoría de veces innecesaria, de unos 10 centímetros y al abdomen a una de 13 centímetros, es pendenciero.

Los riesgos son graves y variables: problemas pulmonares y respiratorios del recién nacido por trastornos de la adaptación a la vida extrauterina. Para la madre: hemorragia, infección, dolor, riesgo de tromboembolia pulmonar, más días de hospitalización, mayores riesgos obstréticos en embarazos futuros ya que por consejo médico, una mujer que se ha sometido a una OC y desee de forma posterior parir de forma natural, no es en lo absoluto recomendable y mucho menos si el siguiente embarazo es menor a dos años a partir del último, dado que puede causar ruptura uterina, entre muchos otros riesgos.

En muchos países se practica la OC como todo un deporte nacional, no obstante, es evidente que pocas mujeres están conscientes del grave peligro al que se someten ellas mismas y a sus bebés, sólo porque le temen al dolor que implica un parto vaginal o porque parece “práctico”.

En la época moderna, la mayoría de los nacimientos son por cesárea en las zonas urbanas, mientras que en las rurales aún prevalece el parto normal y en algunas regiones los niños nacen gracias al trabajo de las parteras.

La maestra en sicología pre y perinatal regiomontana Emma Ochoa, ha dado a conocer que la modalidad de OC se ha incrementado también porque representa mayor ingreso económico para médicos y hospitales, pero no es lo ideal para que el bebé nazca. La cesárea se recomienda sólo en casos en los que realmente corra peligro la vida del bebé o de la mamá y que no exista otra posibilidad.

La terapeuta explica que el nacimiento es la primera tarea del ser humano en su vida. "El nacimiento es un trabajo de vida o muerte, es doloroso, extenunante; si es tardado o forzado con cesárea por ejemplo, puede generar depresión endógena (de nacimiento), porque el niño se siente frustrado porque no lo dejaron hacer lo que sabe primitivamente."

¿Será acaso ésta la causa de que los índices de depresión que vemos hoy entre los jóvenes esté extrañamente tan presente? Es este todo un tema de reflexión que más medios de comunicación deberían poner sobre la mesa, pero tal parece que la anti-ética médica y la practicidad maternal en nuestros días están ganando terreno. Tal vez y sólo tal vez, esta situación explique muchos de los porqués del caos de nuestro mundo moderno.

___________________________________________________________

1 Apertura quirúrgica del abdomen, y revisión de los órganos abdominales y pélvicos.

Fuentes:

http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/048_GPC_Ce...

http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/guiasclinicas/509GRR.pdf

http://bvs.sld.cu/revistas/his/vol_2_98/his03298.htm

http://www.omnia.com.mx/noticias/la-manera-de-nacer-ouede-determinar-la-...

http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/guiasclinicas/509GRR.pdf

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 14 de Septiembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El 4to Poder

¿Realmente el “cuarto poder” ejerce presión social para contribuir al desarrollo de las civilizaciones o sólo es una franquicia más del Circo Romano? ¿una versión remasterizada y digitalizada a la que podemos acceder desde cualquier dispositivo móvil? Cualquier aparato con conexión a Internet abre una ventana virtual al Coliseo de nuestra sociedad, donde se debaten por la vida esclavos y animales, bestias; escenario de todas las pasiones humanas… —¡Identifique los pulgares en la esquina y dictamine!, ¿vida o muerte?, sus votos serán contabilizados. Podrá ganar un pan gratis o recibir la maldición del Chamuco… ¡Compártanlo! ¡Háganlo viral!

¿Quién debería ser el observador oficial de nuestra sociedad y lanzar las alarmas correspondientes contra el riesgo de deterioro de nuestra comunidad, no con el afán de linchar al gobierno sino con el propósito de corregir y mejorar?

La extraordinaria influencia mediática de este denominado cuarto poder ha sido penetrada por la ambición sin escrúpulos de quienes se regocijan en las mieles de la soberanía; se ha perturbado y convertido en una herramienta mercantil de política al servicio de quienes comercian con el favor popular, mientras que el pueblo, fatuo, aplaude con morbo al mejor montaje.

Luego, como invariablemente sucede, después de despotricar ampliamente, los más débiles callan, siempre terminan sucumbiendo ante los más fuertes, sin importar lo noble y sensatas que puedan ser sus convicciones... Y a continuación, surge la amnesia.

También se aceptan espontáneos, —Yo no quería entrar, a mí me empujaron— todos contra todos, almohadazos a diestra y siniestra, empujones y cuchilladas, —¡que todos se diviertan!...

Por alguna razón ineludible, invariablemente topamos con la evolución, su ausencia, su anhelo, o su fragmentada y débil arquitectura. Cada día la brecha es mayor, la sociedad se polariza rápida y anárquicamente, la hipertrofia y atrofia irregular de algunos sectores conforman el monstruo deforme de la estratificación social.

¡Recompensa!... —cohecho— Suma millonaria a quien delate a su compañero. Acaba de escapar de prisión. —¡Se Busca!

Si el Gobierno corrompe, es un incentivo, si el pueblo incentiva, es un delito.  Combatamos la corrupción con corrupción y la violencia con violencia. Ya saben: la Ley del Talión ahora es más vigente que nunca, sólo que matizada por la demagogia experta. Miedo al miedo. —¿De qué lado estás?

Gladiadores obesos, mercenarios del timo y la conveniencia, trúhanes, histriones, payasos, comediantes, lacayos del poder, siervos del interés, esclavos ladinos, súbditos de la riqueza. Amnésicos. ¡Qué oportuna ganga es el lucro con un pueblo aletargado por la negligencia, la somnolencia y la indiferencia! —Dejad que participe también la ignorancia… no somos educadores, ya casi es Navidad.

Sadismo y masoquismo, interés y condescendencia; sean justos o pecadores, pueblo o gobierno, no hay diferencia; actuantes todos en la gran tragedia nacional; mancuernas forjadas con el acero del mismo crisol.  —¡Ya basta!... que nadie perturbe mi paz. Déjenlos que se maten.

Demagogia y opio transformado en utopía, ciudad onírica de la ignorancia y la ironía, eres un pequeño engranaje de esa compleja maquinaria de manipulación. ¡No hay cuarto poder!... es sólo el contenedor hediondo donde se fermenta y se recicla el tufo y los fluidos repugnantes de la historia de la nación, el pulmón de la civilización, la válvula de desahogo, la maquinaria encargada del equilibrio y la gobernabilidad.

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La importancia de preservar nuestra cultura

El peligro de desdeñar la cultura no solamente concierne a aquellos involucrados directamente en las artes sino a todos.

La importancia de conservar y apoyar las iniciativas culturales es vital para seguir sosteniéndonos no sólo como individuos, sino para preservar nuestra identidad.

Tal identidad es la que nos diferencia de esa otra parte del mundo que igualmente se preocupa y ocupa de sostener sus características que los hace únicos.

Podemos irnos al concepto de ser latinoamericano. ¿Qué es aquello que nos hace ser Latinoamericano? ¿Únicamente el idioma o por la diversidad de lenguas nativas de cada país?

Ser latinoamericano engloba una serie de elementos de mucho peso que nos distinguen, en buena o mala medida, de los demás actores del mundo, como puede ser la pobreza, desesperanza, pocas oportunidades de trabajo, sobreexplotación laboral; la insistencia en creer en un gobierno paternalista, nuestras creencias, las formas que tenemos de resolver problemas, nuestras revoluciones, el sufrimiento humano, el nivel de violencia, la sangre del narcotráfico; el sistema educativo fallido, y ¿por qué no?, también los sueños y los anhelos por conseguir ser algo que, pensaría Descartes, tenemos negado por simple naturaleza.

Esas son unas cuantas características que compartimos los latinoamericanos. Y lo sabemos por medio de la historia, de los libros, del arte, de nuestra artesanía, de las civilizaciones precolombinas, etcétera.

Conservar y seguir desarrollando nuestra cultura es fundamental para nuestro crecimiento y conocimiento de nosotros como seres que vivimos en sociedad.

Hoy el tiempo es negro, mucho por esa pérdida cultural que tenemos y padecemos.

Sí, es un mundo globalizado, pero tal serie de elementos que funcionan a nivel global, deben de adaptarse a nuestro estilo de vida y forma de pensar; es decir, de nuestra cultura.

No podemos ser totalmente materialistas, porque en esencia no lo somos. Todavía volteamos al cielo para encontrar respuestas.

Es día en el que se venera a una Virgen de Guadalupe donde Octavio Paz vio a Tonantzin: “Madre de dioses y de hombres, de astros y hormigas, del maíz y del maguey (…) fue la respuesta de la imaginación a la situación de orfandad en que dejó a los indios la conquista”.

Gran parte de nuestro deterioro como sociedad tiene que ver con el hecho de no haber aprendido a adaptar costumbres extranjeras a las nuestras, sino que las quisimos e impusimos con calzador.

El problema del querer ser, del culto a la posesión de lo material, el apegarse a las ideas delirantes de futuro; es decir, todo el sistema capitalista y cosificado que prevalece en la actualidad, y desde el cual se puede ensayar sobre la motivación de, por ejemplo, los involucrados en el narcotráfico (dejando a un lado las circunstancias de pobreza y de maldad), tiene que ver con esa pérdida de valores que se han ido erosionando con el paso de los años.

Sí, nuestra historia está llena de sangre con nuestras guerras intestinas, civiles, independentistas, revolucionarias, etcétera, pero la pregunta es, ¿cuál ha sido el motivo de éstas? Válidas en su mayoría, pues había una razón que competía a nuestra cultura, como puede ser la Guerra de Reforma, la propia Revolución o la Guerra Cristera.

Lo de hoy, la del narcotráfico, es una guerra que no debió enraizarse en nosotros, que no era nuestra, que en su núcleo está podrida pues allí no habita ninguna virtud como lo pudo ser antes el de la libertad.

Pensemos en que dependemos de nuestra cultura para salir adelante de nuestros problemas.

Leer el pasado sirve para prever las consecuencias del futuro. Los focos rojos están encendidos; hay que saber leerlos para poder resolver todos nuestros problemas que como sociedad nos están consumiendo.

No esperemos que el gobierno resuelva los problemas que ellos mismos no han aprendido a descifrar, porque no tienen los elementos necesarios para solucionarlos ya que no conocen ni quieren saber de nuestra propia cultura.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 21 de Agosto 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las sociedades sin cash

Soy escéptica respecto a la posibilidad de un mundo sin dinero en efectivo. Los vendedores ambulantes… bueno, algunos ya cobran con tarjeta. Y si no, dense una vuelta por la Plaza de la Tecnología, ¿pero se imaginan dando coperacha con el celular a los músicos o comediantes callejeros? ¿Se implementarán programas de acción social para que un cantante como http://www.dailymotion.com/video/x17vcfc_musico-mexicano-cantando-cancion-de-the-beatles_music tenga su maquinita para imprimir los bauchers? Lo veo muy guajiro. ¡Nada más de imaginar que alguien use su tarjeta de crédito para dar un peso, me meo de la risa!

Pero probablemente eso motive al público a pensar que si un artista urbano es merecedor de que eche mano de tal recurso, tendrá que ser por una cantidad que valga la pena. Quizá también eso motive a los artistas a mejorar la calidad de sus actividades. Viéndolo así, es lógico pensar que el mundo experimentará una mejoría en todos aspectos.

En Suecia los tratos de dinero se hacen por medio de transferencias bancarias, pero no hay probabilidades de que esa parte del orbe se haya convertido en un medio hostil para los rateros. No perdamos de vista que hasta el bote de la basura es susceptible de ser robado y que los gobiernos encuentran siempre medios eficaces para ocultar a sus pobres. Estocolmo por ejemplo, manda a los suyos a mendigar a lugares como Tenerife y Mallorca, mientras en Gotemburgo instala un hotel que le vende a los turistas la posibilidad de dormir como un vagabundo, por módicos diez dólares la noche.

Esto, desde luego, va a desembocar en un mayor control, pero de la gente de escasos recursos. La única angustiada por los cambios experimentados en el mundo financiero. La clase alta tiene décadas –casi un siglo si no es que más– de estar usando tarjetas y al mismo tiempo que disfruta de esa comodidad, seguirá evadiendo impuestos, blanqueando capitales y robando con el cuello almidonado. Las clases bajas harán circular monedas que no estén acuñadas por el Estado. Sucedió aquí a principios del siglo XX y ha pasado en otros países.

Es mentira que sin billetes y monedas viviremos en un mundo menos violento, con mayor cohesión social y más seguro. Quienes se dedican a actividades ilegales han sabido modernizarse y adoptar las formas de intercambio que surgen en el medio bancario y comercial. Se seguirá traficando con armas, drogas, personas, animales y con todo lo que se conoce. No es gratuito que el Banco de México siga sin saber qué determinación tomar ante la existencia del tumin.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 20 de Agosto 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cibernética Social

¿Que qué he hecho?... Nada hombre, quizá no lo entenderías. Ya no es como antes, cuando el ocio te hacia inventar. Ahora no me alcanza el tiempo ni para ver lo que hacen los cientos de amigos que tengo y que no conozco. No hay turnos, todos hablan al mismo tiempo, y aunque los menos lúcidos sólo repiten lo que los poco creativos dicen, la información es demasiada. ¡Esto se ha convertido en un Babel!...

No puedo pensar qué pasaría si dejara de escuchar a toda esa gente que no tiene nada que decir, son mis amigos; aunque sea, que sepan que no los he bloqueado en mi cuenta ni en mi memoria. Compartimos nuestras emociones, nuestros anhelos y nuestros reproches, eso es lo que nos une. Pertenecemos a... a... a un grupo, o a más. No lo entenderías... Eso de pertenecer a algo tiene una connotación trascendental.

Puedes decir lo que quieras, poner una imagen, o copiar lo que alguien más ha dicho, en realidad no importa, en el fondo siempre compartes tus emociones, ese es el punto. Ves lo que quieres ver y escuchas lo que quieres escuchar, sólo lo que en ese momento te place, todos hacemos lo mismo. Recomiendas una película porque te hizo recordar el empeño que pusiste para alcanzar algún objetivo; copias una frase que te devolvió el ánimo que habías perdido; promueves un vídeo porque te hizo sentir ternura, porque te divierte la forma en que alguien sufre un percance, o porque te indigna alguna situación. Son tus emociones el tapiz que muestras, es tu reflejo. No creo que lo entiendas.

Puedes seleccionar un tema y pasar cientos de horas discutiendo, investigando, descubriendo, platicando, todo, lo viejo y lo más reciente, viendo imágenes, escuchando opiniones, etcétera, aunque tiene sus riesgos...

No, no creas que soy de esos que se vuelven adictos a las redes sociales, porque sólo ahí encuentran consuelo frente al fantasma de su inexistencia, no... no soy de esos que seducen, acosan, o se aprovechan de este medio, del anonimato, de las debilidades, miedos y carencias de sus usuarios, de su vulnerabilidad y falta de experiencia, o de su inocencia. No, no es mi intención engañar; ni quisiera, ni me gustaría, que a mí me engañaran y me atraparan en alguna de tantas falacias lucrativas que abusan de la inestabilidad emocional de sus víctimas.

La tecnología es una herramienta, puedes usarla para construir o para destruir, igual que cualquier otra herramienta, es solamente un lenguaje, el concepto depende de la sintaxis. Las redes sociales se establecen sobre esta tecnología de comunicación; si estamos preparados para ella o no, es otro asunto, su uso es responsabilidad de cada quién; el contenido de la comunicación no depende del medio de comunicación, sino de la estructura que la contextualiza. Así, viajando en estas estructuras, puedes medir el grado de vulnerabilidad del ámbito social de la red, su nivel cultural, sus intereses, su tendencia evolutiva, etcétera, sólo clasificando y observando el comportamiento de sus contenidos.

Quizá no lo entiendas, pero es lo mismo; la tradición oral, el lenguaje escrito, y ahora, Internet. Antes eran periodicazos lo que presionaba y hacía actuar a los políticos y gobernantes, ahora son tuitazos, si se les puede llamar así, más rápido, y más contundente, sobre todo contundente; pero igual de volátil.

La mayoría de mis amigos, de esa sociedad a la que pertenezco, y que no conozco, lo cual antes simplemente ignoraba, ahora me ha enseñado el valor de la unidad y la necesidad de la cohesión social. Pero sobre todo, la necesidad de la autorregulación individual, que te permita caminar sin extraviarte en este mundo virtual, que paradójicamente, se convierte en un atajo que pone a tu alcance un mundo más real e inmediato. El aprendizaje electrónico, presencial y a distancia ha demostrado su efectividad contrastado frente al modelo tradicional.

En este universo cibernético todo sucede a tu propio ritmo, y sin darte cuenta se va acelerando, te exige lectura rápida, abstracción, análisis, selección; no te imaginas cuánto puedes viajar en las redes sociales en el tiempo que te tomaría leer el periódico, cuánto puedes aprender en el tiempo que te toma estudiar una carrera. Pero exige autorregulación, disciplina. No es la herramienta, no es la tecnología, somos cada uno de nosotros. La mejor arcilla se convierte en lodo en manos torpes.

Fecha: 
Martes, 11 de Agosto 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1