Se encuentra usted aquí

smart

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Qué es la metodología SMART y cómo ayuda en el crecimiento de una empresa?

¿Qué es la metodología SMART y cómo ayuda en el crecimiento de una empresa?

SMART es una metodología que le permite a los directivos de una organización tener presentes ciertos elementos que resultan indispensables a la hora de elaborar un objetivo.

La definición de objetivos, en muchos casos, puede ser un proceso muy complicado cuando se quiere iniciar un proyecto o precisar nuevas estrategias.

Si una empresa logra definir objetivos claros, va a garantizar más fácilmente su crecimiento.

El método SMART se refiere a los siguientes aspectos:

  • Specific (Específico) Contiene una parte estratégica de vital importancia.

Una efectiva manera de crear un objetivo específico es planteándose algunas preguntas, tales como:

   ¿Qué? Se refiere a detallar aquello que queremos llevar a cabo para alcanzar nuestro objetivo.

   ¿Cuál? Para contemplar los posibles obstáculos que puedan presentarse para lograr los objetivos.

  ¿Quién? Será la persona que la empresa asigne para asegurarse que se cumpla el objetivo.

 ¿Dónde? Siempre que la ubicación sea relevante para la consecución del objetivo.

  • Measurable (Medible) Se deben acordar ciertos criterios de medición para verificar si se están efectuando los objetivos.

Si no se mide el avance de un objetivo y no se le revisa de forma continua, es imposible saber cuánto falta para su realización.

Un objetivo SMART debe ser cuantificable.

  • Achievable (Realizable) Un objetivo debe estar alineado con la estrategia y debe ser alcanzable.
  • Relevant (Relevante) Un objetivo debe estar orientado a resultados y al alcance de las posibilidades de una empresa.
  • Time bound (Tiempo límite) Es fundamental fijar una fecha límite para cumplir un objetivo para evitar que algunas actividades sean pospuestas por nuevos problemas, a los cuales, se les da en ocasiones un carácter urgente.

Algunas de las ventajas de establecer objetivos con éste método son:

  • Los objetivos SMART son de fácil entendimiento.
  • Implican un plan de acción.
  • Se redactan metas que se pueden cumplir.
  • Sirven para darle seguimiento a la totalidad de los proyectos encauzados por una empresa.
  • Facilitan la asignación de tareas y responsabilidades en los equipos conformados por los colaboradores de una organización.

Puntualizar objetivos con la metodología SMART contribuye a la expansión de una empresa, por ello, es de gran relevancia que los directores y gerentes de las distintas áreas que la conforman se involucren de manera integral en la definición de los mismos.   

Verónica Romero

 

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Enero 2019 - 15:50
Redes sociales: 
0
Fecha B: 
Viernes, 04 de Enero 2019 - 18:05
Fecha C: 
Sábado, 05 de Enero 2019 - 07:05
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Debate que Viene. La Marihuana y sus Derivados

"Lo único que realmente puede Mover a México es la Sociedad Civil organizada"
Anónimo

El sitio de internet de los promotores del controvertido amparo que la Suprema Corte otorgó con respecto a el uso de la marihuana me sorprendió por la información que encontré allí. En el portal www.smartclub.mx se incluyen documentos que respaldan los "Amigos de la Corte" en su figura Amicus Curiae de personajes nacionales e internacionales. Hay artículos de actualidad muy interesantes.

El objetivo original de la "Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerable, A.C., SMART" —dice su portal— "es atender, sin fines de lucro, las necesidades de un gran número de personas sujetas a tratamientos de quimioterapia, aquellos con esclerosis múltiple, artritis o glaucoma, epilepsia, síndrome de Tourette, así como el grupo de personas en riesgo de padecer el síndrome consuntivo.

Cuando se le permita operar aventuran que "podría funcionar como un refugio seguro para un gran número con enfermedades y padecimientos que pueden ser aliviados mediante el consumo controlado e informado de la cannabis y sus derivados".

No sé que tan bien SMART hizo su trabajo, a primera vista y al parecer buscó una cosa —los fines terapéuticos y medicinales de la cannabis— pero consiguió otra: que cuatro de sus miembros —personas físicas— puedan cultivar, producir y consumir —sin fines de lucro— la hierba mágica.

También encontré que "El proyecto elaborado por el ministro Zaldívar califica que la Ley no permite el uso recreativo, sino que elude criminalizar la portación en cantidades mínimas y que tampoco permite su cultivo para uso personal. El Ministro también sostiene que con la Ley como hoy está redactada, afecta derechos fundamentales y no explora alternativas menos extremas para regular el consumo y prevenir las afectaciones que generan".

"El que se permita tener cantidades mínimas de mariguana, según Zaldívar, “no consagra de ninguna manera una autorización o un derecho al consumo personal en los términos en los que lo solicitan los quejosos, puesto que además de que únicamente se limitan a despenalizar el consumo en una cantidad muy pequeña, dichos preceptos no permiten la realización de las otras actividades correlativas al consumo, como siembra, cultivo, cosecha, preparación, transporte, etcétera”.

Finalmente la Corte declaró inconstitucionales cinco artículos de la Ley General de Salud que prohíben el uso y cultivo con fines recreativos de la marihuana, aunque mantienen la prohibición de su comercio y entiendo que en el fondo del asunto es una cuestión de un derecho fundamental del ser humano: decidir por él solo.

mariguana2.jpg

Manual de Cultivo

Todo este revuelo ha tenido un efecto importante y al final de cuentas la orden que dio el General —como en la canción de grillito cantor que en sus estrofas sugiere que bien podía haber fumado el pastito vacilador— es que se convocó al debate nacional con la Secretaría de Gobernación al frente. ¿Porqué no la Secretaría de Salud?

Pronto tendremos foros de especialistas para que hagan sesudos análisis de un problema que ya está muy estudiado y debatido en el mundo civilizado. Y en todo este asunto unos estarán en contra y otros a favor y la pregunta es quién va a decidir ¿Una encuesta? ¿Un volado?¿Otra vez la Suprema Corte? O los intereses privados de quien realmente manda en este negocio: el Crimen Organizado y sus socios. Gulp!

El hecho es que fumar marihuana produce una sensación poco habitual —el efecto es que se retrasa el tiempo— y puede producir mucha risa, mucha hambre, relajación... ¡Qué sé yo!  El estado de conciencia se altera —como con todas las drogas— y cada quien dirá. A la larga, el fumador habitual, se vuelve un soñador empedernido, cuando menos esa es mi experiencia con mis amigos que le tomaron el gusto a la mota pues soy miembro de la generación de ¡Peace and Love!

Y el hecho es que su consumo es generalizado —dicen que la cocaína también— pues en casi en cualquier fiesta o reventón las drogas están presentes. El alcohol y el tabaco ni se diga.

Lo importante es que el "litigio estratégico" creado por los socios de SMART para lograr la legalización y descriminalización de la Cannabis y sus derivados ya prendió la mecha. Es un hecho es que la cannabis bien aplicada ayuda como un remedio efectivo para ciertas dolencias y puede favorecer —sí todo esto se hace bien— a darle un sesgo importante contra la guerra de las drogas. Allí es donde se va a requerir mucho talento y la labor del estado mexicano será darle mucha difusión para combatir sus efectos negativos con educación para que la juventud no caiga rendida a sus pies.

Estoy convencido que "Lo único que realmente puede "Mover a México" en este tema y muchos otros, son las convocatorias que haga la Sociedad Civil organizada...". Desgraciadamente a los gobernantes ya no les creemos nada y a muchos de ellos, tal vez, un "toque" no les caería mal...

 

Fecha: 
Miércoles, 18 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sí... a la mariguana

El día 9 de noviembre del 2015 fue publicado en este portal, un artículo escrito por Antonio G. Trejo, titulado “No…a la mariguana”. El presente texto pretende responder a algunas de las cuestiones planteadas en el mencionado artículo, y que desde mi óptica contiene profundos problemas de coherencia en la argumentación.

Sobre la reciente sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que ampara a cuatro personas para permitirles la producción y consumo de mariguana, Antonio G. Trejo sostuvo que: “lo que el ministro Zaldívar y los miembros de SMART pretenden, con razón o sin ella es una aberración, pues si bien sus argumentos son legales, también son poco prácticos y egoístas, pues solo denotan la satisfacción de sus ambiciones, están fuera del contexto y los lineamientos que rigen a una sociedad” [énfasis añadido].

Llama la atención la afirmación. Se dice que la resolución es una “aberración” y no se ajusta a los “lineamientos que rigen a una sociedad”, pero el problema es que nunca nos explica ¿Cuáles son esos lineamientos que rigen a una sociedad? y parte de la insostenible premisa de asegurar que la sociedad mexicana tiene un consenso indiscutible de “nuestros lineamientos”, como si en realidad fueran tan obvios –los lineamientos sociales- que no existe duda alguna sobre ello. Adicionalmente, el argumento olvida que vivimos en sociedades en donde la pluralidad es un rasgo característico de la convivencia, y donde se generan en todo momento profundos desacuerdos razonables sobre cuales sobre cuáles son las "mejores" formas de vivir en sociedad.

Me parece que el prohibir el consumo de drogas como la mariguana, es una determinación normativa que conlleva una idea "paternalista" de los derechos, una intromisión indebida a la esfera de libertad de acción de cada individuo. La pregunta a responder entonces es si ¿Debe permitirse la existencia de normas de tipo "perfeccionista"?

En la tradición del liberalismo político, están conectadas varias ideas que representan las razones excluidas para limitar una libertad, entre ellas se encuentra el "no perfeccionismo", es decir la no existencia de un ideal moral del bien público. El Estado no puede imponer un solo modo de vivir por más “justo” que le parezca, esa no puede ser la función de los Estados democráticos contemporáneos.

La idea que subyace del pensamiento liberal de los derechos humanos es el principio de dominio propio, es decir no se debe considerar a las personas como simples colecciones de preferencias, sino la idea moral fundamental que debe prevalecer es la que defiende que nosotros somos "propietarios" de nuestra propia persona.

Ahora bien,  Antonio G. Trejo,  afirma sobre la mariguana que en la SJCN “se han olvidado que es un problema de salud que tiene una profunda y marcada repercusión social”. Este argumento estalla en las manos, en realidad justamente el proyecto elaborado por Zaldivar, asume que el problema es un asunto de salud pública, y que por tanto cualquier esfuerzo por combatir el consumo debe ser desde ese ámbito y no criminalizando a los consumidores, es decir, si aceptamos la idea de que el problema de la mariguana es de salud pública y no del derecho penal o de la lógica del castigo, entonces defenderemos la idea de legalizar el consumo (perspectiva de derechos humanos) y tratar la cuestión con políticas públicas de salud.

En contrario, la lógica prohibicionista asumida por G. Trejo, tiene un punto ciego, pues tendría que responder a  la siguiente pregunta: si afirmamos que debemos prohibir el consumo de mariguana porque “atenta contra la salud de los adolescentes y los jóvenes” ¿estaría usted de acuerdo entonces en prohibir el consumo de alcohol, cigarro y de todo aquello que consideremos dañino o moralmente reprochable para vivir en una sociedad? ¿Estaríamos dispuestos como personas a conceder ese poder de decisión sobre nuestros modos de vida a los gobernantes? ¿Bajo cuáles criterios  se justifica  prohibir solo sustancias como la marihuana, excluyendo a otras como el alcohol y el cigarro? Además, cabe cuestionarnos si esos criterios elegidos serán suficientemente legítimos en una sociedad democrática para limitar un derecho de libertad.

Finalmente Antonio G. Trejo pregunta: ¿qué sucederá cuando otro grupito SMART o el equivalente pida la legalización de: la heroína, anfetaminas, cocaína, analgésicos derivados del opio, drogas sintéticas, bebidas energéticas, etcétera? Bien, quizá ese día entendamos que  el problema de las drogas es un problema de la salud pública que defiende los derechos humanos de los usuarios y favorece el control del mercado de las drogas por parte del Estado, y también empecemos a formar una ética social que considere  al adicto como enfermo y no como delincuente, a reconocer plenamente los derechos del usuario que  es adicto, incluido el derecho a consumir.

Al margen de los aquí expresado, resalto que la amplitud de esta discusión nos permite formular desde distintos ámbitos las posturas existentes. La importancia de los debates que implican la determinación de "los buenos y malos modos de vivir" de una comunidad, son de carácter capital, son esenciales como forma de participación y resultan indispensables para el desarrollo de una ciudadanía sólida que debe participar en las decisiones más importantes de nuestra vida política: nuestros derechos y libertades.

Fecha: 
Jueves, 12 de Noviembre 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1