Se encuentra usted aquí

silvano aureoles

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las pasiones de Beltrones

 

La lucha por la presidencia de la República en el 2018 empezó ya y eso lo sabemos todos. En la época del priísmo como partido único, se guardaban las formas y las fórmulas mediante las cuales el presidente en funciones decidía “en soledad” el nombre de su sucesor. Pero eso quedó en el pasado con la “madurez” alcanzada por nuestro sistema político y ahora los partidos y los suspirantes sacan sus cartas y la decisión del que antes ejercía el derecho de dedo, no determina el triunfo.

Todos sabemos que el proceso electoral para la renovación del ejecutivo federal ha iniciado con el reposicionamiento de posibles candidatos en las estructuras internas de los partidos o con las declaraciones un tanto veladas de posibles candidatos independientes.

Hay quienes ven a Margarita Zavala por la libre; inequívocamente se sabe que López Obrador estará en la contienda por Morena; no se ve a ningún Cárdenas, aunque el proyecto Por México Hoy que encabeza el ingeniero haga guiños de “aquí estoy”; por el PRD muchos perfilan a Mancera —aunque en Michoacán algunos simpatizantes de Silvano Aureoles lo ponen en la contienda—; y, desde el poder la caballada empieza a engordar, con miras a que el PRI continúe en la silla presidencial.

Podemos coincidir con Ciro Gómez Leyva cuando le reclama a Beltrones la tardanza con la que ha respondido a los spots de Morena y la figura omnipresente de Andrés Manuel en, se estima, un millón 100 mil impactos a nivel nacional. Beltrones ha emprendido una cruzada para la modificación de la ley electoral para evitar esos “fraudes” a la ley y qué bueno que así sea, pero la ganancia de Obrador nadie se la quita.

López Obrador respondió a Beltrones con la estrategia que le ha funcionado, victimizándose: “es como otro desafuero” ha dicho el que aseguró que no iría por una tercera contienda por la presidencia.

En efecto, Obrador incumple una declaración que hizo después de su primera derrota electoral por la Presidencia de la República en un evidente desprecio por Cárdenas diciendo algo así como “no seré un eterno candidato a la presidencia".

Pero no me sorprendo de que incumpla esa declaración. Con los resultados de Morena en las pasadas elecciones, tal vez se sienta con un escenario inmejorable para llegar al poder. Por eso es la actitud de Beltrones. La pasión con la que ahora el sonorense defiende los tiempos del Estado para que no se abuse o se saque un beneficio indebido de esa prerrogativa, se lee, con lógica, como una estrategia no necesariamente tardía para restarle presencia a quien ya la tiene y empezar a configurar los escenarios del PRI, justamente para ir abriendo el camino a su candidato.

Creo que se equivoca Obrador al estimar que la “ley Beltrones no pasará”. La habilidad política y la influencia de Manlio Fabio es incuestionable y seguramente encontrará eco en los demás partidos que también se beneficiarían de cualquier freno que le pongan al tabasqueño.

Fecha: 
Sábado, 21 de Noviembre 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La educación superior en Michoacán, con visión electoral

No quiero imaginar que el pensamiento y visión de futuro de la educación pública en México sea igual en todo el país, a la de los seis candidatos por el gobierno de Michoacán.

El martes pasado, a invitación de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se reunieron ante un público hipotéticamente universitario, quienes pretenden encabezar la administración pública estatal a partir de octubre de este año.

Eran doce minutos los que se pactaron, sin posibilidad de réplica o preguntas de los asistentes, y les fueron justos para hablar de cómo ven a la universidad y lo que harían con ella, de llegar a gobernar la entidad. Potencialmente son cerca de 50 mil votos (entre estudiantes y empleados universitarios) los que puede representar esta institución y sólo se escucharon planteamientos huecos, promesas y frases espectaculares y varios de los vicios que aquejan a la que domésticamente llaman la Casa de Hidalgo, sin  propuestas claras de solución.

Desde luego el punto coincidente fue el de pleno respeto a la autonomía universitaria, pero donde se empezaron a dar las cosas de interés fue cuando se hicieron esas declaraciones lucidoras que pueden apantallar por sus generosidad aparente, pero que no encuentran asidero en la realidad.

Algunos de los candidatos identificaron como los problemas más angustiantes de la Universidad Michoacana, el déficit que se ha ido incrementando año con año y las pensiones y jubilaciones.

En efecto, las autoridades de la Universidad Michoacana reconocen el elevado déficit con que opera la institución, al que la panista Luisa María Calderón considera se debe reestructurar, de tal suerte que en el largo plazo haga viable a la casa de estudios.

Por su parte, el abanderado del PRD y de otros partidos, Silvano Aureoles, se pronunció por la gratuidad y por la cobertura al cien por ciento de la demanda, sin decir los cómos sustentar sus propuestas que de entrada demandarían infraestructura, equipamiento y maestros. La gratuidad, desde luego deseable tanto como una mayor obertura, empantanó la relación entre el gobierno del también perredista Leonel Godoy y la UMSNH (según ésta, quedó a deber el subsidio por tal concepto).

En su turno, el candidato Ascención Orihuela Bárcenas, del PRI, presentó una confusa propuesta “piramidal”, que vea por el impulso a más de cien productos y la creación, por otro lado, de un proyecto de amplio espectro, lo que sea que esto signifique. Dijo también que “propondría” una revisión de los programas educativos que la UMSNH ofrece, en la búsqueda de abatir el desempleo. Cosa rara si uno de los componentes de la autonomía universitaria es justamente la potestad de las universidades de diseñar y operar los planes de estudio.

Los aplausos fáciles se desprendieron de los asistentes ante cada promesa, más o menos nutridos dependiendo de los seguidores que cada candidato o partido logró introducir al recinto.

La guerra de declaraciones y promesas, no sólo en Michoacán sino en el territorio nacional, está librando batallas. Si la masa crítica que se encuentra en las universidades festeja, casi a rabiar, declaraciones vacuas y sin futuro, que se espera de un electorado acrítico que está más preocupado por el sustento diario, que por informarse y ver la viabilidad de las ofertas que a granel se siembran todos los días.

Las buenas intensiones no bastan. La política debe modernizarse y cambiar los paradigmas que nos han inyectado a lo largo de décadas, que se sostienen en posturas populistas y venta de esperanzas.

Las universidades del país, en su conjunto, enfrentan problemáticas comunes como la falta de esquemas viables de pensiones y jubilaciones; estructuras obesas e ineficaces, además de falta de recursos para la investigación y la inversión en un verdadero capital humano. Son, qué duda cabe, los asuntos que de entrada debe plantear un programa de gobierno bien estructurado, bajo estudios de viabilidad y, sobre todo, planteados responsablemente.

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 14:00
Redes sociales: 
1