Se encuentra usted aquí

secretarías

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un bonito discurso presidencial

Me parece que Peña Nieto en su discurso se armó de frases y opiniones dichas por los ciudadanos en diferentes foros y muchas aseveraciones apuntadas por la sociedad durante los tres últimos años fueron material para su discurso.

Sabiéndose informar, es muy sencillo darse cuenta de la situación general del país por medio de los foros electrónicos, el señor puede no leer libros o mensajes, sin embargo es claro que tiene a un equipo de personas que sí lo hacen y tienen la tarea de elegir lo más elegante que dice la gente por eso, su discurso sonó “socialmente bonito” en algunas partes.

Habló de lo que debe hacerse no dijo nada que no supiéramos y faltó escuchar lo que no sabemos, los números y las estadísticas de todas las dependencias necesarios en el reporte,  los indicativos importantes y las cifras económicas sonaron más a relleno y que se parece mucho a las novelas en libros gordos de 400 páginas que están llenas de detalles de cada una de las cosas que se encuentran en el escenario que construyen, que si se saltan diez páginas en las que se describe la rama de un árbol no pasa nada y la historia sigue, así el informe de gobierno y es vergonzoso además, ver que existen tantos lambiscones aplaudiendo la decadencia, la falsedad y el relleno, no se olvidan de aquella vieja expresión: ¿qué hora es? –la que usted quiera Sr. Presidente-.

Se dijo desde el principio que Peña Nieto no lee y será la etiqueta que lo persiga el resto de su vida, con ese detalle cientos de miles de mexicanos exculparon su propia ignorancia. No es necesario leer tres libros, con leer textos completos en internet y entenderlos es suficiente para empezar a ser buen lector, eso sí, habrá que reconocerle a Peña que se haya hecho un experto en la lectura del telepromter, mientras que muchos que se presumen lectores informados no son capaces de leer completa ninguna información y asumen el contenido en las tres primeras líneas.

Habló Peña de las necesidades y la grandeza de la población, dijo que conoció gente muy valiosa y entregada, es verdad los vemos por todos lados, quienes se informan y pasean el México nuestro de cada día lo saben aunque para Peña Nieto estas realidades sean solo adornos para enganchar, la carencia de su gobierno con la necedad de sus decisiones y la ineptitud de las dependencias.

Entre otras, se le ocurre ahora enviar al Congreso la iniciativa para crear una Secretaría de la Cultura, si no se han resuelto los problemas existentes con lo que hay, crear otro organismo solo integrará desajustes a los desajustes que no han sido ordenados hasta hoy. Con seguridad el creador del discurso se metió en todas las entradas de internet que decían “Cultura en México” y de ahí surge la idea de poner atención a este rubro adornándolo, otra vez, con las pertinentes  palabras de la sociedad. Por supuesto que Rafael Tovar y de Teresa levantó la voz de inmediato y alabó la iniciativa como adelantándose a ocupar un puesto en cuanto el Congreso apruebe la Secretaría y desparezca Conaculta.

En cada  transición de administraciones hay cambios radicales, el papeleo y la función se “renueva” con la consigna de hacer más ágil y productivo el desarrollo de la cultura, lo único que esto provoca es mantener a los funcionarios atrás del escritorio imposibilitándolos a hacer su trabajo de campo y a los artistas en la espera de que ellos se organicen, cuando ya todo está entendido y en orden la gestión cambia y nada se alcanzó a hacer, son pocas las acciones que quedan de una administración a otra y las que pudieron ser importantes se borran porque el color del partido cambió. Se parece a la tecnología, apenas aprendemos el funcionamiento de un teléfono y llega otro totalmente diferente.

Al gobierno le gusta entrometerse en las acciones de la sociedad civil no para ayudar y respaldar, sino para adelantarse y proponer las ideas de otros lo que lleva al ‘robo’ del presupuesto y el dinero que le corresponde a la organización civil se lo lleva el gobierno, es decir,  saludan con sombrero ajeno. Cuando las ideas y las demandas de la sociedad  que se mueven, hacen ruido y requieren de un recurso gubernamental, entonces el gobierno las toma opacando el trabajo de la gente.

Habló Peña de las exposiciones importantes que se ofrecen como parte de la cultura, esas son una obligación dentro de su programa no un regalo para la sociedad y la gente no acude como se esperaría no porque no les interese, la sociedad simplemente ha dejado de creer en el trabajo de los organismos no importa de cuál estemos hablando. La gente asiste a lo que la gente hace y que no tiene ningún color. Aunque el gobierno se adelante a crear la Gran Secretaría para beneficio de la población, mientras ésta no crea cualquier cosa seguirá sin funcionar.

Así puede el gobierno seguir inventando programas y reduciendo presupuestos que mientras no trabajen en reconstruir la credibilidad de la sociedad hacia las dependencias las cosas nunca van a ser mejores.

Y el discurso bonito de Peña Nieto, debe ser aplaudido enfáticamente porque lo que dijo es la repetición de las opiniones de miles de mexicanos, incluyendo el populismo.

Autor:

Fecha: 
Martes, 08 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Con los cambios en el gabinete inicia la sucesión presidencial

Por fin se despejó la incógnita: después de tantas especulaciones el presidente Peña Nieto realizó el día de ayer los cambios en su gabinete y en la ortodoxia priísta, los enroques de mitad de sexenio significan un reacomodo con miras a la sucesión presidencial, de tal suerte que en adelante, aunque esa posibilidad no se puede descartar, la expectativa de otros movimiento será menor.

Será de esta reconformación de su equipo de donde saldrán los precandidatos a sucederlo, aunque ya podemos señalar por descontado que como resultado de este anuncio y del arribo de Manlio Fabio Beltrones al PRI, él y José Antonio Meade se colocan como los más fuerte aspirantes.

Porque aunque se supone que Beltrones no era la primera opción de Peña Nieto, de entrada enviarlo al partido tiene esa intención, no hay en el escenario otro priísta con su dimensión.

No se puede asumir que en estos movimientos, no hay de por medio un mensaje político intrínseco, eso sería ingenuo y, en todo caso, es parte de un ejercicio para medir las reacciones posteriores.

Por ello llama poderosamente la atención el nombramiento de Meade en la Sedesol, la plataforma privilegiada para construir proyecto político, con lo que es evidente se ubica como el plan A de los Pinos.

Aunque el Presidente contemple otras opciones, en esta dinámica las cosas parecen haber quedado alineadas a favor de Beltrones, si bien esto seguramente no obedeció a una estrategia definida específicamente para ese propósito, la consecuencia lo infiere naturalmente.

Esto porque en el paquete de modificaciones el único elemento que se integra para sumarse a la lista de potenciales aspirantes es Meade y los que ya se conocían, permanecen en sus posiciones originales.

Meade no compite con Beltrones en términos de popularidad y aceptación, aunque no se puede dejar de lado su brillante currículum y la efectividad en el desempeño de sus anteriores encargos, su perfil es técnico.

Meade puede presumir de ser Secretario por cuarta vez ininterrumpida y de haberlo sido con dos presidentes de partidos distintos, lo cual no es cosa menor, esa es una extraordinaria tarjeta de presentación.

Con la llegada de Meade a la Sedesol, todos los reflectores van a apuntar hacia él, para evaluar su desempeño que, independientemente del carácter de la responsabilidad, se fijaran más en sus actitudes políticas.

Meade no sólo tendrá que cumplir cabalmente con la encomienda, tendrá que ser capaz de despegar públicamente a partir de ella, establecer una oferta que lo haga trascender, para ser equilibrio con Beltrones y la carta fuerte del Presidente, porque es evidente que para eso lo nombró.

Videgaray está prácticamente descartado, además de que él mismo nunca se ha planteado esa opción; sus intereses y objetivos claramente apuntan en otra dirección.

A Osorio Chong, la fuga del “Chapo Guzmán” le significó un golpe sepulcral, su imagen pública se deterioró de forma que no parece haber margen para recuperarla.

Si a Aurelio Nuño el Presidente lo hubiera querido proyectar, realmente lo hubiera enviado a la Sedesol y en cambio prefirió a Meade. Nuño no tendrá en la SEP una plataforma adecuada para establecer una estrategia publicitaria eficiente de posicionamiento público y desarrollarse políticamente, además de ser el responsable y artífice de gran parte de los errores de operación y comunicación de esta administración, lo cual pone en entredicho sus auto publicitadas supuestas habilidades. No tiene una relación real con el partido y sus militantes.

Visto así, no hay quien compita en popularidad genuina con Beltrones; basta ver el gran entusiasmo con el que los priístas lo recibieron como su nuevo dirigente.

De cualquier forma Beltrones tendrá en lo subsecuente tres grandes retos: ganar la mayor cantidad de gubernaturas que se disputan el año próximo, lo cual es su principal responsabilidad, el parámetro donde se medirá su eficiencia.

Asimismo, mantener la expectativa favorable de la que hoy goza, con los militantes y grupos de poder del priísmo para que, independientemente de los resultados electorales, siga posicionado como el hombre fuerte del partido.

Y quizá lo más importante: salvaguardar su relación personal con el presidente Peña Nieto, que se hace cada vez más cercana, porque sus rivales lo van a desafiar y atacar por esa vía, la más sensible y la que define.

Aun cuando los nombres y los posicionamientos de los integrantes del gabinete y del líder del PRI son una referencia indiscutible de la ruta política trazada por el Presidente para la segunda parte de su sexenio y para el proceso por la candidatura presidencial, el gobierno requiere de una reingeniería profunda de sus políticas públicas, porque en las condiciones actuales su presencia electoral está en grave riesgo.

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas: