Se encuentra usted aquí

secretaría del trabajo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Cuántos niñas, niños y adolescentes tienen que morir para acabar con la servidumbre infantil?

Ayer fue el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil. No es un tema menor, por el contrario, se nos dice que aún hay en el mundo 400 millones de niños esclavos (Diario Cambio de Puebla. 16-04-15). En México coexisten  2 millones 500 con dicha condición. 

La cifra es aterradora, a pesar que el mismo Secretario del Trabajo Alfonso Navarrete Prida (en entrevista realizada por el periódico El Universal. 16-04-15) destaca que ha bajado, pues antes andaba en 3 millones 38 mil niños.  

El asesinato a tiros de un niño paquistaní de doce años y de nombre Igbal Masih, suscitó que a su muerte el día 16 de abril de 1995, y en su honor, Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) le concedieran el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil.

La esclavitud de Igbal, desde temprana edad, ya que a los cuatro años trabajaba doce horas al día en una fábrica de alfombras porque su padre lo vendió para pagar la boda de su hijo mayor, le obligó a la edad de diez años a convertirse en activista contra el trabajo tiranizado. 

Prostitución, hambre, drogas, abusos sexuales, violencia intrafamiliar y/o pornografía infantil, entre otras características vejatorias a la condición humana, es la casta social a la que miles de niñas, niños y adolescentes se encuentran todos los días aprisionados. Padeciendo a una edad temprana, y por completo, con la firme violación a todos sus derechos humanos.

En México, muy a pesar de la eficacia o eficiencia de la aplicación de las políticas públicas para erradicar la problemática de la explotación del trabajo infantil, en la referida entrevista al Secretario del Trabajo, se destaca que en “los campos agrícolas del país existe un enorme número de niños que están en condición de trabajo infantil que son explotados, una situación de esclavitud que el gobierno federal busca erradicar y que representa un ‘monumento a la impunidad’ ”. 

Asimismo, se nos dice que los “Estados que se dedican a la producción agrícola de temporal, mayormente en los campos agrícolas se encuentra el mayor número de problemas”. 

Los Estados donde se han encontrado con la problemática son: “Baja California Sur, Baja California, Sinaloa, Zacatecas, Michoacán, Guerrero”. Entidades Federativas, que “los grupos explotados son de comunidades donde los niveles educativos son menores, sus niveles de ingreso, y la oportunidad de desarrollo de las comunidades es muy deprimido, comunidades indígenas fundamentalmente”. 

Pero, al parecer, la solución no es del todo satisfactoria, aunque persistan con las inspecciones por parte de la Secretaría del Trabajo (11 mil y 140 millones de multas), el sistema de producción de la agricultura mexicana,  aún se basa en un sistema de explotación totalmente ilegal, según se advierte en la citada entrevista.  

En definitiva, una política eficaz, según aprecio no significa reducir el número de víctimas del maltrato infantil.

La Ley General de las Niñas y Niños y Adolescentes, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 4 de diciembre del 2014, determina que para garantizar la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, las autoridades realizarán las acciones y medidas, por ejemplo, para promover, tomar en cuenta la opinión y considerar los aspectos culturales, éticos, efectivos, educativos y de salud de ellas y ellos, es decir, en todos los aquellos asuntos de su incumbencia, de acuerdo a su edad, desarrollo evolutivo, cognoscitivo y madurez.  

Por consiguiente, la completa protección a las niñas, niños y adolescentes, implica la aplicación de la ley, así como encontrar de manera pronta con políticas eficientes y eficaces, la solución al malogrado sistema educativo de nuestro país.  

Sin embargo, todo indica que el interés político y/o voluntad política depende del momento y compromiso político de los actores políticos. 

La buena voluntad para el bienestar de los menores, no es fundamental para ellos. ¿Cómo? 

Fecha: 
Viernes, 17 de Abril 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Efectos de la inseguridad

El 7 de mayo de 2013 escribí en este espacio lo siguiente:

“En su afán de crear la percepción de que el país ya es menos inseguro que durante el sexenio de Felipe Calderón, el gobierno de Enrique Peña Nieto insiste en que la inseguridad ni frena ni ahuyenta las inversiones.

“Hace poco más de un mes, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguró que la inseguridad no es un factor determinante para las empresas a la hora de invertir en México, pues hay otras naciones con índices delincuenciales similares o incluso mayores al de nuestro país que captan importantes recursos. Puso como ejemplo a Brasil.

“Sobre el mismo asunto habló este fin de semana el secretario de Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, quien aseguró que “ese factor (la inseguridad) no ha disminuido la entrada de capital extranjero a México, por el contrario ha seguido creciendo.”

“Desafortunadamente, ni Osorio Chong ni Navarrete Prida pueden presumir que haya aumentado la llamada inversión extranjera directa que la Secretaría de Economía define como ‘aquella inversión que tiene como propósito crear un interés duradero y con fines económicos o empresariales a largo plazo por parte de un inversionista extranjero en el país receptor.”

Lo anterior viene a cuento porque ayer se difundieron dos noticias que desmienten totalmente lo que hace casi dos años aseguraron ambos funcionarios y confirman lo que muchos hemos venido diciendo desde hace años; noticias que corroboran que la inseguridad está afectando seriamente la inversión, tanto la de grandes corporaciones, como la de los negocios más pequeños del país.

Por un lado, el International Council of Shopping Centers (ICSC), que es la principal asociación de la industria de los centros comerciales en el mundo, anunció que con una inversión de 250,000 millones de pesos este año se construirán 38 centros comerciales en el país pero que ninguno de ellos se localizará en Guerrero, Michoacán y Tamaulipas debido a los altos niveles delincuenciales que se registran en cada uno de estos estados.

Por otro lado, Cuauhtémoc Rivera, que es el presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, aseguró que “los cambios en el régimen fiscal y los problemas de inseguridad provocaron el cierre de 30 mil misceláneas y la pérdida de 56 mil fuentes de trabajo entre 2014 y los primeros días de este año”. Añadió que la inseguridad y la delincuencia se concentran en  Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Chiapas, Zacatecas, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, y que es en estos estados donde más pequeños comercios han cerrado y empleos se han perdido. Dijo que en Guerrero, por motivos relacionados con la inseguridad pública, entre 40 y 45% de estos negocios han cerrado.

Declaraciones similares a las de Osorio Chong y Navarrete Prida, totalmente divorciadas de la realidad, son vertidas con demasiada frecuencia por funcionarios públicos de todos los niveles. Al hacerlo contribuyen a que el país esté plagado de “incredulidad y desconfianza”, como lo admitió el presidente Enrique Peña Nieta durante la entrevista que le hizo el periodista Jude Webber, del diario londinense The Financial Times, la cual se publicó el lunes pasado y puede verse en www.ft.com/intl/cms/s/0/2f8d3c84-bea1-11e4-8d9e-00144feab7de.html#axzz3TNm6bbcI.

La inseguridad acaba con la inversión. Ese es uno de sus muchos efectos nefastos. Tan nefastos como las declaraciones mentirosas de quienes deberían hablarnos siempre con la verdad.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 04 de Marzo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1