Se encuentra usted aquí

ricardo monreal

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En MORENA los moderados les ganan un round a los extremistas

El pasado lunes 64 senadores votaron para elegir a quien será la próxima presidenta de la cámara alta del poder legislativo federal. Por una mayoría de 33 votos resultó electa la tabasqueña Mónica Fernández. 29 senadores votaron a favor de que se reeligiera el actual presidente Martí Batres y dos se abstuvieron.

Después de la elección Batres se quejó amargamente, vía redes sociales y en entrevistas que le hicieron en programas de radio y TV, de ser la víctima de las maquinaciones del líder de la bancada morenista Ricardo Monreal.

En el primero de muchos tuits sobre el asunto, escribió que “Se convocó a votar a senadoras y senadores de Morena. De última hora se dejó votar al Grupo del PES. En consecuencia debe dejarse votar al Grupo Parlamentario del PT”.

Efectivamente, participaron en la elección las cinco senadoras que supuestamente pertenecen al Partido Encuentro Social. Y digo supuestamente porque conforman un grupo parlamentario que representa a un partido que no existe después de las elecciones federales del 1 de julio de 2018.

Las cinco senadoras son Katya Ávila, María Antonia Cárdenas, Elvia Mora, Eunice Romo y Sasil de León, siendo esta última la coordinadora del grupo pesista.

Casi todas eran militantes o simpatizantes de MORENA antes conformar el grupo parlamentario del difunto partido y así tener derecho a que su coordinadora pertenezca a la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), y sus integrantes presidan comisiones y disfruten de prerrogativas que no están al alcance de un legislador independiente.

La presencia de De León Villard en la JUCOPO le dio un voto más los morenistas en dicho órgano senatorial que está conformado por los coordinadores de los ocho partidos representado en el Senado.

Que las cinco senadoras del PES pertenecen a MORENA queda de manifiesto al ver el sitio morena.senado.gob. Ahí aparecen como integrantes del grupo morenista. En dicho sitio no aparece ninguno de los seis senadores del PT, lo cual explica que Monreal no los invitara a participar en la elección que perdió Batres.

En pocas palabras: estas legisladoras son pesistas de mentiras y morenistas de verdad.

La elección que ganó Mónica Fernández es el round más reciente de la pugna que dentro de MORENA enfrenta a lo que pudiéramos denominar los moderados, comandados por Monreal y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y los extremistas que son encabezados por Batres y la presidenta nacional morenista Citlali Ibáñez (a) Yeidckol Polevnsky.

Antes de este agarrón, ambos bandos se dieron duro cuando los moderados impulsaron al senador Alejandro Armenta para que fuera el candidato a la gubernatura de Puebla y los extremistas al también senador Miguel Barbosa. Ese round lo ganaron los segundos y hoy Barbosa es el gobernador poblano.

El siguiente se dará el 20 de noviembre, cuando los morenistas elijan a sus nuevos dirigentes partidistas. Por los extremistas buscará la presidencia nacional la señora Ibáñez, mientras que por los moderados competirá el coordinador de los diputados morenistas Mario Delgado.

Y mientras se dan con todo, el fundador de MORENA asegura que no participará en la política interna de su partido mientras sea presidente de México.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 21 de Agosto 2019 - 12:30
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 21 de Agosto 2019 - 21:15
Fecha C: 
Jueves, 22 de Agosto 2019 - 08:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Saqueos?

Varios de los nuevos jefes delegacionales del Distrito Federal han denunciado que los perredistas que entre el 1 de octubre de 2012 y el 30 de septiembre los antecedieron en el puesto saquearon los bienes muebles e inmuebles propiedad de los gobiernos delegacionales que ahora están bajo su responsabilidad.

Las acusaciones más graves son las que desde hace meses ha hecho Ricardo Monreal, el ex gobernador perredista de Zacatecas y flamante delegado moreno de Cuauhtémoc.

A fines de julio pasado, representantes del entonces delegado electo Monreal presentaron ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) una denuncia de hechos en contra de quien fuera jefe delegacional perredista, Alejandro Fernández, y varios miembros de su equipo, por la presunta destrucción de documentos del archivo delegacional que fueron encontrados después de haber sido tirados a la basura.

Entre lo que el equipo de Monreal supuestamente recuperó de la basura había documentos relacionados a varias áreas de la delegación, entre ellas el archivo histórico, nóminas, inventarios, remisión de mercancías, control vehicular, reportes jurídicos y de gobierno, registros de mercados y padrones de ambulantes. La denuncia estaba sustentada en 50 pruebas reconstruidas, entre ellas, los fragmentos que encontraron la basura y tres bolsas que con 58,682 fragmentos de documentos públicos destruidos.

De acuerdo a los asesores legales del ahora delegado, en la denuncia podrían estar tipificados por lo menos diez delitos perpetrados por Fernández y otros ex funcionarios delegacionales.

Han transcurrido poco más de dos meses desde que se presentara la denuncia arriba detallada y el ministerio público del DF aún no ha dado a conocer algún resultado de sus pesquisas.

Hace unos días Monreal nuevamente denunció a los perredistas que entre 2012 y 2015 gobernaron la Cuauhtémoc. Dijo que la ex jefa delegacional interina, Jimena Martín del Campo y su equipo saquearon el patrimonio mueble e inmueble de la delegación. Acusó a su antecesora de llevarse hasta los botes de basura. De ser cierto lo anterior, Martín del Campo pudiera terminar en la cárcel, junto con Alejandro Fernández, quien el 7 de junio pasado perdió la elección para diputado local después de ser postulado por el PRD.

Falta ahora que Monreal presente las denuncias correspondientes contra Fernández y Martín del Campo, no solo ante la PGJDF sino ante la Contraloría General del Distrito Federal; que las denuncias estén bien sustentadas; y que tanto el MP como los investigadores de la CGDF hagan su trabajo. Mientras todo esto no suceda, solo nos quedará preguntarnos si en realidad los perredistas saquearon la delegación Cuauhtémoc o si las denuncias del nuevo delegado solo se hicieron con propósitos políticos.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 08 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1