Se encuentra usted aquí

repudio

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Iniciativas Ciudadanas. ¿Pueden progresar...?

La impunidad se define como la ausencia de castigo por un delito que se comete.

De acuerdo a un estudio reciente elaborado por la Universidad de Las Américas, nuestro país ocupa el lugar 58 de 59 países en índices de impunidad, solo adelante de Filipinas, lo cual es preocupante, inaceptable y debe terminar. El estudio se puede leer en http://www.udlap.mx/cesij/.

De forma paralela, con la reciente publicación de este estudio, existen dos iniciativas ciudadanas que buscan básicamente la erradicación de la impunidad —y todo lo que acompaña a esta fatalidad— que sin duda, es uno de los principales cánceres de nuestro país que lastima a la sociedad entera.

La primera iniciativa es la llamada "Tres por Tres" convocada por el Instituto Mexicano para la Competividad y Transparencia Mexicana que han propuesto que todo candidato a un cargo de elección popular haga públicas tres declaraciones: patrimonial, de conflicto de interés y fiscal. Hoy día sólo se han sumando a la iniciativa cuatro de los candidatos a gobernadores de las nueve gubernaturas que están en juego (deben ser más de 40 candidatos con cierta posibilidad de ser electos). Martha Zepeda (PRD/Colima), Carlos Mendoza Davis (PAN, BCS), Luisa Calderón Hinojosa (PAN/Michoacán) y Francisco Domínguez (PAN, Querétaro). Asimismo sólo se han sumado una pequeña cantidad de candidatos a diputados federales y estatales (39). En las semanas que vienen veremos si progresa la iniciativa la cual pudiera influir a la hora de los debates entre los candidatos.

Alguna Ley debiera obligar a todos los candidatos, servidores públicos de todos los niveles, jueces, funcionarios de los partidos políticos, líderes sindicales a presentar dichas declaraciones.

La otra iniciativa es la de un grupo de senadores y personajes de la sociedad civil como son el actor Daniel Giménez Cacho; los senadores Javier Corral, Manuel Bartlett y Layda Sansores; así como por activistas como el padre Alejandro Solalinde Guerra y el ex Diputado Gerardo Fernández Noroña entre otros. Su convocatoria dice:

"Al acudir a votar en los próximos comicios federales, le planteamos al votante que al realizar el primer doblez de la boleta electoral, introduzca en ésta la REVOCACIÓN DEL MANDATO DE ENRIQUE PEÑA NIETO COMO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA".

"El votante llevará a la urna la siguiente hoja que se puede bajar en la siguiente liga: https://quesevaya.wordpress.com/ El voto es secreto y la inclusión de esta revocación de mandato de Peña también lo es. De esta manera se garantiza la libertad, la secrecía y el derecho de cada votante a expresar su voto y su determinación sobre un tema tan importante en la vida pública nacional".

Por otra parte, al acudir a votar e introducir en la boleta electoral la revocación de mandato, además de ejercer un derecho de libre manifestación, se estará expresando de manera explícita nuestra determinación de cambiar el actual estado de cosas.

Adicional a lo anterior, la legislación electoral prevé en su artículo 293 numeral 1, inciso e, la figura del incidente electoral. Al final de la jornada electoral —además de las boletas con los votos emitidos por la ciudadanía— aparecerán los formatos de revocación de mandato, expresando la determinación de remover del cargo a Enrique Peña Nieto; por tanto, los funcionarios de casilla están obligados a dar cuenta en las actas de esta situación, ya que es un incidente electoral.

Nuestra intención es que se muestre de manera clara y contundente el repudio al gobierno de Enrique Peña Nieto, por tanto exigiremos que las hojas de revocación de mandato sean contadas, quedando manifestada la magnitud del repudio popular a su gobierno. De hecho solicitamos al INE en el formato de revocación que con fundamento en el derecho de petición establecido en la Constitución, realice el recuento de las revocaciones depositadas en las urnas por los votantes durante la jornada electoral.

Es evidente que las autoridades electorales tratarán de desestimar nuestra iniciativa, ignorarla o restarle cualquier validez o importancia. Pero si logramos —como lo haremos— una respuesta masiva del electorado, la sanción política al ejecutivo federal será contundente. Con fundamento en todo lo anterior, CONVOCAMOS:

1. A todos los mexicanos y mexicanas a participar en las elecciones federales y locales del próximo 7 de junio y votar libremente por el candidato o partido de su preferencia.

2. A todos aquellos que al acudir a las urnas y que compartan a lo largo y ancho del país nuestra indignación con el actual gobierno y que quieran revocar del cargo de Presidente de la República a Enrique Peña Nieto, hagan suya esta iniciativa.

3. A formar grupos de trabajo, comités y equipos en el barrio, colonia, comunidad, escuela, centro de trabajo, municipio, estado y regiones del país en que encuentren para difundir, discutir, profundizar y perfeccionar la iniciativa aquí propuesta.

4. A convencer a funcionarios de casilla, representantes de partido y representantes de candidatos durante la jornada electoral, a que cuenten los formatos de revocación de mandato de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República, depositadas por cada elector durante la jornada comicial del 7 de junio próximo.

5. A formar grupos que documenten al final de la jornada electoral el comportamiento de los funcionarios de casilla frente a los incidentes que se presentaron durante la jornada electoral, especialmente el recuento de los formatos de revocación de mandato de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República.

6. A hacer valer la expresión ciudadana manifestada en las urnas.

Me parece que constitucionalmente no existe la figura de "Revocación de Mandato" pero la intención de la iniciativa es clara. Si se logra una amplia difusión del mensaje y existiera gran participación de los ciudadanos en las urnas para que depositen el formato, el recado será claro: el repudio al gobierno de Presidente de Enrique Peña Nieto que lo podría hacer cambiar su visión de cómo está gobernando.

En mi opinión, si la iniciativa llegara a progresar —no pasará nada— pues es cuestión de "valores de otro orden" al parecer ausentes en la conciencia de gran parte de nuestra clase gobernante.

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Está más cerca el fascismo que la revolución

Es alarmante la descomposición de la vida política en México. La desconfianza y el descrédito manchan al jefe del Estado en los albores de su gobierno, como lo revela el escándalo de su Casa Blanca –cuyo valor no corresponden a los ingresos del funcionario y su esposa– que, para alentar las sospechas, está a nombre de una de las empresas que habían ganado el megacontrato público para construir el tren rápido de las ciudades de México a Querétaro, pero que ante el presunto caso de corrupción fue revocado en aras de transparencia. ¿Qué va a hacer el presidente para sacudirse tamaño lastre que dificultará la gobernación? A la vez, el gobierno tolera la violencia –que va en aumento– de grupos radicales, en menoscabo de su uso exclusivo y legítimo por parte del Estado. ¿Son síntomas de descomposición, que anteceden al colapso?

Pero claro, lo que vemos viene de atrás, tiene causas profundas. La estrategia guerrera contra las drogas ilegales hizo crisis en Iguala y en Tlatlaya, donde parece emerger un nuevo patrón que explicaría, al menos en parte, el incontable número de víctimas de esa guerra que se perdió y terminó de podrir a México: criminales y cuerpos militares o policiacos matan a mansalva a quienes les parecen sospechosos. En un Estado que perdió el uso legítimo de la fuerza los bandos rivales (fuerzas públicas y delincuentes) hacen suya aquella orden de Porfirio Díaz a Luis Mier y Terán de “Mátalos en caliente”, con la que sofocó a una rebelión de leales a Lerdo de Tejada, y que a la postre gravitó en el fin del Porfiriato. Los daños van más allá: como es bien conocido, el poder económico de las mafias compró o amedrentó a gobernadores yalcaldes, con lo que se destruyeron las frágiles instituciones provinciales.

Cierra este círculo perverso el uso de la ley y de los presupuestos públicos para favorecer a los amigos del gobierno en turno. He aquí las causas que socavan la cohesión social y la paz. ¿Qué sigue? Algunos creen que viene la revolución, pero en momentos de incertidumbre y temores por la integridad personal ocurre lo contrario: la gente clama paz y seguridad, lo que da pie a las sediciones militares y a dictaduras. Dos datos parecen señalar hacia tal dirección: el Gabinete de Comunicación Estratégica revela en una encuesta que 74% de los mexicanos repudia las manifestaciones violentas en protesta por los 43 desaparecidos. El otro es el dicho del líder de las juventudes del PRI, Luis Adrián Ramírez Ortiz, quien en alusión a las protestas dijo que esas bestiasno merecen vivir. El fascismo está más cerca que la revolución. Sin un golpe de timón de las elites perecerá nuestra defectuosa, pero preferible democracia.

Fecha: 
Jueves, 13 de Noviembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1