Se encuentra usted aquí

reina victoria

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La “Reina del Atlántico”

¿Ha oído usted hablar de “la reina del Pacifico”?

Sepa usted que ha habido hasta hoy, DOS REINAS OCEÁNICAS, dedicadas las dos al mismo giro: AL NARCOTRÁFICO.

Nuestra legendaria Sandra Ávila Beltrán, (La reina del Pacífico) fue precedida más de un siglo antes, por una verdadera narcotraficante de talla mundial, que además ostentaba el pomposo título de Reina de las Islas Británicas e Irlanda y emperatriz de la India: la criminal REINA VICTORIA cuya imagen “adorna” estas líneas.

De manera que Doña Vicky de Inglaterra fue la cabeza del primer cartel de narcotráfico, cuyo elegante nombre no puede ocultar la naturaleza infame y criminal de su giro: “THE EAST INDIA COMPANY”.

¡Resulta que los ingleses son los que introdujeron por la fuerza el consumo del opio a China!

Hagamos un breve recorrido hacia el pasado, para descubrir “el esqueleto oculto en el elegante closet de la aristocracia inglesa”.

En 1773, Inglaterra presentaba un déficit comercial a favor del régimen de la Dinastía Qing en China.

“Para nivelar la balanza” su distinguida majestad británica (“LA REINA DEL ATLÁNTICO”), decidió pasarse “por el arco del triunfo” la prohibición vigente en China contra el consumo de opio.

Aunque el emperador Chino Jiaqing  en 1799 confirmó la prohibición del opio en China, la droga era contrabandeada bajo la protección de “LA REINA DEL ATLÁNTICO” a traves de cárteles de nombres elegantísimos, tales como  Jardine, Matheson & Co and Dent & Co que introducían el opio a China alcanzando 900 toneladas por año.

¿Cuál era la justificación británica para constituir, impulsar y aprovecharse del primer cartel internacional de narcotráfico?

Resulta que “el destino manifiesto” de Inglaterra, era someter a los chinos (como “seres inferiores de raza amarilla”, a los que despectivamente se referían como coolies) al vicio del opio PARA FINANCIAR DE ESA FORMA EL CONSUMO DEL TÉ EN GRAN BRETAÑA…

Sería impensable que por la oposición del emperador chino contra la drogadicción en su país,  la alta sociedad inglesa prescindiera de su ritual diario del té a las cinco en punto de la tarde…

De esta manera, la “HONOURABLE EAST INDIA COMPANY” estableció varios  puntos de narcotráfico en los Estrechos de Malaca, conocidos como Strait Settlements en 1826, para proteger su comercio y combatir a los piratas (sus colegas) de la zona.

Los ingleses habilitaron aquellos “Settlements” como campos de concentración a los que enviaban a los reacios de la India tanto civiles como militares.

Hacia el año 1838, el tráfico de opio realizado por los ingleses bajo el mando de “LA REINA DEL ATLÁNTICO” alcanzó la cifra de 1,400 toneladas anuales hacia China, a pesar de que el emperador Qing había impuesto la pena de muerte a los narcotraficantes, sin importar si eran ingleses o marcianos.

Esta medida anti-drogas de parte del emperador de China, era “ofensiva e inadmisible” para su majestad británica, con lo cual, los ingleses desataron sobre China la PRIMERA GUERRA para defender LA NOBLE CAUSA DEL CONSUMO DE DROGAS POR LA FUERZA entre el pueblo de China.

(So much for British hypocrisy) 1

La guerra “santa” para implantar el consumo de opio y heroína de ingleses contra chinos duro de 1839 a 1842.

No por nada Inglaterra es conocida como “La pérfida Albión”…

Los ingleses no iban a derramar su sangre “azul” de gratis.

Al final de la Primera Guerra del Opio, Inglaterra le arrebató a China el enclave de Hong Kong, formalizando su atraco mediante el Tratado de Nanking, gracias a lo cual, el MERCADO CHINO SE ABRIO AL NARCOTRAFICO IMPUESTO POR “LA REINA DEL ATLANTICO”.

(¡Y pensar que la graciosa e inofensiva Princesa Diana era la nietecita de estos narcotraficantes!).

Una vez abierta China a las maravillas de la globalización comercial que hoy nos alcanza a todos, las competidoras de la HONOURABLE EAST INDIA COMPANY, otras compañías inglesas reclamaron su tajada en el negocio de las drogas; estas fueron  Apcar and Company y P & O.

Pero como los europeos no estaban satisfechos todavía, sobrevino una Segunda Guerra del Opio en la que Francia se unió con Inglaterra hasta concluirla con el tratado de Tientsin después de una lucha que se prolongó entre 1856 y 1860.

Una de las consecuencias del Tratado de Tientsin, fue que China se vio obligada a legalizar no solamente el consumo del opio, sino la producción en su propio territorio, bajo dominio de los ingleses, que sin embargo, cultivaban sus amapolitas también en Persia (hoy Irán) así como en Turquía y Afganistán.

Una de las consecuencias de las “heroicas epopeyas militares” de Inglaterra por la noble causa de obligar a los chinos a drogarse con opio inglés, fue que el imperio chino Qing, fue obligado a pagarle a “LA REINA DEL ATLÁNTICO” SEIS MILLONES DE DOLARES DE PLATA como compensación por el opio que había sido confiscado a los traficantes ingleses por el Ministro Lin Zexu en 1839.

¿Cómo le hicieron los ingleses para quitarse de encima el estigma de ser los primeros, más grandes y sanguinarios narcotraficantes de la historia contemporánea?

La respuesta es muy sencilla: “con glamour y más glamour”; con mentiras y más mentiras.

Viendo desde este ángulo a la “rancia aristocracia británica” no queda sino decir: “LÁSTIMA DE ROPITA”.

Hay que agregar que Inglaterra  siguió aprovechando los beneficios ilícitos de sus guerras del opio hasta 1997, en que China, haciendo gala de una inexplicable cortesía, le concedió a los ingleses una gran ceremonia de despedida a la que tuve la oportunidad de asistir como enviado especial de Eduardo Ruiz–Healy, por Grupo Radio Fórmula.

Durante mis gestiones de acreditación ante la Embajada de China en Mexico, fui atendido por el señor Huan Huei Hua, agregado de prensa.

Con toda franqueza le dije entonces al funcionario mencionado, que me sorprendía inmensamente que China le dispensara una ceremonia de despedida a los ingleses, cuando desde mucho tiempo antes deberían haberlos echado de China sin ninguna consideración, y, aprovechando la capacidad política, económica y militar de su país, exigir a Inglaterra la indemnización correspondiente por haber atropellado al pueblo chino y su soberanía como consecuencia de la imposición ilícita del tráfico de drogas bajo los auspicios de “LA REINA DEL ATLANTICO”.

Huan Huei Hua se limitó a sonreírme y decir que comprendía mi indignación y la agradecía; pero que China veía las cosas y actuaba en términos de siglos y hasta de milenios, y que la violencia no era la via idónea para lo que China consideraba propicio a su futuro.

Vistos los antecedentes profesionales de “LA REINA DEL ATLÁNTICO”, Don Joaquín Guzmán Loera podría no solamente pedir asilo en Inglaterra, sino solicitar la ciudadanía inglesa y relanzar THE HONOURABLE EAST INDIA COMPANY, para “lavar” sus actividades empresariales bajo el elegante manto corporativo que Buckingham domina tan hábilmente.

Guzmán Loera podría con todo derecho, invocar los antecedentes históricos y jurídicos del Real Narcotráfico Ingles (British Royal Drug Trade), para lograr cuando menos el asilo político, si no es que retomar las labores de LA REINA DEL ATLANTICO, y optar por ser elevado a Caballero del Imperio Británico.

Si los piratas Drake y Morgan figuran entre los aristócratas ingleses mas connotados, nuestro democrático Chapo Guzmán, ¿Por qué no habría de gozar la misma consideración?; cuanto y más que su habilidad empresarial podría significar ingresos sobrados para que los ingleses sigan tomando su tecito a las cinco de la tarde todos los dias.

Esto podría conseguirlo pidiendo a la actual Reina Isabel, que le expida una PATENTE DE CORSO 2 para traficar legítimamente, como su ancestral Vicky “LA REINA DEL ATLANTICO”.

Inglaterra tiene en su historia a Victoria, “LA REINA DEL ATLÁNTICO”, mientras México cuenta con Sandra Ávila Beltrán, “NUESTRA REINA DEL PACIFICO” y digna colega de la soberana europea, emperatriz de la India y de los dominios de Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Gibraltar y Las Malvinas… 3

¿Cuál es la diferencia entre Victoria, monarca del Reino Unido de Gran Bretaña, Irlanda y Emperatriz de la India, y nuestra cachanilla Sandra Ávila Beltrán?

La diferencia es que, a pesar de ser colegas narcotraficantes, LA REINA DEL PACIFICO es una dama muchísimo más hermosa que la rechoncha y pedante Vicky la sanguinaria, y además la nuestra, non se hacía “de la boca chiquita” como su colega DEL ATLÁNTICO.

___________________________________________

La hipocresía británica ha permitido a los ingleses asumir el papel del “inocente” Canario Piolín, evadiendo ser señalados como los criminales, genocidas, racistas y narcotraficantes que han sido y siguen siendo, y darse el lujo adicional de tirar la primera piedra contra cualquiera que les convenga, sin estar, ni mucho menos, limpios de pecado…

PATENTE DE CORSO. Gracias a esta investidura emitida por los estados soberanos, los piratas se convertían en CORSARIOS, y en consecuencia, ladrones con licencia, como han sido históricamente los ingleses desde tiempo inmemorial.

Gibraltar es parte de España, y la ONU resolvió en 1969 que Inglaterra abandonara el peñón y lo restituyera a los iberos; sin embargo, Inglaterra hizo caso omiso y España no insistió.

Por su parte, las Islas Malvinas, QUE SON ARGENTINAS, han sido usurpadas por Inglaterra a pesar de los probadísimos  derechos de Argentina. ¿Por qué?

Porque Inglaterra tiene mayor capacidad militar y porque Estados Unidos bajo la amistad de la Thatcher y de Reagan, puso de manifiesto que la famosa Doctrina Monroe es más elástica que un chicle bomba.

La presencia inglesa en las Malvinas, tiene como único propósito, la explotación de los recursos naturales del Polo Sur, sin importar que esa explotación acerque al planeta entero, cada vez más, a su destrucción.

 

 

Fecha: 
Viernes, 08 de Enero 2016 - 18:00
Redes sociales: 
1