Se encuentra usted aquí

reforma telecomunicaciones

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Observatorio Ciudadano: Dos cadenas ¿igualdad de contenidos?

En días pasados sucedió un hecho histórico en nuestro país: por primera vez se licitaron dos cadenas televisivas de señal abierta, por las que el gobierno mexicano recibió una contraprestación económica. Hasta antes de las recientes reformas en materia de telecomunicaciones, las concesiones de radio y televisión se habían otorgado discrecionalmente a los interesados, siendo en su inmensa mayoría corporaciones afines al gobierno federal en turno.

Durante la campaña presidencial, Peña Nieto manifestó su deseo de que la oferta televisiva en México se ampliara, declarando que estaría dispuesto a alentar una tercera cadena de contenidos en el sector de la televisión. Eso más tarde se manifestó en el finado Pacto por México, considerando, no una, sino dos cadenas de televisión abierta con cobertura nacional.

Formalmente el proceso inició el 7 de marzo de 2014, cuando el Instituto Federal de Telecomunicaciones publicó en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo por el que se sometían a licitación pública, dos cadenas de televisión digital terrestre en señal abierta.

Más tarde, el 15 de abril, el pleno del Instituto publicó un acuerdo en el que se estableció que el valor mínimo de referencia por cadena, era de mil 600 millones de pesos.

Desde la publicación de la convocatoria se habló mucho de los posibles postores, descartándose de inmediato a las corporaciones de Televisa, Televisión Azteca y el consorcio de Carlos Slim de telefonía. Los primeros por poseer ya, por lo menos 12 Mhz del espectro radioeléctrico y el segundo, por habérsele declarado agente preponderante en telefonía, lo que de acuerdo con la ley, lo imposibilita a participar en procesos de esta naturaleza.

Al final del proceso se habló solamente de tres postores: Cadena Tres, Centro de Información Nacional de Estudios Tepeyac y Grupo Radio Centro, mas con el fallecimiento de Mario Vázquez Raña, el segundo se retiró de la contienda de licitación.

El 5 de marzo pasado el IFT extendió la constancia de participación a los dos restantes y el miércoles 11 se abrieron los sobres que contenían las propuestas económicas. Grupo Radio Centro ofreció 3 mil 58 millones de pesos, mientras que Cadena Tres ofreció mil 808 millones de pesos (en declaraciones, el comisionado presidente ha manifestado que la diferencia entre ambas ofertas será “devuelto”, sin que justifique plenamente su dicho).

El fin de este proceso de licitación nos lleva a cierta certeza de que en el país operarán dos cadenas más de televisión abierta (que con la multiprogramación pueden convertirse en ocho), que transmitirán, al parecer, a principios de 2015.

Todo parece indicar que está bien. Que el llamado “duopolio” se romperá y que por ello el mercado de la televisión se diversifica en señales. Con el must carry y el must offer quienes consumen televisión de paga se estarán beneficiando también con esas señales.

Pero para muchos la gran pregunta está en los contenidos. La escuela de Televisa es todavía vigente, pues además del monopolio de los canales, también llegó a construir el monopolio de los contenidos: las fórmulas y los formatos televisivos han sido establecidos por el Canal de las Estrellas. Es muy probable que la programación sea muy parecida a la ya existente. Eso ocurrió con Imevisión cuando se privatizó y pasó a ser TV Azteca, copiando programas de Televisa sin el menor pudor.

Realmente el reto es tener mejores opciones de contenido y no sólo de señales. Es cuestión de imaginación, creatividad y un poco de apuesta por lo novedoso.

Fecha: 
Sábado, 28 de Marzo 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El mundo es injusto

Que la vida es injusta es una de las muchas enseñanzas que he recibido de mi madre que hoy tiene 98 años de edad. “La vida es injusta” me respondió cada vez que, de niño, llegué a decirle que alguna de sus decisiones u órdenes no se me hacían justas. Los años me han demostrado que mi madre tenía razón y que vivimos en un mundo que no está hecho para complacernos y que casi todo lo que sucede a nuestro alrededor no debería ocurrir si prevalecieran la paz, la justicia y la buena voluntad.

La vida y el mundo son injustos, definitivamente, y el tiempo se encargará de demostrar qué tanto lo son cuando, dentro de algunos años, estén midiéndose los beneficios que para la mayoría de los mexicanos supuestamente traerán las 11 reformas estructurales aprobadas por el Congreso de la Unión durante los primeros 21 meses de la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Hoy, el presidente presume en la propaganda alusiva a su Segundo Informe de Gobierno que uno de sus éxitos es haber logrado la aprobación de 11 reformas estructurales: la Energética, la de Telecomunicaciones, la de Competencia Económica, la Financiera, la Hacendaria, la Laboral, la Educativa, la Político-Electoral, la de Transparencia, la del Código Nacional de Procedimientos Penales y la de la Ley de Amparo.

Para lograr cada una de ellas, Peña Nieto y sus principales colaboradores y operadores supieron forjar las alianzas necesarias con los dos principales partidos de oposición -PAN y PRD- para lograr el histórico Pacto por México. Gracias a este acuerdo se lograron los votos necesarios para que en ambas cámaras del Congreso se aprobaran las reformas arriba anotadas.

Ahora bien, el presidente no tendría nada que presumir si los presidentes del PAN y PRD hubieran rechazado sus propuestas y sugerencias o si sus operadores se hubieran mostrado intransigentes y soberbios hacia la oposición. El Pacto por México fue un éxito porque todos los involucrados en él decidieron actuar con un pragmatismo inusitado y raramente visto en los políticos de nuestro país. Por eso Peña Nieto reconoce que el Pacto fue posible gracias a la participación de los tres principales partidos del país.

En resumen, la aprobación de las 11 reformas es un éxito de los priístas y de la mayoría de los panistas y perredistas que lograron que fueran aprobadas en el Congreso de la Unión y, tratándose de las que implicaron cambios a la Constitución, en la mayoría de los congresos estatales. Un triunfo, pues, de todos los involucrados en el proceso.

Ahora le toca al gobierno de Peña Nieto aterrizar las reformas o, como él mismo lo dijo hace unos días, pasar “ de las reformas en la ley a las reformas en acción”.

Desde hace varios días los principales dirigentes de la oposición dicen que ellos ya cumplieron al apoyar la aprobación de las 11 reformas y que ahora el presidente es el único responsable de que éstas se traduzcan en beneficios palpables para la población.

Se puede estar o no de acuerdo con lo que dicen los líderes panistas y perredistas, pero es un hecho de que la historia y los mexicanos calificaran la gestión del actual presidente de acuerdo al éxito que tenga o no para poner en acción las 11 reformas. Los fracasos serán de él y su gobierno, de nadie más.

El mundo es injusto.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 02 de Septiembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La bailarina Elisa Carrillo, reforma de telecomunicaciones y alcaldesa acusada de homicidio

Esta tarde entrevisto a la primera bailarina del Ballet de la Ópera de Berlín, Elisa Carrillo. En cabina Tere Vale, Kenia López Rabadán y Bernardino Esparza. Comentamos la revolución comercial que traerá la reforma de telecomunicaciones; las reformas pendientes; la alcaldesa de Huatema, MCH, acusada de homicidio y extorsión; los diputables panistas. Mónica Belén y sus sugerencias para el fin de semana.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 15 de Agosto 2014 - 19:30

Mi programa: