Se encuentra usted aquí

reducción

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Qué es la economía circular?

A la economía circular se le considera como un sistema en el que se aprovechan ciertos recursos y en donde predomina la reducción, reutilización y el reciclaje de diversos elementos; además, busca minimizar una producción al mínimo requerido y apostar por el reaprovechamiento de productos que por sus propiedades no pueden volver al medio ambiente.

El actual modelo económico lineal (extracción, fabricación, utilización y eliminación) que prevalece en un gran número de empresas podría desaparecer en un mediano plazo por la economía circular, que se refiere al proceso de reducir, reusar y reciclar.

Actualmente, el método de producción y gestión de recursos, bienes y servicios que utilizan muchas corporaciones impulsa a los individuos a un consumo a corto plazo y está llevando al planeta a una situación de alto riesgo.

Por otro lado, la economía circular busca que se usen la mayor parte de materiales biodegradables posibles en la fabricación de bienes de consumo, para que éstos puedan regresar a la naturaleza sin causar daños medioambientales al agotar su vida útil.

Bajo este esquema, los productos son diseñados para ser reciclados. Los residuos de unos son reutilizables para otros y se convierten en materias primas.

Las empresas que están poniendo en práctica este sistema, están comprobando que reutilizar los recursos resulta mucho más rentable que desarrollarlos desde el inicio. Como consecuencia, los precios de producción se reducen y tiene un impacto positivo en el ámbito social y medioambiental.

La economía circular es reparadora y regenerativa. Propone una nueva forma para que la sociedad en general utilice y optimice los flujos de materiales, energía y residuos. Tiene como objetivo la eficiencia del uso de los recursos. Aboga por los materiales biodegradables y para que la fabricación de los productos sea lo menos invasiva posible, con la finalidad de que no contaminen.

Implementar una economía circular en las empresas significa contribuir a la lucha contra el calentamiento global y el cambio climático y por lo tanto, a la preservación del medio ambiente.

La innovación tecnológica es una de las mejores herramientas catalizadoras de la economía circular y es un instrumento para mejorar la competitividad de las empresas, ya que permite que se transformen residuos para ser aprovechados de diferentes maneras. Un ejemplo de ello es la industria dedicada al reciclaje de plástico.

La economía circular conlleva una reestructuración de los modelos de negocio de las empresas hacia la satisfacción de necesidades y del disfrute de los recursos, más que del consumo.

La transición de una economía lineal a una circular toma tiempo y va a requerir del esfuerzo en común entre los diferentes sectores de la sociedad; gobiernos, empresas y ciudadanos.

Es fundamental la búsqueda y fomento de sinergias entre diferentes industrias para generar nuevas oportunidades empresariales y económicas, y así disfrutar de diversos beneficios ambientales de gran trascendencia para nuestro planeta.  

Autor:

Fecha: 
Viernes, 27 de Septiembre 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 27 de Septiembre 2019 - 15:25
Fecha C: 
Sábado, 28 de Septiembre 2019 - 04:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De la crisis de confianza a la crisis de legitimidad

México tiende a precipitarse hacia una crisis de legitimidad. Poco a poco parece configurarse esa ominosa posibilidad. Desde hace años la credibilidad en los políticos es muy baja, pero se complicó con una crisis de confianza que desencadenaron las casas presidenciales y del secretario de Hacienda. A ello se suman la presunta partidización de la Suprema Corte de Justicia, la corrupción generalizada en el Congreso, el grosero pillaje de las haciendas públicas estatales, el desfondamiento de los partidos políticos y la debacle del árbitro electoral, el INE. Se conforma una crisis institucional: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial y los tres órdenes de gobierno abdican a su papel de representar a los mexicanos para procurar sólo sus intereses particulares. La elite política mexicana parece empeñada en destruir a la democracia representativa. El vaciamiento de las instituciones nos arrastra a un callejón sin salida.

¿No ven los políticos que están cerrando los canales de movilidad e interlocución? Viene a complicar este escenario la crudeza con la que pega la caída de los precios del petróleo y el desatino del gobierno de sacrificar a sectores cruciales como la inversión pública y la salud, mientras se dilapidan los dineros públicos en salarios y prestaciones exorbitantes de políticos y funcionarios de los primeros círculos de gobierno, en partidas desmesuradas para los partidos políticos, en fondos sin sustento legal a grupos de presión, contratos millonarios a los empresarios amigos… El desprestigio de la cosa pública es tal y el fracaso de las políticas de estímulo es tan evidente (el mayor gasto público no impulsó el crecimiento ni el empleo, pues por cada peso que crece el PIB se importan 45 centavos) que el régimen está entrampado.

El desencanto social tenderá a recrudecerse al término del proceso electoral cuando se combinen dos eventos previsibles: mayor restricción al gasto público y el mantenimiento de la composición de las fuerzas políticas en la Cámara de Diputados y los gobiernos estatales, en virtud de la posible alta abstención y el poder del sistema clientelar, es decir, la capacidad de gobiernos y sus partidos para condicionar los votos de los electores. En tan compleja circunstancia, si persiste la arrogancia de la elite política (reflejada en la insultante rebaja de 100 pesos quincenales de la dieta de los senadores, mayor a 170 mil pesos al mes) el riesgo es  un colapso del sistema político o un clamor popular de pagar tributos sólo a cambio de representación y rendición de cuentas, opción que involuntariamente promueve la campaña del PAN a favor de reducir los impuestos. Hacia allá nos puede llevar la crisis de legitimidad política.

Fecha: 
Jueves, 12 de Marzo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Dónde está la quinta consulta popular?

Los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) han resuelto la penúltima de las cinco solicitudes de las preguntas de consulta popular. La semana pasada por mayoría de los integrantes de los Ministros declararon la inconstitucionalidad de las tres preguntas formuladas por los partidos del PAN, PRD y MORENA. En tal contexto, ni aumento a salario, ni cambio a las leyes en materia energética, fueron temas aprobados, por tratarse de temas referentes a los ingresos y gastos del Estado, como bien lo señala el artículo 35 constitucional. 

Por su parte la  pregunta del PRI también corrió con la misma suerte, ya que por unanimidad de nueve Ministros la declararon inconstitucional, porque la pregunta es de materia electoral y por ende no puede ser objeto de consulta popular según lo dispone el citado artículo 35 constitucional.

Es por eso, que al parecer, el que se anticipó a la resolución de la Corte, fue también el líder del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados Manlio Fabio Beltrones, pues se dice que convocó a los demás legisladores para que juntos revisen la reciente ley publicada el 14 de marzo de este año, es decir la Ley Federal de Consulta Popular, con el propósito de cambiar sus términos y que los Ministros en futuras solicitudes de preguntas de consulta popular no funden sus interpretaciones en interpretaciones subjetivas.

Por tanto, y antes de que la ley de consulta popular sea corregida, ninguna de las cuatro preguntas fue declarada constitucional por los Ministros de la Corte. ¿Será porqué las preguntas fueron formuladas exclusivamente, por si acaso pasaban la prueba, para abanderar los intereses partidistas de sus promotores?

Estimado lector, ni aumento al salario mínimo, ni cambio a las leyes en materia energética, ni reducción de 132 de 628 legisladores, se podrá preguntar a los electores por un “SI” o por un “NO” en consulta popular para el próximo 7 de junio. Ni modo, excelente, así menos gasto invertido en la impresión de boletas para la consulta popular.

Sin embargo, me parece que aún no se concluye con definir la constitucionalidad de las solicitudes de consultas populares, pues resulta que, al parecer, una de ellas sigue con vida. Es la solicitud de varios senadores con la pregunta siguiente: ¿Está usted de acuerdo en que se emita una ley que fije límites máximos a las remuneraciones y prestaciones de los servidores públicos, y que reduzca en un 50% las que actualmente perciben el presidente de la república y altos funcionarios públicos de la federación?

Por el momento, es una pregunta que no se tiene conocimiento de su recorrido, porque, no se sabe, en todo caso, del envío de la solicitud de los senadores a la Corte.

Así, qué, querido lector de cualquier manera la SCJN decide la inconstitucionalidad de las cuatro preguntas, pero, pero, pero, creo que les falta una, y la más difícil de resolver, porque se relaciona con las remuneraciones y prestaciones de los servidores públicos.

En fin, cabe preguntarnos: ¿quiénes serán los altos funcionarios públicos de la federación?

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Lunes, 03 de Noviembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1