Se encuentra usted aquí

recomendaciones

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Una nota positiva

Iba a escribir hoy sobre la mala situación económica mundial. Iba a referirme a la continua caída de los precios del petróleo y a la cada vez más preocupante devaluación del peso mexicano. Iba a comentar en torno a los problemas que enfrentan la mayoría de las economías nacionales y regionales, enfatizando la débil recuperación de la europea, la probable quiebra de la brasileña, la desaceleración de la china y la titubeante recuperación de la estadounidense. Por razones de espacio otro día analizaría los efectos que los problemas económicos de China tienen sobre la vida de millones de brasileños o como la desbordada inmigración a Europa amenaza con acabar con la Unión Europea. También podría haber dedicado este espacio a analizar los efectos que traerá el hecho de que el que el precio de un barril de la mezcla mexicana de petróleo haya cerrado ayer en los 24.11 dólares, muy pero muy debajo de los 50 dólares que para efectos de la Ley de Ingresos 2016 sugirió la Secretaría de Hacienda y aprobó el Congreso federal.

Pero no, debido a que es viernes prefiero cerrar la semana con optimismo. Ya tendré varios días de la semana entrante para dedicar muchas líneas a las malas noticias.

Encontré ayer un artículo en la sección de viajes de la edición digital muy influyente diario The New York Times (www.nytimes.com), el cual no solo se lee en la Ciudad de Nueva York sino alrededor del mundo, intitulado 52 Places to Go in 2016 (52 Lugares a Donde Ir en 2016)

El artículo señala que “Ahí afuera hay un mundo muy grande y por eso lo hemos achicado para ti. Desde templos antiguos hasta aguas cristalinas, aquí están nuestros principales destinos para visitar este año”.

Cuál sería mi sorpresa al ver que la nota empieza con un video que muestra una espectacular vista área del Paseo de la Reforma desde lo que supongo es un helicóptero que inicia su vuelo justo antes de la Columna de la Independencia. “Bien – pensé – por lo menos mi ciudad está dentro de la lista de los 52 destinos”. Apenas me dije esto vi que la capital de México no solo figura dentro de los 52 sino que es la primera recomendación que aparece en la nota.

Efectivamente, los expertos en asuntos de viajes de The New York Times consideran que de los 52 destinos recomendados la Ciudad de México es el Número Uno.

¿Qué hace que la Ciudad de México merezca estar en la primera posición de la exclusiva lista?

Para empezar, el NYT la define como una “metrópoli que tiene todo”.

Algunas frases del artículo que puede leerse en www.nytimes.com/interactive/2016/01/07/travel/places-to-visit.html?_r=0:

“La capital mexicana está atrayendo a… viajeros que buscan algo de la mejor cocina del mundo, de los mejores museos y el mejor diseño con visión de futuro. Con jóvenes de todo América Latina y España llegando a la ciudad, y el peso mexicano llegando a mínimos récord frente al dólar, la ciudad – desafiante e interminable como es - irradia energía.

“Ciertamente, no hay lugar más emocionante para comer…

“Los aficionados al diseño pueden abrir su apetito comprando productos… Los amantes de la fotografía tienen dos nuevos  destinos.

“Pero conocer a la ciudad significa adentrarse en sus colonias. A la sombra del Paseo de la Reforma, el gran boulevard de la ciudad, la Colonia Cuauhtémoc atrae a viajeros de negocio y turistas por igual… Muchas otras áreas exigen una exploración más intima. Puedes caminar frentes a las mansiones afrancesadas del siglo 19 de La Roma o dar un paseo por el Parque México en Condesa.

“… la ciudad es más segura de lo que era en los noventas.. Y también es más fácil llegar…”

Si fuera un lector de The New York Times ya estaría planeando mi próximo viaje a la Ciudad de México. Ojalá muchos lectores alrededor del mundo se sientan estimulados a visitarla muy pronto.

Es viernes. Leer una nota periodística positiva ayuda a empezar bien el fin de semana.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 08 de Enero 2016 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Beatles online

Desde hace un par de semanas, los usuarios de servicios de música vía streaming tienen la fortuna de contar entre las bibliotecas con el material de los Beatles, cosa que no es poca y evidentemente nos llena de gusto.

Tal vez muchos no lo sepan, pero hasta antes del 24 de diciembre del 2015 sólo se podía encontrar la música del Cuarteto de Liverpool de manera tradicional y, por supuesto, los videos en plataformas como Youtube, pero si queríamos escucharlo desde alguno de nuestros dispositivos móviles de manera legal no era posible debido a que la disquera Universal Music y la compañía Apple Corps, fundada por el cuarteto, no habían otorgado los permisos para la reproducción de la música, hasta hace cinco años cuando vendieron los derechos de transmisión a Itunes Music cerrando los derechos a esta empresa. Las razones: no consideraban al streaming como un servicio serio apto para el catálogo del grupo (…).

Anteriormente si uno intentaba escuchar a la banda en servicios como, por ejemplo Spotify, tenía que soportar muchos malos covers, pero esto nunca más volverá a ser así. A mi juicio probablemente se habían tardado en soltar los derechos, pero afortunadamente y como gran regalo navideño dieron a los fans trece discos remasterizados, además de cuatro recopilatorios de la mejor banda del mundo. Un total de doscientas veinticuatro canciones originales que se pueden escuchar online sin la necesidad de cargarla en la memoria del dispositivo. Esto por supuesto ha sido un fenómeno interesante. Muchos pensaban que tal vez no podrían medir fuerzas con “cantantes” actuales enormemente posicionados como Justin Bieber, sin embargo, la inclusión del grupo en servicios como Google Play o Deezer ha logrado resultados por encima de los esperados arrasando con las listas de reproducción a lo largo y ancho del mundo y posicionándose como los más escuchados en los últimos quince días.

Incluso hay usuarios que por esta sola acción han decidido darle una oportunidad a alguno de los servicios online (fui uno de ellos, pero me arrepentí al segundo día). Sin embargo para los grandes fanáticos que siempre buscan algo más, cabe mencionar algunos detalles: Si lo que buscan es material especial, por ejemplo, el streaming no es la opción, debido a que discos como Live at the BBC (1994 con canciones nunca antes editadas) o la trilogía de Anthology (1995-1996, que abarca toda la historia y versiones no grabadas e inéditas) no fueron incluidos en esta sesión de derechos, así como tampoco lo fueron las versiones mono de ninguno de los álbumes.

Por otro lado hay quienes aseguran que es parte de una estrategia de empresas como Spotify para seguir teniendo beneficios con el tráfico de datos ¿será?

En fin, que mientras artistas como Adele o Taylor Swift se bajan del barco, the Beatles se sube y con gran éxito.

En mi opinión, para los que no son grandes fanáticos y que no cuentan con la discografía en sus haberes, escuchar a The Fab Four vía streaming es una gran opción para acercarse al material de los londinenses, pero para quienes si lo somos, estoy seguro, lo mejor seguirá siendo siempre nuestra colección personal.

55 años y sigue la mata dando.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 08 de Enero 2016 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Arte en el centro de la Ciudad de México

Ciudad de México, domingo por la mañana y con un clima agradable, decidí ir al encuentro con el arte: Los Modernos y Javier Marín, Terra, la materia como idea.

Debo decir que para mí el mar es un paisaje artístico que con su dinamismo no solo equilibra sino que entre las olas el pensamiento se deja hasta que de pronto desaparece en su propia infinitud. Después, hay algo que petrifica, que deja quieto, que absorbe, entonces la experiencia de la eterna quietud.

Para estas fechas, se me negó ese mar que algunos dicen “es para los que están lejos”, pero aun así, tenía la espinita del asombro. Así, me fui al MUNAL y al Palacio de Cultura Banamex (Palacio de Iturbide).

Antes, se me atravesó el Museo Nacional de San Carlos en el que se presentaba la exposición De Rubens a Van Dyck, la pintura flamenca en la colección de Gerstenmaier. Eran las once de la mañana, y de la exposición, sólo rescaté un par de naturalezas muertas de un autor de apellido perdido en mi memoria.

De Rubens a Van Dyck, era más humo que Rubens, más conocidos, alumnos y amigos de Rubens que Rubens.

Al salir, me compré unos roles de canela y una botella de agua, debía comer algo antes de doparme, porque tomar tantas pastillas de jalón y sin comer, dicen que hace daño. El caso es que estuve a nada de librarme de enfermedades respiratorias que siempre sufro cada diciembre, pero no lo logré.

Caminé con la seguridad de saber que Los modernos (Museo Nacional de Arte, del 11 de noviembre al 3 de abril de 2016) no me fallarían —exposición que ofrece al público “un panorama general sobre el desarrollo del arte moderno durante el siglo XX, a partir de una selección de más de 140 obras provenientes tanto del acervo del Museo de Bellas Artes de Lyon, Francia, como del Museo Nacional de Arte”.

Dicha puesta expone obras de George Braque, Pablo Picasso, Henri Matisse, Fernand Lèger, Pierre Soulages, Francis Bacon, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Germán Cueto, Remedios Varo, entre muchos otros.

Domingo a medio día y sí, había gente, pero no al grado de no poder ver las obras, a excepción de una pequeña sala que está justo al entrar, el preámbulo, donde si parecíamos animales en matadero, ni siquiera pude ver qué obras estaban allí porque era imposible.

Después de hacer el recorrido por algunas salas como la Surrealista o la Abstracta, salí con un buen sabor de boca, más por el hecho de haberse expuesto obras cubistas de Diego Rivera.

Salí y sí, debía comer otra cosa, para poder tomarme la siguiente pastilla: torta y refresco: olor a cebolla y mis ojos lloraron porque la vida es así.

Caminé por la calle Madero hasta encontrarme con Javier Marín. Terra, la materia como idea (Palacio de Cultura Banamex. Cierra el próximo 17 de enero) y sus magníficas obras, su manera de hacer arte con la técnica de modelado en barro.

Las obras en barro de Marín (más de noventa en la exposición) encuentran el arte tridimensional, ocupando “un espacio que es su contenido más obvio y expresivo. De ahí la monumentalidad de las piezas, la textura de los cuerpos fragmentados, los rasgos exagerados de las cabezas”.

Las piezas de este gran escultor mexicano nacido en Uruapan, Michoacán, invitan al espectador a quedarse, como bien lo dice Marín, en “el gesto expresivo (…) el desmantelamiento de la forma, de su desconstrucción” a descubrir el accidente que el propio autor encontraba al trabajar “con el color y con el dibujo desde los primeros momentos del modelado, sobreponiendo capas”, al final esto “garantizaba una especie de aportación inesperada al salir del horno”.

Aquélla deconstrucción, ése accidente al que invita el autor, se encuentra en cada una de sus obras, perfectamente bien colocadas para una mayor contemplación.

La visión artística de este escultor mexicano, lo hacen imperdible.

Salí del recinto con un buen sabor de boca. En una de las calles contiguas a Madero, encontré a unos músicos haciendo calle, tocando un cierre fantástico para esa tarde, donde con poco, ellos, conseguían unas moneda, y yo, un poco de tranquilidad, de mar.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 08 de Enero 2016 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Encontrar motivación: No basta con “echarle ganitas”

Como la mayoría de las personas, seguro este inicio de año los encontró bien entrados en excesos, como debería de ser, porque la vida es demasiado corta para no empacarse un plato más o echarse el último trago. Espero que en su lista de propósitos esté ser tolerantes, disciplinados, dedicados, y tal vez menos rencorosos; pero si no está seguro no falta el viejito pero bonito propósito de bajar de peso, o hacer alguna otra cosa relacionada a la salud.

Una vez digerida la rosca de Reyes o los tamales de la Candelaria, si son de carrera larga, tenemos toda la motivación del mundo para empezar a hacer ejercicio. Algunos se deciden a poner su alarma a las 3 de la mañana para tomarse su licuado de proteína e ir al gimnasio religiosamente antes del trabajo. Después de unas dos o tres semanas de aguantar despertarse a esas horas demoniacas, que las máquinas estén ocupadas por gente tomándose su acostumbrada #selfie (#gym #fitness) y que todo esté lleno por otros entusiastas esa rutina se convierte en algo religiosamente ocasional.

Es natural que nos frustre mantener el enfoque cuando sentimos que nada está a nuestro favor, que hacemos todos los sacrificios para obtener resultados imperceptibles. Algunos de nosotros sabemos perfecto el nivel avanzado de fuerza de voluntad que hay que manejar para aguantarse las ganas de comer una pieza de pan o un paquete de galletas cuando el clima está frío (o caluroso o templado). Y decir “no” no siempre es fácil cuando ya estamos desmañanados, cansados y hambrientos, de hecho, en ese estado lo más seguro es que mandemos todo a la fregada.

Creo que es común que cometamos el error de pensar que la motivación, o motivo de acción, es algo que va a venir a nosotros como por arte de magia cuando somos nosotros los que debemos crearla. Lo malo es que cuando la encontramos pocas veces tenemos la habilidad o la voluntad para mantenerla.  

Como la motivación está relacionada con la dopamina, que es el neurotransmisor que anticipa el placer, lo que hay detrás de ella es la certeza que después del sacrificio y el cansancio viene una recompensa. Científicos franceses, durante una serie de experimentos, definieron la existencia de un centro universal de la motivación que decide el esfuerzo invertido en tareas tanto motoras como cognitivas. A mayor motivación más se activa este centro universal porque la recompensa es más alta.

El eterno problema con la mayoría de nosotros es que nos ponemos metas muy altas, o de plano irreales, que encima de todo queremos alcanzar con el mínimo esfuerzo en lugar en lugar de ponernos metas pequeñas y realistas que sí podamos alcanzar con todo el esfuerzo que estemos dispuestos a invertir.

Obviamente lo anterior se aplica para cualquier área de la vida, pero refiriéndome específicamente a la bajada de peso, que es algo que a muchos nos puede costar los ovarios propios y los ajenos, hay que encontrar motivaciones externas. Es suficiente con ver en nuestro clóset la ropa que nos poníamos años atrás o fotos viejas de uno mismo; bueno, no nos vayamos más lejos, si a ustedes, como a su servilleta, lo que les motiva es el dinero basta con pensar que comer de más lo resiente la cartera.

En fin, ojalá este año lo hayan empezado con el pie derecho, con harto trabajo y con harto descuento. Yo les sigo echando porras para que digieran bien esos tamales.  

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 11 de Enero 2016 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Esto es puro teatro!

Le doy la bienvenida a mi columna y usted disculpe el título tan aparatoso. Y no, no me refiero a nuestra hermosa y benemérita Cámara de Diputados al decir que es puro teatro, aunque también aplica.

En esta ocasión le quiero hacer un resumen de las grandes obras que tuvimos la oportunidad de tener en México gracias a productores independientes y corporativos. Principalmente musicales.

teatro-1.png            

 teatro-2.png     

teatro-3.png

Seguramente estará pensando: ¡qué flojera, teatro! Y tiene razón. Gracias a nuestro sistema de “educación pública” que data del Paleolítico, cuando éramos niños nos mandaron a ver obras aburridas y sin chiste. Dele las gracias a los Secretarios de Educación y a finísimas personas como Elba Esther, siempre preocupadas por la calidad en las escuelas.

Tampoco piense que el teatro musical es para “afeminados”, de hecho ese es un término muy ofensivo. Mejor relacione a las asociaciones de ultra derecha con ese concepto. Bien, aclarado el tema, le invito a comenzar.

Desde el 2014 y a inicios de 2015 tuvimos el goce de tener en la oferta teatral un musical que es glorioso en sí mismo y lleva más de 10 años en Broadway. Se trata de Wicked, una creación de Stephen Schwartz y que es la precuela de la historia que conocemos de El Mago de Oz. Esta obra es brillante ya que muestra que la bruja mala, no es mala y todo fue un invento precisamente de El Mago porque le resultaba incómoda al saber que de mago no tenía nada. Tiene una connotación social impresionante además de que mueve las fibras sentimentales con su música.

En México, la producción corrió a cargo de Morris Gilbert, quien se caracteriza por traer los grandes montajes y hacer obras de altísima calidad.

Mención aparte merece la protagonista de este musical, Danna Paola. Ella venía de hacer telenovelas y varios discos con un éxito de figura televisiva. Nadie daba un peso por ella para lograr el personaje de Elphaba (la bruja mala) en Wicked… Pero no solo lo logró, sino que superó las expectativas y se posicionó en el tercer lugar mundial como la mejor intérprete de dicho personaje. Nos calló la boca a todos. Wicked contó con un gran elenco: Ceci de la Cueva (chica súper talentosa de teatro musical y televisión), Jorge Lau, Anahí Allué, Paco Morales, Estíbalitz Ruíz, Marisol Meneses, Adam Sadwing, Beto Torres, entre otros.

Está bien, sí, ya le hice una apología a Wicked. Vamos con otra obra que me encantó y fue un éxito…

Rock of Ages es una producción muy difícil de realizar ya que se basa en éxitos del Rock estadounidense y la adaptación en español era casi misión imposible. Bien, Gerardo Quiroz y todo su equipo lo logró haciendo una puesta en escena brillante, espectacular y bien hecha. Mucho mejor que en Estados Unidos y mire que eso, sí está difícil.

Se notaba la gran producción desde que uno entraba al teatro. En el recibidor, había una banda de rock tocando en vivo y poniendo el ambiente. En la tercera llamada, la guitarra eléctrica vibraba y el narrador nos contaba la historia de una chica pueblerina que busca conquistar a Los Ángeles. Me refiero a la Ciudad de Los Ángeles, no a los Ángeles Azules o ese tipo de bandas.

Primero, el papel estelar fue interpretado por Dulce María, quien lo hizo muy bien y posteriormente tomó el papel Lorena Vignau, una chica muy talentosa. La sorpresa fue Vadhir Derbez, quien evitó parecerse al Lonje Moco de su papá (Eugenio Derbez) e hizo una gran interpretación del estelar masculino y demostró que sabe cantar ¡y bien!

Aplausos para Gerardo Quiroz, quien de forma independiente y con su empresa Quiroz Producciones ha logrado muchos éxitos como Cats y la anteriormente mencionada Rock of Ages… Además, cuidado: ahí viene en 2016 con el éxito español “Marta Tiene un Marcapasos” que es un musical basado en las canciones de la banda Hombres G y que tendrá a quien fuese la protagonista de esta obra en España: Gloria Aura, talento mexicano y será la Directora Residente.

Otro musical que fue un éxito se llama “Hoy No Me Puedo Levantar”, producido por Alejandro Gou. Aunque se trata de la versión deslactosada, descafeinada y light de lo que vimos en 2006, logró unir a grandes talentos como Alan Estrada, Melissa Barrera, Juan Solo y Danna Paola (no es que sea mi favorita, pero sí). También, mención aparte a Regina Blandón, ya que se llevó las risas de todos al igual que Rogelio Suárez. Ambos, brillantes y grandes actores con un carisma que va de aquí a China y de regreso.

Las canciones de Mecano vuelven loco al público y aunque esta versión es un robo a mano armada de parte del productor español Ángel Suárez al creador de la obra: Nacho Cano, sin duda que aportó mucho al teatro musical y es valioso que haya un escaparate para los talentos jóvenes, tal y como lo hace Gou Producciones.

En cuanto a teatro de género (dije: “de-ESPACIO-género” y con acento en la “e”), encontramos formatos geniales que nos atraen sí o sí: Microteatro y Teatro en Corto. Ambos conceptos son muy simples pero admirables. Se trata de una casa grande, hay 8 salas, uno elige a cual quiere entrar y ve una obra de 15 minutos. Esto da oportunidad de ver mucho teatro en un solo día con grandes actores de calidad que si me pongo a mencionar a cada uno, seguramente se me olvidará alguna persona y luego ahí le encargo los recordatorios que me mandan sobre mi madre.

Lo que sí le recomiendo es que se dé una vuelta en ambos sitios porque disfrutará de obras de gran calidad y tendrá a los actores frente a sus narices (literal).

teatro-4.png      teatro-5.png                                    

La Fierecilla Tomada fue una obra divertidísima donde vimos una sátira de “clase alta” producida por Guillermo Wiechers y Juan Torres con un reparto de lujo (así les debió de salir la nómina). Fue un éxito total y cerró telón con los aplausos a Héctor Bonilla, Chantal y Jaqueline Andere, Roberto Blandón, Moisés Suárez entre otras grandes figuras. Es de elogiar también que a dichos productores, no les ha importado mucho el arriesgarse y hacer producciones independientes ya que cada obra que hacen, funciona con éxito.

teatro-6.png

No puedo dejar de mencionar la obra más cara en la historia de México pero que curiosamente siempre está a reventar de público: El Rey León. Otro gol de Morris Gilbert y un éxito probado porque viene, ahí nomás, desde Disney. Si la película fue padrísima y la música de Elton John le pone los pelos de punta, ahora esta obra lo dejará con la boca abierta. Buen momento para tomarse una selfie: con los pelos de punta y la boca abierta. Súbala a Facebook y no le ponga filtros, le suplico.

teatro-7.png

El Rey León es una obra ganadora de todo lo ganable y realmente lo merece. El vestuario es espectacular, la escenografía, las voces, las actuaciones… ¡Todo! Lo único malo es el estacionamiento del teatro porque es muy confuso y uno da muchas vueltas. Le recomiendo que cuando esté perdido en dicho estacionamiento, se ponga a cantar “Hakuna Matata”.

Recién se estrenó una obra que bien podría representar una reunión con todos los gobernadores del país: La Jaula de las Locas. Producida por Juan Torres y presentando a Roberto Blandón al lado de Mario Iván Martínez, se conjugan grandes talentos para contarnos una historia que fue totalmente revolucionaria en su tiempo y nos hace entender el por qué no debemos poner etiquetas ya que las personas valemos lo mismo (a salvedad de Nicolás Maduro y Hugo Chávez, ambos semi-dioses). Actualmente sigue en cartelera y le recomiendo que vaya. Si es usted miembro de la Vela Perpetua, le recomiendo intensamente que asista; porque hay de dos: entiende el mensaje de la obra y se vuelve de mente abierta o le da un infarto. En ambos casos, la sociedad sale ganando.

teatro-8.png

teatro-9.png

Una buena opción para reírse, no es el informe de gobierno de Miguel A. Mancera, sino “Los Locos Suárez”.

Por primera vez Don Héctor Suárez y Héctor Suárez Gomiz se juntan para hacer un stand up muy divertido y que estará de gira por varios estados. Si su estado es etílico, le recomiendo no asistir hasta que se le baje.

En fin, siempre nos quejamos de que el teatro es caro, pero algo que no entiendo es ¿por qué diablos siempre hay dinero para la cerveza, la copita, los cigarros, la ida al antro… pero no para el teatro?

Le invito a que no se deje llevar por la impresión que nos dieron de niños llevándonos a ver Edipo Rey en su versión más aburrida que se usaba como somnífero y se anime a ir a cualquier opción que usted elija.

Este tipo de teatro es mucho mejor que el que le hace su mujer cuando usted se acaba la quincena o cuando su marido llega borracho diciendo cualquier cantidad de perjurios.

¿O no?

Autor:

Fecha: 
Lunes, 07 de Diciembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Algunas recomendaciones literarias

¿Qué leer? ¿A quién leer? Son las típicas preguntas que nos hacemos cuando queremos comenzar el periplo fantástico de la literatura.

Está comenzando diciembre y se aproximan las compras navideñas, pero en éstas, pocas veces nos acordamos de que existe ese objeto llamado libro.

Lo primero que nos viene a la mente a la hora de gastar nuestro dinero en estas fechas, es algún producto tecnológico, y está bien, pero entretanto, como no queriendo, podemos colar un libro a nuestra bolsa de compras.

Regularmente se hacen listas de los mejores libros al final del año, las recomendaciones, me parece, llegan tarde, ya cuando la decadencia y la realidad vuelven a hacerse presentes: cuando el gasto ha sido excesivo y no queda espacio para un libro.

Se puede pensar que un libro es lo menos importante, algo totalmente prescindible; sin embargo, el libro no es solo una conversación, sino una manera de interpretar el mundo; nos da una nueva perspectiva de nuestra realidad.

Estos son algunos libros que leí este año y que me parecen relevantes, porque muestran un tanto el sentir de los autores con relación a esta época volátil y obtusa en la que vivimos.

Con estos libros los autores causan una rebelión interior en el lector, lo hace replantearse el mundo a partir de temas como la muerte, el amor, la distancia; los desencantos, la felicidad, el hombre mismo y su relación con las cosas; es decir, son fuertes sacudidas al pensamiento. Invitan a pensar.

Náusea y alergia de Lobsang Castañeda, un autor mexicano joven (es un misterio el límite de la categoría joven en literatura, por lo demás) es un ejemplo de esto, porque con su obra quiere liberarse de la cotidianeidad, como él propio autor lo afirma en las primeras páginas del libro, y con ello, a los lectores.

En su libro habita la muerte, el cadáver, el desecho, aquello que ya no sirve, lo que se hace a un lado, pero ¿por qué? ¿Por qué desechamos hasta a los vivos?

Leer es escuchar otras voces como la de Guillermo Fadanelli en Plegarias de un inquilino donde le planta cara al lector y le dice sin miramientos: “Qué es la salud sino un silencio de la enfermedad, un dormir del mal que tarde o temprano despierta para comenzar a roer nuestros huesos”.

En Los procesos Erik Alonso, el autor de dicha obra, quiere construir un “gesto” una pieza arquitectónica que nos signifique algo, donde habiten dudas, preguntas y cuestionamientos que los trata de resolver con un “tal vez” que se hace ligero.

Su obra se va escribiendo en “las ciudades [que] se van convirtiendo en muros que dan hacía otros muros”. Y consigue citas que se relacionan con nuestro ahora, como esta frase de la poeta argentina Alejandra Pizarnik que escribió en sus diarios de juventud: “Me dicen tienes el futuro por delante, pero yo miro y no veo nada”. ¿Cuántos queremos ver el futuro y no vemos nada?

El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco es un libro que recopila el diario de los últimos meses de vida de Charles Bukowski, donde se muestra al escritor con setenta y un años de edad, ya viviendo la vida que se le negó durante cincuenta años: casa con piscina, auto, esposa; reconocimiento, etcétera.

En éste el autor reflexiona desde la experiencia de sus años, plasma su forma de ver el mundo, la poca importancia que le daba a todos, ese ¿para qué hacer alguna cosa?, mostrado en la siguiente cita: “No sé lo que le pasará a otra gente, pero yo, cuando me agacho para ponerme los zapatos por la mañana, pienso: ‘Ah, Dios mío, ¿y ahora qué?’”.

Libros para discutirlos, para removernos interiormente, para replantearnos las cosas, para descubrir puntos de vista encontrados. Obras que consiguen hacernos pensar.

Eso logran los grandes autores. A éstos les gusta remover al lector, incomodarlo, sacarlo de su rutina y de su confort, hacerlo participe con las sentencias que dejan escritas, como Max Rojas en Cuerpos: “La santidad promueve lo corrupto”.

Leerlos para caer y salir renovados, con nuevos bríos, con una agudeza que ahora se revela en todo su esplendor.

Libros que ejercen la crítica, aquella que fortalece aun doliendo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Diciembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Eureka

Autor: Chad Orzel
Editorial: Ariel

Walter White: "¿No parece como que... falta algo? "
Gretchen Schwartz: "¿Qué hay del alma?" 
WW: "¿El alma? No hay nada aquí, solo química". 

Breaking Bad

Tras el éxito de la serie BREAKING BAD, la química volvió a ser la protagonista y el personaje principal de la serie, Walter White  (Bryan Cranston) rompió el estereotipo de que la ésta es una ciencia por de más aburrida.

Gracias a la química, el personaje de la serie nos introduce al maravilloso mundo de la ciencia (y del crimen), al igual que Chad Orzel con su libro nos introduce en el fascinante mundo de la ciencia de una manera ágil y amena que hará que descubramos al científico que llevamos dentro y gritemos ¡Eureka!

Su libro, dirigido para los neófitos, nos acerca al sorprendente mundo de la ciencia y sus protagonistas, además nos muestra cómo el conocimiento científico no es exclusivo de los laboratorios.

¿Qué tienen en común un coleccionista de timbres postales y Charles Darwin? Simple y llanamente que ambos recaban objetos, los clasifican y no sólo los atesoran, sino que indagan todo lo relacionado con el hobbie en comento, nos narra el autor en uno de los 14 capítulos del libro, que está plagado de curiosidades y anécdotas del mundo de la ciencia .

Como nos dice en su libro, el proceso de la ciencia inicia con la observación y con el afán de buscar una explicación no teológica a los fenómenos que nos rodean, tratando de crear modelos que nos permitan explicar los acontecimientos pasados y predecir los venideros.

Por eso los procesos del método científico tales como: Observar, Pensar, Comprobar y Difundir nos pueden ser de gran utilidad en la vida diaria.

Un libro divertido que hará que veamos la ciencia desde con otros ojos  y nos hará gritar ¡Eureka! Cada vez que sepamos que todo tiene una explicación y que no hay nada nuevo bajo el sol.

El conocimiento nos hará libres y la ciencia es la herramienta para darle al hombre las soluciones a los problemas que lo aquejan y lo intrigan, al igual que nos puede mostrar que el conocimiento, aunado al poder, puede ser más que destructivo tal como ocurrió con la bomba atómica emanada del proyecto Manhattan.

Un libro divertido que sin duda te hará gritar como Jesse Pikman (Aaron Paul): “¡Sí Sr. White! ¡Sí, es Ciencia!"

orzel.jpeg
Chad Orzel
Autor

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Diciembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hunger Games

Hoy se estrena por fin la última parte de la saga. Llega a los cines “Los juegos del hambre: Sinsajo el final”, probablemente una de las películas más esperadas del año.

No les voy a mentir, cuando salieron los libros y se convirtieron uno a uno en películas, estaba renuente a leerlos y verlas. Por todos lados escuchaba el nombre, críticas, opiniones, todos querían verlas, pero yo no. Cuando me hablaron un poco sobre la trama pensaba que se trataba de otra novela gringa en la que los participantes de un juego se matan entre ellos sin razón alguna por orden de los productores del programa. Algo al estilo de The Condemned de “Stone Cold” Steve Austin. No, no me interesaba.

Pero el ocio y aburrimiento siempre lo orillan a uno a caer en lo menos querido. Uno de esos días largos en los que no se tiene nada que hacer me dediqué a buscar alguna película que ver en internet. Increíblemente no encontré nada que en ese momento llamara mi atención, sin embargo Hunger Games se aparecía en cada búsqueda, no tuve más remedio que verla. El resultado: a la siguiente semana estaba viendo la segunda parte y en cuanto Sinsajo salió al cine, ahí estaba yo. Y es que nunca me imaginé que la trama tuviera tanto de real. La película aborda temas políticos y sociales que no están nada lejos de nuestra realidad y, a como va el mundo, no es nada loco pensar que un día terminemos así. El control del gobierno y de los medios de comunicación es tal que muchas veces no sabemos qué hacemos por convicción y qué por manipulación.

Esas fueron las cosas que me atraparon desde la primera película. Lo que vemos en ella es la metáfora del dominio absoluto que tienen las esferas del gobierno y empresarios por mantener las clases sociales como hasta ahora para poder mantener el control de las cosas. Y, como ha sido siempre, cuando hay un rebelde que quiere luchar por cambiar las cosas, se le manipula de alguna otra manera para que al final termine aceptando su condición. Por eso tiene tanto éxito la saga, le personaje de Katniss Everdeen representa a ese rebelde inquebrantable y que lucha hasta las últimas consecuencias sin dejarse intimidar que todos queremos ser.

Si bien Los juegos del hambre no es otra cosa que el juego en sí mismo donde los participantes son obligados a matar o ser muertos, nos mete en la historia para explicarnos toda esta manipulación que vemos en la primera parte de Mockingjay. Y cuando pensamos que por fin se acaba toda esta lucha por el poder, el dominio, manejar al pueblo a conveniencia de unos pocos, nos damos cuenta que este movimiento rebelde cae en lo mismo: aprovechar la imagen de alguien, su carisma, el respeto, amor o admiración que le tiene la masa, para usarlo a favor del movimiento. Eso termina siendo la protagonista, un instrumento manipulado tanto para bien, como para mal.

Sin ser fatalistas, sin ser un creyente de la teoría de la conspiración, lo que etas películas nos revelan no son otra cosa que la realidad: La política, los medios, la publicidad, todos forman parte de un solo instrumento que controla al mundo a conveniencia y gusto de unos cuantos. Vale la pena verlas.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 20 de Noviembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Así escribo

Esta semana quería hablarles, con mayor entusiasmo, sobre Así escribo (Ediciones Cal y arena, 2015), libro donde Delia Juárez, con ilustraciones de Daniel Camacho, compila la “forma en que enfrentan el misterio de la creación” 53 autores mexicanos.

Pero lo cierto es que no hay mucho por decir. Más allá de los clichés, de las poses, del querer ser diferente sin lograrlo, del tan manoseado –¿saboreado?- café, de los gatos, de la escritura a mano con sus plumas Montblanc o Parker a la manera romántica, no hay verdaderas revelaciones: son demasiado personas (tal vez el problema no sean los escritores, sino los que creemos en que son otra cosa).

Se dice que a los autores hay que encontrarlos en los libros y no en persona, porque podemos llevarnos una desilusión. De alguna manera, pensamos en que están envueltos en un aura distinta o que vibran diferente, y los hay que sí, pero son los menos.

En este libro nos encontramos escritores de trayectoria, pensando y escribiendo su literatura entre hijos, maridos, esposas, recién nacidos; trabajos de oficina, viajes, cafés...

Me refiero a que el mito se desdibuja. ¿Cuántos grandes autores de la historia de la literatura universal, les damos elementos que en vida no tenían?

En este libro, algunos escritores, como Hugo Hiriart, se arriesgan un tanto, se quitan importancia, como en su caso que da en el punto central de la experiencia creativa: la imaginación, más allá de la forma, de la estética, de la retórica que se adquiere con los años.

O como Carlos Velázquez, autor de El karma de vivir al norte, se sinceran: su acto de escribir no es mágico ni místico, es algo con lo que se encontró, que ni siquiera termina por gustarle. Simplemente anda por ahí, entre unas buenas líneas, la suerte y su vida diaria.

Esa forma natural de concebir y hacer literatura es la que se diferencia del resto, no hay más allá de un tener qué, en este caso, escribir. Entonces el café se derrama y el gato se esfuma y toda esa parafernalia se huye del cuarto para dejar la verdadera y honesta razón por la que se escribe.

Hay otros más que francamente les importa ya muy poco el “cómo escribo”, porque el acto de escribir va evolucionando, y éste se va quitando capas como por ejemplo, la preocupación por lo estético o el barroquismo famoso que Borges adjudicaba únicamente a los jóvenes, porque debían ocultar que no tenían nada qué decir.

O el tiempo: la hora propicia por escribir o el lugar correctamente decorado para llamar a la inspiración, etcétera. Al final, todo se reduce a escribir cuando se tiene que escribir; es decir, a la hora que sea y donde sea.

Eso sí, para los lectores puede resultar revelador el hecho de darse cuenta, con este libro, que la inmensa mayoría de los autores, aunque sean reconocidos en México o incluso internacionalmente, deben alternar el oficio de la escritura con algunas otras ocupaciones laborales.

La literatura es así, los libros son para leerse en el futuro, en un siempre después que llega casi siempre cuando el autor es mayor o está muerto, pocos gozan en la mediana edad de sus logros literarios, de regalías o de tener muchos lectores.

Octavio Paz debía tener razón cuando afirmó que “ninguna sociedad acepta a sus escritores hasta que ha asimilado lo que dijeron”. Y asimilar cuesta años.

Así escribo apenas esboza la tarea del escritor, el rigor, el trabajo que requiere escribir una obra y cuánta cantidad de novelas, cuentos, ensayos o poemas se quedan en un cajón o se queman o se eliminan de la computadora.

Aunque este libro sí agrega un elemento nuevo: todo el sinnúmero de distracciones a los que se enfrenta, e incluso se han adaptado a esto, los autores, como escribir en pausas mientras se atiende el correo electrónico, el Twitter o Facebook.

En fin, Así escribo da una pincelada de lo que hay detrás del autor, el ser humano, pero no demasiado, lo necesario para ser una muestra que, para un lector curioso o interesado en saber qué hay o quién está detrás de cada obra, puede resultarle atractivo para leerlo en algún viaje.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 20 de Noviembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sanador de caballos

 

Autor: Gonzalo Giner

Editorial: Planeta

“Sueña con metas altas y volaras como las águilas”. El autor

Una novela cuyo protagonista es un “Albéitar” o “Sanador de Caballos” en la península árabe en el Siglo XIII, en plena contienda de reconquista de los reinos católicos contra el poderoso reino de Al-Ándalus, donde la historia, el conocimiento, la intriga y la pasión son mezcladas magistralmente por Gonzalo Ginés quien hizo esté libro, su proyecto más personal y ambicioso.

Autor del “Secreto de la Logia” (2004)  nos adentra dentro de una de las profesiones más fascinantes y jamás explotadas por la literatura…el oficio de “Albéitar” como llamaban los árabes a los que los romanos difundieron como “Veterinarius”. El autor de profesión veterinaria, nos adentra dentro del conocimiento de ésta ciencia que antaño tenía una gran importancia, al grado que Reyes y nobles necesitaban de tan apreciado oficio para mantener sus caballos (principal maquinaria bélica) en óptimas condiciones.

En sus páginas nos adentraremos en la vida de “Diego de Malagón” personaje ficticio quien a los catorce años vio como los sarracenos atacaban su villa en los linderos de Alarcos, ciudad cercana a Toledo, quien tras la ofensiva árabe, llego a ser el límite entre los reinos cristianos y la zona conocida como “Al Ándalus”, cuyo territorio comprendía el sur de la península ibérica y de la Septimania bajo poder musulmán durante la Edad Media.

Sin familia y sin dinero, Diego de Malagón huye a la ciudad de Toledo donde tras una serie de peripecias junto a su yegua “Sabba” (de raza árabe y fiel acompañante de nuestro protagonista) logra ganarse la confianza de un “Albéitar” de nombre Galib, quien lo empieza a introducir en el fascinante mundo de la medicina animal, al grado que su anhelo de conocimientos lo hará involucrarse en intrigas palaciegas y triángulos amorosos.

El cautiverio de sus hermanas en manos del Califa Muhammad Al Nasir  (conocido por ser el constructor de la Giralda en Sevilla y también por perder contra los cristianos la célebre batalla conocida como LAS NAVAS DE TOLOSA), quienes presas en el harén de éste en Marraquech, serán uno de los principales objetivos de nuestro protagonista que buscará indagar sobre su paradero, haciendo que éste joven humilde y ambicioso logre cumplir la promesa hecha a su padre de defender a la familia de la rapacidad árabe.

Su padre, minutos antes de morir, le dio un consejo que guió a nuestro protagonista en cada uno de sus actos y que a la letra dice así: “Sueña con metas altas y volarás como las águilas. Eso debes hacer; alcanzar las cumbres de la vida. Busca al que sea sabio y aprende de él. Usa bien la ambición sin por ello dañar a nadie (…) No te dejes avasallar por nadie y aunque hayas nacido en un hogar humilde, no te consideres por ello indigno…”

Sin duda una novela que nos transportará a los reinos cristianos de Castilla, León y Navarra, donde la ficción y la historia, se conjugan para crear una novela fascinante sobre el maravilloso mundo de los equinos y la medicina medieval, etapa conocida como del “oscurantismo” pero que a todas luces fue un periodo donde el saber  y los conocimientos se incubaron y transmitieron sólo a los elegidos cual piedra filosofal.

Veremos transitar en ésta obra a personajes históricos  como a los Reyes Alfonso IX de León y Alfonso VIII de Castilla, así como al Rey Sancho VII de Navarra y a personajes tan complejos como fascinantes como a Ibn Qadis, quien perdió la fortaleza de Salvatierra en manos de los cristianos y la orden CALATRAVA, situación que le acarreó la muerte en manos del Califa Muhammad al Nasir.

Una obra que será sin dudas un clásico de la literatura histórica, por lo que al autor ya se le compara con el estadounidense NOAH GORDON, el multi galardonado autor del libro EL MEDICO y que nos hará ver esa etapa caballeresca, como el preludio de lo que somos hoy y que sin duda hará que nuestra próxima visita al veterinario, veamos a ese profesionista como el heredero de una ciencia noble y antigua y no únicamente como el garante de la salud de nuestras mascotas.

Novela apta para los amantes de los equinos, la historia y la ciencia. Un libro que sin duda, deberá de estar en su biblioteca.

gonzalo_giner.jpg
Gonzalo Giner
Autor

 

Autor:

Fecha: 
Viernes, 13 de Noviembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1