Se encuentra usted aquí

psicología

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El fantasma más grande… el MIEDO

“…, en la noche obscura corría a todo lo que podía un perro, por más rápido que lo hacía no lograba perder a quienes lo seguían... De pronto vio a lo lejos una casa, justo en la esquina, parecía abandonada, aumentó la velocidad y apenas entró sin ser visto. Descansó unos segundos echado al pie de la puerta mientras escuchaba cómo se perdían las frenéticas pisadas de quienes lo perseguían”.

“Tras unos instantes, el perro observó el lugar en el cual se encontraba, empezó a recorrer la casa…Entonces escuchó un tremendo trueno y se apagó la poca luz de la calle. Escuchó ruidos y “sintonizó” sus orejas, percibió el gruñido de muchos perros… Corrió por donde pudo tratando de librase de sus nuevos agresores… Era imposible esconderse… De pronto, los perros se acercaron tanto que, el PÁNICO se apoderó de él, lo paralizó y cayó desmayado”.

“Al día siguiente salió un sol esplendoroso. El perro seguía dormido, su noche había sido una fuerte experiencia, estaba agotado… Cuando por fin despertó, se quedó en suspenso: ¿Dónde estaba? ¿Qué le había pasado? ¿Estaba vivo? Se lengüeteó para comprobar que estaba bien… ‘Ok –Resopló aliviado- Estoy completo’”.

“Revisó la casa y su sorpresa fue grande… No encontró rastros de perros por ningún lado, no lo podía explicar… Lo único que vio eran espejos y más espejos… Estaba tan absorto en sí mismo buscando a los perros que no se percataba de su imagen reflejada en todos los espejos por donde pasaba…”

“De pronto, al doblar en una esquina, el perro, alcanzó a mirar de reojo una cola… ‘Ahí están’ –Pensó- Siguió caminando, suavemente, con sigilo… De pronto se frenó en seco: ‘NO PUEDE SER’ –Gruñó- Retrocedió, adelantó… Lo hizo una vez más. Y otra… Hasta que se convenció… ‘¡He sido un tonto!’ –Volvió a gruñir-“

“Recordó la noche anterior, la persecución. Cómo ingresó a la casa. Cómo corrió enloquecido… ¡Si! ENLOQUECIDO, NO ME DI CUENTA QUE ERAN LOS ESPEJOS QUIENES ME REGRESABAN MI IMAGEN –Mientras un chasquido salía de su hocico-…Pero esos perros parecían desquiciados, me querían matar… ¡¿Cómo es que era YO MISMO?!”

Esta fábula vino a mí al sentir que los miedos se hacían presentes… Todo eso me ha sucedido. El miedo a la muerte. ¿Se puede caminar cargando un gran costal de basura? ¡Sí! ¡Es fácil acostumbrarse, tan fácil que a fuerza de cargarlo se olvida que ESTA AHÍ!

Muchas veces somos inconscientes de nuestros miedos, sobre todo a la muerte, sin darnos cuenta que enmascara el MIEDO A VIVIR. Generalmente esta revelación provoca en la persona inquietud, frustración, tristeza. Percatarse de la propia autodestrucción es difícil, requiere constancia, esfuerzo, VALOR.

¿De dónde puede venir un ataque de pánico, cuando “no” hay algo que lo provoque?... Miedo al mundo, miedo a MI MUNDO… Oh, estoy como el perro, atrapada, corriendo sin rumbo, tropezando conmigo misma y rebotando de las paredes…

Sigo corriendo, huyendo de mis propias imágenes, espantada de mi ferocidad, de mi asombrosa capacidad de ira, de ESOS MIEDOS QUE NI SIQUIERA SOY CAPAZ DE VER…y, sin embargo, una vocecita me dice que indague, escarbe y continúe escarbando… Hasta llegar al lugar indicado.

Ser consciente de los MIEDOS entraña un verdadero y profundo interés por UNO MISMO, es complejo el camino… Los miedos se entierran en lo profundo del SER, allá donde nadie los pueda ver, menos aún el portador de ellos, quien cuidadosamente ha entregado su vida a tal empeño.

Muchas veces me he convencido: “hoy no voy a terapia”, “mejor convenzo a X para que ocupe mi lugar”, “estoy cansada”, “tengo algo importante por hacer”… “Además, ya me siento BIEN… De hecho lo voy a dejar… Ya fue suficiente”.

¿Para qué ir a terapia? ¿A buscar monstruos de mil cabezas? ¿A sacar lo enterrado con afán? Tal vez porque VIVIR PLENAMENTE entraña un mar de posibilidades. Enfrentar los miedos puede ser el camino a VIVIR LIBRE, en PAZ, con ALEGRÍA y encontrar ¡EL PROPÓSITO QUE MUEVA TU VIDA!

IMAGEN: http://i1261.photobucket.com/albums/ii588/WalkerMasked/perro_011111.jpg

FÁBULA: La leí hace tiempo. No encontré la referencia y por ello la estoy presentando como la recuerdo.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 25 de Junio 2015 - 12:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Deshonestidad

En su libro Fraud Auditing and Forensic Accounting, editado por John Wiley & Sons en julio de 2010, Tommie W. Singleton y Aaron J. Singleton analizan diversas razones por las que algunas personas cometen el delito de fraude, definido éste como “una acción que resulta contraria a la verdad y a la rectitud. El fraude se comete en perjuicio contra otra persona o contra una organización (como el Estado o una empresa)”. Sinónimos de fraude son estafa, timo, simulación, chantaje, defraudación, contrabando, robo, substracción, usurpación, entre otros. Es un delito usualmente penado por la ley que se comete con una alta frecuencia alrededor del mundo.

Los autores aseguran que el fraude “es causado principalmente por factores externos al individuo: factores económicos, competitivos, sociales y políticos, y controles débiles”. Pero de inmediato se preguntan: “¿Y que con el individuo? ¿Hay personas que tienden a cometer un fraude más que otras? Y, si éste es el caso, ¿es esa una causa más seria para cometer un fraude que los factores ambientales internos y externos que hemos comentado? Los datos que nos proporcionan la criminología y sociología parecerían sugerirlo”.

Los Singleton afirman que se han realizado investigaciones por medio de las cuales se le ha preguntado a los empleados de una empresa si son o no honestos en el trabajo. Los resultados son sorprendentes: “40% dice que no robaría, 30% dice que sí lo haría, y 30% dice que probablemente robaría”.

Sobre este tema de qué tan honesta o no es la gente, los mismos autores, en otro libro que escribieron junto con G. Jack Bologna y Robert J. Lindquist, intitulado The Accountants Handbook of Fraud and Commercial Crime (Wiley & Sons, NY, 1993), presentan otro estudio en donde concluyen que 20% de la población de cualquier lugar es siempre deshonesta, otro 20% es siempre honesta y el 60% actúa honesta o deshonestamente según sean las circunstancias que se presenten.

En un interesante artículo intitulado The Dishonesty of Honest People: A Theory of Self-Concept Maintenance, publicado en el Journal of Marketing Research en diciembre de 2008, los académicos Nina Mazar, On Amir y Dan Ariel afirman que “A las personas les gusta pensar que son honestas. Sin embargo, la deshonestidad paga _ y muchas veces paga bien. ¿Cómo resuelven las personas esta tensión? Esta investigación muestra que las personas actúan con la suficiente deshonestidad para lucrar pero con la suficiente honestidad para engañarse a sí mismos sobre su propia integridad. Un poco de deshonestidad proporciona el sabor del lucro sin echar a perder una autoimagen positiva. Dos mecanismos permiten tal mantenimiento de la autoimagen: la falta de atención a los estándares morales y la maleabilidad de las categoría. Seis experimentos apoyan la teoría del mantenimiento de la autoimagen de los autores y ofrecen aplicaciones prácticas para prevenir la deshonestidad en la vida cotidiana”.

Por lo anterior tenía razón el presidente Enrique Peña Nieto cuando el martes pasado afirmó que la corrupción, es decir la deshonestidad, es un problema que “más que aparejado a una cultura, lo está a una condición, a la condición humana”. Al decirlo sólo corroboró lo que indican diversos estudios serios realizados durante los últimos 20 a 25 años.

Los dos libros mencionados pueden adquirirse en amazon.com. El artículo de Mazar, Amir y Ariel puede leerse en people.duke.edu/~dandan/Papers/PI/Dishonest_JMR.pdf

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 25 de Junio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El beneficio de la crisis

Hola… tenía que platicar con alguien, meditar, reflexionar, observar cómo me siento, cómo son mis emociones, cómo me percibo. Ahora mismo tengo tanto agobio y dispersión, que ni siquiera sé en qué estoy pensando. Aun así, siento la necesidad de platicar con alguien, quizá sólo quiero un poco de contención, de apapacho, de distracción, de paz interna. Necesito recargar la pila.

Probablemente un poco de catarsis me caería bien, pero en realidad no tengo que decir, ni tengo muchas ganas de hablar. Me da pereza repetir la historia de la circunstancia que me trajo a este punto; mencionar de nuevo los errores que cometí, comentar de mi fe ciega, hablar de la creencia llena de expectativas que habría de convertirse en frustración, de la soberbia y de la obstinación de anticipar un deseo como si fuera una realidad... Me da flojera.

Quizá estoy experimentando algo de depresión, pero no me siento así exactamente. Más bien creo que estoy en el proceso de aceptación de una realidad que me disgusta, pero que yo mismo construí, una realidad que quisiera no tener que reconocer, pero que resulta fundamental hacerlo para, poco a poco poder ir creando y desarrollando, con estrategia, una nueva realidad; esta vez más consciente, con menos entusiasmo por una falsa percepción, haciendo a un lado las proyecciones de mis fantasías, sin sembrar expectativas, eliminando las conductas compulsivas, quitando las respuestas condicionadas, decidiendo más yo, que la historia de mis pensamientos. Habrá que empezar de nuevo; desde más abajo, pero con más experiencia, menos precipitación y mayor precisión. Habrá que elaborar la pérdida de la fantasía que imaginé para esclarecer la mirada y aceptar la realidad que provoqué.

No, no me estoy divorciando… y aunque si ese fuera el caso, sería lo mismo. Tampoco es algo íntimo que no quisiera compartir, varias veces a lo largo de mi vida me he encontrado en esta situación, como si no pudiera aprender la lección.

Sé que esto durará tanto como me tarde en reconocer y aceptar la realidad que me niego a mirar, que matizo con ideas y creencias, donde siembro expectativas, anticipándome, especulando y justificando cualquier indicio de razón contrario a lo que quiero ver; creando finalmente una actitud ingenua y entusiasta, estúpida, frente a una realidad deseada distorsionada por la proyección de mis anhelos, y no una realidad observada, limpia de mí.

El apego al deseo, a la idea, a la creencia de un escenario futuro no sólo nubla la percepción de la realidad, también inmoviliza, frena, congela el falso holograma de un futuro creado y se convierte todo en un proceso onírico en estado de vigilia. En otras palabras, te enamoras de la idea y estableces una actitud.

Me pasó con mi primer amor, soñaba con una vida dichosa, como si mi escenario de futuro hubiera sido extraído de un cuento maravilloso, un cuento donde todas las expectativas de realización, de placer, de bienestar, tarde o temprano la historia las satisface. Pero algún día despiertas, abandonas el cuento, te desprendes de la fantasía, reconoces la pérdida de la ilusión, y sólo entonces empiezas a vivir la realidad de la vida. La puedes convertir en una historia maravillosa; sólo asegúrate que sea convertir y no confundir.

Me pasó cuando ingresé a la universidad, ya me veía entre los científicos y filósofos eruditos, proclamando teorías sobre el universo, sobre la existencia de Dios, sobre la vida y el ser humano. Pero el enamoramiento con esa idea me hacía tenderme sobre el césped a soñar en lugar de entrar a clase.

Me pasó cuando puse un negocio, me enamoré del futuro, de la gran cadena internacional de restaurantes, de los viajes, de las reuniones de negocios. Siendo patrón de nadie, sin preocuparme por surtir los menesteres para la demanda diaria en la tortería.

Me ha pasado una y otra vez, aún desconozco la lección que debo aprender, me enamoro de una idea y empiezo a volar, a fantasear en el futuro, a crear ilusiones, a sembrar expectativas, a construir escenarios. Hay veces que despego tan alto que me olvido de la realidad y me pierdo en el sueño que construyo. Luego cuando despierto, aparece la frustración, no estoy seguro de lo que signifique ese anhelo compulsivo de emprender, ese entusiasmo que cuando lo llevo a la acción, tarde o temprano descubro que sólo se fundamenta en creencias, en ideas que fabrico, y que me subordino a ellas, que por momentos me llenan de satisfacción, me dan sentido de realización mientras las desarrollo, pero que luego desembocan en una realidad cinética tan rauda, tan dinámica, que cada vez que la confrontas tienes que mirarla como si fuera la primera vez que la miras, cada vez es nueva.

Creo que me enamoro del sentido de realización que representa el holograma del escenario futuro, y aunque signifique plenitud, desarrollo o cualquier otro significado que pudiera considerarse lícito, no deja de ser un apego que engendra una actitud, una percepción anticipada de la realidad, y consecuentemente provoca una pérdida cuando llega el punto de confrontar la realidad real con mi realidad anticipada. Creo que no es suficiente el entusiasmo si no se respalda con el conocimiento; ni el sueño si no se sustenta sobre la acción.

Aceptar la realidad es un proceso permanente, modificarla también; ése es el principio fundamental del eterno presente, eternamente dinámico, eternamente adaptándonos, eternamente construyéndolo. Ese es el principio de realidad, transitar por él, es la vida.

No sé si la vida te va dando lecciones, o la vida entera es una lección, no acabamos de aprender con una sola experiencia, ni es suficiente toda una vida para tener una graduación. Cada crisis, cada experiencia conforma un ciclo, tiene un principio, una duración, un final, y lo más importante: una enseñanza. ¿Qué son las crisis si no el oráculo, el detonador de la evolución?...

Gracias por escucharme, me hacía falta platicar con alguien, quizá no te interese lo que te digo, pero necesitaba ordenar mis pensamientos, gracias... 

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 22 de Junio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Educar la inteligencia emocional: Un caso de salud

Tradicionalmente los temas relacionados con la salud humana han sido abordados desde el punto de vista médico; sin embargo, poco a poco se ha constatado la necesidad de otras disciplinas como la antropología, la educación, la biología, la filosofía, el derecho, la ecología, las ciencias físicas y la necesidad de  reflexión constante sobre su interacción sobre el ser humano y su ambiente.

EDUCACIÓN Y SALUD

Iniciando en el marco de la salud, ésta se define (Diccionario de la Lengua Española) como aquel estado en el que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones. Comúnmente se entiende por salud la ausencia de enfermedades; sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo considera como el estado del completo bienestar físico, mental y social, y no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades.

Dicho de otro modo: la salud incluye un cierto grado de bienestar físico, y de agrado en la actividad que es necesaria para vivir (bienestar psicológico); sin embargo, la salud no es bienestar. Más bien, el bienestar es, en cierta medida, una parte de la salud, es decir, es uno de los medios necesarios para poder seguir viviendo (Pardo, 2002).

En la definición que la OMS da de salud aparecen dos de los elementos reseñados anteriormente: la integridad física y el bienestar. Sin embargo, lo más llamativo es que está completamente ausente toda referencia al modo de vida de la persona. Considera sólo la ausencia de lesiones y el bienestar, que el paciente se sienta bien.

El desarrollo del bienestar  es el objetivo de la educación emocional, ésta se basa en el principio de que el bienestar es uno de los objetivos básicos de la vida personal y social (Bisquerra, 2013).

Hoy, las ciencias del bienestar, y en concreto la psicología positiva, la inteligencia emocional y la educación emocional, aportan evidencia de lo que funciona y lo que no. Estos conocimientos deben ser difundidos a través de la educación, con el objetivo de desarrollar competencias básicas para la vida que permitan alcanzar un mejor bienestar -éstas son las competencias emocionales y son las más difíciles de alcanzar- (Bisquerra 2013).

La salud o bienestar incluye lo físico y lo psico social, no se excluyen, interactúan en el entramado del complejo ser humano en todas sus dimensiones.

Sin embargo,  la superespecialización de la medicina ha llevado a disectar  el cuerpo humano en un proceso en el cuál se tiende a desarticular las partes del organismo, así como las sutiles relaciones entre la salud física y la salud mental y sus complejas condicionantes sociales. La capitalización de la medicina ha orientado el tratamiento de la salud hacia la curación de la enfermedad, antes que a su prevención, llegando a pervertir la ética médica (Lefft, 2000).  La hiperespecialización  hace progresar los conocimientos, pero tiende a separar saberes que deberían estar relacionados (Morin 2011). El cuerpo en órganos, el hombre en disciplinas, su pensar en ideologías, sus valores en dinero.

El órgano está aislado en el organismo. El organismo está aislado del psiquismo.. El individuo tratado es percibido como paciente, pero ignorado como persona. Esta aislado de su entorno humano.  Nuestra ciencia y nuestra medicina nos han aislado del mundo como si fuéramos ajenos a él (Morin 2011).

El hombre es un objeto que se puede separar para estudiarse y dictaminarse por partes, se comprende que el cuerpo actúa sobre la mente y la vuelve depresiva, pero no se comprende que la mente puede actuar sobre el cuerpo, para mal y para bien. Antonio Damasio (citado por Morin, p. 166, 2011) demuestra que los estados de alegría tanto si son sentidos realmente como si sólo son “imaginados”, resultan saludables para el organismo, la coordinación fisiológica es óptima y la supervivencia se fomenta. Al contrario, los estados de tristeza provocan un desequilibrio funcional.  “Es preciso, por lo tanto, buscar la alegría como un decreto de la razón, incluso cuando esa búsqueda parece quimérica”, concluye, y “evitar las emociones negativas como el miedo, la cólera, los celos y la tristeza”.

Actualmente el conocimiento científico del cerebro ha trastocado las creencias, fuertemente arraigadas, que separaban el alma del cuerpo, el pensamiento de la base biológica que lo sustenta dice Milagros Pérez (2006) y que Ignacio Morgado (2010) demuestra que el cerebro racional se apoya sobre el cerebro emocional, que el razonamiento está siempre tamizado por los sentimientos y que estos pueden modularse a su vez a través de la razón.

Desde la psicología positiva y la educación emocional se pretende avanzar sobre cómo mejorar el bienestar y potenciar la felicidad. Por ejemplo, la depresión no es sólo presencia de emociones negativas, sino ausencia de emociones positivas.

Por esto es necesario enseñar emociones positivas, elementos importantes para contribuir a crear comunidades felices, porque la intervención a través de la educación asegura llegar a toda la población (Bisquerra, 2013).

El caso México:

María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Psiquiatría, Ramón de la Fuente –de la ciudad de México-, informó que todas las estadísticas nuevas arrojan un aumento en el número de trastornos de adolescentes. La Dra. Medina comentó para el periódico Reforma: “vemos que los adolescentes tienen índice mayor de trastornos que las generaciones anteriores, por ejemplo en la tasa de suicidios el 70% fueron jóvenes. Estos trastornos se han incrementado en las poblaciones jóvenes”. De acuerdo al sistema Nacional de salud en los jóvenes han aumentado los trastornos mentales. De 2006 a 2010 la incidencia subió de 7mil 240 casos a 9 mil, indica el documento Morbilidad hospitalaria por trastornos mentales. La Dra. reconoce que la mitad de los pacientes que llegan a dependencias de salud tienen comorbilidad psiquiátrica. “Sabemos que el trastorno de ansiedad comienza desde los 7 años, si no es atendido, cuando llegan a la adolescencia encuentran las drogas como una solución aparente”. Según el Instituto de Psiquiatría el 75% de los jóvenes padece un problema de salud mental antes de que conozcan y usen las drogas. Así mismo la Dra. Medina que está planeado que dada la gran asociación entre enfermedades mentales y adicciones, los programas educativos y sociales deben incorporar la atención de salud mental para capacitar el personal y atender los trastornos mentales (Reforma 26 de mayo 2013), como dice Carbajal (2010, citado por Payme) “La enfermedad de nuestro sistema educativo es un profundo déficit de humanidad, una pérdida de vocación por la vida. Educar para el éxito, para la competencia, para el examen, pero no para enamorarte de la vida”.

De hecho, todo lo que tiene que ver con la medicina es una combinación íntima de ciencia y arte, dice Morin, así el buen médico, en cierto modo, anticipa la “crisis”, y puede, así, intervenir lo antes posible, ya que los males se tratan mejor en un estado incipiente que cuando están arraigados. Este tipo de medicina tiende a desaparecer; ha sido remplazada por la invasión estadística –medicina basada en la evidencia (Abastado 2007, Morin 2011) y/o la tecnologización del cuerpo (Lefft), el mercado de la industria farmacéutica, los laboratorios con patente y los seguros médicos, la rapidez de la atención en detrimento del conocimiento de la persona y su contexto.

Igual la educación es ciencia y es arte, cuando atendiendo a su fin (último y/o primero) procura desarrollar al ser humano en todos los aspectos integrándolos, conectándolos, construyendo al hombre para ser feliz.  La educación no es sólo la adquisición de conocimientos y habilidades, sino enriquecimiento del ser a través de la dignidad humanizante, dice Aguirre Sala (2013).

Se trata de formar personas que construyan de una forma autónoma y estratégica su conocimiento y la formación de ciudadanos que actúen de forma responsable, libre y comprometida (Olvera, 2000).

 Educar significa para Pérez Lindo (2010)  “una actividad bio-psico-social en la que mediante el lenguaje, las informaciones y las actitudes se procura formar individuos capaces de construir conocimientos, valores estéticos, morales y competencias para integrarse a una sociedad, resguardar la vida y alcanzar su plena autonomía”.

La reflexión del fenómeno educativo debe permitirnos reconocer la diversidad y la pluralidad de opciones epistemológicas, pedagógicas, éticas, políticas, de salud, jurídicas  y culturales que hacen a la realidad humana, una realidad con muchas dimensiones a considerar.

El conjunto de avances científicos – tecnológicos que hemos vivido las últimas décadas, ha hecho que el mundo se vuelva más complejo (complicado) y resulte difícil percibir su unidad. Se vive una realidad fragmentada. Se mira la realidad unilateralmente, ya sea desde la perspectiva económica, política o científica, reduciéndola a sólo alguno de sus aspectos, y se interpreta a la naturaleza humana como algo puramente biológico, socioeconómico o sentimental.   Es como si la cultura se hubiese resquebrajado en aspectos parciales. En particular, la economía y el mercado son cada vez más el criterio  desde el que se ve y se usa la realidad (Episcopado Mexicano, Aparecida 34 y 35, 2012). El ámbito educativo y el de salud no son la excepción.

El desarrollo de la enseñanza de la inteligencia emocional determina la manera en que nos relacionamos y entendemos el mundo; tiene en cuenta las actitudes, los sentimientos y engloba habilidades como: el control de los impulsos, la autoconciencia, la automotivación, la confianza, el entusiasmo, la empatía, y sobre todo es el recurso necesario para ofrecer nuestras mayores prestaciones profesionales (Olguin s/f ). Así como también el vínculo emocional será siempre un soporte esencial al trabajo cognoscitivo (Antunes 2007).

El desarrollo emocional, refuerza y estabiliza las facultades de percibir de forma aguda y acertada: a ellos mismos (autoestima), a los demás seres humanos (empatía, solidaridad) y a la naturaleza en sus varios aspectos (a contextualizar, apreciar el valor, lo estético, lo creativo). Bien educado, ayuda a equilibrar sus reacciones emocionales. Un niño que tiene problemas emocionales retiene sólo alrededor de un 20% de la clase. Igualmente, la poca actividad física y la alimentación desordenada son grandes problemas que generan trastornos que repercuten directamente en el aprendizaje (Novo, 14,2013).

Redondo A. (s/año) señala que la inteligencia emocional está en la base de muchos procesos físicos. Existen, sin duda, emociones tóxicas, emociones negativas que debilitan la eficacia de distintos tipos de células inmunológicas. Siguiendo a Redondo, cada vez son más los médicos que reconocen la incidencia de las emociones en el desarrollo de la enfermedad. Un ejemplo, el pánico y la ansiedad aumentan la tensión arterial. Por el contrario, los sentimientos positivos albergan beneficios clínicos.

Si las diversas formas de angustia emocional crónica pueden llegar a ser nocivas, la gama opuesta de emociones puede ser tonificante. No se dice con ello que las emociones positivas sean curativas e inviertan el curso de una dolencia, dice Ana Redondo (s/f) pero sí pueden desempeñar un importante papel en el conjunto de variables que afectan al curso de una enfermedad. Podemos concluir diciendo que el pesimismo tiene su precio mientras que el optimismo supone considerables ventajas. Asimismo, la esperanza constituye un factor curativo que nos permite superar los retos que nos presenta la vida. Esto es algo fundamental a la hora de establecer psicoterapias, ya que deberían incluir la estimulación de emociones positivas como alegría, ilusión, humor, amor, esperanza, etc. (Bisquerra, 2013).

“Todo terapeuta, médico o sanador es un educador cuando establece la relación terapéutica el objeto de un cambio de conciencia en el paciente. Toda relación humana es sanadora cuando parte del corazón. Educar es despertar. Esto es liberar al paciente de la actitud de víctima para convertirlo en aprendiz de la vida” (Arrizabal Loaiza citado por Paymal). El concepto de Inteligencia Emocional surge como conclusión de la confluencia de una parte, de décadas de investigación sobre las habilidades emocionales y sociales y su aplicación en terapia y la educación, y por otra de la reformulación científica del concepto de inteligencia en el ámbito de la psicología, como es el trabajo de Gardner (Olguín s/f).

Un agente de la salud es un educador, servidor, maestro y aprendiz a la vez, un educador es un agente de salud, que enseña al ser a conocerse y conocer todas sus potencialidades para perfeccionarse, humanizarse, ser feliz. Educar, es conectar mente – cuerpo y corazón.

Sanar es diferente a curar, dice Carbajal: Se puede curar al cuerpo aliviando los síntomas y signos físicos. Pero sanar siempre se refiere a integrar, relacionar y despertar la responsabilidad y el cambio de actitud sobre la propia vida.

Educar para sanar, al respecto Olguín (s/f), dice: los estados de ánimo positivos aumentan la capacidad de pensar con flexibilidad y sensatez ante cuestiones complejas, y hacen más fácil encontrar soluciones a los problemas, tanto de tipo especulativo como de relaciones humanas. Por eso, una forma de ayudar a alguien a abordar con acierto sus problemas es procurar que se sienta alegre y optimista. Las personas bienhumoradas (buena actitud) gozan de una predisposición que les lleva a pensar de una forma más abierta y positiva, y gracias a eso poseen una capacidad de tomar decisiones notablemente mejor.

Los estados de ánimo negativos, en cambio, sesgan nuestros recuerdos en una dirección negativa, haciendo más probable que nos retiremos hacia decisiones más apocadas, temerosas y suspicaces.

La reflexión del fenómeno educativo debe permitirnos reconocer la diversidad y la pluralidad de opciones epistemológicas, pedagógicas, éticas, políticas, de salud, jurídicas  y culturales que hacen a la realidad humana, una realidad con muchas dimensiones a considerar.

La reforma en educación debe: gestionar una nueva forma de estructurar el pensamiento, un pensamiento complementario del conocimiento del ser, de uno mismo y de todo lo que nos rodea; Lo que aprendemos ¿tiene que ver con nuestro proyecto de vida? Dice Gutiérrez “sólo aquellos que tienen la alegría de vivir y que tienen el placer de la existencia pueden hacer de la vida un espacio de aprendizaje, la vida es aprendizaje y el aprendizaje es vida (1999). Educar para aprender a amar la vida, a ser felices, construyendo, creando, jugando, amando. Una educación que eduque  para ser feliz, está desarrollando personas más sanas, y por lo tanto, mejores ciudadanos, buscadores del bien común.

________________________________________________________________________

REFERENCIAS

Antunes C. (2007) Vigotsky en el aula… ¿Quién diría? Argentina, Colección en el Aula No. 12, editorial sb

Bisquerra R. (2013) Educación Emocional propuesta para educadores y familias. Sevilla, España, Desclée

CEM -Conferencia Episcopal Mexicana- (2012) Educar para una nueva sociedad; México, CEM

Gutiérrez F. (1999) Ecopedagogía y ciudadanía planetaria. Sau Paulo, Brasil, ILPEC

Leff E. (2000) Saber Ambiental. México. Siglo XXI

Morin E, (2011) La Via para el futuro de la humanidad;  Madrid, España, Paidós

              (2009),  El método,  la humanidad de la humanidad. España, Madrid, Cátedra.

Morgado I. (2010) Emociones e Inteligencia Social. Barcelona, España, Ariel

Olguín J.R. (S/fecha) Inteligencia Emocional, grupo ELRON, sección de autoconocimiento y salud, (recuperado 9 junio 2013) http://www.grupoelron.org/autoconocimientoysalud/inteligenciaemocional.htm

Olvera T. (2000) Los valores de los derechos Humanos en Educación: Hacia un Milenio Sin Hambre. México, Fondo de Cultura Económica, (pp.187 – 194)

Pardo A. (2002) ¿Qué es la Salud? Departamento de Humanidades Biomédicas, Universidad de Navarra. Artículo publicado en la universidad de Navarra, 1997, 41, recuperado, 3 junio de 2013: http://www.unav.es/cdb/dhbapsalud.html

Paymal N (2010) Pedagogía 3000, guía práctica para docentes, padres y uno mismo. Córdoba Argentina, Edit. Brújas

J. Penalva (2006) Ideas, creencias y valores en educación. Salamanca, España, Sinergia

Pérez Lindo (2010) ¿Para qué educamos hoy? Buenos Aires, Argentina, Biblos

Redondo A. F. (s/f) La inteligencia emocional y los trastornos fisiológicos, 8va parte, grupo ELRON sección de autoconocimiento y salud, (recuperado 9 junio 2013) http://www.grupoelron.org/autoconocimientoysalud/inteligenciaemocional.htm

Artículos:

Alatorre A. (2013,  26 de mayo) Urge OPS a invertir en salud mental. Artículo en el diario Reforma, versión impresa, pag. 12 Nacional.

Novo C. (2013) De cerebros y movimientos: la necesidad del ejercicio aeróbico para la salud cerebral,  p 14 - 15, año 4 No. 11,  Vanguardia Educativa

Aguirre Sala J.F.  (2013) La planeación y la programación educativa en base a la dignidad personal del educando. P 10 – 11, año 4 No. 11

Secciones:

Fecha: 
Sábado, 20 de Junio 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Yo quiero ser como mi papá! ¡Qué lindo sería parecerse a mi papá!...

 

In Memoriam Próspero Chonguín.

“¿Quién te hizo la tarea, en verdad la hiciste tú?” –Me preguntó mi maestra Rosita- cuando puse frente a ella el cuaderno con mi dibujo-. Sí –le contesté-. “Mmm, tráiganme un libro sin pintar y préstenme una caja de colores”. Ella puso sobre el escritorio el ejemplar y los tres lápices que pedí… El grupo nos rodeaba, la maestra me miraba mientras yo pintaba y mi mano se deslizaba llenando de colores el dibujo en blanco.

Es un recuerdo lejano y al mismo tiempo la emoción es fuerte. La satisfacción y el orgullo que sentí ante las palabras de la maestra están presentes “¡Que bien se aprecian los colores y las diferentes tonalidades ¿Quién te enseño a pintar?” –Terminó preguntándome-. “¡MI PAPI!” –Respondí llena de alegría.

Tal vez fue la primera tarea, el primer día de clases del primer año de primaria. Había llegado corriendo a casa y mi papá salió a recibirme, a él le mostré el libro con el dibujo de las frutas para pintar ¿Cómo lo haría?, me parecía taaan difícil “¡Acabamos de empezar!” –Me quejé con él-.

Mi inquietud se desvaneció cuando mi papá se sentó a mi lado en la mesa. Me pidió la cajita de colores y de ahí tomó tres. Mientras me explicaba los colores básicos y cómo se mezclaban, su mano iba y venía sobre el dibujo. Yo abría los ojos cada vez más grandes al mirar el bello resultado. Después, me entregó los lápices… Ahora él observaba y de vez en cuando algún comentario me externaba… Así era mi papá.

Es importante para los hijos que los padres se tomen el tiempo para atenderlos. Hacer las tareas con ellos tiene significados profundos, más allá de una calificación. Significa que ELLOS son IMPORTANTES para los papás. Para los HIJOS representa la protección, el cuidado, cariño, seguridad… CONFIAR en el mundo… confiar EN ELLOS.

Por cuestiones de trabajo, al iniciar los estudios en la escuela primaria quedábamos bajo la supervisión de nuestro padre, su trabajo quedaba cerca de la escuela. Nuestra madre nos cuidaba de pequeños y cedía la estafeta cuando ingresábamos a ésta, así quedábamos al cuidado de papá.

Un día, mis dos hermanos mayores y yo –soy la tercera- tomamos unas monedas “mal puestas” y decidimos quedarnos con ellas –claro secreto de por medio-Apenas estábamos terminando la repartición cuando nuestro padre nos cuestionó sobre el dinero y nos dio la alternativa de regresarlo a su lugar. Los tres negamos los hechos y después nos quedamos callados.

Vi a mi padre inclinarse y tomar dos tobillos –uno de cada pierna de mis hermanos- los puso de cabeza y los sacudió ligeramente… Las monedas empezaron a caer…, a cada repiquetear mi corazón se hacía más chiquito… Recuerdo que me imaginé mis “calzones” a la vista de todos… “¡Y todo por unas monedas!”

Mi papá ni siquiera me tocó, y aun así, me había aplicado una gran reprimenda. Fue tal el susto que NUNCA MÁS se me ocurrió volver a tomar una moneda. Bueno, ahora me doy cuenta que fue una gran lección. Tal vez evaluó que ese castigo sería una carga muy pesada para mí –una niña de ocho años aproximadamente- y se abstuvo de aplicármelo. ¡Menos  mal! ¡De la que me salvé!

Los LÍMITES son una orientación para los niños. Las restricciones y sanciones son importantes aplicarlos con base en la edad y la sensibilidad de cada quien. Recordemos que cada ser humano es diferente el uno del otro.

Años más tarde, recuerdo uno de sus mejores consejos… Había yo conseguido un precio especial en la compra de un producto, aprovechando el apremio de dinero de esta persona, yo había logrado un descuento muy especial. Al llegar a casa, contenta, le platiqué a papá y entonces me dijo: “…El mejor negocio es aquél donde todos ganan, si sólo tú quieres ganar, tus proveedores se alejarán de ti…” Así era mi papá.

Los papás igual que casi todos los seres humanos tienen claros-obscuros. Sin embargo nadie puede negar que BUSCAN LO MEJOR DE SU SER PARA ENTREGÁRSELO A SUS HIJOS. Hoy recordemos SÓLO lo grandiosos que ELLOS SON, de esos BELLOS MOMENTOS GUARDADOS en nuestro CORAZÓN...

¡Yo quiero SER como MÍ PAPÁ!...
¡Qué lindo sería parecerse a MÍ PAPÁ!

 

Foto: http://www.aletheia.com.pe/imagenes/papa-hija.png

CANCIÓN cantada por Topo Gigio: “Yo quiero ser como mi papá”: http://www.musica.com/letras.asp?letra=1614396

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 17 de Junio 2015 - 15:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La genética rige nuestra conducta

Algunas teorías políticas y religiosas nos han hecho creer que todos somos iguales, pero no, no todos somos iguales. Estamos hechos de los mismos materiales pero acomodados en forma diferente. Lo cual nos lleva a uno de los misterios más fascinantes de nuestra existencia: la  individualidad, esa forma tan única y peculiar que cada ser humano tiene para sentir, apreciar, responder, recordar los estímulos y los  sueños de cada día. El hecho de que nuestra apariencia física sea diferente aún dentro de la misma familia, y que además no solo la apariencia sino nuestras aspiraciones, nuestros deseos, nuestra conducta y nuestras ambiciones también sean diferentes hacen más atractivo el reto de saber quien o quienes son los responsables de tal diversidad.

Una de las ciencias que está creciendo enormemente es la Neurobiología, que trata de responder incógnitas que en el pasado fueron tabú, algo intocable, de lo que no se podía hablar. La importancia de la neurobiología es que tiende a explicar situaciones y problemas que tienen que ver con el cerebro, abarca diversos temas tales como: la rehabilitación de funciones, problemas de conducta, criminalidad, narcodependencia, percepción, etc. etc.

Precisamente, el comentario de hoy tratará de explicar algunas cuestiones que ya se sospechaban desde hace tiempo acerca de las conductas compulsivas, pero que no habían sido plenamente demostradas. Ahora, gracias al auxilio de otras ciencias, es posible aseverar que los resultados son válidos y confiables en lo que cabe.

Los desordenes obsesivo compulsivos (OCD)

Todos tenemos algo de ésto, pero hay personas que se pasan en su manera de expresarlo. Los obsesivo-compulsivos son personas dominantes, controladoras, con una gran urgencia por repetir ciertos comportamientos o rituales, amantes del orden y la simetría y que tienden a acumular cosas u objetos; sus propios rituales y obsesiones terminan por controlarlos.

Como dije anteriormente, todos tenemos algo de ésto. Afecta por igual a hombres y mujeres y pueden empezar a desarrollarse a temprana edad. En ocasiones, existen periodos de gran ansiedad donde los síntomas se muestran más acentuados y con mayor frecuencia. Este comportamiento incluye personas adictas al alcohol, la comida, el chocolate u otro satisfactor que llene temporalmente la obsesión del objeto deseado. Además, esta situación anómala, suele presentar indicios de ansiedad y de depresión. Los tratamientos más habituales son la psicoterapia, los antidepresivos y los ansiolíticos, o bien una combinación, según el paciente y el especialista.

Todos estos conceptos podrían modificarse si prestamos atención a los resultados y conclusiones presentadas por los Dres. Mario Capecchi de la Universidad de Utah y el Dr. Shanin Rafii de Weill Cornell Medical College en New York, quienes por separado descubrieron que muchos de estos comportamientos se deben a una alteración genética que controla los impulsos del comportamiento obsesivo compulsivo.

Los genes, moléculas de ADN en nuestros cromosomas controlan todas nuestras funciones y respuestas metabólicas. Cualquier falla en la secuencia de nuestro ADN causará complicaciones en nuestro funcionamiento sea éste físico o mental. Las alteraciones se reflejan en la calidad y la cantidad de proteínas producidas según las instrucciones del ADN, es un control muy fino que no admite desviaciones.

En el caso del OCD, ambos investigadores inutilizaron genes diferentes que inhibían ciertas proteínas. La ausencia de estas proteínas provocaba el comportamiento OCD. Este comportamiento fue medido anulando el gene controlador que causaba la compulsión en los ratones para después restaurar la deficiencia agregando el material genético, con lo cual se suprimió totalmente la obsesión, dando como resultado un comportamiento normal. Los experimentos se repitieron varias veces y los comportamientos de OCD se alternaron siguiendo la activación y desactivación del gene controlador. De esta forma quedo plenamente demostrado que una disfunción en nuestro genoma era el causante de tantas miserias que pueden ser superadas o curadas con un tratamiento adecuado de terapia genética.

Estos hallazgos están en su fase inicial, pero son muy promisorios, porque tal vez muchos obesos, alcohólicos compulsivos y otros pacientes afectados con OCD van a ver aliviadas sus deficiencias en un futuro no muy lejano.

La Agresión

Este es otro tema que ha empezado a dilucidarse gracias a las investigaciones realizadas por diversos autores quienes han encontrado una conexión entre el medio ambiente y el genoma de los humanos. Aunque todos somos agresivos en una u otra forma, hay individuos que exacerban ese comportamiento y al parecer no pueden substraerse a una conducta más tolerante. En este caso, la investigación se llevó a cabo con presos voluntarios en una cárcel británica. Los resultados parecen indicar que los bajos niveles de serotonina en el cerebro son los causantes de un comportamiento agresivo en exceso. La serotonina es un neurotransmisor cuya síntesis está controlada por una enzima llamada MAO (mono aminooxidasa). La biosíntesis de esta enzima está sujeta a una estricta regulación genética y es la responsable del trastorno. Este hallazgo echa por tierra muchas otras teorías y tiene una importancia enorme, tanto a nivel individual como social y al igual que el caso anterior, tiene perspectivas muy promisorias tales como una disminución del crimen y la violencia a nivel social y una disminución en la farmacodependencia de ansiolíticos, antidepresivos y otros reguladores de la conducta.

Aunque estamos conscientes de que este es un problema complejo que involucra la bioquímica del cerebro y el medio ambiente, confiamos en que los gobiernos se interesarán en la creación de equipos interdisciplinarios (sociólogos, psicólogos, biólogos, criminólogos etc.) que sin duda presentarán alternativas para aprovechar al óptimo estos descubrimientos. Sin duda alguna, la farmacología moderna sufrirá un cambio espectacular en un futuro cercano.

Me pregunto qué pensarían: Verne, Kubrick, Huxley, Orwell y Kafka si vieran estas promisorias oportunidades que el hombre se ha procurado.

 

Autor:

Fecha: 
Lunes, 15 de Junio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Bruce: De Reimer a Jenner

Hace unas semanas la portada de la revista Vanity Fair mostró a una seductora mujer que hasta hace poco fuera un héroe de los deportes olímpicos, Bruce Jenner. La polémica se desató. El New York Times habló del heroísmo de Jenner lo que ocasionó un tsunami de comentarios. Algunos medios no sabían muy bien cómo referirse a su nueva condición. Por ejemplo en una machicuepa lingüística con dos y medio giros al frente, el diario La Crónica de Hoy del 10 de junio de 2015 describe a Jenner como “la ex atleta olímpico.”

Y es que el lenguaje políticamente correcto no es fácil.

En el Wall Street Journal decidieron preguntarle a Paul R. McHugh un veterano psiquiatra que repite desde hace años que el transexualismo es un padecimiento que se debe tratar psiquiátrica y psicológicamente en lugar de derivar de manera directa en una cirugía de reasignación de sexo. En este contexto un joven y talentoso académico mexicano declaró en las redes sociales que “este tipo (McHugh) es el mejor ejemplo de por qué combatir a los restos del viejo establishment psiquiátrico” y recomendaba “casi cualquier libro sobre género” para darse cuenta de que género y sexo no son lo mismo, en especial los de la antropóloga Marta Lamas.

Visto así, parecería que un viejito de 84 años defiende posiciones arcaicas frente a la modernidad del cuerpo sobre pedido.

En realidad, la idea de que hay almas o psiques sin género o intercambiables, es muy antigua. Todas las mitologías y religiones apelan a entidades asexuadas, sin género o con ambas sexualidades. Los vikingos tenían a Loki que podía pasar a entidad femenina y en algunas versiones hasta transformarse en una yegua que queda preñada, detalle mínimo que omitieron los guionistas de The Avengers. En el cristianismo los ángeles son asexuados y hasta el mismo Yavhé carece de género, aunque en la mayoría de las parroquias lo pinten igualito a Chuck Blazer. En la sensacional novela de Virginia Wolf, Orlando, el personaje principal que da nombre a la obra un buen día cambia de sexo sin dejar de ser la misma persona. En Identidad Sustituta, Bruce Willis habita en una sociedad donde la gente vive y siente a través de cuerpos sintéticos que pueden ser femeninos o masculinos.

El gran impulsor moderno de estas perspectivas fue John Money. Los términos rol de género y orientación sexual se le deben a él. El impulso a la aceptación de las personas trasngénero en parte es consecuencia de su libro de 1969 Transexualismo y Reasignación de sexo. En 1955 Money definió la sexualidad en siete niveles que iban desde el genético, hasta la identidad de género. La sexualidad podría ser un acoplamiento de todos estos niveles o variar en todas las combinaciones posibles. Una buena parte de todo lo que sustenta los actuales movimientos activistas de la sexualidad se le debe a Money. Por ejemplo, el libro de Marta Lamas Cuerpo: Diferencia sexual y género, entre sus 219 citas bibliográficas, ninguna científica, incluye una de Money.

Pese a todo esto Money está lejos de ser el héroe de la diversidad sexual.

El 1966 durante una circuncisión mal hecha le fue mutilado el pene a un bebé llamado Bruce Reimer. Money convenció a los padres de que Bruce fuera criado como Brenda. Durante años reportaba el desarrollo de Brenda y su hermano gemelo Brian como un éxito contundente en la reasignación de género a través de cirugías y educación. La realidad era una tragedia inimaginable que terminó con el suicidio de Bruce/Brenda en 2004.

De hecho, la realidad de buena parte de las personas trasngénero es igual de trágica.

En 2011, Cecilia Dhejne y un equipo del Instituto Karolisnka de Suecia, publicaron un seguimiento de varias décadas de más de 300 personas con reasignaciones quirúrgicas de sexo. Los resultados ciertamente son aterradores. El riesgo de muerte sin importar la causa es tres veces mayor a la población abierta; las afecciones cardíacas y ciertos tipos de cáncer son 100% más frecuentes que en la población abierta. Pero lo más terrible es la tasa de suicidio de 2.7 contra 0.1 en por cada mil habitantes en población abierta, lo cual es consistente con distintos estudios previos que establecen la transexualidad como una condición que eleva el riesgo de suicidio. Otras investigaciones son más estremecedoras. Masahiko Hoshiai y un equipo del Departamento de Neuropsiquiatría de la Universidad de Yokohama, publicó en 2010 un seguimiento sobre los padecimientos psiquiátricos de más de 600 personas con reasignación de sexo en Japón. Los casos de automutilación llegaron a más del 30%.

¿Por cierto, quién rayos es Paul R. McHugh? Católico declarado, es poco querido por activistas y abogados; en los noventas declaró que muchos de los casos de denuncias de abuso a menores que se hacían en edad adulta se basaron en metodologías dudosas como regresiones, hipnosis y libre asociación de ideas que reflejan más los prejuicios y la conducción del terapeuta que un fenómeno real. Contrario a las posturas de los comités de nomenclatura del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, propone que el diagnóstico y definición de un desorden mental debe incluir mucho más que una lista de síntomas y considera que algunos padecimientos mentales en realidad no son enfermedades, como es el caso de las personalidades múltiples o el estrés postraumático. Y por supuesto, considera que los desajustes reales de identidad sexual son muchos menos comunes que las cirugías que se están realizando. Curiosamente, fue también parte de los equipos pioneros en cirugías de reasignación de sexo en los sesenta, y se opuso a ellas tras encontrar que los problemas de personalidad o sociales de los pacientes reasignados no cambiaban tras sus cirugías. 

Fecha: 
Jueves, 11 de Junio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Honrar la palabra… Cumplir acuerdos!

“Antes, nuestro País estaba en paz, se podía vivir sin sobresaltos. Yo salía de noche a la calle y me sentía bien, cómoda, sin inquietud. Ahora, cuando mis hijos salen de noche me quedo inquieta, sin poder dormir hasta su regreso. Esto de dejar salir a los hijos a pasear se está convirtiendo en un problema con mi esposo –Luis-. Él no está de acuerdo en que anden en la calle tan tarde”.

“Él se enoja conmigo porque yo les doy permiso…, a escondidas. Luis trabaja hasta tarde en la clínica, él es médico. Cuando salen a pasear los muchachos procuran regresar antes que él…” ¿Qué edad tienen sus hijos? –Pregunté- “Quince, diecisiete y veinte años. Mi hija es la mayor y es muy juiciosa, salen los tres juntos” –Continuó-.

“Fíjese, ahora discutimos por todo ¡Hasta por las votaciones! Casi siempre estamos de acuerdo por quién vamos a votar, ahora yo no quise votar. Él dice que regalé mi voto. Se enoja conmigo por todo ¿Qué hago?” –Preguntó Emma- ¿Hay más cosas por las que estén enojados? –Respondí- “¡Definitivamente SÍ!”. Le pedí que me contara todo desde el principio…

Me comentó muchas cosas positivas sobre su vida en pareja. También me platicó sobre las relaciones con la mamá de Luis “…Mi suegra le mete muchas ideas en la cabeza”. Al llegar a este punto Emma se abrió… Los insultos de su suegra eran constantes. A su suegra le molestaban las amistades masculinas de ella y le “metía ideas a Luis” –me dijo- “Desde la escuela yo siempre tuve muchos amigos, estudié ingeniería y la mayor parte de mis compañeros eran hombres”.

Se dice que cuando una pareja se relaciona y se casa o establece, lo hace con TODA LA FAMILIA DEL OTRO. La convivencia en pareja es compleja, hay que integrar los modelos de conducta, creencias…. Y hasta traumas del otro. Integrar todo lo anterior y, al mismo tiempo, poner cada cosa en su lugar y CADA QUIEN A DONDE PERTENECE es una labor difícil pero posible.

“Hasta hace unos meses mi esposo era amoroso y amable”. –Me explicó- Sin embargo, “últimamente él había cambiado”, ella lo sentía cada vez más alejado. “No sé qué hacer, él es un gran esposo y yo quiero que sigamos siendo una buena pareja”.

“Antes me entregaba todo su cheque y yo lo distribuía. Él se quedaba con una parte de su consulta externa y otra parte para ahorrar… Ahora ya no. Me entrega sólo la mitad y no sé a dónde va a parar el resto del dinero. Estoy muy limitada en la economía y además…” –Emma se soltó llorando- “¡Estoy ASUSTADA! A este paso no sé si nos vamos a separar. Me despierto a media noche y siento que me falta el aire…” –Finalizó- Mientras se sumía en el sillón.

Los problemas de dinero terminan siendo un gran conflicto cuando la pareja no se pone de acuerdo al respecto. La persona que aporta el dinero –el proveedor- puede manejarlo como un elemento de PODER y CONTROL frente al otro.

Durante unos segundos se compenetró consigo misma… Después le pregunté si había platicado con su esposo de todo esto. –Me dijo que no-, le daba miedo hacerlo enojar. –Le pregunté- Si él tuviera dudas o cuestionamientos sobre su vida en común le gustaría que él se quedara callado o comentara con usted TODAS sus inquietudes al respecto.

Abrió los ojos y se me quedó mirando: “Preferiría que me lo dijera”. Entonces –le pregunté- ¿Qué piensa hacer? Otra vez se me quedó mirando y suspirando me respondió: “Hablaré con él”. ¿Bueno, cómo para cuándo le gustaría tener esa charla con Luis? –Volví a preguntar-…

En toda relación de pareja la comunicación es esencial. Igual de importante es tener claras nuestras propias ideas para dialogar y llegar a acuerdos. Siempre hay que recordar: Los acuerdos se hacen para CUMPLIRSE y si se cambian, es porque AMBAS PARTES así lo han decidido.

La educación de los hijos, la administración de los ingresos, las preferencias electorales… Es cuestión de opinión, de perspectiva, hasta de sentimientos y creencias. Todos tenemos derecho a expresarnos, ser escuchados y por supuesto respetados. Es importante tener claro que ¡PEDIR RESPETO ES RESPETAR AL OTRO!

Foto: http://bodasoriginales.net/wp-content/uploads/novios-brindis.jpg

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 10 de Junio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“¡Maltratar a mis hijos!… ¡¿YOOO?!”

¿Alguien se atrevería a partir a la mitad a sus hijos? ¿O permitir que personas extrañas griten frente a ellos día a día hasta cansarse? La pregunta resulta fuera de lugar. Sin embargo, es común en las parejas cuando sienten que sus conflictos terminarán en separación, ponen a los hijos en el centro de ese mar de ira y confusión. ¿Qué es lo que genera tanto encono en los papás como para lastimar a los seres que más AMAN?

“Cuando nos casamos todo era diferente, ¡cómo cambiaron las cosas! Él era amable, atento… ¡Nos divertíamos tanto juntos! –Recordó María- Teníamos muchos proyectos… Pero los hijos llegaron antes de tiempo, no es que no los quiera…, –dijo mientras bajaba la mirada-, simplemente nuestros planes eran otros”.

“Después, nos fuimos distanciando. Sin darme cuenta. Ahora, cuando estamos juntos terminamos peleando y gritando. La última vez el niño se asustó y se encerró en la recámara, no nos quiso abrir. Creo que hemos tocado fondo”… Entonces intervino Daniel –su esposo-. Ambos llegaron juntos a la sesión. Él se había mantenido callado, observando… Por unos instantes miró por la ventana, como si se estuviera tomando fuerzas para lo que quería expresar…

“Mi esposa fue la que quiso venir. Bueno, ya estoy aquí…–Suspiró-. Ella no ha mencionado la razón por la cual se quiere separar –él se estrujó las manos nerviosamente y continúo- Ella me acusa de ser infiel con una compañera del trabajo y todo es mentira, sólo existe en su imaginación…” –pregunté- ¿Entonces todo sólo existe en su imaginación?... Ya no hubo tiempo para la respuesta. Ella le reprochaba su infidelidad, mientras él negaba el reclamo. Finalmente, se enfrascaron en una discusión… Por unos instantes escuché lo que uno al otro se decían.

Las discusiones tienen causas escondidas. La ira se envuelve en gritos y reproches que impiden la COMUNICACIÓN REAL entre la pareja. Si el camino se extravía hay que aplicar técnicas, buscar formas y volverlo a ENCONTRAR. Muchas veces la pareja pierde la relación con la realidad y en el incremento de la violencia, ésta  se vuelve cotidiana y los niños son los receptores de frustraciones acumuladas, traumas y pérdidas no trabajadas.

Después de hablar brevemente sobre su modo de expresarse aclararon que eso lo hacían con frecuencia frente a los niños –Danny de 5 años y Dulce de 8-. Los dos expresaron su sincera y profunda preocupación por los trastornos que les estaban causando a los pequeños. Era algo involuntario. Cada quien tenía su parte de razón y de frustración.

Ambos declararon el gran amor por sus hijos. ¿Entonces qué estaba pasando con ellos? ¿Se daban cuenta que en medio de sus gritos, portazos y ausencias, estaba el bienestar de sus pequeños? ¿Qué les importaba: salirse con la suya o aceptar y trabajar errores  para vivir en paz y armonía?

Generalmente las parejas se casan enamoradas, deseosas de tener una vida juntas “hasta que la muerte los separe”… Sin embargo, amarse muchas veces es insuficiente. Poco a poco con la convivencia diaria empiezan a surgir las discrepancias de opinión, las formas de ser intolerantes, que sólo exponemos cuando estamos bajo mucha presión.

 “Ahora todo es diferente. Los gastos se acumulan, siempre está cansado, llega a casa malhumorado. No sé cómo vamos a salir adelante” –explicó que los acuerdos no se cumplían. Ella estaba muy enojada –Había tenido que abandonar su trabajo para atender a los niños y su esposo no lo apreciaba, al contrario, siempre exigía.

Mientras él pensaba que estaba siendo injustamente señalado. Él ponía todo su esfuerzo en el bienestar familiar. Además los celos infundados de su esposa los estaban separando. Al final, ambos concluyeron: “A decir verdad, no nos queremos separar”. Y aceptaron el COMPROMISO de seguir adelante, esforzándose por mejorar la relación.

En los casos de pareja hay que escuchar a ambas partes. Cuando los dos están dispuestos a asistir a las sesiones es porque hay interés en la relación. Y entonces, todo es posible… Ellos pueden expresar y aclarar sus molestias y los niños serán tratados como lo que realmente son para ellos: Los seres que MÁS AMAN EN LA VIDA…

Y parafraseando a la Madre Teresa: ¡Si queremos PAZ y ARMONÍA para el MUNDO… ¡VAYAMOS A CASA y AMEMOS a NUESTRA FAMILIA!

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 03 de Junio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1924 - Fallece Franz Kafka

Franz Kafka (Praga, Imperio austrohúngaro, 3 de julio de 1883 – Kierling, Austria, 3 de junio de 1924) fue un escritor de origen judío nacido en Bohemia que escribió en alemán. Su obra está considerada una de las más influyentes de la literatura universal y está llena de temas y arquetipos sobre la alienación, la brutalidad física y psicológica, los conflictos entre padres e hijos, personajes en aventuras terroríficas, laberintos de burocracia, y transformaciones místicas.

Fue autor de tres novelas, El proceso (Der Prozeß), El castillo (Das Schloß) y El desaparecido (Amerika o Der Verschollene), la novela corta La metamorfosis (Die Verwandlung) y un gran número de relatos cortos. Además, dejó una abundante correspondencia y escritos autobiográficos. Su peculiar estilo literario ha sido comúnmente asociado con la filosofía artística del existencialismo —al que influenció— y el expresionismo, y en algún nivel se lo ha comparado con el realismo mágico. Estudiosos de Kafka discuten sobre cómo interpretar al autor, algunos hablan de la posible influencia de alguna ideología política antiburocrática, de una religiosidad mística o de una reivindicación de su minoría etnocultural, mientras otros se fijan en el contenido psicológico de sus obras. Sus relaciones personales también tuvieron gran impacto en su escritura, particularmente su padre (Carta al padre), su prometida Felice Bauer (Cartas a Felice) y su hermana (Cartas a Ottla).

Albert Camus, Jean-Paul Sartre, Jorge Luis Borges y Gabriel García Márquez se encuentran entre los escritores influenciados por los escritos de Kafka. El término kafkiano se usa en el idioma español para describir situaciones surrealistas como las que se encuentran en sus libros y tiene sus equivalentes en otros idiomas. Solo unas pocas de sus obras fueron publicadas durante su vida. La mayor parte, incluyendo trabajos incompletos, fueron publicados por su amigo Max Brod, quien ignoró los deseos del autor de que los manuscritos fueran destruidos.

Fecha: 
Viernes, 03 de Junio 2016 - 09:20

Efemérides:

Redes sociales: 
1