Se encuentra usted aquí

promesas

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frente Y Claro: AVIÓN PRESIDENCIAL, LA REALIDAD SOBREPASÓ A LÓPEZ

Sumando López una más de sus Promesas y Compromisos incumplidos de campaña, por no decir mentiras. Ahora tocó el turno a la venta del avión presidencial, del cual juró y perjuró que lo vendería, inclusive ya hay muchos mexicanos a la espera de que lo haga, porque les prometió, que el dinero de la venta, sería para ayudarlos. Pero más les valdría conseguirse mejor unas sillas y libros para esa espera, porque como van las cosas, será la historia sin fin, me canso ganso.

Lo que cada día queda más claro, es que esto de la venta del avión presidencial ha sido un engaño más de López a quienes han creído en él, a esos ilusos que le dieron su voto y su confianza, mientras que él los engañaba con su “Lo voy a vender” que no fue sino un botín político más de tenerlos esperando, y generando igual o más gastos tenerlo en Estados Unidos, que usarlo. Finalmente, la Realidad no solamente alcanzó a López, sino lo sobrepasó y aplastó.

EL ENGAÑO

Con su falsa promesa que cacareó en campaña, ya en funciones a partir del 1 de diciembre del 2018, ordenó que el 3 de diciembre, el avión presidencial fuera enviado al Aeropuerto de Logística del Sur de California, en Estados Unidos, donde según él, ahí se lograría ponerlo a la venta para compradores internacionales, al menos así lo declaró.

Pero, insisto, la Realidad ha superado sus mentiras, pasados 12 meses y NO VENDERSE, volvió a intentar engañar, afirmando el 24 de diciembre del 2019, que no es fácil porque es "muy grande y costoso", "ha llevado tiempo; no es fácil conseguir clientes".

En el transcurso de ese año perdido, solamente generando gastos de millones de pesos para este “austero” gobierno, siguió dándoles a sus chairos que le creen, atole con el dedo, como el 8 de octubre del 2029, al asegurar desde su pulpito de la mañanera, que había un interesado en comprar el avión que el expresidente Felipe Calderón Hinojosa adquirió al final de su gobierno y que tuvo un costo de 7,000 millones de pesos. 

Obviamente, como siempre hace, no dio la información completa, agregando que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) acompañaba al gobierno federal en el proceso de venta. “Se hizo una licitación, intervinieron empresas, al final hay ya una empresa interesada en la adquisición, esto requiere de elaborar avalúos, está en proceso de revisión el funcionamiento del avión porque no se puede vender algo que no esté en buen estado”.

Por su parte y siguiendo con el engaño, el 20 de julio del 2029, Jorge Mendoza, director general de Banobras, informó que había seis interesados en adquirir el avión presidencial, todos ellos particulares y provenientes de Estados Unidos. Que se estaban checando las propuestas para saber de dónde provenían los recursos, la seriedad de cada una de las ofertas, para después hacer una recomendación al gobierno federal de cuál podría ser el comprador, pero al igual que López, no dio más información, y obviamente no se concretó la venta.

DE VENTA A TRUEQUE

Y como si fuera esa serie de TV, ¡¡Aunque usted no lo crea!!, López sale con otra Ocurrencia más, asegurando que le ha ofrecido en venta el avión presidencial a Donald Trump, incluyendo con la alternativa de que el avión pueda ser pagado en especie. Un Truque para ser claros. Afirmando; “Si estamos haciendo gestiones con el gobierno de Estados Unidos: les entregamos el avión y paguen en especie, necesitamos ambulancias, equipos de rayos equis, tomógrafos, entre otros”.

Como segunda Ocurrente alternativa agregó: que ha invitado a empresas nacionales a que adquieran el avión presidencial: “Ya he hablado con algunos, en una reunión que hubo hice el planteamiento, son 12 partes y el avión se queda en México, ellos le podrían dar un uso adecuado y nos ayudan porque de alguna manera ese dinero lo podríamos etiquetar para equipo médico, a todo lo que hace falta para mejorar la atención en hospitales públicos para la gente que más lo necesita”. Y su tercera, será rentarlo. 

COSTOS DE LA OCURRENCIA PARA VENDERLO

De acuerdo a lo que se ha informado, tener el avión 13 meses en Estados Unidos generó costos por mantenimiento de la aeronave de 28 millones de pesos, 13 millones por conservación y 15 de mantenimiento, de acuerdo a lo señalado por el general Manuel de Jesús Hernández González, comandante de la Fuerza Aérea Mexicana.

Asimismo, el director general de BANOBRAS, Jorge Mendoza, dio a conocer que al cierre del 2019 el gobierno mexicano gastó mil 833 millones de pesos en el pago de deuda más intereses del avión presidencial TP-01. Y que aún se tiene un remanente de deuda de más de dos mil 700 millones de pesos, lo cual se tendría que pagar hasta 2027. Al lograr venderlo, se pagaría ese remanente de deuda.

Cuando, estimado lector, esos 28 millones que se gastaron en tenerlo en los Estados Unidos, bien podrían haberse utilizado en comprar medicamentos que tanto urgen.

PUESTA EN VENTA ¿VERDAD O MENTIRA?

Pero surgen muchas dudas de toda esta historia, que bien podría ser una farsa, una mentira, de acuerdo a lo difundido por El Heraldo TV, “Avión presidencial no ha estado en venta, asegura administración del Aeropuerto de EU”. “Francisco Villalobos, corresponsal de Heraldo Media Group en Estados Unidos, destacó que desde que se puso en venta el Avión presidencial no se ha recibido ninguna oferta, además de que el personal de la administración del aeropuerto de Victorville, California ha manifestado que no está a la venta. 

Después de que se diera a conocer que el avión presidencial “José María Morelos y Pavón” regresaría a territorio nacional, el colaborador explicó que, de acuerdo a su investigación, la administración le informó que la aeronave no le pertenece al gobierno de México, sino está por arrendamiento con la empresa Boeing. El gobierno mexicano tiene un arrendamiento con Boeing, por eso estaba en un estacionamiento de la empresa. También dio a conocer que hasta el momento no se ha presentado ningún comprador, aunque Jorge Mendoza Sánchez, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras)dijera durante la conferencia mañanera que por lo menos 12 personas han querido adquirir el avión”.

Y nuevamente, de las benditas redes sociales, agregó un twitter, sobre el tema: “El señor no puede vender ni madres, salvo una deuda, el avión no es propiedad del país, la deuda sí. El uso del lenguaje técnico es para engañar incautos, muy al estilo del anciano. ESTÁN VENDIENDO UNA DEUDA CON ALAS. LO MÁS QUE PUEDEN LOGRAR ES NO SEGUIR PAGANDO”.

En fin, eso de la venta del avión, todo indica que ha sido, hasta ahorita, un engaño más de López, burlándose de los que creyeron y confiaron en él, porque la otra gran parte de mexicanos pensantes, no le creímos. Y de la mentira pasar a las Ocurrencias de que lo compren en grupo, rentarlo o hacer un trueque, son en verdad ganas de exhibirse ridículamente. 

Lo que me lleva a pensar que a López lo asesoran mal, o que fiel a su terquedad nata que tiene, él sea solamente quien toma las decisiones y a sus asesores no los toma en cuenta, convirtiéndolo en “EL Solitario De Palacio”. Ustedes que piensan estimados lectores.

carlosaguila_franco@hotmail.com

@CarlosAguilaFra

 

 

Fecha: 
Viernes, 17 de Enero 2020 - 11:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 17 de Enero 2020 - 14:10
Fecha C: 
Sábado, 18 de Enero 2020 - 03:10
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La educación superior en Michoacán, con visión electoral

No quiero imaginar que el pensamiento y visión de futuro de la educación pública en México sea igual en todo el país, a la de los seis candidatos por el gobierno de Michoacán.

El martes pasado, a invitación de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se reunieron ante un público hipotéticamente universitario, quienes pretenden encabezar la administración pública estatal a partir de octubre de este año.

Eran doce minutos los que se pactaron, sin posibilidad de réplica o preguntas de los asistentes, y les fueron justos para hablar de cómo ven a la universidad y lo que harían con ella, de llegar a gobernar la entidad. Potencialmente son cerca de 50 mil votos (entre estudiantes y empleados universitarios) los que puede representar esta institución y sólo se escucharon planteamientos huecos, promesas y frases espectaculares y varios de los vicios que aquejan a la que domésticamente llaman la Casa de Hidalgo, sin  propuestas claras de solución.

Desde luego el punto coincidente fue el de pleno respeto a la autonomía universitaria, pero donde se empezaron a dar las cosas de interés fue cuando se hicieron esas declaraciones lucidoras que pueden apantallar por sus generosidad aparente, pero que no encuentran asidero en la realidad.

Algunos de los candidatos identificaron como los problemas más angustiantes de la Universidad Michoacana, el déficit que se ha ido incrementando año con año y las pensiones y jubilaciones.

En efecto, las autoridades de la Universidad Michoacana reconocen el elevado déficit con que opera la institución, al que la panista Luisa María Calderón considera se debe reestructurar, de tal suerte que en el largo plazo haga viable a la casa de estudios.

Por su parte, el abanderado del PRD y de otros partidos, Silvano Aureoles, se pronunció por la gratuidad y por la cobertura al cien por ciento de la demanda, sin decir los cómos sustentar sus propuestas que de entrada demandarían infraestructura, equipamiento y maestros. La gratuidad, desde luego deseable tanto como una mayor obertura, empantanó la relación entre el gobierno del también perredista Leonel Godoy y la UMSNH (según ésta, quedó a deber el subsidio por tal concepto).

En su turno, el candidato Ascención Orihuela Bárcenas, del PRI, presentó una confusa propuesta “piramidal”, que vea por el impulso a más de cien productos y la creación, por otro lado, de un proyecto de amplio espectro, lo que sea que esto signifique. Dijo también que “propondría” una revisión de los programas educativos que la UMSNH ofrece, en la búsqueda de abatir el desempleo. Cosa rara si uno de los componentes de la autonomía universitaria es justamente la potestad de las universidades de diseñar y operar los planes de estudio.

Los aplausos fáciles se desprendieron de los asistentes ante cada promesa, más o menos nutridos dependiendo de los seguidores que cada candidato o partido logró introducir al recinto.

La guerra de declaraciones y promesas, no sólo en Michoacán sino en el territorio nacional, está librando batallas. Si la masa crítica que se encuentra en las universidades festeja, casi a rabiar, declaraciones vacuas y sin futuro, que se espera de un electorado acrítico que está más preocupado por el sustento diario, que por informarse y ver la viabilidad de las ofertas que a granel se siembran todos los días.

Las buenas intensiones no bastan. La política debe modernizarse y cambiar los paradigmas que nos han inyectado a lo largo de décadas, que se sostienen en posturas populistas y venta de esperanzas.

Las universidades del país, en su conjunto, enfrentan problemáticas comunes como la falta de esquemas viables de pensiones y jubilaciones; estructuras obesas e ineficaces, además de falta de recursos para la investigación y la inversión en un verdadero capital humano. Son, qué duda cabe, los asuntos que de entrada debe plantear un programa de gobierno bien estructurado, bajo estudios de viabilidad y, sobre todo, planteados responsablemente.

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 14:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De candidatos y candidotes

Si de prometer se trata, nadie iguala a nuestros calificados y experimentados político-candidatos, aquellos que cíclicamente compiten por obtener alguno de los tantos huesos que nuestra pródiga nación ofrece, para que de manera democrática nosotros los súbditos (quiero decir, ciudadanos) podamos decidir quién será nuestro próximo salvador, aquel que nos llevará a la prosperidad, a la justicia y al bienestar social.

Desde aquellos que se lanzan a “la grande”, hasta los menos agraciados buscadores de alguna presidencia municipal o una jefatura delegacional, pasando por los aspirantes a gobers preciosos o a congresistas, todos sin excepción, se vierten en promesas, ofrecimientos y soluciones que de antemano saben que no van a cumplir.

Algunos dirán que esto sucede en todos lados, que hasta en los países más avanzados se acostumbra valerse de las maquilladas y seductoras promesas para convencer a los ingenuos votantes de que depositen su confianza en determinado candidato. Les doy la razón. El problema es que en aquellos países, sí se cumplen por lo menos parte de tales promesas, y la calidad y cantidad de ellas son razonablemente aceptables y más creíbles para los mencionados votantes. 

Sin embargo, en México, sucede que nuestros ínclitos “wannabes” dejan fluir su inacabable verborrea para prometer el sol, la luna y las estrellas, pero, después, cuando se trata de cumplir,  los incautos ciudadanos acabamos recibiendo puros agujeros negros (hablando en términos cósmicos, por supuesto).    

¿Para muestra? un botón: Al inicio de su campaña por la presidencia de la república, Enrique Peña Nieto se comprometió, en caso de resultar elegido, a atender y cumplir 266 promesas que firmó ante notario público. ¿Era realmente necesario comprometerse a tanto? Peña, ya presidente, se aproxima a completar su tercer año de gobierno, esto es, la mitad de su gestión, habiendo cumplido a duras penas el 10 por ciento de sus consabidas promesas.

Muchas de las promesas que formuló pueden o pudieron ser realizadas a nivel de gobernadores, o incluso presidentes municipales, realmente Peña Nieto no tendría por qué haberlas hecho. Sus compromisos debieron de haberse centrado, desde mi punto de vista, en cuatro principales factores: 1) Economía y empleo 2) Educación 3) Justicia y seguridad 4) Narcotráfico. En el orden que quieran.

¿Tiene sentido comprometerse a construir una unidad deportiva en Acolman, o modernizar la carretera Pátzcuaro-Tacámbaro, o construir un hospital infantil en Michoacán? ¿Eso le toca al presidente de la república? ¿Cuántas de sus 266 promesas será capaz de cumplir al final de su mandato? Pero lo más importante: Estaremos viviendo mejor los mexicanos cuando el señor Peña Nieto se retire en el 2018? ¿Gozaremos de un mejor nivel de vida? ¿Tendremos más y mejores servicios públicos? ¿Estaremos más seguros? ¿Estarán nuestros hijos mejor preparados? ¿Encontrarán una chamba digna y decentemente remunerada? Ya sabemos las respuestas.

Prometer no empobrece, bien aprendido lo tienen nuestros candidatos y gobernantes.   

Autor:

Fecha: 
Jueves, 30 de Abril 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1