Se encuentra usted aquí

procurador

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Día de la Verdad

El 2 de julio pasado, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, anunció que le solicitó la renuncia a todos los integrantes de su gabinete legal y ampliado. Explicó después de “hacer una evaluación puntual de todo el gabinete” decidiría con quienes continuaría trabajando. Adelantó que a más tardar el 15 de julio, o sea ayer, anunciaría su decisión.

El anuncio fue bien recibido, por lo menos entre los políticos perredistas que cada vez más critican la labor de muchos colaboradores de Mancera. Opinaron que la decisión del gobernante defeño mostraba que éste por fin se dio cuenta de que en su gabinete hay un buen número de hombres y mujeres que por su mal desempeño contribuyeron a la derrota electoral del PRD en demasiadas delegaciones y distritos electorales en las elecciones del 7 de junio.

Llegó el 15 de julio y Mancera anunció que hoy 16 de julio dará a conocer lo cambios en su gabinete. Así lo dijo: “Hay muchos nombres que se han mencionado, yo no quiero afirmar ni descartar a ninguno, pero los anuncios oficiales los voy a hacer yo, seguramente alrededor de las 13:00 horas”.

Es decir que esta tarde, a esos de las 14:00 horas (Centro), sabremos por fin a quienes se les acepta su renuncia. También conoceremos cuáles funcionarios se quedarán en sus cargos y cuáles cambiaran de puesto.

Desde el 2 de julio se han mencionado muchos nombres, como lo dijo ayer Mancera. Yo insisto en que los siguientes deben irse a su casa sin demora:

El secretario de Gobierno, Héctor Serrano, principal artífice del desastre electoral del PRD el 7 de junio; la secretaria de Desarrollo Social, Rosa Isela Rodríguez, quien algunos aseguran trabajó más para Morena que para el PRD antes del 7 de junio; el secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida, y el Procurador General de Justicia del DF, Fernando Ríos Garza, corresponsables de la inseguridad que prevalece en amplias zonas de la ciudad; la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, quien desde sus primeros días en el cargo ha generado conflictos para su jefe haciendo declaraciones poco inteligentes; el secretario de Obras y Servicios, Edgar Tungüí, porque el estado físico de la ciudad es deplorable, el mantenimiento de la infraestructura aparentemente inexistente y la obra pública escasa; el director del Metro, Joel Ortega, quien embarcó a Mancera convenciéndolo a que autorizara un aumento de tarifa sin darle absolutamente nada a cambio a los usuarios, no poder controlar al ambulantaje, permitir el deterioro del sistema, no resolver satisfactoriamente los problemas de la Línea 12 y echarle la culpa a otros por todos los males que no ha sabido resolver; y el director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Ramón Aguirre, el responsable de que la ciudad se inunde cada vez que llueve.

Esta es mi lista corta de los funcionarios que deben salir del Gobierno del DF. Solo son ocho, pero los defeños nos daremos cuenta de que se ha dado un cambio positivo en nuestro gobierno si son reemplazados por personas que tengan experiencia, talento y ganas de servir.

Hoy es del Día de la Verdad para Miguel Ángel Mancera. Hoy se juega su futuro político. Si de nuevo se equivoca al integrar su gabinete sólo se quedara con las ganas de ser presidente porque su buena estrella resultará haber sido fugaz.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Osorio Chong remolón

La difusión de la grabación ilegal de la estúpida conversación entre Lorenzo Córdova y Edmundo Jacobo, consejero presidente y secretario ejecutivo del INE, respectivamente, da para todas las interpretaciones. Algunos se centraron en descalificar a Córdova y ya hay quien junta firmas para exigir su renuncia. Otros arropan al funcionario, poniendo énfasis en que hubo una grabación ilegal de por medio. Hasta de “mirreinato” lo han acusado.

Algunos legisladores han culpado al PRI y al Verde por las grabaciones. Especulan que pudo ser una especie de venganza de este último partido por el cúmulo de multas y castigos que le ha impuesto. Una especie de advertencia para que no le quiten el registro. El día de la difusión de las grabaciones, Televisión Azteca criticó fuertemente a Córdova en varios programas, lo que abona en la idea de que el golpe pudiera venir de ese lado.

Por su parte, el senador Emilio Gamboa rechazó que su partido o el PVEM hayan sido culpables del espionaje. Más aún, en un reconocimiento cínico subrayó que todos espían. Algunos de sus correligionarios señalan que los partidos perdedores del 7 de junio son los sospechosos. En pocas palabras, cualquiera pudo ser el culpable.

Pero más allá de estas interpretaciones y del desatino de los funcionarios del INE en una conversación privada, lo cierto es que el espionaje telefónico es un delito que compete al gobierno federal perseguir. En este punto, luego de que se difundió el audio del consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, mofándose de personas pertenecientes a comunidades indígenas, llamó la atención que el gobierno federal hubiera sido tan lento para opinar sobre el tema y lo haya hecho de una manera tan poco afortunada.

Por la tarde de ayer, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, advirtió que no será fácil dar con quien intervino la conversación telefónica, pues es muy fácil, según él, intervenir los teléfonos. Asimismo, recordó que “hay una larga fila” de denuncias por espionaje, que vienen desde administraciones pasadas.

La postura del funcionario fue burocrática, en la concepción de que hay que esperar fila para investigar. De antemano, se condena al fracaso la investigación. Sólo le faltó decir que está “retedifícil” investigar. En vez de manifestar su apoyo al INE por el golpeteo mediático, prácticamente se asegura que la denuncia presentada no tendrá resultados.

Es necesario corregir esto. Sería conveniente que algún funcionario menos reacio a cumplir con su deber, tal vez la casi invisible procuradora Arely Gómez, se pronuncie más enfáticamente acerca de este tema. Debe darse la garantía al Instituto de que se emplearán a fondo en este caso de espionaje. Esta es la segunda declaración desafortunada de Osorio Chong en dos días.

Fecha: 
Viernes, 22 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“Fue el Estado” ¿Cuál?

La consigna más usual a propósito de Ayotzinapa es culpar a Peña = el gobierno federal = “el Estado”). Solución: que el presidente renuncie.

1. Peña. Según nuestra tradición el presidente es el único actor y ejecutor y el pueblo se acostumbra a que él (para bien y para mal) hace todo, sabe todo y lo puede todo. El carruaje de don Porfirio rodaba siempre a la misma hora ante un reloj cuyas campanadas sonaban puntuales a su paso (en la torre del campanario había un disciplinado empleado ajustando el reloj). “¿Qué hora es?” “La que usted ordene, señor presidente.”

2. El Estado. ¿Quién es “el Estado”? Los legisladores de “izquierda” que constituyen uno de los tres poderes del Estado acusan “fue el Estado” el criminal en Iguala. Al atacar a un ente que no entienden qué es, se autoculpabilizan y dejan clara su estatura moral e intelectual.

Mi abuela platicaba que en Yucatán en tiempos de la persecución religiosa un señor muy devoto se dedicaba a atacar al clero. Le preguntaron por qué. Contestó que como católico quería mucho a la Iglesia y a los padrecitos, pero don Clero era muy malo. Hoy se ataca a don Estado.

3. Tan infames como los asesinos son los que lucran políticamente de la tragedia y no critican a los gobiernos perredistas de Guerrero ni de Iguala. El gobierno federal es el asesino, como si Enrique Peña Nieto hubiera ordenado secuestrar y asesinar a más de 43.

No arremeten contra el perredista gobernador dimitente, ni el jefe de la policía prófugo, ni el presidente municipal aliado a una banda criminal en pugna. No culpan a las gavillas homicidas ni les importa que hayan encarcelado a ese alcalde, o que lo hayan cobijado en Ixtapalapa contratistas que ayudaron a instalar el plantón en Reforma. No mencionan que López Obrador definió con sumo cuidado y aprobó a sus candidatos en una de las entidades federativas que más votos le ha dado; no dicen que le previnieron de los antecedentes del alcalde de Iguala: de todas maneras lo puso como candidato.

4. Lo anterior no importa: ¡fuera Peña! Y que se vaya antes del 1º de diciembre, porque si hay ausencia definitiva del presidente antes de dos años es obligatorio convocar a nuevas elecciones (art. 84). Eso le viene muy a modo al Peje para alcanzar legalmente su obsesión por el poder. Si quisiera asaltarlo luego de esa fecha tendrá que mandar al diablo las instituciones y de pasada la ya quebrantadísima paz social.

5. El presidente recibe durante cinco horas a los padres de los desaparecidos y nada bueno puede decirles. Resultado: “no aceptaremos otra cosa: ¡vivos se los llevaron y vivos los queremos!”.

6. Como no aparecen vivos, la PGR no sirve y Peña tiene la culpa. Murillo Karam presentó un estrujante informe, acaso tan brutal y explícito porque tras esa reunión con los padres tuvo que demostrar que no había indicios de vida: los asesinos quemaron casi profesionalmente los cadáveres. No importa que haya hoy 74 detenidos o haya muerto un policía federal. Lo único informable es que Murillo estaba cansado.

7. Ante esta catástrofe ni el presidente ni su secretario de Gobernación han mostrado ya no digamos grandeza, sino decisión y valor. Impunes pandillas de encapuchados queman autobuses y hasta la puerta del Palacio Nacional, por no hablar de carreteras y aeropuertos cerrados. Toda policía está paralizada, medrosa y con instrucciones de negociar la ley y dejarse humillar (y herir) por los delincuentes.

Por una vez estaré de acuerdo con Zedillo: lo que más nos falta es estado de derecho. Agrego que sin leyes no hay sociedad civilizada y libre; las leyes no sirven sin policía; y no hay policía sin cárceles. Pero los impunes critican la impunidad (no la de ellos: la del “Estado”). ¡Y que se vaya Peña!

8. ¿Es éste un “crimen de estado”? En todo caso, de varios gobernantes del estado de Guerrero y de sus municipios, no del Estado con mayúscula.

Hay que decirlo con claridad y sin exageraciones. Es la mayor crisis política que haya vivido México desde fines de los años veinte, cuando con su persecución religiosa, Plutarco Elías Calles perpetró una guerra contra el pueblo. Esta es una lucha insurreccional que el gobierno federal no parece saber combatir, muy manifiesta en la parálisis de unas autoridades federales, estatales y municipales incapaces de aplicar la ley y hacer el ridículo contra la franca delincuencia en que incurre la “protesta social”.

Hay intereses claros en exigir que renuncie el presidente y culparlo de lo que no hizo. Como Peña no renunciará, para que el Peje asalte el poder que tan enfermizamente pretende sólo quedará la vía que ya demasiados ejercen impunemente y atizan con manifiesto éxito: la violencia.

De nuevo: estado de derecho. Para eso hace falta valor. Mano estricta. Gobierno y policía que apliquen la ley: toda la ley. Y sobre todo, justicia. Es indispensable poner tras las rejas a los que llevan mucho tiempo moviendo libre e impunemente a bandas criminales, narcoguerrillas, gobernadores y presidentes municipales aliados a ellos, políticos y partidos cómplices; bandas violentas que a bordo de camiones robados proclaman acciones pacíficas e incendian lo que no es suyo. Pero a los obligados a aplicar la ley se les aflojan las corvas y se limitan a exhortar (uf) al “diálogo”.

Ante todo: hay que señalar nombres de gente importante. Las autoridades conocen a los alfiles, caballos y torres que manejan libremente a peones que bajo cualquier razón o pretexto bloquean, desaparecen y asesinan a su gusto, y que primero queman camiones, luego palacios municipales y luego incendiarán al país. Mientras tanto, los encargados de aplicar la ley e impedir la creciente violencia ilegítima abjuran de la violencia legítima, ordenan dejarse lastimar a la policía, y siguen invitando a los energúmenos a dialogar.

Hace falta talento. Hace falta valor. Hace falta grandeza histórica. Como dijo Thomas Paine durante la guerra de independencia de EEUU: “Estos son los tiempos que ponen a prueba el alma de los hombres.”

Foto: internacional.elpais.com

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Noviembre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Acabemos con los incompetentes

Definiciones encontradas en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española, 22ª. Edición, 2011:

competencia. f. Pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado.

competente. adj. Que tiene competencia.

incompetente. adj. No competente.

Sinónimos de incompetente: inepto, incapaz, inútil, ineficaz, negligente.

Palabras semánticamente cercanas a incompetente (pseudo-sinónimos): impotente, torpe, negado, descalificado, inservible, inefectivo, impedido, incapacitado, inservible, descuidado, desidioso, dejado, apático, desaplicado, distraído, desinteresado, indiferente.

Incompetente o cualquiera de sus sinónimos o pseudosinónimos son adjetivos que pueden utilizarse para describir a muchos funcionarios mexicanos que por omisión o acción contribuyen a que México siga siendo un país pobre, corrupto, desordenado, violento y repleto de tensiones sociales.

Incompetentes fueron algunos altos mandos del Ejército que intentaron encubrir a los soldados que supuestamente asesinaron a 22 delincuentes en la comunidad de Pedro Limón, municipio de Tlatlaya, Estado de México, el 30 de junio pasado. ¿Tendrán nombres y apellidos estos mandos?

Incompetente fue el Procurador General de Justicia del Estado de México, Alejandro Gómez Sánchez, quien aceptó la palabra de los soldados, le dio carpetazo al asunto y le informó a su jefe, el gobernador mexiquense Eruviel Ávila, que los 22 delincuentes murieron al enfrentarse a balazos contra los militares. Por aún, en lo que solo puede ser calificado como una muestra de incompetencia cínica, Gómez Sánchez declaró el 17 de julio que “de las diligencias realizadas por el Ministerio Público del fuero común no se desprende indicio alguno que haga presuponer o que nos haga pensar en la posible ejecución, en el posible fusilamiento al que se hace referencia en medios de comunicación”. Ayer, el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, desmintió públicamente a su colega del Estado de México al informar que tres de ocho soldados arrestados por su participación en los hechos serán acusados de homicidio.

Incompetente fue la desde ayer exdirectora general del Instituto Politécnico Nacional, Yoloxóchitl Bustamante Díez. Primero intentó imponer un nuevo Reglamento Interno del IPN y modificar planes de estudios sin pedirle su opinión a nadie, luego optó por ignorar a los estudiantes que se manifestaron contra sus decisiones, más adelante descalificó públicamente a los inconformes y finalmente decidió posponer la entrada en vigor de los cambios pero sin aceptar revisarlos. La terca incompetencia de Bustamante generó marchas de protesta en las calles de la Ciudad de México y un conflicto innecesario que aparentemente se resolverá gracias a que el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se reunió ayer para dialogar en plena calle con los miles de estudiantes que se instalaron frente a la Secretaría de Gobernación.

Bustamante ya se fue a su casa. ¿Cuándo se irá Gómez Sánchez? Y los militares encubridores, ¿serán públicamente identificados y juzgados en un juzgado civil?

Hay que acabar con la impunidad, sí, pero también con los incompetentes.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 01 de Octubre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1