Se encuentra usted aquí

privacidad

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Bloqueadores de la Publicidad Digital

El mercado digital crece de forma acelerada debido al aumento exponencial de los internautas en general, y de los usuarios de celulares inteligentes en particular. Hoy tenemos en el mundo 2,923 millones de usuarios de Internet y 3,600 millones de suscriptores de telefonía móvil.

Una expresión de este crecimiento es el comportamiento de la publicidad digital. Una vertiente que está en franca explosión. Este segmento se ha convertido en una industria multimillonaria. Los datos son impactantes: en 2014 se invirtieron 137,000 millones de dólares a nivel mundial en anuncios en la red de redes.

Por otra parte, gran parte del crecimiento del mundo digital se basa en modelos de negocios a partir del uso de gastos cruzados. Por ejemplo, la publicidad digital ayuda a pagar el uso de la red y el acceso a sus contenidos. Gracias al crecimiento de la publicidad digital podemos tener acceso sin costo a diferentes sitios en Internet.

Bloque de la publicidad digital

Sin embargo, debido a una nueva tecnología que permite el bloqueo de la publicidad digital en los celulares inteligentes esto puede cambiar. ¿Te imaginas que ahora tengas que pagar por los contenidos que visitas en la red? Pues esto puede provocarlo esta nueva tecnología. El 90% de lo que revisamos en Internet está subsidiado por la publicidad digital.

Apple acaba de dar un golpe importante en el bloqueo de la publicidad digital que está creando una gran polémica. La nueva actualización del iOS 9 considera una función de "bloqueo de contenidos". Adicionalmente, puede usarse también para evitar los datos de seguimiento.

En caso de que este tipo de herramientas progresen, habría varios afectados. Empezaríamos con los sitios de contenidos que basan su modelo de negocios en la venta de publicidad en línea. También afectaría al conjunto de la industria de la publicidad digital, al aparecer este nuevo obstáculo generaría una transformación tecnológica importante con el nuevo modelo de la publicidad programada, que utiliza la información de los potenciales consumidores para personalizar y automatizar el envío de anuncios.

Incluso hay quienes piensan que los "bloqueadores" pueden afectar al mismo comercio electrónico, que depende en gran medida de los anuncios digitales para crear demanda.

Por otro lado, quienes pueden aprovechar esta situación son los proveedores de acceso a la red, pues los "bloqueadores" les otorgan la gran oportunidad de entrar al mercado de la publicidad digital, del cual a la fecha sólo ha beneficiado a empresas como Google, Facebook y demás actores que venden publicidad en Internet. Mientras las empresas de telecomunicaciones invierten importantes cantidades de recursos en infraestructura y recursos técnicos, los vendedores de publicidad en línea obtienen para ellos los beneficios de un mercado más grande gracias a la mayor cobertura y calidad de banda ancha.

Conclusiones

Aunque falta mucho por saber qué sucederá con los "bloqueadores" ante las reacciones de los afectados y el análisis de las consecuencias para el desarrollo de Internet, lo que sí es cierto es que la publicidad ha abusado e invadido la privacidad de todos con demasiados anuncios.

Es probable que esta nueva tecnología no prospere por el impacto económico que tendría en el mundo digital, pero sí ayudará a plantear los límites de la publicidad, la necesidad de compartir sus beneficios con otros jugadores como las empresas de telecomunicaciones, y también puede ayudar a darle mayor poder a los usuarios de la red para decidir qué quieren recibir en materia de anuncios.

Internet sigue en evolución y en discusión. Las innovaciones tecnológicas pueden hacer ganadores a algunos y afectar a otros. Es un mundo del que tenemos que estar siempre pendientes, pues de lo que ahí suceda puede depender parte de nuestro futuro.

Autor:

Fecha: 
Martes, 20 de Octubre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Facebook nos conoce muy bien

Actualmente cuatro de cada 10 habitantes del mundo participamos en Internet, ya sea a través de consultar la web, intercambiando correos electrónicos o interactuando en las redes sociales. En paralelo a esta participación, sin darnos cuenta, vamos dejando rastros digitales de nuestros gustos, preferencias y relaciones. Algunos llaman a esto la “huella digital”.

El uso de Internet se ha vuelto una de las principales actividades humanas, y prácticamente nuestras vidas se desarrollan impactados con las nuevas tecnologías. Las usamos para trabajar, para comunicarnos, para informarnos, divertirnos, hacer negocios y hasta para conocer nuevos amigos o parejas.

¿Pero qué puede significar esta huella digital? ¿Qué dice de nosotros y cómo puede ser aprovechada al explotar el cúmulo de información que dejamos en nuestras interacciones en las redes sociales, por ejemplo?

Facebook nos conoce muy bien

Facebook es la red social más importante con más de 1,490 millones de usuarios activos (aquellos que se conectan a la red al menos una vez al mes) el segundo trimestre de 2015. El crecimiento sigue siendo importante, pues al primer trimestre esta red contaba con 1,440 millones de usuarios, y creció con 50 millones de participantes más (3.5%) a junio de este año.

¿Hasta dónde se puede interpretar nuestra participación en esta red social? Recientemente las Universidades de Stanford y Cambridge publicaron un estudio donde aseguran que, por medio de la aplicación de ciertos algoritmos a nuestras participaciones en Facebook, se puede conocer la personalidad de los usuarios.

Pero además sorprende el hecho que lo pueden lograr con poca información: con 10 “me gusta”, el conocimiento que se obtendría equivaldría al que tiene de nosotros un compañero de trabajo; con 70 “me gusta” sería un conocimiento similar al de un amigo; con 150 “me gusta” se iguala el conocimiento al de un familiar; y con 300 “me gusta” es el mismo conocimiento que tendría nuestra pareja. Sorprendente.

Este estudio deja en evidencia que nuestra huella digital tiene implicaciones muy serias, tanto éticas como legales, en materia de privacidad o violación de nuestros derechos básicos. Unos cuantos me gusta, compartir, comentarios, fotos y videos dejen al descubierto nuestra personalidad.

¿Y cómo es posible? Pues lo autores de las investigación dicen que es gracias a la capacidad de cómputo existente y al uso de la inteligencia artificial que permite procesar millones de operaciones en segundos.

El estudio de las Universidades de Stanford y Cambridge se realizó con una muestra de 86,000 voluntarios que contestaron una encuesta de 100 preguntas. Esta encuesta estaba diseñada para identificar cinco grandes rasgos de la personalidad: la apertura, la escrupulosidad, extroversión, amabilidad y neuroticismo. A partir de ahí analizaron los compartimiento en la red y lograron desarrollar un modelo predictivo que permite identificar las personalidades de quienes son usuarios de Facebook. Llama la atención el promedio de 227 "me gusta" de las personas participantes en la investigación.

Conclusiones

Esta investigación deja en claro el poder de la interpretación de nuestra información en el mundo digital, misma que puede predecir nuestros gustos y preferencias, nuestros temores e ideas políticas o religiosas. Mucho poder de conocimiento, lo cual abrirá una gran debate de los límites y condiciones para su uso. Por lo tanto, las grandes redes sociales tienen acceso a los mismo y seguramente estarán haciendo uso no regulado del mismo.

Es urgente abrir un debate de los nuevos derechos, límites y usos de la información personal que se comparte en el Internet. Aquí hay elementos de carácter ético que deben de considerarse, pues gran parte de la información que damos puede ser desviada a fines inmorales como la manipulación y el engaño. Aquí hay un gran reto que ya debemos enfrentar: ¿hasta dónde, quién y para qué?

Autor:

Fecha: 
Martes, 29 de Septiembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Riesgos del uso de WhatsApp

WhatsApp es la aplicación de mensajería más popular del mundo. Desde hace tiempo superó al Messenger de BlackBerry. Sin embargo, últimamente se ha puesto en duda la seguridad de este servicio de mensajería. También su privacidad plantea dudas.

WhatsApp ha superado los 500 millones de usuarios en todo el mundo. Sus usuarios comparten más de 50,000 millones de mensajes, 700 millones de fotos y más de 100 millones de vídeos a diario, a lo que hay que sumar, desde agosto de 2013, los mensajes de voz.

A lo largo de los años se han encontrado numerosas vulnerabilidades en WhatsApp, lo que ha situado a la aplicación como un blanco perfecto para la distribución de programas maliciosos y robo de datos personales.

El miedo reside en el cruce de datos de Facebook con los de los usuarios de WhatsApp en donde se puede acceder a números de teléfono y todos sus contactos, localizaciones GPS, fotografías, vídeos, audios, tarjetas de contacto, gustos, preferencias, etc.

Los riesgos de WhatsApp

Entre las principales vulnerabilidades identificadas se encuentran:

  • Desde sus inicios se han ido descubriendo múltiples fallos de seguridad, empezando por la falta de cifrado de sus comunicaciones y, por tanto, el acceso a la agenda telefónica y a los mensajes de los usuarios conectados a internet. Esta situación fue subsanada, pero se ha comprobado que el cifrado es fácil de vulnerar.
  • También persisten las vulnerabilidades en la ubicación del usuario a través del GPS puesto que WhatsApp almacena las coordenadas geográficas y las mantiene desprotegidas. De este modo, al compartir una ubicación los datos se descargan a través de un canal no seguro, sin utilizar SSL y sin cifrar.
  • Cualquier usuario, de forma anónima, podía utilizar la infraestructura de WhatsApp para subir todo tipo de archivos o ficheros de cualquier tamaño a sus servidores (incluido los ejecutables).
  • Dado que, además, la plataforma de WhatsApp no cuenta con ningún tipo de antivirus y que los contenidos se borran automáticamente en un período de 30 días, las facilidades para distribuir todo tipo de programas maliciosos o realizar ataques de phishing, haciendo creer al usuario que está ante la página web de su banco captando su contraseña, son muy sencillas y sin ningún tipo de costo o riesgo para el atacante, que además puede mantener el anonimato.
  • Asimismo, se descubrió una grave carencia en el proceso de alta y verificación de los usuarios. Así, el código de activación de usuario se genera en el propio entorno de la aplicación, incluso antes de ser enviado a los servidores internos para que éstos manden el mensaje SMS, con el código, al usuario.
  • La posibilidad de cambiar el remitente a la hora de enviar mensajes o el acceso a las conversaciones de un usuario a través de otras aplicaciones que tienen acceso a la tarjeta MicroSD (donde se almacenan las copias de seguridad de WhatsApp) son otros de los fallos observados en los últimos meses.

La cuestionada privacidad de WhatsApp

Junto con las vulnerabilidades mencionadas, hay otras cuestiones que van asociadas a las condiciones de uso de la propia aplicación y que no siempre son tenidas en cuenta por sus usuarios. Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • La compañía pueda acceder periódicamente a la lista de contactos y/o libreta de direcciones para mantener un registro de los números de teléfono de otros usuarios,  sin consentimiento por parte de los contactos.
  • Los datos denominados Status Submission (estados, fotos de perfil, información sobre si se está conectado o información sobre la última conexión) tienen una licencia no exclusiva, gratuita y transferible para usarlas, reproducirlas, distribuirlas, crear obras derivadas a partir de ellas, exhibirlas o comunicarlas. De este modo, todas las actualizaciones de estado son visibles por cualquier usuario de WhatsApp que tenga el número de teléfono de la persona, sin necesidad de que se haya aceptado previamente. Esta política se hace extensible a los grupos, por lo que si alguien te incluye en un grupo junto con otras personas, cualquiera de los componentes de este grupo tendrá acceso a todos tus datos.

Conclusiones

Las plataformas de mensajería se han convertido en aplicaciones muy populares y con crecimientos espectaculares. En el paso reciente fue Messenger de BlackBerry y ahora es WhatsApp quien lidera este segmento importante del mercado digital.

Sin embargo, preocupa los riesgos de seguridad y las vulnerabilidades a la privacidad. Ambos temas han sido minimizados tanto por la empresas que ofrecen mensajería, como por los usuarios y las autoridades reguladoras. Son temas muy delicados que nos deberían de ocupar, pues las sorpresas pueden empezar a llegar a mayores consecuencias en cualquier momento.

Autor:

Fecha: 
Martes, 11 de Noviembre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1