Se encuentra usted aquí

presidente municipal

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Manipuladores

“Me llama a mi mucho la atención ver a actores o agrupaciones que se dediquen a tratar de desacreditar lo hecho por el gobierno federal y me enoja más todavía que manipulen a los padres de familia. Me da tristeza que dentro de todo esto haya personas o grupos que realmente lucren, lucren con el dolor de los padres de los muchachos, lucren, me refiero, porque obviamente dicen una cantidad de mentiras que realmente son hechos que no son muchos de ellos son ciertos y toda esa gente trata de manipular la información para alcanzar objetivos individuales u objetivos de grupo”.

“Debemos ser claros de lo que ahí sucedió, ya que esto fue obra de la delincuencia organizada y de las autoridades municipales. La Federación ha actuado conforme al marco jurídico vigente y ha hecho su mayor esfuerzo para que este delito no quede impune. Reitero: quien falló fue la autoridad municipal infiltrada, este es el nivel que corresponde a tales hechos, de acuerdo con las investigaciones se trató de un acto de barbarie cometido por la delincuencia organizada y las policías municipales de Iguala y Cocula”.

Estas palabras las pronunció ayer en un evento el secretario de la Marina, Vidal Francisco Soberón y no tardó mucho en escucharse la respuesta del representante de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa secuestrados en Iguala el 26 de septiembre pasado por policías de ese municipio guerrerense y del de Cocula.

Felipe de la Cruz, quien es el padre de un normalista que sobrevivió a la balacera que ocurrió antes del secuestro de sus 43 compañeros, al referirse a lo dicho por el almirante, dijo: “Los títeres son ellos, nosotros no somos tontos. Ellos están bajo las órdenes de un presidente corrupto y asesino… “no hay perdón ni olvido para este gobierno”.

La respuesta de De la Cruz carece de toda lógica si recordamos lo que sucedió el 26 de septiembre.

La agresión a balazos contra los 80 y tanto normalistas que llegaron a Iguala y el secuestro de los compañeros del hijo de De la Cruz supuestamente se llevaron a cabo siguiendo las órdenes del entonces presidente municipal perredista de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda, quien se perfilaba para ser la próxima candidata del PRD-PT-MC a la presidencia municipal de Iguala.

El asesinato de los 43 normalistas y la posterior incineración de sus cadáveres fue ejecutado por sicarios de los Guerreros Unidos, organización criminal a la que aparentemente pertenecieron tres hermanos de Pineda, dos de lo cuales fueron asesinados en 2009. María de los Ángeles supuestamente era la operadora de Guerreros Unidos en Iguala.

El secuestro y asesinato fue perpetrado en un estado que desde hace 2005 es gobernado por perredistas. El anterior al actual, Ángel Aguirre, evitó que el secuestro fuera inmediatamente investigado por la Procuraduría General de la República, que hasta el 4 de octubre atrajo el caso.

El dolor que causa el perder a un hijo afecta los sentimientos y hasta la cordura de cualquier padre o madre. Eso lo entiendo. Lo que no alcanzo a entender es que en sus declaraciones los padres de los normalistas no mencionen nunca a Abarca y Pineda, que aparentemente ordenaron la desaparición de sus hijos, ni a Aguirre, que pemitió que este par de pillos se apoderara del poder político de Iguala sabiendo que tipo de personas eran.

¡Claro que están siendo manipulados los padres de los 43! Soberón debería haber identificado a los manipuladores.

Foto: www.milenio.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 11 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Por qué? ¿Para qué? ¿Quién?

Después de la más reciente conferencia de prensa del procurador general de la república, Jesús Murillo Karam, dada ayer, sigo sin entender para qué se dirigieron a Iguala 80 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa el 26 de septiembre pasado. Nadie me ha dicho quién les ordenó o sugirió que fueran a esa ciudad y para qué.

Hay quienes aseguran que los normalistas fueron a Iguala para recolectar fondos para costear su estudios. Quienes afirman esto olvidan que los de Ayotzinapa no eran bien vistos en esa ciudad después de que en julio de 2013 participaron, junto con integrantes de la Unión Popular Emiliano Zapata, en la agresión contra la sede de la presidencia municipal que ocupaba José Luis Abarca, quien llegó al cargo en 2012 como candidato de una coalición integrada por el PRD, PT y MC.

La versión proporcionada por la PGR afirma que “Aunado a las declaraciones de quien dirigía el Centro de Control de la Policía Municipal de Iguala, se suman las declaraciones de Marco Antonio Ríos Verder, integrante del grupo criminal Guerreros Unidos y de policías detenidos, quienes asumieron que el grupo que se aproximaba, se dirigía a sabotear la celebración que se realizaría, que se realizaba en esos momentos por la esposa del alcalde, María de Ángeles Pineda Villa, con motivo de su informe de actividades” que como presidenta del DIF municipal ofreció en la tarde de ese mismo día.

Después de ser informados que los normalistas se dirigían a Iguala, Abarca y su esposa le ordenaron al jefe de la policía municipal, Felipe Flores, que impidiera que los estudiantes llegaran al lugar en donde se realizaba el baile. De acuerdo a Sidronio Casarrubias Salgado, el jefe del grupo criminal Guerreros Unidos, Pineda Villa fue quien ordenó ‘‘dar un escarmiento’’ a los jóvenes normalistas.

Agredir a balazos a 80 normalistas y matar en el lugar de los hechos a cuatro de ellos y a otros tres civiles inocentes es más que dar un escarmiento. Secuestrar y asesinar a 43 jóvenes y luego calcinar sus cuerpos es un brutal asesinato colectivo.

Lo ocurrido el 26 de septiembre parece más un capítulo sangriento de una batalla a muerte entre bandas delincuenciales antagónicas que una salvaje y mal ejecutada represión de estudiantes.

Hasta donde se sabe, Abarca y su esposa María de los Ángeles deseaban crecer políticamente. Él seguramente buscaría una candidatura a una diputación federal para las elecciones de junio del año entrante mientras que ella trabajaba para ser su sucesora en la presidencia municipal. El ordenar la agresión a balazos contra los normalistas y luego la desaparición y asesinato de 43 de ellos no iba a pasar desapercibido. Luego entonces, ¿para qué ordenar algo que en nada los beneficiaba políticamente?

Es muy probable que ordenaran la represión y que se le diera un escarmiento a los normalistas, pero es también muy probable que otra persona decidiera que había que enfrentar y matarlos.

Tal vez el prófugo jefe de la policía de Iguala, Felipe Flores, creyó que los normalistas pertenecían a la banda delincuencial Los Rojos, enemiga mortal de Guerreros Unidos. Eso explicaría que los entregara, vía policías municipales de Cocula, a los sicarios de Guerreros Unidos, quienes, de acuerdo a informes de la PGR, antes de matarlos les preguntaron si eran miembros de Los Rojos.

Por eso la captura de Flores es tan importante y necesaria para que se avance en la investigación en torno a este terrible suceso.

También es fundamental saber por qué y para qué fueron los normalistas a Iguala y quien les ordenó o sugirió ir.

Foto: Ayuntamiento de Iguala

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 08 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Quién debe pedir perdón?

¿Debe pedirle perdón a los mexicanos el presidente Enrique Peña Nieto por todo lo que está pasando en el país?

¿Cómo presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos debe ofrecernos una disculpa por la violencia, inseguridad, corrupción e impunidad que se han apoderado de gran parte de México?

¿Nos debe una disculpa el jefe del Poder Ejecutivo por el estancamiento económico que ha causado su política fiscal?

¿Y por los fallidos sistemas educativo y de procuración de justicia?

¿Y por los supuestos conflictos de interés que han manchado la imagen de su familia?

¿Y por una lista interminable de fracasos que tienen postrada a la Nación?

Muchos están exigiendo precisamente esto: que por medio de un mensaje que se difunda por todos los medios de comunicación el presidente Peña Nieto nos pida perdón por la mala situación en que se encuentra el país.

Es indudable que como presidente de la república es responsable de mucho de lo que pasa en México, pero no de todo.

Para bien del país, desde el sexenio de Ernesto Zedillo empezó a diluirse el poder metaconstitucional que sin límites habían ejercido los presidentes mexicanos. Poder que les permitía manejar a su antojo los poderes Legislativo y Judicial, meter las manos en un multimillonario fondo secreto del cual nunca tuvieron que rendir cuentas, remover a gobernadores según les conviniera, manipular a los sindicatos de empresas paraestatales, públicas y privadas, darle órdenes al gobernador del Banco de México, endeudar excesivamente al país, inventar políticas económicas irracionales, despilfarrar recursos públicos en planes y programas inútiles, llevar al país hacia la derecha, hacia la izquierda o hacia donde se les ocurriera, tolerar y muchas veces lucrar de las actividades de narcotraficantes y otros delincuentes organizados, ordenar la represión violenta de disidentes, cometer crímenes de Estado y, por si lo anterior no fuera suficiente, enriquecerse ilícitamente.

Y así como cada presidente en turno usó y abusó de ese poder metaconstitucional, también abusaron de su poder gobernadores, presidentes municipales, legisladores, jueces, magistrados y ministros, y funcionarios de todos los niveles de gobierno.

El poder metaconstitucional de los presidentes murió cuando empezó el sexenio de Vicente Fox pero lo que no se acabó fueron los errores, malas decisiones, despilfarros, negocios, corruptelas y abusos del poder que siguieron y siguen cometiendo un gran número de funcionarios. Lo peor es que muchos de ellos, quién sabe cuántos, no conformes con lo que de por sí se embolsan ilegalmente, se han aliado de alguna manera u otra con narcotraficantes y otros delincuentes.

En resumen. No sólo el presidente de la república es responsable de lo que pasa en el país. Son responsables todos y cada uno de sus antecesores en el cargo. Son responsables todos y cada uno de los gobernadores y quienes los antecedieron en sus gubernaturas. Son responsables todos ellos por no haberle puesto un alto a la corrupción e impunidad que se volvió parte del sistema político mexicano. Son responsables todos y cada uno de aquellos funcionarios que hayan extorsionado a alguien por el motivo que sea o que, aprovechándose de sus cargos y sus influencias, hayan favorecido a familiares, amigos y socios con contratos y negocios que no merecían.

Y al final de cuentas somos responsables la mayoría de los mexicanos porque de alguna manera u otra toleramos o aceptamos que la situación llegara hasta donde ha llegado. Mientras nuestra economía personal y familiar no resultara muy afectada no nos quejamos. Mientras recibiéramos algo del sistema nos callamos. Mientras el grupo social, económico o político al cual perteneciéramos obtuviera alguna prebenda nos dimos por satisfechos.

Casi todos somos responsables y si de pedir perdón se trata, casi todos tenemos que pedirlo. Los unos a los otros.

Desafortunadamente, ofrecer disculpas no servirá para nada si no se empiezan a hacer, desde ahora, los cambios que tiendan a eliminar los abusos del poder y la corrupción e impunidad que han llevado a México al deplorable estado en que se encuentra.

Los ciudadanos debemos exigir esos cambios y los poderosos deben realizarlos porque, si insisten en mantener las cosas como están, todos saldremos perdiendo mucho.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 05 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frente y Claro- Dos años de Impunidad en el DF. Las mentiras y provocación en redes sociales

Se han cumplido dos años en que el presidente Enrique Peña Nieto asumió el cargo. Dos años en que la impunidad se hizo presente con actos vandálicos llevados a cabo por encapuchados que se autodenominan “anarquistas”, sin que las autoridades responsables, las del Gobierno del Distrito Federal, cumplieran con su obligación y responsabilidad, antes al contrario, les permitieron hacer y deshacer, pisotear leyes y reglamentos, llegándose al grado de que los pocos detenidos, fueron liberados sin el menor cargo. Eso se llama impunidad.

Dos años han transcurrido desde ese primero de diciembre del 2012 y la impunidad ha continuado aumentando. En cada ocasión que “casualmente” se protesta contra el gobierno federal y contra el Presidente de la República, aparecen estos vagos, delincuentes, dizque “anarquistas”, cada vez más organizados, armados con palos, tubos, piedras, bombas molotov, creciendo el número de delitos que cometen, sin que como ya lo mencioné, las autoridades respectivas hagan algo. Esto se llama impunidad.

Llegándose ahora al grado de que lo sucedido en Iguala, Guerrero, sea utilizado para seguir atacando al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, pretendiendo culparlo de la desaparición de 43 jóvenes, que hasta el momento no he encontrado en ningún medio, que compruebe realmente que eran estudiantes de la Normal rural.

En ese descontrol que existe en las tan de moda redes sociales, en que se difunde lo que sea, muchas de las veces sin bases, acusando, difamando, también actuando de manera irresponsable y con impunidad, se han manejado infinidad de aberraciones. El problema no está en que alguna persona lo haga, sino la cantidad de personas que sin reflexionar, sin analizar, sin tener siquiera los mínimos elementos reales comprobatorios, se dedican a replicarlo de manera irresponsable, sin tomar en cuenta que solamente están siendo parte de quienes pretenden desestabilizar al país con falsedades, con mentiras.

Porque pregunto, ¿cuándo difunden Todos Somos Ayotzinapa, saben realmente que sucedió?, ¿tienen las pruebas de que eran estudiantes?, ¿conocen más datos de estos supuestos jóvenes, como sus nombres, dónde vivían, sus edades?, ¿saben los nombres de los padres de estos supuestos estudiantes, a que se dedican, si trabajan, su filiación política?, como para solamente dedicarse a replicar cuanta cosa suben, quienes si tienen un objetivo claro, revertir la realidad, la culpabilidad y la responsabilidad de quienes están involucrados.

En lugar de estar culpando al gobierno federal y al Presidente de la República, por qué no lo hacen en contra de Ángel Aguirre quien estaba como Gobernador de Guerrero, que si tiene esa responsabilidad de rendir cuentas, resultando que como ya pidió licencia, ya nadie le exige nada.

Que no es más responsabilidad del Procurador de Justicia del Estado de Guerrero investigar que sucedió. Qué ha hecho hasta el momento el Gobernador interino Rogelio Ortega, que suple a Ángel Aguirre, en relación a este tema.

Por qué no le han cuestionado que nombrara secretario de educación a Salvador Martínez Della Roca, con sus pésimos antecedentes de corrupción como Delegado Político en el DF en la Delegación de Tlalpan.

Por qué esas demandas que hacen en redes sociales no se refieren a los perredistas como los Chuchos, al Peje López Obrador, al actual dirigente Carlos Navarrete, por haber avalado la candidatura para que fuera Alcalde Abarca, sin importar sus antecedentes, ni los de su esposa.

Por qué no se pide que estos renuncien a los cargos que tienen y que los responsabilicen de lo que sucedió en Iguala.

Por qué nadie habla de los 20 millones de pesos que pagó Abarca para ser candidato.

Por qué no solicitan la renuncia del Jefe de Gobierno del DF al no aplicar la ley contra vándalos anarquistas.

Importante reflexionar todo lo anterior, antes de reproducir lo que alguien dirigido, lo sube a redes sociales, sin olvidar lo que Joseph Goebbels el encargado de la propaganda de Hitler afirmaba, “una mentira repetida mil veces se puede convertir en una verdad”, pero también recordar que catalogaba a quienes lo hacían, como “los tontos útiles”. Importante hacerlo por el bien del país.

Fecha: 
Jueves, 04 de Diciembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“Es la economía, estúpido”

Un letrero que decía “It’s the economy, stupid” colgaba de la pared de cada una de las oficinas de campaña de Bill Clinton cuando éste buscó por primera vez la presidencia de Estados Unidos, en 1992.

Acuñada por James Carville, el estratega de la exitosa campaña que impidió que George Bush papá se reeligiera, la frase tenía el propósito de recordarle a todos los que trabajaban en dicha campaña que debían concentrar todos sus esfuerzos para convencer al electorado estadounidense que bajo el gobierno de Bush la economía se había ido para abajo y con ella los niveles de vida de la mayoría de los votantes. El equipo de Clinton aprovechó así la recesión económica que entonces afectaba a Estados Unidos.

Tan efectiva fue la estrategia seguida por los demócratas que la popularidad de Bush se desplomó. Una encuesta de marzo de 1991 señalaba que era calificado positivamente por el 90% de las personas, porcentaje que cayó en agosto de 1992 cuando otra encuesta indicó que era calificado negativamente por el 64%

Carville no se equivocó y Clinton hizo bien en hacerle caso. Si en algo pensamos los seres humanos al momento de votar es en nuestras finanzas personales y la forma en que un gobernante y su partido han manejado la economía nacional. Si nuestra cartera no está contenta manifestamos dicha insatisfacción votando en contra de quienes percibimos como los responsables de la mala situación económica que estamos padeciendo.

Las encuestas dadas a conocer en los últimos días en torno a la gestión del presidente Enrique Peña Nieto muestran que la mitad o más de los mexicanos mayores de 18 años de edad reprueban el trabajo que ha realizado hasta la fecha. Peor aún, las reformas por las que apostó gran parte de su capital político son percibidas negativamente por un alto porcentaje de personas. Y todavía peor, lo responsabilizan por la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, crimen aparentemente perpetrado por órdenes de un presidente municipal perredista en un estado entonces gobernado por otro perredista.

Todo lo anterior porque el presidente y su equipo olvidaron la famosa frase de “Es la economía, estúpido” y tomaron decisiones que golpearon duramente los bolsillos de la mayoría de los mexicanos. En el primer año de gobierno, por quien sabe que razones hasta ahora no explicadas con claridad, la Secretaria de Hacienda impidió que se ejerciera gran parte del multibillonario presupuesto federal que el Congreso autorizó para 2013; en el segundo año, la decisión de Peña Nieto de dotar al gobierno de más recursos económicos se tradujo en un aumento injustifcado de impuestos a partir de enero de 2014, lo que tuvo efectos funestos para la empresas, los consumidores y la economía en general.

Peña Nieto no estaría tan mal calificado si la economía hubiera crecido a tasas más altas que las registradas durante sus primeros dos años de gobierno y si una mayoría de los mexicanos sintiera que su situación económica mejoró desde diciembre de 2012. Esto no ocurrió y ahora el presidente debe pagar el precio. Hoy en las encuestas, el primer domingo de junio en las urnas.

Foto: www.vice.com

Secciones:

Fecha: 
Martes, 02 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hasta donde recuerdo…

Algo está muy mal en México cuando tantas personas culpan al presidente Enrique Peña Nieto por lo que ocurrió el 26 de septiembre pasado en Iguala. Y está mal porque los verdaderos responsables de esta desaparición y seguro asesinato de los 43 normalistas de Ayotzinapa son los ex funcionarios estatales y municipales de Guerrero que están plenamente identificados por las autoridades y la opinión pública, y sus padrinos políticos.

Los manifestantes que han tomado y bloqueado las calles, carreteras y plazas y han ocupado o destruido edificios públicos en varios lugares del país gritan consignas contra Peña Nieto, su gobierno y su partido, el PRI, pero rara vez se escucha un ¡Muera Aguirre! o ¡Muera Abarca! o ¡Abajo el PRD! o ¡Muera el PEJE! O ¡Abajo el PAN!

Hasta donde recuerdo, fueron policías municipales de Iguala y Cocula, ambos municipios gobernados por el PRD, quienes secuestraron a los 43 estudiantes para después entregarlos a unos sicarios de la banda delincuencial Guerreros Unidos, grupo criminal que aparentemente estaba íntimamente vinculado a la esposa de José Luis Abarca, el presidente municipal perredista de Iguala.

Hasta donde recuerdo, el 26 de septiembre Guerrero era gobernado por un expriísta desprestigiado que el PRD recibió en su seno para inmediatamente lanzarlo como su candidato a la gubernatura guerrerense.

Hasta donde recuerdo, Abarca había sido investigado por las autoridades federales durante la presidencia del panista Felipe Calderón y nadie actuó contra él pese a que existían fuertes indicios que permitían suponer que su enriquecimiento inexplicable se debía  a sus vínculos con la delincuencia organizada.

Hasta donde recuerdo, el entonces candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador, no hizo nada para impedir que Abarca fuera el candidato perredista a la presidencia municipal de Iguala, a pesar de que varias veces le dijeron que mantenía vínculos más que cercanos con miembros de la delincuencia organizada.

Hasta donde recuerdo, el entonces gobernador perredista de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, se empeñó en que la investigación del caso la realizara la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ-GRO) encabezada por Iñaky Blanco y no la Procuraduría General de la República (PGR), la cual atrajo el caso hasta el 5 de octubre después de que se descubrieron en Iguala las tumbas clandestinas con restos humanos que resultaron no ser de los normalistas secuestrados.

Hasta donde recuerdo, ni Enrique Peña Nieto ni algún miembro de su gabinete estaban en Iguala el 26 de septiembre pasado, ya fuera para asistir al informe que como presidenta del DIF municipal rindió la esposa de Abarca, María de los Ángeles Pineda, o al baile que se organizó para festejar su labor al frente de dicho organismo.

En resumen, los responsables directos de lo que ocurrió en Iguala son perredistas y ex perredistas y tienen nombres y apellidos: Ángel Aguirre, José Luis Abarca, Andrés Manuel López Obrador, Jesús Zambrano, Jesús Ortega. Los partidos que postularon como candidatos a los dos primeros fueron el PRD, PT y Movimiento Ciudadano. Si esta es la realidad de las cosas, ¿por qué en marchas y manifestaciones los gritos, mantas y pancartas son contra Peña Nieto y el PRI? ¿Quiénes están detrás de esta estrategia que ha transferido la culpa de los verdaderos responsables de la tragedia de Iguala a quienes no tienen ni tuvieron vela en el entierro?

Foto: tlalpan.info

Secciones:

Fecha: 
Martes, 25 de Noviembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“Fue el Estado” ¿Cuál?

La consigna más usual a propósito de Ayotzinapa es culpar a Peña = el gobierno federal = “el Estado”). Solución: que el presidente renuncie.

1. Peña. Según nuestra tradición el presidente es el único actor y ejecutor y el pueblo se acostumbra a que él (para bien y para mal) hace todo, sabe todo y lo puede todo. El carruaje de don Porfirio rodaba siempre a la misma hora ante un reloj cuyas campanadas sonaban puntuales a su paso (en la torre del campanario había un disciplinado empleado ajustando el reloj). “¿Qué hora es?” “La que usted ordene, señor presidente.”

2. El Estado. ¿Quién es “el Estado”? Los legisladores de “izquierda” que constituyen uno de los tres poderes del Estado acusan “fue el Estado” el criminal en Iguala. Al atacar a un ente que no entienden qué es, se autoculpabilizan y dejan clara su estatura moral e intelectual.

Mi abuela platicaba que en Yucatán en tiempos de la persecución religiosa un señor muy devoto se dedicaba a atacar al clero. Le preguntaron por qué. Contestó que como católico quería mucho a la Iglesia y a los padrecitos, pero don Clero era muy malo. Hoy se ataca a don Estado.

3. Tan infames como los asesinos son los que lucran políticamente de la tragedia y no critican a los gobiernos perredistas de Guerrero ni de Iguala. El gobierno federal es el asesino, como si Enrique Peña Nieto hubiera ordenado secuestrar y asesinar a más de 43.

No arremeten contra el perredista gobernador dimitente, ni el jefe de la policía prófugo, ni el presidente municipal aliado a una banda criminal en pugna. No culpan a las gavillas homicidas ni les importa que hayan encarcelado a ese alcalde, o que lo hayan cobijado en Ixtapalapa contratistas que ayudaron a instalar el plantón en Reforma. No mencionan que López Obrador definió con sumo cuidado y aprobó a sus candidatos en una de las entidades federativas que más votos le ha dado; no dicen que le previnieron de los antecedentes del alcalde de Iguala: de todas maneras lo puso como candidato.

4. Lo anterior no importa: ¡fuera Peña! Y que se vaya antes del 1º de diciembre, porque si hay ausencia definitiva del presidente antes de dos años es obligatorio convocar a nuevas elecciones (art. 84). Eso le viene muy a modo al Peje para alcanzar legalmente su obsesión por el poder. Si quisiera asaltarlo luego de esa fecha tendrá que mandar al diablo las instituciones y de pasada la ya quebrantadísima paz social.

5. El presidente recibe durante cinco horas a los padres de los desaparecidos y nada bueno puede decirles. Resultado: “no aceptaremos otra cosa: ¡vivos se los llevaron y vivos los queremos!”.

6. Como no aparecen vivos, la PGR no sirve y Peña tiene la culpa. Murillo Karam presentó un estrujante informe, acaso tan brutal y explícito porque tras esa reunión con los padres tuvo que demostrar que no había indicios de vida: los asesinos quemaron casi profesionalmente los cadáveres. No importa que haya hoy 74 detenidos o haya muerto un policía federal. Lo único informable es que Murillo estaba cansado.

7. Ante esta catástrofe ni el presidente ni su secretario de Gobernación han mostrado ya no digamos grandeza, sino decisión y valor. Impunes pandillas de encapuchados queman autobuses y hasta la puerta del Palacio Nacional, por no hablar de carreteras y aeropuertos cerrados. Toda policía está paralizada, medrosa y con instrucciones de negociar la ley y dejarse humillar (y herir) por los delincuentes.

Por una vez estaré de acuerdo con Zedillo: lo que más nos falta es estado de derecho. Agrego que sin leyes no hay sociedad civilizada y libre; las leyes no sirven sin policía; y no hay policía sin cárceles. Pero los impunes critican la impunidad (no la de ellos: la del “Estado”). ¡Y que se vaya Peña!

8. ¿Es éste un “crimen de estado”? En todo caso, de varios gobernantes del estado de Guerrero y de sus municipios, no del Estado con mayúscula.

Hay que decirlo con claridad y sin exageraciones. Es la mayor crisis política que haya vivido México desde fines de los años veinte, cuando con su persecución religiosa, Plutarco Elías Calles perpetró una guerra contra el pueblo. Esta es una lucha insurreccional que el gobierno federal no parece saber combatir, muy manifiesta en la parálisis de unas autoridades federales, estatales y municipales incapaces de aplicar la ley y hacer el ridículo contra la franca delincuencia en que incurre la “protesta social”.

Hay intereses claros en exigir que renuncie el presidente y culparlo de lo que no hizo. Como Peña no renunciará, para que el Peje asalte el poder que tan enfermizamente pretende sólo quedará la vía que ya demasiados ejercen impunemente y atizan con manifiesto éxito: la violencia.

De nuevo: estado de derecho. Para eso hace falta valor. Mano estricta. Gobierno y policía que apliquen la ley: toda la ley. Y sobre todo, justicia. Es indispensable poner tras las rejas a los que llevan mucho tiempo moviendo libre e impunemente a bandas criminales, narcoguerrillas, gobernadores y presidentes municipales aliados a ellos, políticos y partidos cómplices; bandas violentas que a bordo de camiones robados proclaman acciones pacíficas e incendian lo que no es suyo. Pero a los obligados a aplicar la ley se les aflojan las corvas y se limitan a exhortar (uf) al “diálogo”.

Ante todo: hay que señalar nombres de gente importante. Las autoridades conocen a los alfiles, caballos y torres que manejan libremente a peones que bajo cualquier razón o pretexto bloquean, desaparecen y asesinan a su gusto, y que primero queman camiones, luego palacios municipales y luego incendiarán al país. Mientras tanto, los encargados de aplicar la ley e impedir la creciente violencia ilegítima abjuran de la violencia legítima, ordenan dejarse lastimar a la policía, y siguen invitando a los energúmenos a dialogar.

Hace falta talento. Hace falta valor. Hace falta grandeza histórica. Como dijo Thomas Paine durante la guerra de independencia de EEUU: “Estos son los tiempos que ponen a prueba el alma de los hombres.”

Foto: internacional.elpais.com

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Noviembre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Pruebas!

Admiro enormemente lo que el sacerdote Alejandro Solalinde hace, arriesgando su propia vida, para mejorar la situación de los migrantes mexicanos, centro y sudamericanos que enfrentan miles de peligros y a la muerte misma para ir del sur al norte de nuestro país con el objetivo de llegar a Estados Unidos y encontrar las oportunidades para tener una vida digna que les es imposible disfrutar en sus países de origen.

Solalinde es admirado por defender a esos migrantes y denunciar a las autoridades mexicanas que abusan y explotan a esas personas que han dejado todo en busca del llamado sueño americano. Es, indudablemente, un hombre valiente como pocos.

Debido a que es reconocido y admirado, cuando dice algo la gente lo escucha y le cree. Goza de una gran credibilidad y por eso sus palabras nunca son cuestionadas.

A principios de octubre, cuando policías federales, soldados, policías comunitarios y civiles buscaban a los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa que fueron secuestrados por policías municipales de Iguala y Cocula, se descubrieron en el primero de esos municipios varias tumbas clandestinas que contenían 38 cuerpos.

El 17 de octubre, antes de que se estableciera la identidad de alguno de los cadáveres, antes de que se supiera el destino que habían corrido los 43 estudiantes desaparecidos, Solalinde aseguró que los normalistas estaban muertos. A la agencia de noticias rusa Novosti le dijo: “Estaban heridos, y así como estaban heridos, los quemaron vivos, les pusieron diésel. Eso se va a saber. Dicen que hasta les pusieron madera, algunos de ellos estaban vivos, otros muertos”.

En torno a lo que dijo el sacerdote comenté en mi programa de radio y TV. Dije que Solalinde es una persona admirable pero que estaba obligado a aportar pruebas que confirmaran lo que aseguró.

Pasaron los días y lo que Solalinde dijo el 17 de octubre resultó ser cierto. El viernes 7 de noviembre, el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, informó que las investigaciones señalaban que los 43 estudiantes muy probablemente fueron asesinados y sus cuerpos incinerados en el basurero municipal de Cocula, en donde se encontraron restos humanos calcinados. Habrá que esperar semanas o meses para saber a ciencia cierta si los huesos y dientes encontrados pertenecen o no a alguno o algunos de los desaparecidos.

El lunes pasado, Solalinde dijo algo que nuevamente ha generado turbulencia y puesto en aprietos al gobierno federal. Ante estudiantes de la Universidad de Guadalajara aseguró que el expresidente municipal perredista de Iguala, José Luis Abarca, no fue capturado en Iztapalapa, como lo informó la PGR. Dijo, entre otras cosas, que “lo encontraron en Veracruz y lo fueron a sembrar a territorio opositor en el Distrito Federal, en Iztapalapa, donde hay tantos electores”.

En vista de que este hombre no se ha equivocado en sus anteriores señalamientos es lógico suponer que la mayoría de los mexicanos creen sin cuestionar lo que señaló. Yo mismo no me sorprendería si lo que afirma resultara ser verdad.

Sin embargo, es el que acusa y no el acusado quien debe probar lo que afirma. Por eso, nuevamente le pido a Solalinde que aporte las pruebas que demuestren que la captura de Abarca fue un montaje ideado y ejecutado por el gobierno federal. Mientras no lo haga, no le creeré y no le debería creer nadie.

¡Pruebas! don Alejandro. ¡Pruebas!

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Noviembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hiel y Miel: Del oportunismo a raíz de Ayotzinapa, de las peticiones de los estudiantes del Poli, del secretario de educación, y más...

Más allá del comprensible dolor de los familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa, el oportunismo se ha adueñado de muchos, grupos radicales y partidos políticos, entre otros. ¿El nombre del juego?: demostrar que ellos no tuvieron nada que ver en este hecho atroz y buscar inculpar al que sea. Desde luego el favorito para ser el malo y el que más ganancias secundarias les deja es el presidente Peña. La ceguera y el oportunismo es tal que de todo culpan al PRI sin razonamiento alguno de por medio. En mi tuiter no ha faltado quien me diga que en el tricolor solo hay corruptos y asesinos y al momento que los enfrentó a los hechos: que el Gobernador Aguirre fue candidato y gobernador del PRD y del PAN y que Abarca y su esposa eran apoyados por el partido del Sol Azteca, no responden mas que con el silencio. Ahora resulta que a Abarca no lo lanzó a la Presidencia municipal de Iguala, ni los Chuchos, ni Ebrard, ni AMLO, ni nadie y unas y otras tribus se avientan la papa caliente tratando de deshacerse del problema. Por si algo faltara y ante el temor del gobierno federal de ser tachado de represor se han tolerado los incendios, desmanes, tomas de edificios públicos y centros comerciales, atropellos e infamias de los radicales oportunistas, de la canalla que hace de las suyas. ¿Qué sigue?...En el caso de las peticiones de los estudiantes del POLI, las cosas tampoco van mucho mejor. Después de que el Gobierno les dio absolutamente todo lo que pidieron, los estudiantes no estuvieron satisfechos y ahora piden quien sabe que más. Parece como si este momento significara solo adversidad para México. Sin embargo, muchos nos estamos cansando del caos y las revueltas en nombre de los desaparecidos y queremos un país en donde haya orden y justicia. Desde luego queremos que aparezcan los muchachos y que se haga una investigación que conduzca al castigo de todos los culpables. Pero el romper vidrios del edificio de la PGR, incendiar el Metrobus, tomar las casetas de carreteras o el Palacio Municipal de Chilpancingo (so pretexto de reclamar a los desaparecidos) y que nadie los detenga no es un buen augurio para México. Como dijo el Conde de Montecristo, no nos queda más confiar y esperar...Lo que llama mucho la atención es que el Secretario de Educación no se haya hecho presente en la mesa del diálogo con los jóvenes del IPN. Si el Secretario de Gobernación se enfrentó al problema y le dio la cara a los muchachos no entiendo por que Emilio Chauyffet no hace lo propio ahora. La idea supongo es desactivar bombas no activarlas...Como ya esperábamos muchos, las previsiones de crecimiento económico para nuestro país, otra vez se ajustan a la baja. En este marco los expertos redujeron el crecimiento del Producto Interno Bruto de 2.47 a 2.30%. Y bueno no se necesita ser un economista con doctorado para saber que las cosas no van bien y que el país no arranca. Desde que inició este sexenio los bolsillos de los mexicanos han languidecido. ¿Hasta cuándo?...Y ya de Polanco ni les platico, todo de mal en peor. De acuerdo a lo declarado por altos funcionarios de la Delegación Miguel Hidalgo en numerosos medios de comunicación, el 1 de noviembre estarían concluidas las obras, al menos en un sentido de Masaryk. Desde luego nada de esto ha sucedido y el desastre global de la zona no tiene para cuando resolverse. A los negocios de la colonia mas cara del D.F. les espera una muy triste navidad...Mejor la recomendación de la semana: si ustedes viven en Tecamachalco no dejen de visitar un pequeño restaurancito la Sandwichería La Habana, en Avenida de Las Fuentes 28. Disfruten las verdaderas tortas cubanas y los “tostones” inolvidables de ese país caribeño. De postre no dejen de agasajarse con los cascos de guayaba con queso crema o el flan de cajeta. Por si fuera poco, se puede fumar y tienen servicio a domicilio. Y hasta aquí hoy con los consabidos besitos a los niños.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 07 de Noviembre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frente y Claro - Abarca y su red protectora. Morena ¿involucrada?

 

La captura de José Luis Abarca, ex Alcalde de Iguala, Guerrero, junto con su esposa María de los Ángeles Pineda, tiene temblando a muchas personas que están relacionadas con ellos, y más aún, con los que le dieron para comprar la candidatura y pagaron porque este tipo fuera Alcalde.

Las diversas líneas de investigación, de llevarse a cabo realmente, aportarán información muy importante y relevante, sobre todo para mostrar y demostrar que algunos partidos políticos ya fueron infiltrados con recursos ilegales.

De acuerdo a lo que se ha venido difundiendo, Abarca llegó al cargo en Iguala en base a alianzas, apoyos y complicidades al interior del partido del sol azteca, todo señalando especialmente de la corriente Nueva Izquierda. Esto indica e involucra a los “Los Chuchos”, como los que de la nada llevaron a ser Alcalde a Abarca, destacando que su padrino fue Lázaro Mazón, ex líder de esa tribu en Guerrero y ahora carta fuerte política del Peje en ese estado.

Y la lista crece, que decir de Marcelo Luis Ebrard, que apoyó según se afirma, económicamente, para que Ángel Aguirre fuese Gobernador y Abarca Alcalde. Inclusive Héctor Serrano hoy flamante Secretario de Gobierno con Mancera, y Jesús Valencia, Delegado en Iztapalapa, fueron promotores del voto para estos distinguidos perredistas. ¿Será Casualidad o causalidad que Abarca se escondiera en Iztapalapa?

También la que anda algo nerviosa y con el PH muy alto, es la asambleísta Dione Anguiano, Casualmente también, líder del PRD en la zona donde fueron detenidos los Abarca y del tema nada quiere comentar.

Hay mucho que investigar solamente para encontrar los porqués Abarca y su esposa llegaron a Iztapalapa. Y pregunto ¿las autoridades delegacionales, las policiacas, las del GDF, no se enteraron que semejantes personajes llegarían a esa demarcación? Cuando todo lo que se relacione con este tipo de personas y a lo que se dedican, lo tienen bien informado y controlado.

Y sigo preguntando, ¿por qué en el DF, por qué en Iztapalapa? Por qué en la colonia Santa María Aztahuacán, zona en donde se ha caracterizado que en sus fiestas populares se hagan disparos al aire con pistolas automáticas, metralletas Uzi, fusiles de asalto AK 47. Sin olvidar que motivo de alguno de estos disparos, ocasionó la muerte del niño Hendrik, quien asistía a una sala de cine el 2 de noviembre del 2012.

Por otra parte, también tendría que investigarse como entró al DF Abarca, ya que tanto nos presumen su cinturón de seguridad en el DF, para impedir que los delincuentes de otras entidades se pasen y miren nada más que gran personaje dejaron entrar, o ¿esa era la instrucción?.

Asimismo otra línea de investigación, sería el dejar claro quién o quiénes del PRD recibieron los 20 millones que Abarca entregó para ser candidato. ¿A dónde fueron a dar, en qué se utilizaron, o simplemente, entre quiénes se los repartieron?

Y continuando con lo que se debería investigar, destaca también la Casualidad, que el padrino de Abarca, Lázaro Mazón, es quien tiene destinado Morena para ser candidato a alcalde en Acapulco. Y obvio el Peje señala que eso le corresponde a Morena, pero de Guerrero. ¿Será que tampoco lo conoce y sólo se toma fotos?

Mucha tela de donde cortar, que abarcará a infinidad de personas, en cuanto Abarca declare, de donde puede haber información que relacione y muestre complicidad de dirigencias estatales y nacionales de algunos partidos que se vieron beneficiados con recursos que les dieron votos, y hasta su posible nexo del grupo conocido como Guerreros Unidos, que puede llegar también hasta funcionarios estatales, municipales y de la Rectoría de la UAG.

Y pregunto, ¿será por ello que el nuevo Gobernador de Guerrero nombró a Salvador Martínez Della Roca alías “El Pino”, Secretario de Educación?

Tiempo al Tiempo. Esperemos el curso de esta investigación que puede ser determinante para los procesos políticos del 2015.

 

Fecha: 
Miércoles, 05 de Noviembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1