Se encuentra usted aquí

prd

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Claro que fue el Estado! (lo declara el Estado)

Ha quedado oficialmente confirmado por la PGR: fue el Estado el que desapareció a 43 una noche en Iguala. Eso se infiere cuando el poder máximo del Estado —el gobierno federal— saca una investigación del ámbito criminal y la pasa al de los derechos humanos. Si los particulares vulneran los derechos humanos se les llama delitos, pero si hace lo mismo una autoridad de cualquier nivel se habla de derechos humanos.

En la PGR la SEIDO (Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada) investigaba los delitos cometidos en Iguala y Cocula el 26 de septiembre de 2014, alcanzó conclusiones, consignó a 111 personas y busca a más. Pero de repente intervino desde allende el Bravo la activísima Comisión Interamericana de Derechos Humanos, misma que había enviado al GIEI (Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes), cuya principal aportación ha sido descalificar la casi concluida investigación de la PGR. La CIDH se fue de frente y logró que la PGR sacara el caso de la subprocuraduría investigadora de delitos.

La cosa estuvo así. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (ojo con las fechas: en política las casualidades no existen) llegó a México justo en el aniversario de los sucesos de Iguala, y el mismísimo 2 de octubre presentó unas observaciones sobre los derechos humanos en México. Allí dijo literalmente que la PGR “debe adoptar en forma urgente las siguientes medidas fundamentales e indispensables: pasar la responsabilidad de la investigación de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) a la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad…” y otras cosas, todas perentorias para la PGR y poniéndose a las órdenes del GIEI: designar un nuevo fiscal especial, sustituir del todo al equipo que investiga el caso reorientándolo según lo ordenado por el GIEI, y que el GIEI tenga facultades para entrevistar a todo el mundo, incluyendo a militares. Todo bajo el GIEI; es decir, todo bajo la CIDH; es decir, todo bajo Emilio Álvarez Icaza, su secretario ejecutivo.

Dijo con razón doña Isabel Miranda de Wallace: “Si es cierta la afirmación del GIEI, al señalar que el motivo del ataque a los 43 estudiantes tuvo que ver con drogas, estamos ante un delito y no ante un problema de derechos humanos, por lo que el organismo internacional competente sería la Oficina contra la Droga y el Delito perteneciente a la ONU, y no a la CIDH”.

Clarísimo. Pero si la CIDH ordena a la PGR que se vaya a derechos humanos un caso que su propio GIEI identificó como asunto criminal de narcotráfico, lo convierte en asunto político. Habrá en la CIDH un gato encerrado muy pero muy político, ¿o no?

Ni modo. El gobierno federal se hizo chiquito cuando se plegó a la exigencia de sacar todo de la SEIDO. Se rindió a ese individuo de mirada torva y ligas y agendas más que sospechosas llamado Emilio Álvarez Icaza, cuya larga invectiva llena de verdades y medias verdades y plagada de corrección política critica la situación de los derechos humanos en México, incluso mencionando 1968 en Tlatelolco y la “guerra sucia”. Con esos estándares, bien haría dicha comisión en atacar la situación de derechos humanos en Estados Unidos por el asesinato de Martin Luther King en 1968. El caso es que el poder máximo del Estado se arrodilló.

Marcador en la contienda

Estado mexicano y Enrique Peña Nieto: 0 (y menos cero)
Emilio Álvarez Icaza y su CIDH: 1 (y mucho más)

Hay otros problemas. La PGR no deja de decir que la investigación nunca se ha cerrado pero la Ley Orgánica de la PGR no asigna funciones de investigación de delitos a la Subprocuraduría de Derechos Humanos. Palabra que no entiendo. A menos que Aristóteles estuviera loco, se deducen lógicamente varias cosas:

1. La PGR reconoce que el Estado mexicano efectivamente fue el culpable de ataques gubernamentales a los derechos humanos (no ya delitos) esa noche en Iguala. Y no el Estado de Guerrero sino el federal, pues allí está la PGR.

2. La investigación no se ha cerrado pero le pasan la papa caliente a una subprocuraduría ¡que no investiga! ¿Quién va a investigar ahora? Lo dice la CIDH: un nuevo fiscal a modo del GIEI, luego de “renovar por completo a todos los miembros del equipo que investiga el caso”. Sacar a todos y empezar de cero. Lógico: si en Cocula según el GIEI no pudieron quemar a todos los estudiantes —a pesar de que allí aparecieron restos identificados de dos quemados— toda la investigación de la PGR se va a la basura. Logiquísimo. Punto y sanseacabó.

3. El asunto se pasa al ámbito político. Dice Pablo Hiriart: “Convirtieron una investigación criminal que estaba prácticamente resuelta, en un asunto político transexenal que se va a ir enredando en lugar de destrabarse. ¿Por qué darle largas? Quién sabe. Si ahora hay sectores considerables de la población que no le creen nada a las autoridades, tampoco le van a creer en el futuro.”

Adivina adivinador, y conste que son preguntas: ¿no querrá la CIDH seguir tripulando a la PGR vía sus “expertos” “independientes” para que salga a modo toda investigación sobre Iguala? ¿Y no buscará con todo esto, con el explícito acuerdo de la PGR, seguir propalando la mentira de que el gobierno de Peña (“el Estado”) es el culpable de los sucesos en Iguala? ¿Y con qué objetivos políticos, no de justicia?

A nadie se le ocurrirá distinguir entre el Estado de Guerrero y el federal, menos que nadie a los ayotzinapapás que creen que a sus hijos los desapareció y asesinó el gobierno de Peña (o hasta mantiene secuestrados incluso a los dos muertos, si piden que los 43 aparezcan vivos), todo azuzado por una brutal campaña de mentiras inclementemente propaladas al estilo Goebbels. Hoy la CIDH toma la batuta del coro acusador y pone de rodillas al gobierno federal al obligar a la PGR a balacearse sus pies cuando atiende cosas tan “urgentes, “fundamentales e indispensables”. Si el gobierno peñista quería quedar bien con alguien o hacer buenas relaciones públicas se habrá equivocado del todo. Esta gente toma el pie cuando se le da la mano.

In extremis, habrá que exonerar a las autoridades municipales y a la estatal, liberar a Abarca, a su esposa y a los demás, y dejar en paz a las bandas criminales Los Rojos y Guerreros Unidos (no los menciona el larguísimo informe de la CIDH). Y luego, para ser congruentes, proponer a Emilio Álvarez Icaza como presidente de México en 2024, suponiendo sin conceder que López Obrador no se eternice después de su sexenio.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 26 de Octubre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Graco Ramírez, Gobernador de Morelos y Presidente de la Comisión de educación, cultura y deporte de la CONAGO)

El gobernador perredista de Morelos, Graco Ramírez, habla sobre la reunión de la CONAGO efectuada el lunes 19 de octubre y la Reforma Educativa.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 20 de Octubre 2015 - 20:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Saqueos?

Varios de los nuevos jefes delegacionales del Distrito Federal han denunciado que los perredistas que entre el 1 de octubre de 2012 y el 30 de septiembre los antecedieron en el puesto saquearon los bienes muebles e inmuebles propiedad de los gobiernos delegacionales que ahora están bajo su responsabilidad.

Las acusaciones más graves son las que desde hace meses ha hecho Ricardo Monreal, el ex gobernador perredista de Zacatecas y flamante delegado moreno de Cuauhtémoc.

A fines de julio pasado, representantes del entonces delegado electo Monreal presentaron ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) una denuncia de hechos en contra de quien fuera jefe delegacional perredista, Alejandro Fernández, y varios miembros de su equipo, por la presunta destrucción de documentos del archivo delegacional que fueron encontrados después de haber sido tirados a la basura.

Entre lo que el equipo de Monreal supuestamente recuperó de la basura había documentos relacionados a varias áreas de la delegación, entre ellas el archivo histórico, nóminas, inventarios, remisión de mercancías, control vehicular, reportes jurídicos y de gobierno, registros de mercados y padrones de ambulantes. La denuncia estaba sustentada en 50 pruebas reconstruidas, entre ellas, los fragmentos que encontraron la basura y tres bolsas que con 58,682 fragmentos de documentos públicos destruidos.

De acuerdo a los asesores legales del ahora delegado, en la denuncia podrían estar tipificados por lo menos diez delitos perpetrados por Fernández y otros ex funcionarios delegacionales.

Han transcurrido poco más de dos meses desde que se presentara la denuncia arriba detallada y el ministerio público del DF aún no ha dado a conocer algún resultado de sus pesquisas.

Hace unos días Monreal nuevamente denunció a los perredistas que entre 2012 y 2015 gobernaron la Cuauhtémoc. Dijo que la ex jefa delegacional interina, Jimena Martín del Campo y su equipo saquearon el patrimonio mueble e inmueble de la delegación. Acusó a su antecesora de llevarse hasta los botes de basura. De ser cierto lo anterior, Martín del Campo pudiera terminar en la cárcel, junto con Alejandro Fernández, quien el 7 de junio pasado perdió la elección para diputado local después de ser postulado por el PRD.

Falta ahora que Monreal presente las denuncias correspondientes contra Fernández y Martín del Campo, no solo ante la PGJDF sino ante la Contraloría General del Distrito Federal; que las denuncias estén bien sustentadas; y que tanto el MP como los investigadores de la CGDF hagan su trabajo. Mientras todo esto no suceda, solo nos quedará preguntarnos si en realidad los perredistas saquearon la delegación Cuauhtémoc o si las denuncias del nuevo delegado solo se hicieron con propósitos políticos.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 08 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

No son nada...

Las fracciones del PAN en la Cámara de Diputados y del PRD en la de Senadores presentaron ayer sus iniciativas para facilitar el acceso a las candidaturas independientes a cargos de elección popular.

Lo anterior como respuesta a las medidas que algunos congresos locales han tomado para hacer virtualmente imposible que cualquier ciudadano mexicano busque ser electo a un cargo por la vía independiente, sin partido político de por medio. Ambas iniciativas dejarían sin efecto lo que han aprobado estas legislaturas estatales y evitaría que otras intentaran limitar los derechos de quienes quieran ser candidatos independientes.

La iniciativa del PAN busca reformar los artículos 35, 41, 73 y 116 de la Constitución federal mientras que la del PRD modificaría el 35 y el 116.

Ambas propuestas, de ser aprobadas, reducirían y homologarían en 0.5% del listado nominal el número de firmas necesarias para inscribir una candidatura independiente, esto es la mitad del 1.0% que la ley vigente exige para registrar una candidatura independiente a la presidencia de la república y la cuarta parte del 2.0% necesario para las candidaturas a senadores y diputados.

La iniciativa panista fija el tiempo para que un aspirante a una candidatura independiente recabe el porcentaje de firmas necesarias: de 20 a 60 días. También permitiría que los candidatos independientes disfruten de los mismos tiempos de radio y televisión que los candidatos partidistas y de similar financiamiento público y privado para sus campañas.

Yo propondría que el 0.5% que ambas iniciativas recomiendan como el mínimo para registrar una candidatura independiente no se base en la lista nominal de electores sino en el número de personas que en la elección más reciente hayan votado en el distrito electoral en el caso de diputados, estado en el caso de senadores, y país en el caso de la presidencia de la república. Si consideramos el alto número de votantes registrados que no sufragan en las elecciones, el porcentaje exigido debe representar la realidad y no la situación ideal.

Falta ahora ver que opinan al respecto los diputados y senadores del PRI, PVEM y demás partidos ya que, por tratarse de enmiendas a la Constitución, se necesitará el voto aprobatorio de dos terceras partes de los integrantes de cada cámara y de la mayoría simple de los congresos de los estados.

De entrada, Morena no apoyará estas iniciativas. Hace unos días el dueño de este partido, el Peje López, dijo que “Los independientes no significan una opción, una alternativa, porque ellos no cuestionan el principal problema que es la corrupción, ni enfrentan la política económica que ha venido imponiendo la mafia del poder, desde hace 30 años, que es la que ha causado el empobrecimiento y la destrucción del país… no son nada, representan la nada”. Afortunadamente, los legisladores federales y locales de Morena son tan pocos que fracasarán en sus intentos de impedir cualquier enmienda constitucional porque, como diría su patroncito, “no son nada”.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 07 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Fuego amigo

Alberto Aguirre, en su columna de ayer que se publicó en el periódico defeño El Economista, intitulada El protagonismo de Murat, comenta que el actual director general del Infonavit, Alejandro Murat, no puede ser candidato del PRI a la gubenatura de Oaxaca. El columnista argumenta que la Constitución de la República se lo impide.

Esto escribió Aguirre: “El último día de junio, el Congreso de Oaxaca aprobó un paquete de reformas electorales —promovido por el gobernador Gabino Cué Monteagudo— que incluyen la modificación de la primera fracción del Artículo 68 de la Constitución, para el requisito de la residencia efectiva, de cinco a tres años, para los no nacidos en la entidad.

“Entre panistas y perredistas existe plena convicción de que esta medida pavimentaría la unción de Murat Hinojosa. Morena de plano acudió a la Suprema Corte de Justicia para impugnar su constitucionalidad, en virtud de lo estipulado en el inciso B de la fracción I del Artículo 116 de la Carta Magna, que dice textualmente: “Sólo podrá ser gobernador constitucional de un estado un ciudadano mexicano por nacimiento y nativo de él, o con residencia efectiva no menor de cinco años inmediatamente anteriores al día de los comicios”.

“Resulta obvio establecer que los aspirantes a la candidatura priísta —el senador Eviel Pérez Magaña, la diputada federal Mariana Benítez, el ex alcalde José Antonio Hernández Fraguas y Héctor Pablo Ramírez Puga, director de Liconsa— han externado su animosidad sobre este asunto, aunque han comprometido su respaldo en caso de que se imponga la línea de Los Pinos”.

Sobre este asunto sería bueno que el columnista Aguirre y los aspirantes que menciona recordaran que la Constitución oaxaqueña, en su Artículo 23, reconoce como ciudadanos del Estado de Oaxaca a “los hombres y mujeres que hayan nacido en su territorio, quienes sean hijos de padre o madre oaxaqueños y quienes teniendo una residencia mínima de cinco años en la entidad, deseen ser considerados como tales, en los términos de la ley, que sean mayores de 18 años y tengan modo honesto de vivir”. Murat Hinojosa, por ser hijo de padre oaxaqueño es por ello reconocido como ciudadano nativo de Oaxaca.

Aguirre cita el inciso B de la fracción I del Artículo 116 de la Constitución de la República que señala “Sólo podrá ser gobernador constitucional de un estado un ciudadano mexicano por nacimiento y nativo de él, o con residencia efectiva no menor de cinco años inmediatamente anteriores al día de los comicios” y esto no se contrapone con el Artículo 23 de la Constitución de Oaxaca, ya que de acuerdo a ésta Murat Hinojosa es reconocido como oaxaqueño nativo por ser hijo de oaxaqueño y no como un ciudadano mexicano no oaxaqueño que debería contar “con residencia efectiva no menor de cinco años inmediatamente anteriores al día de los comicios”.

En lo que a la fracción I del Artículo 68 de la Constitución oaxaqueña aludida por el columnista de El Economista, su texto vigente es el siguiente: “Para ser gobernador del estado, se requiere ser mexicana o mexicano por nacimiento, en el ejercicio de sus derechos y nativa o nativo del estado, con residencia mínima de tres años, vecina o vecino de él durante un periodo no menor de cinco años, inmediatamente anterior al día de la elección. La vecindad no se pierde por ausencia en el desempeño de cargo público de elección popular”.

De nuevo, Alberto Aguirre ignora el hecho de que Murat Hinojosa es nativo del estado por ser hijo de oaxaqueño y no un no oaxaqueño avecindado en la entidad, por lo cual ni le beneficia ni perjudica la propuesta presentada por el actual gobernador para reducir la residencia de cinco a tres años para los no oaxaqueños.

Sería bueno que el columnista Aguirre recordara que Cué Monteagudo, nacido en el DF pero de padres oaxaqueños, logró la candidatura por ser considerado nativo del estado por paternidad. Lo mismo ocurrió con Diódoro Carrasco, que nació en Puebla pero por ser hijo de oaxaqueño pudo ser candidato y luego gobernador.

En su columna de ayer, Aguirre escribe que “En cualquier caso, los aspirantes a la gubernatura con más respaldos populares están en la oposición al PRI. Ellos son el senador Benjamín Robles Montoya —quien fue dirigente estatal de Movimiento Ciudadano y es uno de los políticos más cercanos al gobernador Cué Monteagudo…”.

Curiosamente, el columnista no menciona que Robles Montoya no nació en Oaxaca, que sus padres tampoco y que pese a ello puede aspirar a ser candidato a la gubernatura. Tampoco hace referencia al hecho de que Jesús Martínez Álvarez, quien es de Jalisco, fue gobernador interino de Oaxaca de 1985 a 1986.

La columna que se publicó ayer en El Economista podría ser un caso más de fuego amigo por medio del cual los aspirantes a un cargo de elección se confabulan para tratar de descalificar a quien encabeza las encuestas de preferencias. Resulta muy curioso que el columnista mencione a tres individuos que pertenecen al equipo político que encabeza el desprestigiado exgobernador Ulises Ruiz (2004-2010). De 2005 a 2009 Eviel Pérez fue su secretario de Obras Públicas mientras que Ramírez Puga fue su secretario Técnico de Gabinete y luego coordinador general de Comunicación Social. Hernández Fraguas fue presidente municipal de Oaxaca de 2007 a 2010 después de ser impuesto por Ruiz como candidato priísta a dicho cargo.

Foto: http://eleconomista.com.mx/

Secciones:

Fecha: 
Martes, 06 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mahatma Cárdenas… sin rueca

Como hongos después de la lluvia, están apareciendo diversos esfuerzos “ciudadanos” (léase políticos desplazados del poder o en busca de él) para tratar de influir en las próximas elecciones presidenciales. El argumento, impecable por cierto, es el hartazgo de los “ciudadanos” (léase la advertencia anterior) de los partidos políticos tradicionales.

Por ejemplo, un grupo de intelectuales encabezados por Diego Fernández de Ceballos han manifestado la intención de construir una candidatura independiente que frene a Andrés Manuel López Obrador (AMLO). No sólo Enrique Peña Nieto está obsesionado con el líder de MORENA, por lo visto. Los medios mencionan que de este grupo podrían salir las candidaturas de Juan Ramón de la Fuente o Jorge Castañeda Gutman, ambos con prestigio y sin ataduras partidarias, pero sin discurso ni proyección. Ser conocidos por el círculo rojo no garantiza ser conocidos (ni votados) por el grueso de la población.

Por otro lado, personajes que han militado en la izquierda (y en el PRI, el PAN, etc.) han lanzado una “iniciativa”, así la describen los medios, llamada Por México Hoy, que tiene por objeto “repensar en colectivo el proyecto de Nación”. En serio, eso dicen. La figura central de esta convocatoria es Cuauhtémoc Cárdenas, tres veces candidato perdedor a la presidencia, exgobernador priista de Michoacán, fundador del PRD y viejo amigo de las candidaturas de unidad alrededor, claro, de su persona. Lo acompañan Alejandro Encinas, quien ayudó a AMLO a consolidarse en el GDF, pero que por alguna razón no lo siguió (aún) a MORENA. Y Porfirio Muñoz Ledo, siempre en la búsqueda de un nuevo partido o esfuerzo político al que no haya pertenecido.

Este grupo ha declarado que no busca hacer un partido (la cosa se pone mal), sino construir un frente político y social que “proyecte la necesidad de vivir de mejor manera la democracia en su dimensión colectiva, lo público, que es de todos”. Este esfuerzo pretende que la “mayoría social” (cualquier cosa que eso sea), se convierta en “mayoría política”. No desean imponer nada, quieren “sumar esfuerzos”, respetando las definiciones y estrategias de cada individuo y organización. Están a un paso de convertirse en políticos franciscanos.

En realidad, Por México Hoy pretende convencer a AMLO de que no vaya solo y haga una alianza con otras fuerzas de izquierda (léase PRD, Movimiento Ciudadano y los restos de esa cosa llamada Partido del Trabajo, más lo que se acumule). Ojalá que estén preparados para la respuesta de AMLO: o aceptan su candidatura, su discurso y sus condiciones, o no hay acuerdo. Así de simple.

Al margen de esto, el “Bronco” cabalga.

Fecha: 
Lunes, 05 de Octubre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Yo no fui ¡fue Teté! (Fue el Estado)

Los muchos crímenes cometidos en Iguala el 26 de septiembre de 2014 tomaron por sorpresa al establishment de izquierda. Por unos días no supieron qué hacer ni qué decir: el gobierno municipal de Iguala era de izquierda, su policía obedecía a un presidente municipal de izquierda, y el gobierno estatal también era de izquierda. En esos primeros días los “intelectuales” y comentócratas de izquierda se quedaron pasmados, confusos, paralizados.

Luego de los crímenes del 26 de septiembre, el día 30 alabó Julio Hernández en La Jornada el Día del Maíz; el 2 de octubre culpó a la autoridad municipal de Iguala pero ya el 7 criticó a Peña. El 1º de octubre Sergio Aguayo escribió sobre Tlatlaya y Tlatelolco, no sobre Ayotzinapa. El 2 de octubre Lorenzo Meyer tampoco mencionó Iguala: pidió no olvidar Tlatelolco. El 3 de octubre Juan Villoro narró una anécdota de Acapulco. Carmen Aristegui escribió sobre el Poli el 3 de octubre y puso la palabra Ayotzinapa sin decir nada, al lado de Tlatlaya. René Delgado el 4 de octubre tocó de soslayo el tema. Denise Dresser (que recientemente se solazó en la tv con evidente placer y visible deleite cuando uno de los expertos de la CIDH contradecía el informe de la PGR de Murillo) el 6 de octubre se lanzó contra el Ejército y Tlatlaya; nada de Iguala.

Clamoroso silencio inicial de los izquierdos que igual de clamorosamente reprochan la inicial inacción federal ante un caso de jurisdicción local. Sólo hasta dos semanas después empezaron a criticar a las autoridades (federales). #FueelEstado apareció en Twitter el 21 de octubre de 2014, casi al mes.

Gerardo de la Concha criticó tempraneramente ese silencio. Mencionó a Sergio Aguayo, Elena Poniatowska, Pago Ignacio Taibo, Javier Sicilia, David Huerta en “Iguala: el Tlatelolco de la izquierda” (La Razón, 5 de octubre de 2014): “Si hacemos un ejercicio de imaginación pensemos que las autoridades responsables de Guerrero e Iguala hubieran sido priistas, entonces el tema no habría sido callado por los que menciono en este texto y, además, toda la legión cultural de izquierda ‘alzaría su voz’ y la indignación, convertida en un clamor, estaría desbordada y, por supuesto, sería justo.”

Lo que les pareció justo semanas después, ya metabolizado el suceso y tras una tan copiosa como sospechosa andanada en redes sociales, fue la frase salvífica “Fue el Estado”. No han dejado de criticar y marchar desde que a alguien se le ocurrió culpar al gobierno federal; muy amigos de la verdad, claro. El mismo de la Concha escribió el 2 de noviembre: “Del silencio pasaron al ruido, con tal de no hacer ninguna autocrítica y de mantener así el status quo en el que medran.”

Algunos ilusos quisiéramos que atendieran a los hechos sin el prejuicio ideológico- geométrico de sólo acusar un crimen si lo comete el enemigo, como ordena el infinito catálogo de la corrección política. Quisiera que quien pide justicia y marcha exigiendo que aparezcan vivos los 43 (incluyendo a los dos demostradamente asesinados y quemados) pidiera investigar en serio al director de esa escuela y al intocable Andrés Manuel López Obrador. ¿Por qué puso de candidato a Abarca si conocía sus antecedentes?

Hablando del Peje, la frase “Fue el Estado” es ocurrencia de un genio, y lo digo sin ironía. Es deliberadamente equívoca, la menos eficaz posible para identificar a un criminal pero la más eficaz posible para culpar a un enemigo común muy paladeable que encarna todo lo odioso —el PRI, el sistema político, Televisa, la corrupción, el “fraude electoral”, la oligarquía, la “burguesía”— y se personifica en el político más impopular: Enrique Peña Nieto.

El Estado son los tres poderes, las instituciones, el territorio, la Nación, pero al oír “fue el Estado” nadie piensa en Abarca, el Estado de Guerrero, el estado de cosas o el estado de ebriedad sino en el gobierno federal. Es genial una frase pegajosa que echa la culpa a un muy, pero muy conveniente adversario unánime, al punto de exhibir la foto de Peña junto a la de Díaz Ordaz. Resulta lógico, si fue el Estado.

Los que claman por justicia no están viendo a cuando menos 111 presos, entre ellos Abarca y su esposa y los meros meros de los Guerreros Unidos; sólo será justiciera su justicia si encarcelan a Peña. Y no alabo su hasta hoy lamentable manejo de esta crisis. El gobierno federal se ha balaceado las extremidades inferiores y se ha puesto de pechito ante las calumnias e infundios de sus mucho más astutos adversarios. No soy amigo de Peña pero más amigo soy de la verdad.

Dos sucesos muy diferentes (Tlatelolco e Iguala) le parecen iguales al que piensa poco y grita mucho. Desde el Colegio de México (!!!) Sergio Aguayo asocia un crimen ejecutado por el gobierno de México hace 47 años, a un ataque de bandas rivales por controlar la heroína. Sólo mala leche o llana estupidez permiten un salto cuántico de tal calado, que resulta obvio: fue el Estado, léase Peña.

Mientras tanto, la izquierda y sus “intelectuales”, su prensa, su comentocracia y sus masas exigen que aparezcan con vida los 43, incluso los dos demostradamente asesinados. No hablan de Gonzalo Rivas, empleado de una gasolinería de Chilpancingo, quemado vivo por los ayotzinapos el 12 de diciembre de 2011 cuando incendiaron la gasolinería donde trabajaba. Ese homicidio, el incendio y los robos de camiones no son delito porque no hay que criminalizar la protesta social. Y como no hay ayotzinapos delincuentes, fue el Estado.

Sólo un negocio tan jugoso como el narcotráfico produce criminales capaces de despellejar vivo a un normalista tras sacarle los ojos, matar a mansalva, quemar gente y esparcir sus cenizas. Eso demuestra que fue el Estado.

Los que cayeron bajo las fuerzas federales (Policía Federal y Ejército) están vivos pero los victimados por la policía de Abarca y por sus socios están muertos. Lógico: fue el Estado.

El abogado de los ayotzinapapás Vidulfo Rosales dice que el Cochiloco, que les ordenó ir a Iguala, no era criminal infiltrado sino estudiante ejemplar, comisionado de Orden y Disciplina (!!!) y de conseguir 25 camiones (sólo se habían robado 10 ese día). Sidronio Casarrubias, capo de los Guerreros Unidos, dijo “Los hicimos polvo y los echamos al agua, nunca los van a encontrar” luego de que la esposa de Abarca ordenó “dar un escarmiento” a los normalistas. Y López Astudillo (de ese mismo cartel criminal) los secuestró, asesinó e incendió. Indudable: fue el Estado.

Los ayotzinapapás pidieron al presidente “comprometerse a estar de lado de la verdad y no de la mentira” lo cual está muy bien pero en su punto 6 le exigen “cesar los intentos de criminalización de los normalistas”. Siempre se supo de bandas criminales y tráfico de heroína y si buscan la verdad habrá que averiguar esa línea, digo yo, pero “no hay que criminalizar la protesta social”. Y con toda verdad, acusan, fue el Estado.

Y es que claro, claro, hay que encontrar la verdad verdadera y hacer justicia ora si que bien expedita y rete pronta y por eso que inmediatamente renuncie Peña y buscar la verdad a secas, claro que sí, cómo no, pero sin criminalizar a nadie ni investigar nexos con el narco porque oiga usted, no hay que ser, es que resulta de que fue el Estado y esa es la única verdad porque pos así fue ¿o qué no? y respeten a la normal de Ayotzinapa y no investiguen a su director ni a los muchachos, a los chicos, a los esforzados estudiantes que no son criminales aunque incendien gasolinerías y se roben camiones porque querían ser mentores de generaciones de guerrilleros y es de que como te venía diciendo no, hombre, no hay que ser, porque sabes que hay que ser adultos y no, yo no fui, ¡fue Teté! oséase, ¡fue el Estado!

Autor:

Fecha: 
Lunes, 05 de Octubre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Rumbo a junio

El domingo 5 de junio de 2016 habrá elecciones en 13 estados de la República: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Lo que los ciudadanos elegirán ese día en cada estado son:

Aguascalientes: Gobernador, 11 ayuntamientos, 18 diputados de mayoría relativa (MR) y 9 diputados de representación proporcional (RP).

Baja California: 5 ayuntamientos, 16 diputados MR y 9diputados RP

Chihuahua: Gobernador, 67 ayuntamientos, 22 diputados MR y 11 diputados RP.

Durango: Gobernador, 39 ayuntamientos, 17 diputados MR y 13 diputados RP.

Hidalgo: Gobernador, 84 ayuntamientos, 18 diputados MR y 12 diputados RP.

Oaxaca: Gobernador, 570 ayuntamientos, 25 diputados MR y 17 diputados RP.

Puebla: Gobernador, 217 ayuntamientos, 26 diputados MR y 15 diputados RP.

Quintana Roo: Gobernador, 10 ayuntamientos, 15 diputados MR y 10 diputados RP.

Sinaloa: Gobernador, 18 ayuntamientos, 24 diputados MR y 16 diputados RP.

Tamaulipas: Gobernador, 43 ayuntamientos, 22 diputados MR y 14 diputados RP.

Tlaxcala: Gobernador, 60 ayuntamientos, 19 diputados MR y 13 diputados RP.

Veracruz: Gobernador, 30 diputados MR y 20 diputados RP.

Zacatecas: Gobernador, 58 ayuntamientos, 18 diputados MR y 12 diputados RP.

Los recientemente elegidos presidentes nacionales del PRI y PAN, Manlio Fabio Beltrones y Ricardo Anaya, respectivamente, y el que próximamente resulte ser el nuevo presidente nacional del PRD, deberán demostrar su capacidad para ganar elecciones y no perder las gubernaturas, ayuntamientos y diputaciones que hoy están en poder de sus respectivos partidos.

A Beltrones no le queda otra que su partido mantenga las nueve gubernaturas que hoy ocupan los priístas Carlos Lozano (Aguascalientes), César Duarte (Chihuahua), Jorge Herrera (Durango), Francisco Olvera (Hidalgo), Roberto Borge (Quintana Roo), Egidio Torre (Tamaulipas), Mariano González (Tlaxcala), Javier Duarte (Veracruz) y Miguel Lozano (Zacatecas),

Anaya y quien llegue a la presidencia nacional del PRD no pueden darse el lujo de que los candidatos que sus partidos postulen por sí solos o en alianza con otros partidos pierdan en los tres estados gobernados por panistas o quienes hace seis años fueron candidatos de alianzas PAN-PRD-otros. Es decir, en Oaxaca (Gabino Cué), Puebla (Rafael Moreno Valle) y Sinaloa (Mario López Valdés).

Desde ahora, dada la impopularidad de los actuales mandatarios, el PRI va a tener que hacer su mejor esfuerzo en Aguascalientes, Chihuahua y Veracruz. Los dos primeros ya han sido gobernados por panistas y en Veracruz el PAN tiene fuerza considerable. En Quintana Roo, a pesar de la pésima gestión de Borge, el PRI no debería enfrentar problemas serios en vista de que los partidos de oposición en esa entidad realmente no tienen presencia efectiva. Lo mismo es el caso de Tamaulipas: pésimo gobernador, nula oposición.

Oaxaca y Sinaloa tienen malos gobernantes y no es difícil que el PRI pueda recuperar el poder en esos estados si postula a buenos candidatos.

Mi bola de cristal no permite ver quién ganará la gubernatura en los 12 estados en dónde serán elegidos los sucesores de los actuales. Todo dependerá de los candidatos que postulen los partidos y de la efectividad de sus respectivas campañas electorales. Lo que sí puedo observar es que el 5 de junio se definirá el futuro político de Beltrones y Anaya. Quien quede al frente del PRD, desde ahora no lo tiene.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 05 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Robo de legisladores en la ALDF: “chapulines” cambian de partido. Traición a los Partidos Políticos y a la ciudadanía

La competencia de los recién legisladores electos convertidos en “chapulines” sigue como dicen los jóvenes “a todo lo que da”.

La semana pasada toqué el tema de Aleida Alavez, que ganó como candidata del PRD a la Asamblea Legislativa del DF (ALDF), por el Partido de la Revolución Democrática, (PRD) y antes de iniciar oficialmente sus funciones, los traiciona y se va a MORENA, partido de familia del Peje López Obrador.

En esta misma línea, Luisa Yanira Alpizar, del Partido Encuentro Social (PES), también en la ALDF, hace lo propio para dejar su partido, que además es de nueva creación, para irse al PRD.

Obviamente las críticas no se hicieron esperar, y con todo el cinismo se atrevió a pretender justificar su traición, señalado que su cambio "dará estabilidad y eficacia al trabajo parlamentario del Sol Azteca". Agregando que "desde el PRD y la corriente de opinión, Fuerza Democrática, daremos mayor eficacia al trabajo social que permita consolidar un régimen democrático con bienestar para todos y normas sanas de convivencia para los habitantes del DF”, afirmó Alpizar.

Y auto-alabándose, señaló sentirse tranquila, además de tener la certeza de que su nueva afiliación dará estabilidad política al órgano legislativo y viabilidad al trabajo parlamentario, todo ello, en beneficio de la ciudadanía.

Hasta aquí si ya no hubiera hablado más, podría haber pasado desapercibida, pero la egolatría les gana, y siguió hablando y asegurando que los reacomodos en el Recinto de Donceles, forman parte de la vida política de la ciudad y de la efervescencia del sistema de partidos. Dejando claro, según ella, que su mayor compromiso es con sus representados, con quienes mantiene una estrecha comunicación, más allá del enojo y la frustración de quienes se sientan afectados con su decisión.

Y le pregunto a la legisladora si sus representados votaron por ella como candidata al PRD, o al Partido Encuentro Social del que fue candidata, porque finalmente defenderá los intereses del PRD.

Eso en cualquier parte del mundo se llama traición y engaño a los votantes.

De igual manera, la Asambleísta por Xochimilco, Eva Eloísa Lescas Hernández, del Partido Verde Ecologista, intentó hacer lo mismo de irse al PRD y señalo intentó, porque solamente lo pudo hacer por una hora, ya que previo a la sesión de toma de protesta de los 66 diputados de la VII Legislatura de la ALDF, esta legisladora, quien es fácil de identificar porque usa atuendos tradicionales de Xochimilco, festinó que ya era del PRD, formando parte del grupo parlamentario perredista y después finalmente la regresaron al Verde Ecologista.

Y de la manera más ridícula, el coordinador del sol azteca, Leonel Luna Estrada, anunció que Lescas Hernández se adhería al grupo parlamentario del PRD, el cual por lo visto requiere robarse de donde pueda legisladores para no tener menos que MORENA.

Pero ese cambio se quedó solamente de palabra, dado que la regresaron al sitio que se le asignó en un principio, mientras los perredistas Leonel Luna Estrada y Raúl Flores García intentaban que se quedara en la zona del PRD.

Y continuando con su cinismo, Lescas Hernández aseguraba que nunca se fue del Partido Verde Ecologista, no obstante y que todos tienen derecho a una segunda oportunidad.

De este vergonzoso y ridículo caso, el presidente del Partido Verde en el DF, Carlos Madrazo, señaló que se trató de una confusión, ya que la asambleísta pensó que con la resolución de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación perdía la diputación asignada por la vía plurinominal.

Y tratando de disculparla, afirmó: “El Partido Verde no se equivocó cuando hizo la selección de sus candidatos para las recientes elecciones, a fin de representar a militantes y simpatizantes frente a la VII Asamblea Legislativa; en consecuencia no permitiremos que se busque desorientar o generar confusión entre la ciudadanía y la opinión pública”.

Mal y de malas el PRD en la Asamblea Legislativa del DF, intentando de esta manera burda y ridícula de robarse legisladores de otros partidos.

Es por ello que se hace necesario comentar que lo único que muestran y demuestran los integrantes de estos partidos, porque no es solamente el PRD sino MORENA, principalmente, es que no les importa en lo más mínimo los ciudadanos que confiando en el partido y en el candidato, les dan su voto y ya que los hacen ganar, simplemente se van a otro partido, muchas de las veces totalmente contrario en ideología, solamente importándoles sus intereses personales.

Eso se llama Traición por parte de quien lo hace y Robo, por parte del partido que lo realiza.

Y luego se preguntan por qué el abstencionismo ha aumentado y por qué la ciudadanía no les tiene confianza a los partidos políticos y a los políticos.

Debería legislarse, para impedir que un Asambleísta, Diputado o Senador, simplemente por capricho o por intereses personales, se cambien a un partido contrario al que lo avaló para ser candidato y al ganar abandone a ese partido para irse a otro. Si ya no está de acuerdo con quien lo apoyó y registró como candidato y lo hizo ganar, que renuncie a su partido, pero también a ser legislador y que el suplente ocupe su lugar.

Eso es Congruencia, no actuar así, es TRAICIÓN.

Fecha: 
Jueves, 24 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Traiciones del Peje al PRD. MORENA, Corrupción, Perversidad y Cinismo

Mostrando ser fiel a su forma de ser y considerando un defecto como una virtud, el Peje López Obrador, sigue siendo perverso.

Y en el mayor de los cinismos, continúa traicionando al partido que le dio todo lo que obtuvo políticamente, el Partido de la Revolución Democrática, el PRD, no solamente acusándolo de corrupto, sino ahora robándoles a quienes con el registro y apoyo del PRD, fueron candidatos, ganaron con el voto de la ciudadanía como candidatos perredistas y simplemente se pasan a Morena, el partido familiar del Peje sin que les haya costado un centavo.

Aleida Alavez Ruiz, del grupo y mano derecha del “SEÑOR DE LAS LIGAS”, René Juvenal Bejarano, anunció su salida del grupo parlamentario del PRD, para irse al grupo radical de Morena. Esta perversa acción cambia la posición política de Morena, dado que con esta traición, el partido familiar del Peje suma 20 asambleístas, mientras que los perredistas bajan a 15.

El no menos agraciado coordinador de Morena en la Asamblea Legislativa, César Cravioto Romero, presentó a Aleida Alavez en conferencia de prensa y aseguró que ella pidió integrarse al grupo parlamentario por coincidir con la agenda legislativa de su partido. Afirmando Cravioto que: “Morena se fortalece no sólo numéricamente, sino porque la compañera Aleida ha demostrado estar con las causas más sentidas de la sociedad”.

Agregando que no descarta la posibilidad de que en el transcurso de los próximos días que vienen haya más traiciones, perdón, "adhesiones" y se sumen a su grupo otros diputados: “Morena tiene las puertas abiertas para los legisladores que quieran aportar al cambio que requiere la ciudad y al mandato popular que recibimos el pasado 7 de junio”. "Este planteamiento es consecuente con la línea política del partido de crear alianzas y buscar mayorías para la lucha para la transformación del país”, destacó.

Ésto sucedió previo a que se instalara la séptima legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), con esta sucia acción, le da un fuerte golpe al PRD que hace unos días festinaba la alianza con el PT, Panal y Partido Humanista.

Y si bien a los políticos que tienen un cargo y lo dejan para saltar a otro les llaman “chapulines”, en las mismas circunstancias están quienes de un partido se van a otro, como en este caso. Por ello es importante conocer quién es Aleida Alavez Ruiz, la nueva “chapulina”.

Aleida Alavez Ruiz, miembro del Partido de la Revolución Democrática, fue Diputada Federal de 2006 a 2009 y por segunda ocasión del 2012 a 2015. Licenciada en Ciencias de la Comunicación egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México. Consejera del PRD en el Distrito Federal y de 2000 a 2002 fue consejera nacional, Secretaria de Comunicación del PRD del Distrito Federal y Secretaria General del Comité Delegacional en Iztapalapa, de 1998 a 1999.

Subdelegada territorial del Paraje de San Juan y de 1999 a 2000 en Cabeza de Juárez, ambas en Iztapalapa, así como Diputada a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal por el XXIX Distrito Electoral Local del Distrito Federal de 2003 a 2006. Está casada con Alejandro Ojeda, quien está a favor de la agenda legislativa del Morena y coincide con el liderazgo del Peje López Obrador.

Necesario resaltar que el 6 de junio de 2008 junto al diputado Alejandro Sánchez Camacho, Aleida Alavez, presentó ante la Procuraduría General de la República, una denuncia contra el entonces Secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, por los delitos de tráfico de influencias y uso indebido de funciones.

Asimismo, el 23 de octubre del mismo año, durante la sesión del Senado de la República en que éste se disponía a aprobar la denominada Reforma energética, en compañía de otros diputados del PRD como Valentina Batres Guadarrama, Gerardo Villanueva Albarrán, Víctor Varela López y Layda Sansores San Román, intentaron entrar en la sesión, acompañando a la senadora Yeidckol Polevnsky, pero les fue impedido por elementos de la Policía Federal Preventiva, que resguardaban la sesión. Es por ello que denunció haber sido golpeada por los elementos policiacos.

El 28 de octubre, en la Cámara de Diputados junto con el mismo grupo de diputados ya mencionado, encabezó la toma de tribuna para impedir que se aprobara la misma Reforma energética, hecho que no lograron, al ser aprobada por la mayoría de los diputados presentes.

Esto es parte de las actividades que ha realizado y llama la atención que entre los mismos perredistas, obvio contrarios a Bejarano y el grupo al que pertenece Aleida, la conozcan como ‘Lady Anarco’, considerada brazo derecho de René Juvenal Bejarano, al ser parte de los grupos anarquistas que operan frecuentemente en la Ciudad de México.

Según lo publicado por Carlos Loret de Mola en un diario de circulación nacional, “la diputada Alavez orquesta la inyección de 7 a 10 mil pesos diarios “irrastreables”, que sirven para financiar la compra de material explosivo que usan en sus movilizaciones los grupos anarquistas y para pagar 200 pesos diarios por cabeza a quienes participan en las protestas. Identifican además a la activista Rosa Isela Martínez como coordinadora política y financiera de una operación que vincula a los principales líderes del grupo Frente Oriente, con políticos como el ex diputado Gerardo Fernández Noroña, el Movimiento de Regeneración Nacional de Andrés Manuel López Obrador. El flujo de dinero se realizaría por medio de cuentas en Bancomer, Banco Wal-Mart, Banamex, Banorte y Banco Azteca a nombre de los dirigentes del Frente Oriente: Mónica Hernández Monroy, Rosa Isela Martínez, Gabriela Hernández Arreola y Vidal Rojas. Ubican el origen del movimiento en el capítulo juvenil del Frente Popular Revolucionario, originario de Oaxaca y activo en las movilizaciones de 2006, y su ramificación defeña representada por la Acampada Revolución, que fue la más radical del movimiento #YoSoy132, nutrida de grupos del CCH Oriente, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, y las “asambleas populares” de Cuautitlán Izcalli, Naucalpan, Tlalnepantla, Ciudad Nezahualcóyotl, Cuauhtémoc y Los Reyes-La Paz. Estas organizaciones se habrían luego aglutinado en el Frente Oriente, manteniendo vínculos con la Liga de Trabajadores Socialistas, el Frente Popular Revolucionario, la corriente perredista Izquierda Democrática Nacional (de Bejarano), el Frente Popular Francisco Villa Independiente y los grupos estudiantiles Colectivo Pan y Rosas, Colectivo Corriente en Lucha por el Socialismo, el Comité de Lucha de la UACM y el de la Prepa Popular Tacuba”.

En fin, brillante adquisición del Peje a su partido familiar Morena, del que sigue diciendo, no aceptan la corrupción, ni a corruptos. Cuando lo que observamos y comprobamos es que en Morena es lo que predomina, cobijados por la Perversidad, el Cinismo del Peje López Obrador y la corrupción del “SEÑOR DE LAS LIGAS”, René Juvenal Bejarano.

Fecha: 
Jueves, 17 de Septiembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1