Se encuentra usted aquí

política

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Recordando la trayectoria de Maurice White, el fundador de la banda Earth, Wind & Fire

19 de diciembre de 1941 - 4 de febrero de 2016, 74 años)

Maurice "Moe" White cumpliría el día de hoy 77 años, antes que uno de los años más lúgubres en la historia de la música pop le incluyera entre los caídos del 2016. Él fue uno de los integrantes fundadores de Earth, Wind & Fire, pero también era el integrante que lideraba el trabajo que desarrollaba el memorable conjunto de Chicago. Con este grupo lograba conjuntar el sonido funk, soul, R&B, jazz, disco, pop, rock y siempre ha sido considerado como un outfit musical innovador, preciso y sensual que ayudó a cambiar la historia del pop del público de raza negra. En este grupo, integró los talentos de su hermano Verdine y con la voz de Philip Bailey como mancuerna, hizo del estilo del conjunto uno de los más emblemáticos a fines de los años setenta.

Durante su trayectoria, recibió cerca de veinte nominaciones al Grammy -entrega de la cual obtuvo siete reconocimientos-. Su valor musical fue tan representativo que lo incluyeron en el Salón de la Fama del Rock & Roll, así como en el de compositores por trabajar con nombres que van de Deniece Williams o Barbra Streisand hasta The Emotions y Neil Diamond. Después de más de veinte años de acarrear las consecuencias del Mal de Parkinson, se vio forzado a abandonar las giras con Earth, Wind & Fire, y eventualmente fue lo que provocó que perdiera la vida. Su personalidad era muy espiritual y el trabajo que hacía era muy devoto, por lo que lo recordamos con una selección de sus cortes más interesantes.

Earth, Wind & Fire - "September"

https://www.youtube.com/watch?v=Gs069dndIYk (0:48)

Earth, Wind & Fire - "After the love has gone"

https://www.youtube.com/watch?v=yG4ktUqqPHE (0:50)

Earth, Wind & Fire - "That's The Way of the World"

https://www.youtube.com/watch?v=QhW3P7_jvWY (1:22)

Earth, Wind & Fire - "Let's Groove"

https://www.youtube.com/watch?v=Lrle0x_DHBM (1:05)

Earth, Wind & Fire - "Boogie Wonderland"

https://www.youtube.com/watch?v=god7hAPv8f0 (1:11)

Fecha: 
Miércoles, 19 de Diciembre 2018 - 13:45
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 19 de Diciembre 2018 - 19:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El cinismo de Moreira

Hasta ahora ha corrido con suerte. Ninguna de las investigaciones realizadas en México, Estados Unidos y España en torno a sus actividades financieras han podido demostrar que cometió algún delito durante los 1,861 días en que fue gobernador de Coahuila.

Es más inocente que la inocencia misma a pesar de que bajo su administración la deuda del gobierno coahuilense aumentó 10,426%, de los 323 millones de pesos a los 34,000 millones de pesos.

Ha dicho que lo engañaron las personas en quienes confió el manejo de los recursos financieros del estado y que por eso no se dio cuenta de que su gobierno se endeudó al ritmo de 18,096,184.45 pesos diarios.

Tan ocupado estaba Humberto Moreira enamorándose de quien es su actual esposa y bailando con ella al ritmo que le pusieran que no se percató que día tras día, durante los cuatro años, un mes y cuatro días en que fue gobernador supuestamente entraron a las arcas públicas poco más de 18 millones de pesos. Día tras día.

Tanto confió en sus subordinados que nunca les preguntó cómo se financiaba su gobierno y de dónde provenían los cuantiosos recursos económicos que, según algunos malpensados, sirvieron para financiar las campañas de candidatos priístas a cinco gubernaturas y la de un candidato presidencial.

En suma, Moreira no cometió ningún delito cuando fue gobernador. Por lo menos eso nos han dicho hasta ahora la Procuraduría General de la República (PGR), la Fiscalía Anticorrupción de España y el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En México, la PGR lo declaró inocente después de anunciar que no pudo encontrar prueba alguna de que estuviera inmiscuido en el inexplicable e injustificado endeudamiento del gobierno que encabezó. Los malos fueron otros, determinaron los investigadores del Ministerio Público Federal.

En conclusión, si de algo es culpable Moreira es de haber sido un funcionario indolente, irresponsable e inepto que supuestamente nunca se dio cuenta de que sus colaboradores usaban documentos falsificados para sobreendeudar al gobierno que encabezaba.

También se le puede acusar de ser un cínico desvergonzado, porque a pesar de ser el principal responsable del hiperendeudamiento del gobierno de Coahuila, hace unos días anunció que regresará a la política y que buscará ser elegido a un cargo de elección popular, tal vez el de presidente municipal de Saltillo.

El cinismo de Moreira no tiene límite. Como también no tendría límite la estupidez de los coahuilenses si votaran a su favor en el caso en que él fuera el candidato del PRI u otro partido para un cargo de elección popular.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 08 de Febrero 2016 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

México, un país sin utopías

1

En el bachillerato trabajé como escritor fantasma durante el curso de filosofía, sólo que como en aquel entonces no sabía lo que era un escritor fantasma y tampoco tenía la menor idea de que éstos cobrasen tanto dinero por su trabajo, no cobré un solo centavo por mi perversa y oculta actividad. Pero a cambio de eso gané algo que no se compra ni se vende en ninguna parte, y me refiero al gusto por la filosofía. Y si digo que me convertí en un escritor fantasma es porque hice el trabajo final de filosofía para mí y para muchos de mis compañeros de clase. Nuestro profesor era un sacerdote. El Padre L. Un hombre culto y carismático, que no sólo sabía mucho de filosofía, de psicología, teología y otros temas, sino que sabía lo más importante: enseñaba a aprender por uno mismo. A causa de los cursos del Padre L., sobre todo en lo que a los presocráticos se refiere, quise estudiar la carrera de filosofía. Sin embargo, cuando se lo dije a algunas personas, me dijeron que estudiar filosofía era una insensatez, ya que como filósofo terminaría siendo, como mucho, profesor universitario. De manera que realicé estudios “serios”, como estas personas me aconsejaron y, luego de dar muchos tumbos por la vida, y veinte años después, terminé siendo profesor universitario.

Pero volviendo al Padre L., lo cierto es que me tomó algún tiempo darme cuenta de que no había elegido estos dos libros (aparentemente contradictorios) para el trabajo final al azar, sino que quería confrontarnos a dos postulados opuestos que forman parte de lo mismo. Los libros eran El Príncipe de Maquiavelo, una obra crudamente realista, y Utopía, de Tomás Moro, la obra del idealismo por antonomasia.

 

2

MÉXICO se ha convertido en una fosa común desmesuradamente grande. Más de 27,500 asesinatos en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto; 24 cada día, 2 cada hora. La cifra nos sobrepasa. Y eso, sin contar el número de homicidios que no contemplan las cifras oficiales, ni a todos los desaparecidos que, seguramente, yacen bajo tierra o calcinados. Atroces imágenes en la prensa. La violencia es cotidiana y, de alguna manera, esperable; un día sin violencia sería una fábula. Las imágenes: cadáveres colgados de puentes peatonales (de la misma manera que en la Edad Media y en el Renacimiento temprano se colgaban las cabezas de los enemigos en las puntas de los árboles para ahuyentar a los bárbaros); dentro de coches y de camionetas, rociadas de balas, inertes cadáveres perforados y ensangrentados; a orillas de calles y carretras coches quemados y abandonados; y, por si esto no fuera ya estremecedor, cuerpos mutilados, degollados y decapitados en todas partes. Una violencia desmesurada, una brutalidad. Alcaldes, periodistas, extranjeros, gente común y corriente; nadie se salva, todos pueden convertirse en blancos de la violencia, de la perversidad. Matar por matar, a un ser humano, a diez, a cincuenta, ¿qué más da? Acabar de un chispazo con el milagro de la vida, y hacerlo con una vehemencia feroz. El individualismo, la falta de interés por el bienestar ajeno, la nulidad de emociones de los criminales es desgarradoramente desconcertante. El regreso a la estupidez, el retorno a la barbarie. No hay cultura, ni educación, no hay arte posible para humanizar a estos deshumanizados seres que han perdido su compasión. Las almas muertas no hacen sino engrosar esas cifras que se convierten en estadísticas dentro de las páginas de los diarios. Porque se han convertido sólo en eso: en cifras, fríos números sin nombres, sin historias, sin rostros. Números oficiales y números de cálculos extra oficiales. De tanto escuchar y ver las mismas noticias; los asesinatos y las desapariciones, nos hemos habituado, nos hemos todos insensibilizado. Los gobernantes hacen alianzas con los criminales u optan por la demagogia: «Combatiremos a la delincuencia con mano dura»; «No daremos marcha atrás en la lucha contra el crimen organizado». Palabras vacías. Palabras que se lleva el viento. ¿No dicen que a grandes males, grandes remedios?, pero aquí sólo hay grandes males y remedios insuficientes. ¿Qué tiene que pasar para que el gobierno y las fuerzas del orden público limpien sus letrinas y se pongan a actuar de verdad?

 

3

Resignada parece la sociedad al enriquecimiento ilícito de tantos políticos incapaz de hacer nada. Junto con las noticias sobre la violencia, nos enteramos de las riquezas que, mientras los criminales se matan y la sociedad lucha por vivir en un país que nada más no levanta (o que levanta sólo para algunos), esos políticos acumulan más dinero y bienes a su patrimonio y, por si fuera poco, quedan impunes. Son la indiferencia y el urgente deseo por enriquecerse, los dos signos más abyectos de nuestro tiempo. La sociedad se cae dentro de un precipicio ético. El que pudiendo enriquecerse no lo hace, el que tiene amigos en el gobierno y no consigue contratos, el que no busca el bienestar económico, el que no pone al dios dinero por encima de otros dioses, es un estúpido. Ya nadie confía en los políticos, se han convertido en una clase despreciada por todos. Pero no les importa, los políticos, desde siempre, siempre han sido cínicos. A su retiro se van a administrar sus fortunas, a vivir como reyes con el dinero que otros ganaron. No hay arrepentimiento, no hay conciencia; sólo voracidad y cinismo. Y los pocos honestos, son asesinados o detenidos, no vaya a ser que arruinen el lucrativo negocio de la política.

Soborno, malversación, tráfico de influencias, abuso de funciones, enriquecimiento ilícito, blanqueo de capitales, encubrimiento, obstrucción de la justicia, corrupción política, trato de blancas; es claro que no sólo los políticos son responsables de la corrupción, lo somos todos los mexicanos, la sociedad en general. De una manera u otra, todos participamos y toleramos esa forma de vida. ¿Quién no ha sobornado a un policía? ¿Quién no ha pagado por un trámite? ¿Quién no ha tolerado que sus gobernantes le roben? ¿Quién no se ha conformado con el gobierno mediocre que tiene? ¿Quién ha acusado de corrupto a un amigo o al padre de un amigo, que todo el mundo sabe que se ha enriquecido con un cargo público o de la obtención de un concurso público amañado?  

¿Es posible detener la corrupción cuando ha llegado a esta magnitud? No lo sé, pero hay que empezar pensando que sí. Las utopías de hoy, son las realidades del futuro.

 

4

Estamos divididos. La sociedad mexicana siempre ha estado fragmentada. Desde la conquista. La independencia fue el primer gran sueño utópico; la llevaron a cabo los criollos y, como siempre, los indígenas pasaron de ser explotados por la corona, a ser explotados por los criollos. La revolución fue el segundo gran sueño utópico; al final sólo se cambió una tiranía por otra. La realidad es ésta, por más que contradiga la otra cara del mexicano, la del hospitalario, el amable, el generoso, que también lo es. Los mexicanos somos buenas personas, pero nos metemos el pie entre nosotros. Hay un desprecio generalizado de unos por otros. “Güeritos” y “morenitos”. “Hijos de papi” y “nacos”. “Hijos de españoles y europeos” y “mestizos”. Los “de coche” y los “de a pie”. Los “políticos” y los “ciudadanos”. Los “poderosos” y los “pordioseros”. Los “cultos” y los “incultos”. Los “ricos de siempre” y los “nuevos ricos”. Los de arriba explotan a los de abajo, los de abajo roban y matan a los de arriba. Todos están resentidos. Las élites culturales dicen quien puede formar parte de ellas y quien no. Siento escribir esto: México, como nación, no es una nación unida, en el país imperan el odio, el menosprecio y el resentimiento. En México ya no se valora el trabajo, se valora el dinero. Y eso explica en gran medida el descontento social y la violencia que se ha generado. Los mexicanos (buscando siempre mostrar nuestros orígenes extranjeros) somos malinchistas. No somos ni nacionalistas, ni patriotas. El enemigo de México es su clascismo, su falta de unidad, la ineficacia y corrupción de su gobierno. No podemos convivir en paz entre nosotros mismos, porque los mexicanos estamos en guerra.

 

5

La utopía consiste en el rechazo de la realidad actual y en la construcción imaginaria de otro lugar mejor, que muchas veces está ubicado en un tiempo mejor. La utopía permite confrontar la realidad actual con esa realidad alternativa. Y esa comparación debería de permitir encontrar una mejor realidad, ajustada a las circunstancias y al contexto actual. Las sociedades prehispánicas han sido idealizadas. No obstante, no constituyen las sociedades perfectas en las que a veces se piensa y, sin embargo, el pasado, con esa alegoría que ilumina a las sociedades primitivas, son necesarias para recuperar el presente y perfilar un futuro (tomar lo mejor del pasado y actualizarlo). El problema de vivir sin utopías consite en la falta de una verdadera visión de pasado, presente y futuro.

La utopía moderna siempre ve hacia delante y pone los sueños en una vida colectiva mejor.  

En su ensayos titulados Las cinco grandes utopías del siglo XX, el escritor Pedro Paunero escribió que «en la mayoría de las utopías o distopías, los ciudadanos están inmersos en un socialismo marcado por la igualdad y la negativa a acumular riquezas materiales, la tolerancia religiosa, la agricultura como el trabajo más deseable, los sabios como detentadores del poder (el gobierno de los mejores) y la uniformidad en las vestimentas y la educación». La utopía moderna aspira a lo mismo, pero en un contexto dentro del cuál se tiene claro que las utopías totalitarias, de izquierda y de derecha, tuvieron estrepitosos fracasos y sólo condujeron a la creación de sociedades controladas que vivieron vidas infelices. La utopía moderna no propone una sociedad igualitaria, sino una más libre, basada en los principios de felicidad individual y, al mismo tiempo (lo uno debería llevar a lo otro), de la felicidad social a la que toda utopía debe aspirar.

 

6

«La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces, para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar», escribió ese soñador de mundos mejores que fue Eduardo Galeano.

Me temo que los políticos y los partidos políticos, de tan ocupados que están en obtener nuevos puestos y en dar puestos a sus amigos más leales, en ganar elecciones, en repartir espejitos y espejismos a la población y en ajustar sus sueldos de acuerdo al incremento de los precios de sus lujos, no tienen tiempo para construir utopías.

México es un país sin utopías. O, mejor dicho, México es una distopía.

Tal vez, a muchos políticos les hubiera venido bien un maestro de filosofía como el Padre L., que no sólo les hubiera enseñado a aprender filosofía, sino que les hubiera recomendado la lectura de algunos pensadores utópicos aunque, como yo, hubieran tenido que volverse escritores fantasmas en lugar de funcionarios fantasmas.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 08 de Enero 2016 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Nostalgia del pasado

Suelo titular mi columna Nostalgia del Porvenir pero he decidido dirigir mi nostalgia al pasado hoy, que comienza un nuevo año bajo los auspicios de la última triada de la mercadotecnia invernal: Malhechor, Gastar y Vaasaltar a 18 meses sin intereses.

Cuando comienza el porvenir rememoro un gran pasado que viví, al que en retrospectiva se me ha ocurrido llamar (por darle un nombre) mi Decena Fantástica, aprox. 1965-1975.

En ese tiempo cercanísimo y muy lejano despertaba yo a la vida adulta junto con millones y millones más. Comenzó el año de mi nacimiento (1946) el famoso baby boom en Estados Unidos y en los países victoriosos de la II Guerra. Nacimos a partir de ese año millones de baby boomers, uno de los fenómenos más interesantes de la historia poblacional. En la agotada Europa, ayudaron al fenómeno millones y millones de desplazados de países satélites, sobrevivientes judíos, y alemanes de raza o recientemente desinstalados de tierras liberadas de los nazis. Cuando estalló la paz, empezaron a reproducirse como conejos.

Ese baby boom marcó un peculiar capítulo demográfico cuando millones de niños pasamos al mismo tiempo a la adolescencia y la juventud. (Luego a la madurez y ser más o menos productivos y reproductivos, formar familias, para después esperar la pensión por retiro; eventualmente algunos formarán cola para tratarse el Alzheimer, y finalmente, a los panteones. Demasiados compañeros míos han pasado a ellos.)

Para nada pensábamos en eso cuando lo vigente era una explosión juvenil como nunca se había dado. Si bien los vecinos del norte tuvieron enorme importancia y la mejor música se cantaba en inglés, el Reino Unido marcaba el compás: Hail Britannia! Britannia rules the sound waves! Por primera vez en la historia Inglaterra no sólo fue central en música sino que tomó la vanguardia en composición. Viví a tope una época en que mi vida recibió la bendición que hace poco recibí de André Rieu: que tu vida esté rodeada de música.

Fueron años estupendos que no rememoro por los dudosos estudios en la universidad a la que entré en el 65 sino por lo aprendido fuera de las aulas, los amigos que hice allí, y la música. Al comenzar 1965 ya se habían ido mis abuelos, a uno de los cuales quise con tanta entraña como se puede querer a alguien; y comenzó la fase gruesa de los que desde entonces llamé alegres sesentas, prolongados hasta media década siguiente. Época de envidiable estabilidad económica, con moneda aún ligada al oro; apertura artística y musical, esotérica y floral, psicodélica y espiritual. Tiempos post Concilio Ecuménico con su explosión de renovación litúrgica, y un aggiornamento de las prácticas religiosas, que por circunstancias particulares, viví a tope.

En el 1967 hizo época Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, epítome de novedad e innovación, talento y variedad en un solo disco. Ringo con With a Little Help from My Friends y las mafufadas de John. Lucy in the Sky with Diamonds, con una guitarra estupenda y ecos que alguien asoció con el entonces popular alucinógeno LSD. Ecos de Schubert en She's Leaving Home, y el místico George, manifestando cuánto había aprendido de su amigo y maestro Ravi Shankar en Within You Without You. Y entre las juguetonas del ligerito Paul, When I’m sixty-four, que canté nostálgico hace 5 años ya.

El 2000 parecía imposible, inconmensurablemente lejano, inalcanzable. Todo mi tiempo era futuro, cuando hoy una parte grande de mi vida es pasado. Es irremediable mirar para atrás, a pesar de que yo siempre estoy empezando. Y sigo mirando p’atrás.

En la cumbre de esa década, 1968, tuve el privilegio de vivir solo en Roma dos meses; viajé a Suiza, Francia, Bélgica y al swinging London donde compré recién fresquito de las prensas de acetato el disco blanco de los Beatles. En ese año toda ciudad que se respetara estaba decorada con la bandera indispensable de la capital de esos años: Gran Bretaña. Y no se diga aquél inolvidable Londres donde, aún sin terrorismo ni demasiados árabes, las mujeres no se cubrían la cabeza sino que enseñaban generosamente las piernas en un despliegue de alegría y juventud inconcebible para quien visite hoy cualquier ciudad europea y las vea vistiendo el uniforme de la mediocridad, los asquerosos jeans.

Una querida amiga gringa muy querida me regaló en 1967 The sound of silence de sus compatriotas Simon & Garfunkel, indispensable hasta hoy. Al año siguiente apareció otro cuyo tema me hacía soñar: Are you going to Scarborough Fair? / Parsley, sage, rosemary and thyme / Remember me to one you lives there / She once was a true love of mine.

La navidad de 1968 llegó con un disco insólito que compré en la benemérita, hoy desaparecida Sala Margolín: Switched-on Bach, donde Walter Carlos recreó brillantemente en sintetizador Moog piezas de Juan Sebastián. (En 1972 traté en un barco a Wendy Carlos sin saber que ella había sido él, recientemente operada/o de cambio de sexo. Me enteré años después, pero al atracar el barco en NY, lo primero que hice fue ver A clockwork orange, de Stanley Kubrick, con música de ella/él.) Por aquél entonces empezaba Elton John con una canción espléndida, Rocket man. Y claro que era indispensable Serrat, compositor de lo bueno suyo en esos tiempos, sin nada recordable desde entonces.

Y hablando de Kubrick, en 1968 salió 2001. A space odyssey, película germinal evocadora de que todo era posible. Nació allí mi gusto por la ficción científica y por las grandiosas obras de Arthur C. Clarke e Isaac Asimov.

En cuanto a literatura, por esas épocas me aficioné también a las grandes obras de Teilhard de Chardin, autor estupendo para una época de avanzadas intelectuales, con su místico evolucionismo católico (recogido en una notable serie católica reciente, producida por el Opus Dei, donde demuestra la razonabilidad científica del evolucionismo a la luz de la fe católica y de su doctrina; nada que ver con los delirios creacionistas del Bible belt gringo y su visión literal de la Biblia). También me aficioné a la excelente literatura francesa (comencé por Saint-Exupéry, seguí con Camus) y la canción francesa con el grandioso belga Jacques Brel, Jean Ferrat, Edith Piaf, Juliette Gréco, el irreverente Georges Brassens, el excelente Charles Aznavour. Y qué decir del jazzista bachiano Jacques Loussier. Ah, y en esos años me aficioné por primera vez a lo que más hago hoy: escribir.

Seguí poco a los Rolling Stones, Jefferson Airplane, The Mamas and the Papas o los Bee Gees, aunque tuve motivos para rememorar su bellísima Massachusetts. Aún no había conocido al gran Jaime Almeida, con quien pude haber vivido mucho más de nuestra afición principal, la música. Y me quedé pendiente con Bob Dylan, pero recordaba A hard rain’s gonna fall y Something’s happening here but you don’t know what it is… do you Mr Jones?

Y es que eran épocas insólitas, en que todo (lo bueno) podía pasar. Había una consciencia social de causas mayores que nosotros, que no veo por ninguna parte en nuestro devastado y degenerado ambiente político. Se respiraba en Europa, EEUU y México una generosidad histórica que ya no existe. No había la angustia de pensar en un futuro terrible, y casi todos creíamos en ideales, aunque fueran tan espurios como el socialista, expresados en el espejismo hueco de la criminal dictadura cubana. El guapo y fotogénico Ché (psicópata, asesino, secuestrador) fue producto 100% de los 60, cuya foto de Alberto Korda en 1960 ha pervivido como nostalgia de épocas en que había más de esa consciencia hoy perdida en el estercolero de la peor política.

Aquella contracultura daba espacio a las drogas (que nunca probé) y a la cultura oriental, al Zen y a la meditación trascendental, que sí me interesaron vivamente; aprendí ésta años después y nunca he dudado de su eficacia. Homenajeo aquí a mi amigo y socio, el finado Agustín Lira, con quien hice genialidades audiovisuales con poquísimos recursos.

Los años cumbre de esta mi nostalgia fueron 1968, 1970, 1972, y desde luego 1975, año de la fundación de mi familia (hoy somos 21) con una notable mujer que había conocido desde 1969 en mi universidad, la célebre Totina, quien llegó a ser madrina de la estudiantina en la que hice música durante todos esos años.

Eran tiempos de flores y perfume, sueños realizables y visión hacia delante, de poco resentimiento y mucha echarse p’adelante. Nostalgia quiere decir dolor por la casa (nostos casa, algos dolor). Lo que yo empecé a ser se fundó en esos años estupendos. Ya no regresarán porque lo pasado ya pasó pero parte de ese algos es saber que las generaciones contemporáneas —mis hijos— no habrán conocido lo que se vivía entonces, con ese empuje tremendo hacia el futuro, con ese apetito por cosas mayores que nosotros y que inspiró desde entonces mi interés por la cosa pública. Carole King cantaba por el 72 you know wherever I am, I'll come running, to see you again… Aparece la carne femenina de la nostalgia: to see you again…

Soy hechura de esa época, pero no dejé de aprender entonces. Nunca he dejado de aprender, sobre todo en mi estilo preferido: el autodidáctico. Y como he decidido no morirme todavía, lo diré de nuevo en el idioma de esos años musicales: I’m beginning.

Autor:

Fecha: 
Jueves, 07 de Enero 2016 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El medio ambiente en las relaciones entre México y la Unión Europea

Una breve historia

La historia de la colaboración entre México y la Unión Europea empezó realmente en 1997, con la firma de «Los Acuerdos de Partenariado Económico y de cooperación política». Estos acuerdos entraron en vigor en el año 2000 y sus temas principales fueron el diálogo político, el comercio y la colaboración. Desde entonces existe una zona de librecambio entre México y la UE.

Desde 2008, México es unos de los dos países más grandes de América Latina que trabajan en colaboración con la UE. Pero es importante hacer notar que la cooperación entre se incrementa con el tiempo. En efecto, en 2010, otros acuerdos se han concluido, particularmente en materia de cambio climático, desarrollo sostenible, paz, seguridad y lucha contra la criminalidad, democracia, derechos humanos y educación.

¿Y ahora qué sigue?

El último 12 de junio, Europa y México se encontraron para reforzar más la colaboración. Durante esta cumbre, los temas visitados en 2010 fueron discutidos nuevamente para logar una modernización que correspondiera a la realidad de 2015.

Ahora hagamos un análisis más profundo sobre nuestro tema principal: la protección del medio ambiente en las relaciones UE-México. Por empezar, es importante saber que el medio ambiente es una cuestión que tenemos que debería de pensarse a nivel internacional y, frente a este hecho, los países tienen que hacer grandes reuniones, como la COP21 que será en Paris a principios de diciembre de 2015, en la cuál el papel de México en la UE al respecto del medio ambiente será relativamente ambicioso.

Un reparto de tecnología, información y peritaje fueron discutidos en 2010, así como otras políticas comunes que tienen como finalidad reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las consecuencias

Hay que saber que México ha sido considerado como unos de los países los más contaminados del mundo durante muchos años. Por ello la UE no ha querido esperar más para reflexionar sobre la cuestión. En 2008, el Instituto Nacional de Ecología de México decía que de continuar por esta vía, habría una disminución de las precipitaciones de 20% y un calentamiento general de 4 grados Celsius para 2080. Aunque parezca lejos a primera vista, será de hecho un gran cambio el que se anuncia. Pero no es únicamente un problema de grados de calentamiento, sino el riesgo del aumento del nivel de aguas. 

Por otra parte, es importante señalar que luchar a favor del medio ambiente es también un desafío de tipo ético porque la capacidad de las generaciones futuras a vivir correctamente y sin problemas depende de nuestra manera de gestionar la planeta hoy. Podemos dejar esta situación por nuestros niños?

Las medidas tomadas:

¿Cuáles son las medidas que se han tomado para luchar contra la contaminación del medio ambiente? Afortunadamente, en la Unión Europea ya han sido tomadas algunas medidas desde hace varios años y existen varios subsidios para promoverlas. Un ejemplo de es la separación de residuos que favorece un modo de vida ecológico. O la construcción de nuevo tranvía que permita reducir los emisión de gas de efecto invernadero. Desgraciadamente México está muy atrasado en estos temas.

En Europa también hay complicaciones por el hecho de no tratarse de un Estado, lo que hace difícil la toma de medidas directas, ya que los Estados miembros tienen primero que estar de acuerdo. Es por eso que la políticas son decididas en las grandes líneas a nivel europeo.

Algunos ejemplos de los objetivos que se han trazado los Estados miembros de la UE son:

  • Reducir en 40% las emisiones de gas de efecto invernadero (en comparación con 1990).
  • Utilizar 27% de la energía total en energías renovables
  • Aumentar la eficiencia energética en un 30%.

Los temas abordados son más o menos los mismos: favorecer los mercados "verdes", propagar la toma conciencia de la educación ambiental, aumentar el número de transportes públicos, amparar algunas zonas con naturaleza para preservar la biodiversidad (con el programa "Natura 2000") y la gestión de productos químicos (elaborado por el programa "REACH").

¿Qué podemos hacer?

En un nivel más individual, en Europa o México, podemos intentar muchas cosas para conseguir la protección del medio ambiente. A continuación algunos ejemplos:

- Recolectar el agua pluvial. Por ejemplo, un grupo de alumnos de la Universidad Tecnológica de Querétaro ha creado un sistema inspirado en el maguey para  hacer una purificación del agua con un filtro creado con  arena y grava. Pero puede y también utilizarse el agua pluvial sin filtro únicamente por el váter.

- La permacultura: necesita de mucho de tiempo, pero es una manera de ser autosuficientes; el objetivo es hacer una gran producción en un pequeño lugar con el respeto del medio ambiente. Es posible.

- Disminuir el consumo personal y familiar de la energía: por ejemplo, apagar la luz cuando no se está en una habitación, disminuir la luminosidad del teléfono móvil o de la tableta, apagar la televisión en lugar de dejarla suspendida.

- Comprar productos con el menor embalaje posible, porque éste suele utilizar demasiados materiales inútiles: papel, cartón, plástico, etcétera. Es importante también comprar productos locales, debido a que necesitan menos de carburantes para la transportación.

Un grande cambio se puede lograr

Todas estas posibilidades, si se consiguieran, podrían tener un impacto significativo y positivo sobre nuestro medio ambiente. Ya sea en Europa o en Mexicana, somos ante todo ciudadanos del mundo y lo tenemos que cuidar.

Si bien las políticas públicas pudiesen ayudar a lograr este gran objetivo, la toma de conciencia debe empezar por los ciudadanos.

Por Adrien Buono, Bélgica

Fecha: 
Miércoles, 06 de Enero 2016 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Asume AMLO la Presidencia de Morena como artimaña

La frase del químico Lavoisier para establecer la Ley de la Conservación de la Masa de que “la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma”, aunque en otro contexto, bien podría servir como analogía para explicar las estrategias de posicionamiento de Andrés Manuel López Obrador.

Andrés Manuel sigue siendo el mismo de siempre, no cambia en esencia aunque pareciera hacerlo en ocasiones, sólo se ajusta adaptándose a las circunstancias, como ejemplo de ello, el tabasqueño sorpresivamente ha asumido la presidencia formal de Morena, partido político de su creación y absoluta propiedad, cuando parecía que eso no era necesario y mucho menos parte del trazado de sus planes.

Primero, porque, por el carácter patrimonial, de la posesión incondicional que ejerce sobre el partido, esto le otorgaba la libertad de colocar como dirigente a quien él quisiera bajo su completa autoridad caciquil.

Con la intención de no tener que distraerse en la administración del instituto político y para tener la autonomía suficiente, para poder moverse libremente por todo el país en su campaña proselitista permanente.

Sin embargo, la reforma electoral promovida por el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, materialmente lo obligó a tener que hacerlo, a efecto de blindarse anticipadamente de sus efectos.

Esta reforma, entre otros aspectos, pretende limitar considerablemente su presencia en radio y televisión, mediante los spots que corresponden a Morena, ya que a partir de esta se considerarían actos anticipados de campaña.

Al ser presidente del partido, López Obrador podrá seguir apareciendo en ellos, de alguna manera justificando esa presencia en función de su cargo, eventualmente modificando los diálogos, pero al final de cuentas usando y aprovechando de igual forma el espacio publicitario.

De cualquier forma, el efecto de la coyuntura en principio le termina favoreciendo, porque independientemente del número de los spots, lo que él busca es la polémica al respecto, ya que desde su propia óptica ello lo reposiciona, no así el mensaje que envía en los mismos.

Ahora, López Obrador sumará a su larga lista una acusación más en su contra, mediante esa tendencia a la victimización de la que tanto ha echado mano.

En su discurso implicará que la reforma electoral fue diseñada ex profeso para limitarlo, que la intención de evitar su presencia en los medios de comunicación es una artimaña más de la mafia en el poder, como él cataloga a todas las fuerzas y grupos que no coinciden con su proyecto.

Independientemente del valor del precepto incluido en la propuesta de Beltrones, López Obrador no sólo podrá darle la vuelta con su asunción como presidente de Morena, sino que tendrá otro argumento más para utilizar en contra de sus contrincantes, en un esquema en el cual él es un sacrificado, el agraviado, lo que le permitirá, mantener la dinámica que ha venido desarrollando.

Desde este punto de vista, cualquier intento de ordenar el escenario del ámbito electoral, por lógico que parezca, siempre será una nueva oportunidad para López Obrador, para generar una discusión mediante la cual, más allá del fondo de la misma, él obtenga más publicidad.

Andrés Manuel es un experto en manipular y confundir, incluso su postura populista se entiende más que como una doctrina, como una herramienta para ofrecer todo aquello que, aún siendo imposible de cumplir, hace que parezca que el gobierno adopta una actitud mezquina en contraparte.

Porque en esencia, la irresponsabilidad de sus propuestas están motivadas en que no son realmente parte de un programa genuino de gobierno, sino simple y llanamente estrategias de campaña para ganar simpatías. López Obrador no ofrece soluciones viables, sino expectativas.

Lo que expone como soluciones disfrazadas de programa de gobierno, son esquemas orientados a generar el rechazo de los grupos sociales, sobre todo los que están en condiciones más precarias, directamente en contra del gobierno.

Incluso en contra de todos los partidos políticos, de forma que su oferta, más que convencer, desvirtué a los demás, es decir, que su intención está muy lejos de resolver los grandes temas de la agenda nacional, sino descalificar a sus rivales.

Por ello, este tipo de ordenamientos, lejos de ponerlo en orden como debería de ser, son, como apuntábamos, oportunidades que aprovecha para reaccionar, para explotar una condición que, aún carente de fondo, le sirve para mantener el interés de su clientela electoral cautiva.

Difícilmente estos argumentos le servirán para aumentar su rango de votación, pero sí al menos para preservar el margen con el que cuenta que, según sus cálculos y considerando que la próxima elección presidencial será muy reñida, le permitirá colocarse en posición competitiva.   

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las pasiones de Beltrones

 

La lucha por la presidencia de la República en el 2018 empezó ya y eso lo sabemos todos. En la época del priísmo como partido único, se guardaban las formas y las fórmulas mediante las cuales el presidente en funciones decidía “en soledad” el nombre de su sucesor. Pero eso quedó en el pasado con la “madurez” alcanzada por nuestro sistema político y ahora los partidos y los suspirantes sacan sus cartas y la decisión del que antes ejercía el derecho de dedo, no determina el triunfo.

Todos sabemos que el proceso electoral para la renovación del ejecutivo federal ha iniciado con el reposicionamiento de posibles candidatos en las estructuras internas de los partidos o con las declaraciones un tanto veladas de posibles candidatos independientes.

Hay quienes ven a Margarita Zavala por la libre; inequívocamente se sabe que López Obrador estará en la contienda por Morena; no se ve a ningún Cárdenas, aunque el proyecto Por México Hoy que encabeza el ingeniero haga guiños de “aquí estoy”; por el PRD muchos perfilan a Mancera —aunque en Michoacán algunos simpatizantes de Silvano Aureoles lo ponen en la contienda—; y, desde el poder la caballada empieza a engordar, con miras a que el PRI continúe en la silla presidencial.

Podemos coincidir con Ciro Gómez Leyva cuando le reclama a Beltrones la tardanza con la que ha respondido a los spots de Morena y la figura omnipresente de Andrés Manuel en, se estima, un millón 100 mil impactos a nivel nacional. Beltrones ha emprendido una cruzada para la modificación de la ley electoral para evitar esos “fraudes” a la ley y qué bueno que así sea, pero la ganancia de Obrador nadie se la quita.

López Obrador respondió a Beltrones con la estrategia que le ha funcionado, victimizándose: “es como otro desafuero” ha dicho el que aseguró que no iría por una tercera contienda por la presidencia.

En efecto, Obrador incumple una declaración que hizo después de su primera derrota electoral por la Presidencia de la República en un evidente desprecio por Cárdenas diciendo algo así como “no seré un eterno candidato a la presidencia".

Pero no me sorprendo de que incumpla esa declaración. Con los resultados de Morena en las pasadas elecciones, tal vez se sienta con un escenario inmejorable para llegar al poder. Por eso es la actitud de Beltrones. La pasión con la que ahora el sonorense defiende los tiempos del Estado para que no se abuse o se saque un beneficio indebido de esa prerrogativa, se lee, con lógica, como una estrategia no necesariamente tardía para restarle presencia a quien ya la tiene y empezar a configurar los escenarios del PRI, justamente para ir abriendo el camino a su candidato.

Creo que se equivoca Obrador al estimar que la “ley Beltrones no pasará”. La habilidad política y la influencia de Manlio Fabio es incuestionable y seguramente encontrará eco en los demás partidos que también se beneficiarían de cualquier freno que le pongan al tabasqueño.

Fecha: 
Sábado, 21 de Noviembre 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

…¡Por mis Uebos!

Hoy hace 19 años, el 20 de noviembre de 1996, ejercí mi derecho ciudadano indivisible para votar y ser votado, y me postule como CANDIDATO INDEPENDIENTE A LA JEFATURA DE GOBIERNO DEL DISTRITO FEDERAL.

Para ese efecto, publiqué un desplegado que abarcaba las dos páginas centrales de la Sección “A” del Periódico Reforma, que en ese entonces era el único que circulaba en 20 de noviembre y en 1 de enero.2

Lo hice a sabiendas de que actuaba “contra corriente”.

El sistema electoral mexicano es un laberinto diseñado para impedir que prospere cualquier oposición política verdadera.

En 1996, ese laberinto estaba resguardado con DOS CANDADOS.

EL PRIMER CANDADO INCONSTITUCIONAL, era el que restringía la postulación de candidatos, exclusivamente a través de los PARTIDOS POLITICOS.

EL SEGUNDO CANDADO, IGUALMENTE VIOLATORIO DE LOS DERECHOS HUMANOS, es el que negaba (y sigue negando) el JUICIO DE AMPARO EN MATERIA POLÍTICA.

En 1996, la Constitución Federal reconocía el derecho ciudadano indivisible para votar Y ser votado, sin necesidad de adherirse por fuerza a partido político alguno; PEEEEERO…

…PERO para eso está el Poder Judicial de la Federación, y sus interpretaciones “a la medida” de lo que le ordene su majestad, el presidente en turno.

Siempre que el derecho admita interpretación, esta interpretación ha sido y seguirá siendo hecha por la $uprema Cohorte y su comparsa del llamado Tribunal Electoral, en contra del pueblo mexicano.

captura_de_pantalla_2015-11-19_13.54.00.png

Una vez que hice pública mi candidatura independiente a Jefe de Gobierno del Distrito Federal, procedí a presentar mi solicitud de registro que, como era de esperarse, me fue negada.

Interpuse demanda de Amparo contra el acto arbitrario de la autoridad que me negó el registro.

Ese Amparo debió ser resuelto a mi favor, por la sencilla razón de que la Ley Electoral era INCONSTITUCIONAL, y al haber demandado contra el primer acto de su aplicación, NO ME ERA OPONIBLE EL “CANDADO” que niega justicia en materia Politica.

Puede decirse que el poder judicial aplica un candado equivalente a “COSA JUZGADA” antes que haya juicio alguno; y la “COSA JUZGADA”, es anticipadamente, contraria a toda justicia y todo derecho.

Mi demanda de Amparo fue rechazada mediante la complicidad habitual del Poder Judicial.

(JORGE CASTAÑEDA GUTMAN fue víctima de violaciones parecidas cuando con todo derecho, presentó su candidatura independiente a la Presidencia de la República, diez años después).

La denegación de justicia completa e imparcial en materia política, lo único que logra, es abrir las puertas a la violencia, como sucedió con el fraude electoral de 1910, en que el “recuento” en vez de voto por voto, se hizo bala por bala.

ESE ES EL MEJOR EJEMPLO QUE HEREDAMOS DE AQUEL 20 DE NOVIEMBRE DE 1910.

Las reformas legislativas en materia electoral, se han ido logrando A CUENTA GOTAS.

TODOS SABEMOS QUE “LA GOTA” QUE PERSISTE, TERMINA SIEMPRE VENCIENDO A LA RESISTENCIA OBSTINADA DE LA ROCA.

En México, hasta la fecha, ningún cambio sustancial ha podido alcanzarse por la buena.

México sigue siendo el RETRATO HABLADO de aquella patria injusta y cautiva descrita por Francisco Madero al inicio de su convocatoria a las armas en noviembre de 1910.

Transcribo con emoción y orgullo, las palabras de Madero, pronunciadas a la orilla de la tormenta, porque son las que invoqué al inicio del desplegado con el que hice publica mi postulación independiente, hoy hace 19 años.

“En cambio de esta tiranía SE NOS OFRECE LA PAZ, pero es una paz vergonzosa para el pueblo mexicano, porque no tiene por base el derecho, sino la fuerza; porque NO TIENE POR OBJETO EL ENGRANDECIMIENTO Y PROSPERIDAD DE LA PATRIA, SINO ENRIQUECER UN PEQUEÑO GRUPO QUE, ABUSANDO DE SU INFLUENCIA, HA CONVERTIDO LOS PUESTOS PÚBLICOS EN FUENTE DE BENEFICIOS EXCLUSIVAMENTE PERSONALES, EXPLOTANDO SIN ESCRÚPULOS LAS CONCESIONES Y CONTRATOS LUCRATIVOS”.

Lo que Madero hizo entonces, fue también un ejercicio ciudadano reconocido por la Constitución.

Los mexicanos NO tenemos que pedirle permiso al IFE ni al INE ni al PRIFE ni a la $uprema Cohorte de Ju$ticia, para asumir nuestra soberanía.

Ningún pueblo está obligado a vivir oprimido; de ahí surge el DERECHO A LA REBELIÓN, cuya justificación moral, filosófica, política e histórica, no admite discusión alguna.

Cuando lancé mi candidatura independiente a Jefe de Gobierno, lo hice consciente de que no llegaría a ese cargo, PERO SABIENDO QUE CONTRIBUIRÍA A SENTAR UN PRECEDENTE SÓLIDAMENTE FUNDADO EN DERECHO.

TAN ES ASÍ, QUE HOY LAS CANDIDATURAS INDEPENDIENTES YA SON POSIBLES.

Las candidaturas independientes son indispensables en un país secuestrado por malos gobiernos que carecen por completo de autoridad moral; y sin autoridad moral, no hay estado de derecho posible.

La ILEGITIMIDAD de nuestros gobiernos se hace manifiesta por contraste:

El Gobierno Mexicano, es un voraz y feroz recaudador de impuestos que, una vez convertidos en RECURSOS PÚBLICOS, el mismo gobierno se los reparte como botín.

Ahí está la Colina del Perro; la Casa Blanca de la gaviota; la mansión de Videgaray en Malinalco, y todas las riquezas inocultables de los ex presidentes de la república. La llamada clase política, roba y ostenta su opulencia sin el menor recato.

Por eso es que los ciudadanos, uno por uno, tenemos que tomar en nuestras manos el destino de México, y arrojar de los cargos públicos a quienes solamente los ocupan para lucrar descaradamente.

Tenemos que sacudirnos a ese ni tan pequeño grupo, que sigue cometiendo los mismos abusos que describió Madero en su Plan de San Luis.

La transformación que Mexico necesita, ES UNA CUESTIÓN DE “ORTOGRAFÍA”; la podemos lograr por la B o por la V.

CUANDO ME POSTULÉ COMO CANDIDATO INDEPENDIENTE, LO HICE POR MIS UEBOS.

UEBOS no es solamente una palabra en desuso que significa NECESIDAD.

UEBOS es la NECESIDAD de los mexicanos por ser libres y respetados; los UEBOS de ser representados con lealtad, con patriotismo, con honestidad; los UEBOS de no ser traicionados y SATEADOS3 por nuestros dizque gobernantes; los UEBOS de confiar en un ejército formado por esos soldados de los que canta nuestro Himno Nacional: aquellos que el Cielo le dio a nuestra patria en cada hijo; un ejército de mexicanos de honor que no asesinen a nuestro pueblo.

Me postulé por mis UEBOS de que, ser abogado en México se trate de cumplir y hacer cumplir la ley, y no de traficar influencias y sobornar $upremo$ cohorte$ano$ de la Ju$ticia…

Me postulé en la esperanza de contribuir con la parte que me tocaba (como nos toca a todos y cada uno), para hacer que llegue el día en que las promesas de la independencia y la revolución, dejen de ser letra muerta; se hagan realidad, cobren vida y sean aplicadas por igual a todos los mexicanos.

Los ignorantes que dicen gobernarnos, “ven la tempestad y no se hincan”; creen que el Mexico bravo, entendido como la patria que cuenta con sus hijos para luchar por ella, “es cosa del pasado”.

La forma en que hagamos realidad los sueños de nuestra patria, depende del conflicto entre la B de la NECESIDAD, y la V DE LA NECEDAD; entre los reclamos justos de todo un pueblo que demanda un cauce pacifico; y la obcecación de una pandilla de parásitos que nos lo sigue negando.

Por eso escogí un 20 de noviembre para LANZAR MI CANDIDATURA INDEPENDIENTE; porque siguiendo la vía pacífica, me impulsaba al mismo tiempo el ejemplo de nuestros mayores; hombres y mujeres, que empuñaron las armas y pusieron sus vidas en juego, PARA QUE PUDIERA VIVIR ESTA PATRIA QUE SE LLAMA MÉXICO.

____________________________________________________________________

1 Uebos. (Del lat. opus). 1. m. ant. Necesidad, cosa necesaria. Uebos me es. Uebos nos es. Uebos de lidiar. Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.
2 El desplegado que contiene mi postulación como candidato independiente a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, puede ser consultado en el Periódico Reforma de 20 de noviembre de 1996, en las dos páginas centrales de la sección “A”.
3 SATEAR, sinónimo de saquear. Practica corrupta por la cual, el SAT, dispone de nuestros impuestos ilícitamente para beneficio personal de quienes dicen gobernarnos.

Fecha: 
Viernes, 20 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El mexicano y la pirámide

México, encauzado tanto por su historia como por su fervor religioso, ha estado intrínsecamente ligado al enigma de la pirámide. Sociedad piramidal en fondo y forma, en culto y costumbre. Curiosamente, por decir lo menos, una estructura de dicha naturaleza es la que de mejor manera estratificaba los diferentes niveles del conjunto social mexica en la era precortesiana: Los macehuales (agricultores, artesanos, albañiles, etc) componían su base, un nivel más arriba se encontraban los pochtecas (comerciantes/espías al servicio del Tlatoani), un poco más arriba los guerreros condecorados, sacerdotes y la nobleza en general. En la solitaria cima, en el vértice de la pirámide, como elemento único, el Rey/Sacerdote/Militar, el Tlatoani.  La herencia de sus antepasados teotihuacanos, toltecas y mayas, reafirmaba la concepción de la pirámide como elemento fundamental de la reverencia teológica. En la base, se encontraba la humanidad misma y en su cima, aquellos capaces de comprender la voluntad mística detrás de sus designios y mensajes. Más allá de ella, se encontraban los dioses mismos que conformaban su Panteón. La clase gobernante, sacerdotes y nobles formaba parte, por partida doble, de tales premisas. Ellos pertenecían a los estratos más altos de su conjunto social y como tales, les estaba permitido acceder también, durante las festividades, ritos y ceremonias de carácter religioso, a la cumbre de los recintos arquitectónicos creados con dicho fin. Los demás debían de conformarse en observar, desde abajo, aquello que se estaba llevando a cabo en la cima, cual meros espectadores. La instauración del régimen virreinal, la larga carrera independentista, la revolución de 1910 y la posterior implantación de la democracia institucional, matizaron los vértices del poliedro, más no su estructura. Las clases gobernantes, primero españoles peninsulares, caudillos, terratenientes y políticos, siglos después, continuaron  posicionándose en dicha cumbre, participando activamente de las ceremonias que permitían decidir sobre el destino de los hombres.

En 1943, Abraham Maslow publicó “A Theory of Human Motivation”, estudio que obtuvo importante notoriedad dentro de los ámbitos de la psicología y las denominadas ciencias sociales, el cual segmentaba en cinco niveles jerárquicos (representados gráficamente a través de una estructura piramidal) las necesidades humanas, propuesta por el autor; de éstos, cuatro  son agrupados como “necesidades de déficit o primordiales” y el último, como “De autorrealización o motivación de crecimiento”. Bajo esta premisa, no se podía acceder ni solventar los estratos más altos de realización, que representan bajo la óptica del autor la auténtica, si bien discutible, realización individual sin antes haberse ocupado de los primeros. A setenta y dos años de la publicación del mencionado estudio y casi quinientos del ocaso de la sociedad de Mexico-Tenochtitlan, cuesta creer que el mexicano, en lo general,  no ha logrado superar su condición de observador de ritos y ceremonias de la pirámide mexica ni superado siquiera los niveles más elementales de aquella planteada por Maslow; Fisiología (alimentación, descanso) y Seguridad (física, de empleo, de recursos, de salud, de propiedad privada), primero y segundo de los niveles planteados en la obra del psicólogo de Brooklyn, respectivamente, siguen apareciendo cual fugaces espejismos. Acorde con información dada a conocer hace un par de semanas por el CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social), cien mil connacionales salieron del estrato denominado en nuestro país como de pobreza extrema en el transcurso del año pasado: esto es, acorde con la metodología actual, carentes aún de agua potable, vivienda, educación, atención en la salud y servicios básicos en el hogar, pasaron de vivir con menos de un dólar y medio al día ($1.25 USD) a un estrato que se clasifica por sobrevivir, término más adecuado, con apenas dos dólares al día ($2.00 USD). Necesidades primordiales no resueltas, diría Maslow, que imposibiltan la autorrealización personal. No sólo eso, más de 87 millones continúan situándose dentro del rubro denominado como de pobreza moderada, con un gasto promedio diario inferior a los $20.00 dólares. Sólo 1% del PIB se encuentra actualmente destinado a la SEDESOL y la SAGARPA, mismo porcentaje que el asignado a la Presidencia, la Secretaría de Gobernación y algunas otras. El mexicano, a casi un siglo de la publicación del estudio, sigue careciendo de estabilidad económica, física y emocional. El éxito y la realización continúan siendo rubros lejanos, quiméricos, inasequibles. Lo importante continúa siendo lo necesario, lo inmediato, lo urgente: cali huan tlacualli, casa y sustento. “Es demasiado difícil pensar noblemente cuando no se piensa más que en vivir”, acotaba en su momento Rousseau. Bien podría estarse refiriendo al México actual.   

En nuestra nación, ambas pirámides (la del conjunto social mexica y la planteada por Maslow)  continúan existiendo, en el siglo XXI; no son capaces de dejar de hacerlo y de servir de referencia puesto que mantienen sus dos elementos discernibles y eternos: Una base, la población en general y una cima, un vértice, en la figura de su clase política y empresarial. Los mexicas, la última de las grandes civilizaciones prehispánicas, creían firmemente en una concepción circular del tiempo en la que nada cambia, renace para ser igual, ciclo infinito que conserva el mismo sentido y la misma forma; quizás, más allá de cualquier otro, éste resulta su legado más importante para el México actual: la visión de que todo, límites y arquetipos sociales, políticos y aún dogmáticos, subsisten, se matizan o adaptan, pero nunca desaparecen.

Se perpetúan.   

Los limitados alcances de la política social, la falta de competitividad y de oportunidades, el rezago educativo y cultural nos siguen haciendo simples espectadores de la toma de decisiones que se barajan, discuten y aprueban o rechazan en la cima de la pirámide. El mexicano, macehual al fin, continúa luchando por satisfacer sus necesidades más elementales al tiempo que, a distancia, observa los ritos y ceremonias que determinan su propio porvenir.

Autor:

Fecha: 
Martes, 10 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1