Se encuentra usted aquí

Plutarco Elías Calles

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

...y tan cerca de los Estados Unidos

Acabo de ver un documental sobre la Guerra Cristera (1926-1929), difundido en Alemania con motivo de la proclamación de Cristo Rey, hecha por el Papa Pío XI en su Encíclica Quas Primas, el 11 de diciembre de 1925.

Entonces, como ahora, el gobierno federal, atentaba contra la fe del pueblo mexicano con disposiciones persecutorias en contra de la Iglesia Católica,  auspiciadas y promovidas por Plutarco Elías Calles.

La diferencia entre 1925 y 2019, es que ahora la sociedad está enajenada bajo la acción soterrada que se hace desde los medios de comunicación (televisión, cine, radio, internet...) con mensajes muchas veces subliminales que han ido minando la capacidad social de respuesta y de reacción.

El gran caballo de Troya, ha sido la imposición del llamado “lenguaje políticamente correcto” que condena y prohíbe que las cosas sean llamadas por su nombre.

A través del dominio de la semántica  y de una censura disfrazada de civilidad, se ha ido reduciendo la libertad de expresión, hasta el punto de poder señalar como inadmisible que alguien diga la verdad sin ambages.

De esta forma,  quienes mueven los hilos a los títeres de la política, son dueños de los medios de difusión pero sobre todo, de los contenidos secuestrando el lenguaje.

El desmantelamiento de la familia y la abolición de la  autoridad paterna mediante reformas legislativas aprobadas calladamente, nos han conducido al momento actual en el que hasta la identidad del hombre y la mujer está siendo desmantelada a través de la ideología de género.

Mientras escribo estas líneas, viene a mi mente el famoso “double speak” de George Orwell en su libro “1984”.

El “double speak” es la distorsión deliberada del lenguaje con el propósito de oscurecer, disfrazar, distorsionar y revertir el significado de las palabras hasta el punto en que la contradicción deja de parecer contradictoria e inadmisible.

Todavía no amaina la condena de la pederastia como un crimen “exclusivamente cometido por sacerdotes católicos”; mientras por otro lado, ¡la ONU, el Banco Mundial, el FMI, y demás organismos similares, imponen la estimulación sexual temprana desde el jardín de niños, como algo natural y saludable!

También imponen la ideología de género, condicionando la asistencia financiera a la implantación de esta corriente perversa que confunde y distorsiona a los niños, indefensos y a merced de los programas oficiales de “educación”.

¿Pude haber alguna contradicción más evidente?

Ninguno de los más importantes fenómenos sociales de nuestro tiempo han surgido de manera espontánea; ni siquiera el famosísimo movimiento gay ha nacido de entre los homosexuales y las lesbianas.

Los factores de poder económico y político cooptaron a las comunidades homosexuales, para  utilizarlas en la obtención de sus fines de control, que en nada benefician a homosexuales ni a lesbianas.

Siguiendo el consejo de seguir la línea del dinero (follow the money), podemos entender que el ataque sistemático contra la familia, la paternidad, la maternidad, y la identidad esencial de hombres y mujeres, es resultado de una agenda bien definida cuyo propósito es la dominación globalizada transformando a los seres humanos en consumidores compulsivos y sobre todo, en masas NO pensantes, incapaces de disentir y de oponerse.

El ataque a la religión desatado en México entre 1917 y 1929, llevó a sus  promotores a buscar una forma distinta siguiendo el consejo de Plutarco Elías Calles que al reformar el artículo 3º de la Constitución Federal, declaró que “era necesario apoderarse de la conciencia y de la consciencia de la niñez y de la juventud mexicana”.

Obviamente ni Plutarco Elías Calles ni Álvaro Obregón actuaban por sí mismos; los dos eran instrumentos obsequiosos de la voluntad dictada desde Washington y Nueva York hasta tal punto, que Obregón traicionó a México al aceptar los llamados “convenios de Bucareli” con tal que los gringos reconocieran su gobierno, surgido de su traición a Venustiano Carranza al que asesinó en Tlaxcalantongo para apoderarse de la presidencia de México en 1920.

El mismo Álvaro Obregón, traicionando el principio fundamental de la NO REELECCIÓN  por el que los mexicanos fuimos a las armas en 1910,  se reeligió en 1928 con la obvia intención de PRORROGAR SU MANDATO por tanto tiempo como sus cómplices se lo permitieran y el pueblo se lo aguantara.

Al duo Calles/Obregón, le salieron mal los cálculos, cuando Plutarco al ser advertido de que el pueblo mexicano no iba a tolerar su persecución a la fe católica, dijo que en menos de tres semanas él iba a lograr lo que ni los emperadores romanos pudieron lograr acabando con el cristianismo en México.

La respuesta de nuestros mayores (entre los que me enorgullece decir que estuvieron los hombres y las mujeres de mi familia), fue el levantamiento cristero que estuvo a punto de derrotar al gobierno perseguidor, de no ser porque desgraciadamente los obispos mexicanos por instrucciones del Papa, firmaron un acuerdo de paz con  Emilio Portes Gil, el primer títere del llamado Maximato.

El gobierno no respetó ni uno solo de los puntos bajo los cuales el pueblo mexicano obedeció las indicaciones de la jerarquía eclesiástica, y muchísimos fueron asesinados como su máximo comandante,  el general Enrique Gorostieta, caído un par de semanas antes de la concertación de la paz.

En cuanto a México se refiere, el ataque a la fe católica, ha tomado otras vertientes, por las que los gringos nos han infiltrado con la intención (siempre) de aprovecharse de nuestras diferencias y de nuestras confusiones.

Ese ha sido el caso del “cristianISTMO” (1) introducido entre Oaxaca y Veracruz, para apoderarse del Istmo de Tehuantepec, a través del llamado Instituto Lingüístico de Verano,  traído a nuestro país por el general Lázaro Cárdenas que invitó a William Cameron Townsend para indoctrinar a los pueblos originarios (como ahora se les llama).

Uno de los “maravillosos” frutos de la balcanización de nuestro Istmo de Tehuantepec,  fue la matanza de Acteal ocurrida el 22 de diciembre de 1997.

No es casualidad que la secta evangélica haya cundido como reguero de pólvora en el sureste de México, bajo los auspicios de quienes desde  Estados Unidos, ven a México como su patio trasero.

Estados Unidos ha contado y sigue contando con dos clases de aliados entre nosotros, con el objeto de dominarnos  y aprovechar nuestros recursos:

Los hijos del espicalinglis, barnizados e indoctrinados en las universidades gringas, (como Salinas, Zedillo, De la Madrid, Calderón, y hasta Mister Coca Cola Fox) según la profecía del secretario de Estado Robert Lansing (2)  y los hijos de Cameron Townsend (3) convertidos al cristianISTMO para fragmentar la zona de Tehuantepec, y lograr la construcción de un canal interoceánico que en su momento fue impedido bajo la presidencia de Porfirio Díaz en 1905 ($).

(Mientras escribo estas líneas, el general Santa Anna se revuelve en su tumba del cerro del Tepeyac y exclama: ¿y a mí me dicen estos que fui traidor a la patria?).

Con sobrada razón pronunció Porfirio Díaz su frase profética:

“Pobre México; tan lejos de Dios, y tan cerca de Estados Unidos”

    ____________________________________________________

  1. CristianISTMO. Corriente introducida por  Estados Unidos a México con la excusa de “evangelizar” a los pueblos originarios y de paso, apoderarse del ISTMO de Tehuantepec.
  2.  Robert Lansing aconsejó al presidente Woodrow Wilson, que en vez de invadir México, indoctrinaran a los jóvenes mexicanos ambiciosos en las universidades gringas, para que aprendieran suficiente espicalinglis, como para decirles siempre YES MASTER.
  3. William Cameron Townsend, fue el “predicador” que introdujo el cristianISTMO en México, porque los gringos no quitan el dedo del renglón en cuanto a partirnos con un canal interoceánico más cercano y menos costoso que el de Panamá.
  4.  Batalla de Salina Cruz. El 9 de abril de 1905 la 7ª división de la Marina de Estados Unidos, intentó invadirnos y se llevaron la sorpresa de que, Porfirio Díaz había ordenado al general Mondragón que instalara artillería costera en el puerto de Salina Cruz, para repeler esa clase de ataque. Cuando los gringos se vieron en peligro, desistieron de su intento, y fue así como tiempo después, nos infiltraron con la secta evangélica que hoy está “tan de moda”...

_______________________________

En memoria del Padre Miguel A. Pro, asesinado por órdenes de Plutarco Elías Calles, el 23 de noviembre de 1927.

¡Viva Cristo Rey!

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

@JulioMessner

Fecha: 
Miércoles, 27 de Noviembre 2019 - 08:50
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 27 de Noviembre 2019 - 11:05
Fecha C: 
Jueves, 28 de Noviembre 2019 - 00:05
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

MORENA o PRIeta

Conforme avanza el sexenio, se va confirmando que MORENA (movimiento de renegociación nacional) es la Cuarta Transformación del antiguo PNR, aunque sin el genio de Plutarco Elías Calles al timón.

La llegada del Peje Lagarto a la presidencia, es un viaje cuántico al pasado; un viaje que nos ha conducido precisa y exactamente a las once de la mañana del primero de septiembre de 1928, y al breve párrafo en el que Plutarco Elías Calles dio lugar a la verdadera fundación del PNR:

“...La desaparición del Presidente electo ha sido una pérdida irreparable que deja al país en una situación particularmente difícil...

...Todo esto determina la magnitud del problema; pero la misma circunstancia de que quizá por primera vez en su historia se enfrenta México con una situación en la que la nota dominante es la falta de caudillos, debe permitirnos, va a permitirnos, orientar definitivamente la política del país por rumbos de una verdadera vida institucional, procurando pasar, de una vez por todas, de la condición histórica de país de un hombre a la de Nación de instituciones y de leyes.”

Hoy, a 91 años de aquellas palabras, la desaparición del PRI, nos ha vuelto a poner a merced de un caudillo, que no es sonorense sino tabasqueño, y para colmo de males, sin el intelecto ni la visión de Obregón o de Calles. No por nada le tomó 14 años cursar la carrera de ciencias políticas, que normalmente toma la tercera parte de tiempo.

La creación del PNR en ese breve párrafo del último informe presidencial de Plutarco Elías Calles, logró contener y encauzar las turbulentas ambiciones de numerosos caudillos y líderes del periodo revolucionario, para que México pudiera ser gobernado en paz, por instituciones y leyes que, a pesar de sus deficiencias, probaron ser mucho mejores que lo que estamos viviendo hoy.

Decir que los 72 años durante los cuales el PNR-PRM-PRI, gobernó la República, fueron lo peor que nos habría podido pasar, es una mentira flagrante.

Si Calles no hubiera fundado el PNR aquella mañana de septiembre, los predecesores de los Batres, Monreales, Padiernas, Bejaranos, Sheinbaums, Ebrards; Yeidikoles y demás ambiciosos de entonces, habrían hecho de México la merienda de negros que hoy, comenzamos a ver por las disputas que proliferan en las filas del Movimiento de Renegociación Nacional.

Las pestilencias de la variopinta pandilla que galopa a lomos de la “MORENA” ha comenzado a olfatearse por todas partes:

La peripecia experimental en Baja California urdida para sondear las posibilidades del Peje Lagarto para prorrogar su PRIsidencia más allá del 2024; las pifias del goleador tepiteño habilitado como gobernador de Morelos; las riñas “callejeras” entre Batres y Monreal para amacizar su trampolín con vistas a suceder al Peje que no quiere ser sucedido; los ultrajes al Ejército Mexicano y demás ilegalidades y bandazos, llevaron al anciano tabasqueño esta semana, a declarar lo siguiente:

 “Si el partido que ayudé a fundar, Morena, se echa a perder, no solo renunciaría, sino que me gustaría que le cambiaran de nombre, que ya no lo usaran porque ese nombre nos dio la oportunidad de llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública del país y no se debe manchar”, advirtió AMLO en su conferencia de prensa matutina.

¿El partido que ayudó a fundar?; MORENA no es partido sino una partida de bandidos “arrepentidos” o de “ex-bandidos”; una partida de ávidos oportunistas como el beneficiario del helicopterazo donde Moreno Valle y su socia conyugal desaparecieron de la escena política poblana.

¿A qué renunciaría: a la PRIsidencia o a la partida que encabeza?

¿A quién le pediría que le cambien de nombre a su trampolín electoral; al INE o a Citlali Ibañez alías Yeidikol Polevnsky “Goodrich”?

Pero la descomposición institucional y el constante atentado contra cualquier vestigio de institucionalidad gubernamental, no emana solamente de la merienda de negros (¿MORENOS?) encaramados en curules, escaños, secretarias, paraestatales y demás huesos ocupacionales...

López Obrador también contribuye su parte para el desmantelamiento de las instituciones creadas a partir de 1929.

El Peje Lagarto transformado en auténtico fifí palaciego bajo el anagrama de AMLO, considera que la interposición de demandas de Amparo interpuestas para frenar su autoritarismo necio, constituye un SABOTAJE LEGAL; chicanas que desafían a la alteza serenísima de Macuspana.

Confundiendo sus facultades con las de su némesis, Donald Trump, cree que puede invocar facultades de emergencia nacional como su colega anciano, para ponerle fin a los latosos que invocan la Constitución Federal para frenar su ímpetu tropical.

López Obrador ha mostrado que sigue siendo el mismo político mezquino gracias a cuya pasividad dolosa, fueron linchados aquellos policías federales en Tláhuac el 24 de noviembre de 2004.

En aquella ocasión, dejó quemar vivos a tres policías federales, porque de haber intervenido para hacer cumplir la ley, HABRÍA PERDIDO VOTOS poniendo en riesgo sus personalísimas ambiciones PRIsidenciales.

Ahora el mismo Peje Lagarto, ha dado licencia ilimitada a los delincuentes, para que ultrajen, agredan, humillen, golpeen, ofendan y provoquen a nuestros soldados y marinos, cuyo “cobardante” supremo les ha ordenado que se dejen golpear, agredir y profanar, “porque los narcos también son pueblo”; porque el Peje predica unicamente AMOR Y PAZ mientras no lo vayan a despertar a su hotel.

Poco le importa al Peje Lagarto que nuestros soldados sean portadores de nuestros símbolos patrios en sus uniformes, porque como él es evangélico no cree que nuestros símbolos patrios sean sagrados.

Pero, como decía Raúl Velasco: “aún hay más”

Si combinamos la faramalla de la dizque “revocación de mandato” con la Ley Bonilla de Baja California, habría Peje Lagarto para rato, si no fuera porque los variopintos y morenos que aguardan ávidamente sustituirlo, lo ayudarían a dejar la Silla del Águila como le hicieron a San Juárez o a Obregón.

Mientras todo esto sucede en el pobre México que no tiene para cuando recuperarse de tanto bandazo, me queda claro que la partida en el poder, no es MORENA sino PRIeta.

    ___________________

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

@JulioMessner

Fecha: 
Viernes, 30 de Agosto 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 30 de Agosto 2019 - 15:25
Fecha C: 
Sábado, 31 de Agosto 2019 - 04:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Revocación de mandato

El 17 de julio de 1928, a Álvaro Obregón le revocaron el mandato y le anularon su flamante reelección  con 21 tiros de cuatro diferentes calibres, disparados por un “asesino solitario”…

Noventa años después de la muerte del último caudillo, el Pejelagarto anda jugando a la psicología inversa con su rollo de la “revocación de mandato” de manera que, si a medio sexenio el  pueblo bueno y sabio le pide que no se vaya, podría ser convenientemente interpretado como una súplica para que se quede más allá del 30 de noviembre de 2024.

El voto electoral se cumpliría como los votos conyugales: hasta la muerte; igualito que lo sucedido a Obregón.

Si la férrea salud del juvenil Peje se lo permitiera, él,  querría emular las once presidencias de Santa Anna, o la dictadura camuflada de Juárez, y de serle posible, aferrarse a la silla del águila hasta llegar a octogenario como Porfirio.

¿Qué le depara al Pejesidente la bola de cristal; Tlaxcalantongo,  la Bombilla o el Ipiranga?

Si  su majestá el Peje Primero, de verdad supiera historia, sabría que los 21 balazos hallados durante la autopsia al cadáver de Obregón, venían de otras tres pistolas accionadas en aquel banquete dado en su honor, por comensales emisarios de otros aspirantes del mismo partido del sonorense, que no querían envejecer esperando a que Dios se lo llevara, y decidieron revocarle el mandato, como lo saben revocar los mexicanos.

Cuando Plutarco Elías Calles fundo el PNR no pretendió legarnos un partido político común y corriente; nos dejó un mecanismo diseñado para lograr que los muchos caudillos que ambicionaban la presidencia, actuaran en un marco de DISCIPLINA sin el cual, la guerra de pandillas llamada “revolución mexicana” no habría parado ni hasta la fecha.

 

El PNR de 1928, sirvió para apaciguar a los Bejaranos, Monreales, Ebrards, Padiernas, y  Yeidicoles de aquel tiempo,  que, como es ampliamente sabido, solamente sueñan con servir a México desinteresadamente.
El PRI de 1994,  a raíz de la muerte  de Colosio, todavía alcanzó para amansar a Camacho Solís, Ortiz Arana, Gutiérrez Barrios  y cualquier otro suspirante.

Lo de su majestá el Peje, NO es ninguna transformación; es un salto cuántico al pasado que regresa a México al momento preciso en que Obregón mandó matar a Carranza que tambien quiso reelegirse hasta que sus ambiciones se descarrilaron con todo y el Tren Olivo en Tlaxcalantongo.

El PNR, PRM, PRI, nació en  un sólo párrafo del último informe presidencial del General Calles, cuando dijo:

“La muerte del General Obregón, nos plantea la necesidad de pasar, de ser país de caudillos,  a nación de instituciones y de leyes”.

La llegada de López “hablador”, como lo ha rebautizado la Chachalaca de Guanajuato, es la vuelta al tiempo de los caudillos;  ni más, ni menos.

Salinas de Gortari tiene cuentas pendientes con México; tambien tiene más defectos que cualidades, pero es incomparablemente más inteligente que el juvenil olmeca que hoy dice no residir en La Toscana.

Si salinas a pesar de sus ambiciones y su inteligencia, no se atrevió a romper el principio de la NO REELECCIÓN,  no fue por su vocación democrática y su altruismo, sino porque no quería terminar de bruces sobre un  plato de mole, como le ocurrió al manco de Celaya y León.

San Juárez fue ayudado a bien morir un 18 de julio de 1872, porque de haberse recuperado de la angina de pecho, Lerdo de Tejada y Porfirio, se habrían hecho viejos entre las reelecciones del mañoso pastorcito de Guelatao, y por eso le revocaron el mandato con la daga de Riva Palacio que un bisnieto suyo, puso en manos de mi  padre, mientras la contaba los pormenores de la muerte del “benemérito”.

Curiosamente, un día antes, el 17 de julio, pero de 1928, a Obregón tambien le revocaron el mandato los comensales que ayudaron a Toral a no fallar, mientras Alfonso Esparza Oteo estrenaba la canción “El Limoncito”,  dedicada al violador del principio intocable de la NO REELECCIÓN.

Sin embargo, la psicología inversa que se descubre detrás de la prédica del Peje sobre “su firme e irrevocable  decisión de no intentar reelegirse”, hace pensar precisamente TODO LO CONTRARIO.

Intentar salirse con la suya, donde Obregón no pudo, puede demostrarle al Peje y a cualquier otro, que en 90 años, la única norma revolucionaria que sigue vigente, es la que condujo a San Juárez al panteón de San Fernando, a Porfirio a navegar en el Ipiranga,  a Carranza a morir en Tlaxcalantongo,  y a Obregón a no escuchar completo “El Limoncito” ni acabarse su sabroso mole con ajonjolí.

Aunque pudiera reformarse la constitución (al igual que hizo Obregón para lavarle la cara a su imposición), los sufragios de su reelección, se transformarían en sufragios por su eterno descanso y el gusto efímero de las urnas electorales, terminaría en la urna  funeraria con sus cenizas.

El PRI, que todavía sirvió para evitar la tormenta que pudo haberse desatado con la muerte de Colosio, hoy es una caricatura sin garras ni colmillos, totalmente incapaz de capear el temporal que se dejaría venir con una revocación de mandato al estilo de la de Obregón.

Ninguno de los partidos existentes,  incluida la MORENA, tiene la estructura sectorial, hoy desaparecida.

Hace mucho que México no es ni siquiera un remedo de país de instituciones y de leyes, pero a pesar de lo mal que están las cosas, podrían ponerse mucho peor,  con un intento de reelección a través de la catafixia tipo Chabelo,  disfrazada de revocación/confirmación/prórroga indefinida de mandato.

La NO REELECCIÓN no desaparecerá con una reforma constitucional made in MORENA.

Es un principio que no puede derogarse desde que, irónicamente lo acuñó Porfirio Díaz como lema de su Plan de Tuxtepec.

Puede que el sufragio en México, no sea tan efectivo, pero la NO REELECCIÓN, es a prueba de pejes y de pelones…

(Y si no, que le pregunten a Salinas).

El PRI nació el 1º de septiembre de 1928, en un simple párrafo del último informe presidencial de Plutarco Elías Calles.

El párrafo dice así:

“…debe permitirnos, va a permitirnos orientar definitivamente la política, del país por rumbos de una verdadera vida institucional, procurando pasar, de una vez por todas, de la condición histórica de "país de un hombre" a la de "nación de instituciones y de leyes".

El PRI nunca fue un partido político creado para competir con otros partidos en la gran farsa democrática; el PRI desde su fundación, fue un sistema de gobierno.

La primera contribución del PRI (nacido PNR), fue la pacificación del país, y la canalización civilizada de todos los liderazgos, con lo que se evitó la prolongación de las  disputas  violentas  por el poder.

El PRI  garantizó que la muerte de un  presidente no hundiera al país de nuevo en el caos y la violencia política, porque contenía los mecanismos  y los conductos corporativos que hoy son utilizados por la iniciativa privada.

La pomposamente  autoproclamada  “cuarta transformación”  a bordo del Movimiento de Renegociación Nacional, más que transformación es una reversión  a julio de 1928.

El Peje Lagarto López Obrador, es un caudillo; un caudillo surgido del desmantelamiento del PRI.

Ese desmantelamiento comenzó con Miguel de la Madrid, cuyo perfil personal y político nada tenía que ver con ese partido.

Los llamados sectores: Campesino  (CNC), Obrero (CTM)  y Popular (CNOP) le daban estructura, operatividad y cohesión, además de garantizar orden y continuidad en un marco de disciplina.

Fecha: 
Miércoles, 22 de Mayo 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 22 de Mayo 2019 - 15:25
Fecha C: 
Jueves, 23 de Mayo 2019 - 04:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

México en los tiempos del spring break…

¿Cuántos niños y jóvenes sabrán que en México hubo una persecución religiosa de tal magnitud, que tuvimos que levantarnos en armas contra el gobierno en un movimiento popular conocido como la Guerra Cristera?

¿Quién sabrá que Plutarco Elías Calles,  (fundador del PRI), mandó asesinar al padre Miguel Agustín Pro Juarez y al Ingeniero Luis Segura Vilchis, literalmente “por sus pistolas” durante la persecución contra los católicos mexicanos de 1920 a 1929?

 

Cada vez cobra más vigencia (lamentablemente)la frase de Porfirio Díaz que ice:

“Pobre México; tan lejos de Dios, y tan cerca de Estados Unidos”.

Sin darnos cuenta, nos hemos ido amoldando a la imagen y semejanza de los modelos y parámetros importados desde el norte.

Las “grandes conquistas”  impuestas al son de la agenda venida desde fuera, abarcan logros como la legalización del asesinato masivo de niños indefensos bajo la inmensa mentira de que la mujer puede disponer de la vida de un hijo,  como si fuera parte de su cuerpo.

La misma agenda ha impuesto la famosa ideología de género, y el lenguaje “políticamente correcto” que, en realidad, es una forma de censura y de manipulación que busca NO decirle a las cosas por su nombre.

La “emancipación” de la mujer ha logrado desmantelar  al elemento principal de la familia,  como si sustituir al hombre y competir con el (hasta en el boxeo), fuera lo más natural  imaginable.

El llamado “matrimonio homosexual”  es otra de las “grandes conquistas” que NO son fruto de movimientos sociales espontáneos,  sino resultado de imposiciones patrocinadas y promovidas nade menos que por la ONU, el FMI y el Banco Mundial.

Ni los romanos en su época de mayor depravación,  cambiaron  su concepto del matrimonio:

“Conjunctio maris et feminae; consortium omnes vitae;  Divini  et humani juris comunicatio”.

(Union de hombre y mujer;  consorcio para toda la vida; comunicación del derecho Divino y el humano).

Los organismos globales,  condicionan su ayuda a los países, siempre y cuando sus gobiernos  impongan estas  “avanzadísimas” reformas “para el bien de la humanidad”.

Así llegamos a la Navidad sin Jesús,  y al “springbreak”  que ha sustituido a la Semana Santa.

La Pascua ya no conmemora la resurrección de Jesucristo sino  a un conejo gringo que además, es ovíparo; al igual que la Navidad conmemora el advenimiento del oso de la Coca Cola a bordo del expreso polar,  amenizado por la voz de  Tom Hanks.

En la religión católica, antes que celebrar con la Pascua,  nuestra salvación y la resurrección de Jesucristo, (Dios hijo),  conmemoramos la Pasión, de la cual, vivimos hoy el peor de los episodios; aquel donde respondimos a la pregunta de Poncio Pilatos,  votando “democráticamente”  por la liberación del asesino Barrabás, y por la crucifixión de Jesús.

En aquella ocasión, los humanos dijimos a voz en cuello: ¡No queremos que éste, reine sobre nosotros!

Y desde entonces nos ha gobernado el becerro de oro cuya estatua adorna nada menos que Wall Street en el corazón de Nueva York.

Hoy conmemoramos a María Dolorosa, la Madre de Jesucristo (Nuestro Señor)  que al aceptar su maternidad de Dios Hijo, no consiguió renombre mundial, ni protagonismo escénico, ni alfombras rojas,  o alguna senaduría plurinominal.

María supo desde el momento de Su aceptación  que su maternidad no iba a ser divertida,  ni ocuparía la portada del Hola, Caras, Gente y demás catálogos de la arrogancia.

Creo sinceramente que si algo le hace falta a nuestra patria, es rezar.

La comunicación con Dios no es una pérdida de tiempo ni una superchería.

Lo que es una verdadera idiotez, es poner subordinar nuestras vidas a la acumulación de tesoros bursátiles, financieros y políticos, cuya duración es más efímera que la vida de las cucarachas y las moscas.

Como mexicano católico, creo que nos vendría muy bien rescatar el sentido maravilloso de estos días,  sabiendo que  la mayor muestra de amor, es la de aquel que da la vida por sus amigos; como lo hizo Cristo por todos y cada uno de nosotros.

 

Yo no estoy limpio de pecados para tirarle piedras a nadie; y tampoco tengo autoridad moral para predicar  de dientes para afuera.

Pero creo mi deber moral, invitar a detenernos un momento aunque sea, en este viernes de Dolores,  para agradecer el amor incondicional  de María, esa joven que veneramos en el Tepeyac y que se quedó proyectada con su imagen para consolarnos y socorrernos.

Justo es, en mi católica opinión, que este viernes en especial, la consolemos nosotros.

Estas celebraciones son de gratitud y de fe.

La invasión “kultural”  gringa, nos ha hecho mucho más daño que el atraco territorial  que de todas formas hemos ido revirtiendo con nuestra presencia incontenible al norte de El Río de los Regresos.

En Estados Unidos, cuya degradación nos salpica y nos contamina, han sustituido a God  por Gold, y viven la bacanal que llaman springbreak.

Estos dias para los católicos, son días santos que por cierto, coinciden con las fiestas de la Pascua de los judíos que para nosotros son nuestros hermanos mayores.

¡Viva Cristo Rey!

     __________________________________

Viernes de Dolores

Stahringen am Bodensee

Baden Wurttemberg, Alemania

12 de abril de 2019

chavezmontesjulio@hotmail.com

Fecha: 
Viernes, 12 de Abril 2019 - 13:40
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 12 de Abril 2019 - 15:55
Fecha C: 
Sábado, 13 de Abril 2019 - 04:55